¿Qué son y para qué sirven las aduanas?

Tags:

A continuación te acercamos todos los detalles que debes conocer sobre las aduanas. Qué con, para qué sirven, etc.

¿Qué son las aduanas?

Las aduanas, son un organismo creado para el control, supervisión, y fiscalización de todas las actividades relacionadas con la importación y exportación de bienes y que son el resultado del comercio internacional entre países.

Generalmente, las aduanas son instituciones públicas que se rigen por los mandatos, leyes y demás disposiciones del país donde se encuentran ubicadas. Las sedes de estos organismos, se encuentran ubicadas de forma estratégica en los puertos donde se realizan las transacciones de importación y exportación.

Las aduanas, también son conocidas por su papel regulador y fiscalizador que garantiza que los intercambios comerciales entre los países se hagan de manera legal cumpliendo con todas las obligaciones arancelarias y demás requerimientos de entrada o salida.

La importancia de las aduanas consiste en llevar un control riguroso de la mercancía que ingresa y sale de un país determinado, en consonancia con las regulaciones establecidas en las Leyes y en cumplimiento a los acuerdos comerciales a los que se encuentra suscrito.

Adicionalmente, las aduanas no sólo se encargan del cobro de las obligaciones arancelarias y no arancelarias correspondientes, sino también a la fiscalización de los bienes con la finalidad de que cumplan con las leyes del país.

Por medio de una inspección aduanera, las autoridades competentes determinan si los bienes que ingresan o salen del país, cumplen las leyes en materia de seguridad y salud pública, es decir, en el proceso de aduanero de fiscalización los encargados tienen la obligación de actuar apegados a las leyes e incautar cualquier bien que contraríe las regulaciones.

Cada producto que ingresa a un país, está sujeto al pago de impuestos arancelarios y no arancelarios, los cuales pueden varían dependiendo, del tipo de producto, del tipo de intercambio ya sea importación o exportación y del país de procedencia, debido a que cuando existen suscripciones a tratados de libre comercio se reducen o eliminan algunas barreras.

Ahora bien, cuando nos referimos a impuestos u obligaciones arancelarias, hablamos de las tarifas a las cuales está sujeto un determinado producto para poder entrar a un país, y evitar ser retenido en la aduana.

De esta manera, las aduanas tienen la responsabilidad de fiscalizar los bienes que entran y que salen de un país, agilizar los procesos de aduaneros para optimizar el tránsito de productos, velar por el cumplimiento de las obligaciones arancelarias y no arancelarias, y supervisar los bienes para evitar el tráfico de productos ilícitos que atenten contra la seguridad y la salud pública.

A nivel mundial, las acciones de libre comercio entre los países, forman parte fundamental del desarrollo de los sectores económicos y comerciales. La disparidad en los mercados internos de diferentes países, así como el flujo de importaciones y exportaciones, puede tener un impacto significativo en el manejo interno de la economía, las posibilidades de comercio, la sana competencia y el equilibrio de los sectores de mercado afectados.

Existe la posibilidad de actividad ilícita en los actos de comercio producto de las importaciones y exportaciones, los cuales son en sí bastante frecuentes. Por estas razones, los países buscan el fin de defender su autonomía, soberanía y equilibrio tanto comercial como económico. Y para establecer sus disposiciones y organismos encargados de regular las actividades de intercambio comercial, que les permiten medir, controlar y asegurar la licitud de las transacciones que se realizan.

Declaración de aduanas

La importación de bienes en trámites de comercio de un país a otro implica obligatoriamente un traslado de un territorio fiscal a otro, es por ello que existe un registro fiscal obligatorio en la aduana correspondiente al país destino.

De esta forma, toda mercancía está sujeta a pasar por controles de calidad, seguridad y de carácter sanitario en la frontera, así como a cumplir con el pago de impuestos y aranceles que exige el país destino, sumado a esto los pagos que derivan de la gestión de importación, resguardo y custodia de los bienes a comerciar.

En el caso de España, debe hacerse una declaración simple y pagarse un arancel para la inserción de mercancías al país.

Las declaraciones de aduana pueden efectuarse de manera verbal o por escrito, siendo la forma escrita la más común y mejor respaldada.

Para efectos de esta declaración es dispuesto un Documento Único Administrativo (DUA) que puede ser presentado de manera física, en papel o a través de medios electrónicos según disponen los sitios y sistemas de las autoridades.

Las declaraciones verbales son válidas, pero dado que difícilmente son permanentes en el tiempo y que tienen poca validez probatoria, estas son frecuentemente utilizadas solo en caso de bienes o tramites en aduana que no están dirigidos a comercio, no superan un valor establecido por la norma vigente y no forman parte de cargas o transportes de carga de mayor valor o volumen.

Es importante al momento de presentar esta declaración, que el documento cumpla con todos los requerimientos establecidos en las normas vigentes, preferiblemente siguiendo un modelo proporcionado por la entidad administrativa de aduana o sus sistemas a fin de evitar que esta sea invalidada o rechazada, lo cual podría conllevar desde la devolución hasta el embargo de los bienes en proceso de traspaso.

Adicionalmente, la información declarada, debe contemplar fielmente las características de los bienes a ingresar en el país, caso contrario el cual es considerado un delito de carácter fiscal sancionado con una multa e inclusive privación de libertad dependiendo de la naturaleza y gravedad de la disparidad entre la información declarada y la realidad.

De esta forma, la declaración aduanera cumple una función de registro, garantizando la calidad, proporción y aún más importante, la legalidad de los bienes que ingresan a nuestro país con fines comerciales, proporcionando además un sistema de medida al Estado para el desarrollo de políticas que permitan equilibrar el número de importaciones permitidas protegiendo la producción nacional.

Gestión de aduanas en España

La gestión aduanera en España se encarga de todas las acciones necesarias para garantizar el control de todos los bienes que buscan ingresar o salir del país. Al igual que las aduanas de los demás países, esta gestión realiza funciones básicas llevadas a cabo por los respectivos administradores aduaneros.

De esta manera, la gestión aduanera se centra es optimizar las labores de control, protegiendo no sólo los intereses propios del país, sino de toda la Unión Europea.

Todos los intercambios comerciales realizados son gestionados por la Unión Europea por medio de una única comisión con políticas en la materia que buscan homogeneizar las importaciones y exportaciones entre países.

Ahora bien, la gestión aduanera de España se fundamenta en los objetivos designados por la UE a todos sus integrantes, entre los cuales se destaca la protección del ambiente, las especies en peligro, por medio del control riguroso de todas las sustancias que ingresan al país, y que de alguna forma, representan un peligro para el equilibrio medioambiental.

Por otra parte, la aduana española también fiscaliza los productos que ingresan al país para controlar el ingresos de sustancias ilícitas, que afecten la salud pública, además, también centra sus acciones en la prevención de cualquier tipo de acto delictivo o cualquier actividad al margen de las leyes.

Toda la gestión realizada por la aduana tiene objetivos claros, que obedecen al propósito de velar por los intereses económicos y comerciales tanto de España como de la Unión Europea, evitando que se lleve a cabo cualquier tipo de intercambio comercial que contraríe los criterios establecidos por la Organización Mundial del Comercio.

Adicionalmente, la recaudación de los impuestos arancelarios y no arancelarios, también forman parte importante de las acciones que lleva a cabo la aduana española en el cumplimiento de sus funciones.

La normativa que rige la aduana española, se encuentra consolidada como parte de una iniciativa de la UE por homogeneizar la gestión aduanera de todos los países que la integran, con la finalidad de disminuir las variaciones relacionadas con su interpretación.

En otro orden de ideas, los terribles y diversos acontecimientos terroristas a nivel internacional, despertaron las alarmas y reforzaron los esfuerzos para incrementar el control aduanero en pro de resguardar la seguridad de la nación.

La gestión aduanera española es responsable de cumplir diversidad de controles destinados a proteger los intereses del país, y de la UE.

Servicio de vigilancia aduanera

De esta forma, y con la finalidad de proteger los intereses y seguridad de la nación, y además en consonancia con la legislación administrativa internacional de la Unión Europea se creó el cuerpo de servicio de Vigilancia Aduanera o SVA, fundado en 1944.

Dicho servicio es de carácter policial y responde de manera directa a la administración del ministerio de hacienda y función pública, siendo además una entidad dependiente de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

Siendo así, la SVA cuenta con más de 70 años en sus funciones, cumpliendo con operaciones e investigaciones dirigidas a frenar la sucesión de actividades ilícitas dentro de las fronteras Españolas, incluyendo todos los hecho ilícitos tipificados y enumerados en la Ley Orgánica de Represión del Contrabando, incluyendo pero no limitándose a atacar acciones de contrabando, fraude fiscal, lavado de dinero, narcotráfico y dadas los recientes sucesos en Europa especialmente las actividades de carácter terrorista.

Para cumplir con dichas funciones, la SVA cuenta con medios de intercepción y ejecución que pueden ser movilizadas a través de todo el territorio nacional, incluyendo agua, mar y tierra. Contando además con convenios cooperativos con las fuerzas aéreas, navales y del ejército a fin de garantizar el más eficiente resguardo de la seguridad nacional. Estos medios incluyen tanto bases de operación y funcionamiento como herramientas de persecución aérea , marina  o terrestre que permiten la intercepción oportuna de actividades ilícitas.

Además, la SVA también cuenta con competencias que le demandan la actuación al momento de proteger el medio ambiente y el patrimonio artístico y cultural de la nación.

Para concluir, se ha de entender la importancia de las aduanas y su servicio para mantener el equilibrio y la legalidad en las transacciones fronterizas del territorio español, así como proteger el balance del sistema comercial interno, evitando la fuga de bienes en mercados escasos, así como el ingreso excesivo de mercados competitivos que podrían afectar la producción de los mercados nacionales.

La mayor parte de estas acciones son tomadas por los cuerpos de la SVA y la administración aduanera a fin de resguardar y asegurar sus funciones.

En cuanto a la administración de los servicios aduaneros, estos miden el ingreso y calidad de los bienes a través del proceso de declaración que se hace a través de una planilla o de sistemas virtuales y debe en todo momento reflejar con veracidad los efectos transportados.

Artículos relacionados

Sobre el autor Lorena Gonzalez

El periodismo, en todas sus formas, es mi pasión. Formarse continuamente y trabajar mi modo de vida.

sígueme en:

Deja un comentario: