10 Alimentos comunes que pueden matarte

Tags:

Consumimos a diario verduras, frutas y productos industriales que consideramos saludables. Sin embargo ¿qué pasaría si te dijera que muchos de los alimentos que consumimos con periodicidad tuvieran la capacidad de matarte? Así es: algunas de las verduras más comunes si no se consumen de una determinada forma pueden traer serios problemas de salud y derivar incluso en la muerte. Para que puedas prevenirte el susto te dejo aquí una lista de de alimentos que, de no consumirlos de la forma adecuada, podrían llegar a matarte.

Alimentos que pueden matarte

Alimentos que pueden matarte

Los alimentos más tóxicos que existen

En la naturaleza existen muchas plantas y animales que contienen sustancias absolutamente tóxicas en su organismo que al ser incorporados en el nuestro pueden derivar en problemas de salud, que pueden ir desde mínimas intoxicaciones hasta acabar con nuestra vida. Para consumirlos, estos alimentos requieren de un proceso de desintoxicación, que puede ser simplemente someterlos a altas temperaturas, o a temperaturas muy bajas, a fin de convertirlos en alimentos seguros para nosotros. Aquí van diez alimentos tóxicos y las maneras seguras en las que puedes consumirlos para evitarte problemas de salud, o ¡salvarte la vida!

La mandioca y el cianuro

Aunque su nombre científico es Manihot esculenta, se la conoce comúnmente como yuca o mandioca. Es un delicioso tubérculo que se utiliza en una gran variedad de platos de diversas gastronomías en todo el mundo. Entre sus principales características debemos señalar que es un alimento que aporta una gran cantidad de energía y por eso en muchas culturas es la protagonista de la gastronomía tradicional.

La yuca es una verdura muy común y sabrosa, sin embargo, si no se la cocina bien puede crear intoxicación en el consumidor; esto se debe a que contiene cianuro, una sustancia que consumida en grandes cantidades puede provocarnos la muerte. Sin embargo, serán suficientes algunas precauciones para poder disfrutar de la deliciosa mandioca sin sufrir sustos de ningún tipo. Siempre que la consumas asegúrate de que ha sido bien cocida –el cianuro se desprende de la carne a altas temperaturas– (puedes hornearla, freírla, hervirla o cocerla al vapor) de modo que puedas estar tranquilo respecto a sus niveles de toxicidad.

El atún y el mercurio

El consumo de atún ha menguado un poco en los últimos años al descubrirse que puede implicar un riesgo importante para la salud. Esto se debe a que el atún contiene y almacena en su sangre mercurio y si no se lo pesca en determinadas aguas y conserva cumpliendo con unos requisitos específicos, puede ser sumamente tóxico para los humanos. Como el mercurio incorporado en el organismo del pescado no es visible para el ojo humano (sólo puede detectarse a través de análisis clínicos), lo más seguro es evitar su consumo.

Si tú ya te has hecho a una dieta en la que no puedas prescindir de él puedes guiarte por algunos consejos para preservar tu integridad. En primer lugar sólo compra atunes que vengan debidamente etiquetados y que cumplan con los requisitos de los estatutos de Sanidad respecto a la cantidad de mercurio permitida en la carne. Asimismo, si acabas de prepararte un filete de atún y lo notas demasiado picante y con un sabor fuerte, no deberías seguir comiéndolo, porque ese es un indicio de altos niveles de mercurio en la carne.

Desde ya, el atún es un pescado que no deberían consumir niños ni mujeres embarazadas, teniendo en cuenta lo peligroso que puede resultar en tales condiciones para el organismo. En este artículo puedes conocer un poco más a fondo acerca de la peligrosidad de alimentarse de atunes.

La nuez moscada y la psicosis

¿Qué puede tener de dañino algo tan rico y de consumo tan ordinario como la nuez moscada? A simple vista la nuez moscada no provoca daño alguno sobre el organismo. Sin embargo, si se consume en exceso puede convertirse en un fuerte alucinógeno, que tergiverse el mundo que nos rodea y que nos lleve a sufrir convulsiones o crisis nerviosas importantes. En ocasiones, la intoxicación por el consumo de nuez moscada viene acompañada de la sensación de estar muriendo, lo cual deriva en ataques de pánico y otras afecciones similares que pueden acabar con la vida de la persona si no tiene un corazón fuerte y si no se controla a tiempo el malestar.

Cabe mencionar que este trastorno por intoxicación tiene un nombre, “psicosis de nuez moscada”, y no es ningún chiste; así que lo conveniente es consumir este rico alimento con precaución para poder contar el cuento feliz.

Algunas verduras pueden matarte si no las consumes adecuadamente

Algunas verduras pueden matarte si no las consumes adecuadamente

El aceite de ricino y sus semillas

Para intoxicarse con aceite de ricino no es necesario consumirlo a través de la alimentación, la toxicidad del ricino puede llegar al organismo tan sólo en contacto con la piel. Dicha toxicidad proviene de las semillas, que contienen ricina, uno de los venenos naturales más fuertes que existen. Saber esto es muy importante a la hora de comprar o consumir productos elaborados a partir de esta planta.

A la hora de comprar aceite de ricino es importante tener en cuenta la forma en la que ha sido elaborado. La forma en la que puede eliminarse la toxicidad de la planta es a través del prensado en frío de las semillas. Para estar más seguro, te recomiendo que siempre compres aceite de ricino cuya elaboración devenga de este procedimiento. Ten en cuenta que el consumo de aceite de ricino que provenga de otros procedimientos de elaboración, en el caso de ser tóxico podría provocar alteraciones químicas en el organismo que podrían llevar a la muerte.

Las habas crudas y el cianuro de hidrógeno

Las habas despiden cianuro de hidrógeno que puede ser letal para los humanos. Esta sustancia anida en el interior de las semillas y sólo se desprende al contacto de altas temperaturas. Por esta razón, la mejor forma de evitar esta intoxicación es cociendo bien las semillas.

Otra cosa que no debes olvidar es que el cianuro de hidrógeno no se evapora, pasa de las semillas al agua en el que las hiervas. Por lo tanto. Una vez termines de hervirlas debes tirar el agua. Si la bebes o reutilizas en otra comida, lo mismo habrá dado que consumieras las habas crudas porque el tóxico pasará a tu organismo. Y, sin desear asustarte, te prevengo de que el consumo del agua donde se hayan cocido las habas puede tener cantidad suficiente de cianuro de hidrógeno como para acabar con tu vida.

Las bayas de Sauco y el ácido cianhídrico

Si bien su consumo no es tan popular, en algunas regiones tropicales son bastante comunes. Son unas frutitas muy sabrosas de la familia de las adoxáceas y aunque a simple vista son inofensivas pueden ser sumamente tóxicas.

Dadas sus características (alto contenido de aceites esenciales, azúcar, vitaminas A, C y E, entre otros importantes nutrientes) se las ha utilizado desde tiempos inmemoriales con fines medicinales y alimenticios. Sin embargo, deben cocinarse muy bien para evitar que dañen nuestra salud. Las bayas de Sauco contienen en sus hojas, ramas y semillas ácido cianhídrico, una sustancia que, de consumirla puede provocarnos desde diarrea y convulsiones hasta la muerte.

Los anacardos y el uroshiol

Los anacardos son uno de los frutos secos más deliciosos que existen, sin embargo, su consumo en estado crudo puede ser absolutamente perjudicial para nuestra salud. Los anacardos contienen uroshiol, un aceite que puede provocar desde inflamaciones en la piel hasta la muerte.

Debes saber que, los anacardos que se venden para consumo en supermercados y tiendas de alimentación, aunque se vendan como “crudos” han pasado por un proceso de cocción que se realiza para quitarles la toxicidad. O sea que, a menos que los coseches tú mismo del árbol, probablemente no te encuentres con anacardos crudos en tu vida. Debes saber también que en el caso de las personas alérgicas a los frutos secos, el consumo de anacardos crudos resulta mortal.

El ruibarbo y el ácido oxálico

El ruibarbo es muy popular en la gastronomía repostera. Sin embargo, de la planta sólo se utiliza el tallo, puesto que las hojas son sumamente tóxicas, dado que contienen ácido oxálico cuyo consumo puede derivar en enfermedades del sistema digestivo, gastritis, inflamación de los intestinos y, ya en un consumo indiscriminado, en la muerte.

Pero, tranquilo, el peciolo del ruibarbo (que es lo que se utiliza en recetas y consumo alimentario) puede disfrutarse sin ningún problema; tiene un sabor entre agrio y dulce y su color varía de rojo a verde. Puede consumirse tanto en una compota o mermelada como en ensalada (crudo) y no supone ningún peligro para nuestra salud. Así que, con que no te atrevas a comer las hojas, el ruibarbo no te traerá ningún problema.

En la pastelería se utiliza Ruibarbo, una planta que puede ser muy tóxica

En la pastelería se utiliza Ruibarbo, una planta que puede ser muy tóxica

La fruta ackee y su maduración

Esta fruta jamaiquina cada vez adquiere más relevancia de este lado del Atlántico. A simple vista es un fruto parecido a la granada, aunque de semillas más grandes, que tiene un sabor muy dulce y sabroso. La pulpa carnosa encubre un hueso muy fácil de notar y de quitar y se utiliza tanto para comer al natural como para realizar todo tipo de recetas.

La fruta ackee es muy rica pero si la comemos cuando aún no ha madurado del todo, puede traer serios problemas a nuestra salud. Si bien para morir a causa de su consumo es necesario incorporar una gran cantidad y de forma compulsiva, el consumo prolongado de ackee verde podría acabar con nuestra vida.

Las semillas de las frutas y el ácido prúsico

Si bien no solemos comernos las semillas de las manzanas, cerezas o melocotones, las que son más pequeñas a veces no conseguimos quitarlas todas y no nos preocupa comérnoslas. Pero ¿sabías que estas semillas contienen ácido prúsico? Su nombre científico es cianuro de hidrógeno y su consumo en abundancia puede provocar desde convulsiones hasta la muerte.

De todas formas, no debes preocuparte. Por comer algunas semillitas no te pasará nada, lo importante es que no te lo tomes como costumbre, sobre todo si consumes fruta a diario, porque el consumo indiscriminado de semillas de frutas podría provocarte serios problemas de salud; que pueden ir desde una simple intoxicación hasta la muerte.

Artículos relacionados

Sobre el autor Tes Nehuén

Soy lectora, poeta y narradora. Como redactora web he colaborado con portales como www.infoviaje.net. Actualmente escribo reseñas y gestiono las redes sociales en la web literaria www.poemas-del-alma.com. Me gustan los libros (¡claro!), la naturaleza, la tecnología y los videojuegos.

sígueme en:

Deja un comentario: