Principales síntomas de la ansiedad

Tags:

La ansiedad se define como un sentimiento de aprensión, miedo o angustia. Muchas veces es provocada por un estímulo visible y fácilmente identificable. Sin embargo, otras veces, este sentimiento es provocado por un estímulo inexistente, situado en un futuro hipotético. Los principales síntomas de la ansiedad se identifican con la hiperactividad del sistema nervioso. Por ejemplo, aumentando nuestra actividad emocional, fisiológica o conductual. Si esta condición se mantiene en el tiempo, podría desarrollarse un trastorno de ansiedad.

síntomas de la ansiedad

Por otra parte, no todo sentimiento de ansiedad es malo. Una pequeña dosis de ansiedad que podamos gestionar adecuadamente puede impulsarnos a realizar una actividad física o mental que demande gran cantidad de nuestros recursos físicos o cognitivos.

A veces, se confunde la ansiedad con el miedo. A pesar de que, como veremos, no tienen mucho que ver. De esta manera, la ansiedad es anticipatoria; esto es, prepara al organismo para una situación que no ha ocurrido aún. Por otra parte, el miedo se refiere a una estímulo que está presente, y que desencadena una respuesta mucho mayor a esa situación amenazante.

Síntomas de la ansiedad y trastornos de ansiedad

Los trastornos de ansiedad se refieren a cuadros psicopatológicos que se desencadenan cuando la persona es incapaz de gestionar el miedo o la ansiedad que siente, se halla desbordada y ésto le limita en su funcionamiento diario. Entiéndase a nivel académico, laboral, social, familiar, etc. Los síntomas de la ansiedad se refieren a las manifestaciones fisiológicas y emocionales que desencadenan: inquietud, sudoración, irritabilidad, angustia…

Existen varios tipos de trastornos de ansiedad. En este apartado, veremos los principales. Más adelante examinaremos tanto las causas de la ansiedad como los tratamientos contra la ansiedad. Si padeces alguna de estas condiciones, decirte que, por suerte cada vez existe más investigación al respecto, y mejores tratamientos. Es decir; los psicólogos y psiquiatras conocemos las causas y cómo tratarlos con un alto porcentaje de éxitos.

Fobias

Las fobias suelen comenzar en la infancia o adolescencia, y son más comunes en mujeres. Se caracterizan principalmente por el miedo y la evitación. Es decir, se aprende a responder escapando o evitando aquello que se teme. Aunque a corto plazo hacer esto resulta un alivio, a largo plazo el trastorno se vuelve cada vez más incapacitante. Los principales síntomas de la ansiedad fóbica son:

  • Miedo irracional a un estímulo o situación específica. En muchos casos, la persona reconoce lo absurdo de su miedo, pero no puede evitar tenerlo.
  • La exposición a ese estímulo o situación produce un miedo tan intenso que puede desembocar en un ataque de pánico.
  • La persona hace todo lo posible por evitar o escapar de aquello que teme, aunque coarte o limite su vida.

Ansiedad Social (antiguamente conocida como fobia social)

La ansiedad social suele iniciase con la adolescencia, y afecta por igual a hombres y mujeres. Su característica principal es la evitación de las situaciones sociales. No porque la persona no desee rodearse de otros, sino porque teme quedar en ridículo. Las características principales de la ansiedad social son:

  • Evitación contínua del contacto social
  • En caso de tener que entrar en contacto con situaciones sociales, la persona experimentará una fuerte ansiedad
  • Graves sentimientos de timidez o vergüenza
  • Preocupación por quedar en ridículo delante de los demás o porque lo juzguen de manera negativa
  • La evitación de las situaciones sociales hace que cada vez la persona se siente más incompetente

Trastorno de pánico

El trastorno de pánico suele iniciarse en la adolescencia tardía hasta mediados de la treintena. Es mucho más común en mujeres. Se trata de un trastorno que limita drásticamente la vida de las personas. Los síntomas de la ansiedad propia del pánico son:

  • Fuertes ataques de ansiedad con palpitaciones, sudoración, temblores, sensación de asfixia, desrrealización, sensación de pérdida de control o de muerte inminente
  • Preocupación y miedo por sufrir otro ataque. Por lo tanto, la persona se vuelve hipervigilante e hiperreactiva ante señales fisiológicas que podrían anticipar un nuevo ataque. De esta manera, paradójicamente, podrían estar provocándose los ataques de pánico sin darse cuenta
  • Los trastornos de pánico pueden ocurrir con o sin agorafobia

Agorafobia

La agorafobia es un trastorno de ansiedad en el cual el individuo teme ser incapaz de salir de una situación o lugar en caso de un ataque de pánico. Este trastorno es mucho más prevalente en mujeres de 20 a 40 años. Sus características son:

  • Ansiedad o temor intensos ante situaciones como hacer una cola, ir a comprar a una tienda, tomar un autobús, etc.
  • El individuo teme o evita esas situaciones sociales porque cree que si se presenta el ataque de pánico quedará en ridículo, no podrá escapar o no cuenta con la ayuda necesaria para hacerle frente
  • Este temor es claramente desproporcionado frente a la situación real

Trastorno de ansiedad generalizada

Centro médico con unidad de Oftalmología

El trastorno de ansiedad generalizada suele comenzar en la infancia o adolescencia. Se da algo más en mujeres que en hombres. Se caracteriza principalmente por una preocupación constante difícil de gestionar. Sus síntomas principales son:

  • Ansiedad y preocupación excesiva por la propia vida o por el futuro
  • Esta preocupación es difícil de controlar, y causa un gran sufrimiento al individuo
  • Padece inquietud, tensión muscular, agitación, irritabilidad, dificultar para concentrarse, alteraciones del sueño, fatigabilidad

Trastorno de ansiedad por separación

El trastorno de ansiedad por separación se traduce en una ansiedad excesiva por separarse de lugares o personas con las que se mantiene un fuerte vínculo emocional. No debe ser confundido con la habitual angustia de los niños al ser dejados, de pequeños, en una guardería o escuela. Si los síntomas persistieran más allá en el tiempo, hablaríamos de un trastorno de ansiedad por separación. Con una prevalencia parecida entre hombres y mujeres, sus síntomas son los siguientes:

  • Temor o ansiedad inapropiados o excesivos para el nivel de desarrollo por la separación de personas o lugares por los que el individuo siente un vínculo
  • El temor, la evitación y la ansiedad son persistentes y duran más de un mes en niños y adolescentes, y más de 6 en adultos.

Mutismo selectivo

El mutismo selectivo es la ausencia persistente de habla en situaciones en las que se espera que el individuo lo haga (por ejemplo, en la escuela o con una persona en concreto), a pesar de sí que lo hace en otras situaciones. Es un trastorno atípico, y propio de la infancia en ambos sexos. No se debe confundir con la timidez y la falta de competencia lingüística. Alguna de sus principales características son:

  • La ausencia de habla no es atribuible a una falta de conocimiento del lenguaje
  • El individuo se comunica normalmente en otras situaciones
  • La alteración interfiere en el logro educativo, laboral o social
  • Esta condición está presente más de un mes

Causas de la ansiedad

El humano es un ser biopsicosocial, por lo que las causas de la ansiedad podemos encontrarlas en la interacción de factores genéticos, biológicos, psicológicos y sociales.

Factores genéticos

Los factores genéticos parecen contribuir modestamente a la ansiedad. Sin embargo, un gen transportador de la serotonina, el 5-HTTLPR ha sido el foco de atención de los investigadores. Los investigadores han encontrado que ese gen con los alelos más cortos de lo normal estaría implicado en una reducción de la actividad de la serotonina y el aumento del miedo y las conductas relacionadas con la ansiedad.

Factores biológicos

Los factores biológicos en la génesis de los principales síntomas de la ansiedad tienen que ver con la estructura cerebral. La amígdala, estructura que interviene en la formación y memoria de los eventos emocionales, desempeña un papel protagonista en la ansiedad. Cuando se presenta una situación amenazante, la amígdala comunica con el hipocampo y la corteza prefrontal, ejecutando la respuesta de miedo ansiedad. Una hiperreactividad de la amígdala estaría relacionada con la mayor vivencia de miedo y ansiedad.

Factores psicológicos

Los factores psicológicos prestarían mayor atención a nuestra experiencia cognitiva e inconsciente:

  • Para los psicólogos cognitivos, los principales síntomas de la ansiedad tendrían más que ver con las evaluaciones que el individuo hace sobre su propio comportamiento en ciertas situaciones específicas. Por ejemplo, centrando su atención en los posibles estímulos amenazantes o en el propio desempeño cuando este es mediocre.
  • Por otro lado, los psicoanalistas achacan los principales síntomas de la ansiedad a experiencias tempranas como los conflictos paterno-filiales relacionados con asuntos como la separación, autonomía o manejo de la ira.

Factores sociales

Los factores sociales nos indican que estresores ambientales como vivir en la pobreza, la exclusión social, tragedias personales, falta de oportunidades laborales, podrían afectar al individuo de forma que desarrollara un trastorno de ansiedad. Así que, no sólo la biología o la psique del individuo, sino también el entorno en el que se mueve, puede propiciar la aparición de un trastorno de ansiedad.

Modelo diátesis-estrés

Obviamente, ninguna condición por separado es causa suficiente para que se desarrolle un trastorno de ansiedad. Por lo tanto, desde el modelo diátesis-estrés se defiende que existen factores predisponentes (genéticos y biológicos) que sumados a los precipitantes (psicológicos) y, en presencia de un detonante ambiental, ocasionarían la patología. Por lo tanto, se requería de la suma de varios factores para generar un trastorno de ansiedad.

Tratamiento contra la ansiedad

El tratamiento de la ansiedad es multicomponente. Generalmente suele tratarse con tratamiento psicológico y farmacológico. Este último ayuda a manejar los síntomas más fuertes e incapacitantes, mientras que el tratamiento psicológico se centra en dotar al sujeto de nuevas competencias para vencer la patología.

Tratamiento psicológico

El tratamiento psicológico para combatir los síntomas de la ansiedad, suele centrarse en la desensibilización sistemática . Esto es, exponer gradualmente al paciente a las situaciones más temidas. Primeramente, en la imaginación. Y, finalmente, en la vida real.

Otro tratamiento muy seguido es la terapia de exposición con prevención de respuesta. Esta terapia es sumamente efectiva, pero genera bastante ansiedad en el individuo. Se trata de exponer gradualmente a la persona a aquél objeto o situación que teme, bloqueando su natural respuesta de evitación o escape. Además, se le pueden añadir módulos cognitivos como la reestructuración cognitiva, parada del pensamiento y el ensayo cognitivo.

Tratamiento psicofarmacológico

El tratamiento psicofarmacológico para inhibir los síntomas de la ansiedad incluyen benzodiacepinas, tranquilizantes como el Valium o antidepresivos tricíclicos. El riesgo de que estos fármacos generen dependencia, así como su discutido efecto a largo plazo, hacen que no se recomiende extender su uso más allá de un mes. Por lo tanto, el componente psicoterapéutico es fundamental.

Artículos relacionados

Sobre el autor Bernardo Peña Herrera

sígueme en:

Deja un comentario: