Ayudas para discapacitados

Tags:

Vivimos en un país socialmente avanzado, con un sistema de protecciones ciudadanas de vanguardia y una conciencia social adaptada a los tiempos que corren, contexto que ha hecho que en estos momentos contemos con una cobertura de ayudas públicas de primera para todos aquellos que por una u otra razón puedan necesitar apoyo. De ahí que en esta ocasión quiera daros a conocer las ayudas para discapacitados que podéis encontraros en España. ¿Formáis parte de este colectivo?¿Tenéis alguien cercano que sí? Entonces no os perdáis el artículo de hoy, pues estoy seguro que os será de mucha ayuda.

Ayudas para discapacitados

Ayudas para discapacitados

Grados de discapacidad física

Primero de todo tengo que aclarar que no todas las ayudas para discapacitados se reparten por igual, pues como podréis comprender no tiene las mismas necesidades una persona que ha perdido parte de la audición que una que es tetrapléjica. Entendible, ¿verdad? Bueno, pues sabed que hay grados oficiales de discapacidad empleados para asignar los tipos de ayudas de manera más justa. Vamos a ver cuáles son y cuáles son sus características:

  • Discapacidad de grado 1. Nula.

    Este grado de discapacidad incluye aquellas lesiones diagnosticadas que por su escasa gravedad no impidan ejercer una función vital y/o las tareas del día a día. Se reconoce esta situación como discapacidad, pero en un porcentaje del 0%.

  • Discapacidad de grado 2. Leve.

    Este grado de discapacidad se da cuando el afectado tiene dificultades motoras o sensoriales que le hacen más complejas las funciones del día a día. Eso sí, la persona aún no presenta dependencia y puede cuidar de si misma. Casos frecuentes son los de las cojeras severas o los problemas auditivos. Se da con discapacidades que oscilan entre el 1% y el 24%.

  • Discapacidad de grado 3. Moderada.

    La discapacidad moderada, o de grado 3, comprende aquellos casos en los que el afectado, si bien puede llevar a cabo las tareas del día a día y cuidar de si mismo, presenta grandes problemas para según qué cosas cotidianas. Ejemplos de este grado serían las amputaciones de extremidades o la ceguera total y permanente. Entran en este rango las discapacidades que oscilan entre el 25% y el 49%.

  • Discapacidad de grado 4. Grave.

    En este punto existen problemáticas para cuidarse de si mismo y se requiere de cierta ayuda externa. Hay problemas serios en el día a día con las cosas cotidianas. Un caso propio de este grado sería la disfunción multisensorial. En este grado entran las discapacidades reconocidas entre el 50% y el 70%.

  • Discapacidad de grado 5. Muy grave.

    Las discapacidades que entran en este grado son las más complicadas, pues impiden al afectado llevar una vida normal. De hecho requieren de asistencia continua para el día a día. En este grado entrarían, por ejemplo, las personas tetrapléjicas. Comprende aquellos afectados con discapacidades reconocidas del 75% o más.

Dentro se este sistema de clasificación se encuentran aquellas discapacidades que afectan a los sistemas muscular, esquelético, nervioso, cardiovascular, endocrino, respiratorio, visual, dérmico, auditivo y en general a todos las funciones físicas. No se incluyen las deficiencias mentales, pues este tipo de discapacidades cuentan con un sistema de clasificación propio. Os lo explico en el siguiente punto.

Grados de discapacidad mental

Discapacidad mental

Discapacidad mental

Desde el punto de vista mental también hay grados atendiendo al coeficiente intelectual o CI. Se clasifican de la siguiente manera:

  • Grado leve

    Se trata de un tipo de retraso que no suele notarse hasta una edad tardía. Pueden desarrollar habilidades de comunicación y sociales, llegando a alcanzar niveles académicos de 6º de primaria o 1º de secundaria a los 18 o 19 años. No tienen mayores problemas para integrarse en la sociedad, y de hecho pueden desarrollar habilidades sociales y laborales adecuadas. Eso sí, necesitan ayuda profesional para aprender a controlar su lenguaje y temperamento. Tienen un coeficiente intelectual de 50 a 69.

  • Grado moderado

    Las personas que se encuentran en este rango pueden hablar y aprender a comunicarse, y en definitiva pueden adquirir conciencia social. No obstante requieren de cierta supervisión y protección; especialmente a la hora de trabajar. Pueden avanzar academicamente hasta 2º o 3º de primaria. Tienen un coeficiente intelectual de 35 a 49.

  • Grado grave

    Las personas que se encuentran en este grado presentan un desarrollo motor escaso, grandes dificultades en el habla, incapacidad de progresar en el aprendizaje y poca capacidad de comunicación. Requieren de un entorno controlado y de supervisión constante. Tienen un coeficiente intelectual de 20 a 34.

  • Grado profundo

    El estado de discapacidad mental más avanzado impide a los afectados valerse por si mismos, pues tienen las funciones motoras muy afectadas y una capacidad de aprendizaje muy limitado. Requieren de ayuda y supervisión constante. Tienen un coeficiente intelectual de menos de 20.

Cómo se asignan los grados de discapacidad

Para obtener un certificado de discapacidad física o mental hace falta pasar por un tribunal médico público, único órgano autorizado para emitir este tipo de documentos. Para ello el interesado tendrá que asumir un reconocimiento médico que evaluará las condiciones físicas en las que se encuentra el interesado, destacando las enfermedades motoras y/o orgánicas que impidan una vida funcional. Además de ello habrá de pasar una evaluación psicológica y una entrevista con un trabajador social.

Finalmente se emite un certificado que determinará el porcentaje de discapacidad que tiene el interesado, siendo por lo general 33% el mínimo que se pide para acceder a ayudas para discapacitados. Para más información al respecto consultad vuestro caso en el departamento de asistencia social de vuestro ayuntamiento o diputación.

Proceso para certificar un grado de discapacidad

Para obtener un grado de discapacidad hay que entregar varios documentos y pasar un examen médico. Os indico el proceso por orden cronológico:

  • Antes de nada debéis acudir a la Consejería de Asuntos Sociales del Ayuntamiento o a un Centro Base. Ahí os darán un formulario a través del cual tendréis que solicitar el certificado.
  • En este paso habréis de ir a la cita del tribunal médico para pasar la oportuna revisión.

En cuanto a los documentos a incluir, son los siguientes:

  • Debéis adjuntar los informes médicos, psicológicos y sociales que tengáis.
  • Llevad el DNI original y una copia. En caso de necesitar un representante legal, tendrá que presentarlo también. Si no hay DNI valdrá el Libro de Familia.
  • En caso de que el interesado ya tenga una invalidez reconocida por la Seguridad Social tendrá que adjuntar una fotocopia de la oportuna resolución de la Comisión de Evaluación de Incapacidades.

Tipos de ayudas para discapacitados

Tener una discapacidad implica problemas en el día a día y costos, muchos costos en no pocas ocasiones. De ahí que aquí entre a funcionar la maquinaria social de los organismos públicos para garantizar a la ciudadanía afectada soporte económico y asistencial.

Existen beneficios fiscales con el IRPF y el IVA, habitacionales, con preferencia y ayuda en las hipotecas a la hora de hacerse a una VPO; de movilidad, de contratación de personal auxiliar y mucho más.

La verdad es que el abanico de facilidades ofrecidas por los diversos entes públicos es inmenso y varía de municipio a municipio y de provincia a provincia, por lo que conviene informarse para cada situación en los organismos oficiales. Ahora bien, sí que hay ayudas para discapacitados que son de ámbito general, a nivel nacional. Vamos a verlas en el siguiente punto.

Ayudas para discapacitados a nivel nacional

Ayudas para discapacitados

Ayudas para discapacitados

  • Ayudas del SEPE

    Tal y como vimos en su momento al hablar de subsidios de desempleo el RAI es una pieza importante en las prestaciones no contributivas. Se otorga a aquellas personas que han agotado el paro, que tengan al menos 45 años y que no hayan percibido la ayuda en el último año.

    Pues bien, aquellos discapacitados que se encuentren legalmente desempleados y cuenten con una minusvalía igual o superior al 33% tienen ciertos beneficios a la hora de acceder a la Renta Activa de Inserción, pues no tendrán que cumplir ni con el requisito de la edad ni con con el de no haber recibido la ayuda anteriormente. Eso sí, habrán de ser parados de larga duración y no podrán tener ingresos superiores al 75% del SMI.

    El SEPE también ofrece ayudas para discapacitados en el ámbito del emprendimiento, pues los interesados podrán acogerse al programa de Fomento del Empleo Autónomo y percibir subvenciones a fondo perdido de hasta 10.000 euros. También podrán recibir hasta 2.000 euros para asistencia técnica, subvenciones de hasta el 75% en los costos de los programas de formación y mucho más.

Para más información os recomiendo que echéis un vistazo a la web del SEPE.

  • Ayudas de Hacienda

    Para acceder a las ayudas para discapacitados de Hacienda también se pide un porcentaje de minusvalía mínimo del 33%. A cambio el organismo ofrece la posibilidad de disfrutar de un IVA del 4% en la adquisición y adecuación de vehículos para discapacitados, de contar con deducciones por adquirir y adaptar la vivienda habitual, de estar exento de tributar ciertas prestaciones como la de incapacidad permanente, etc.

    Echad un vistazo a la web de la Agencia Tributaria para más información.

  • Ayudas para discapacitados de la Seguridad Social

    Como era de esperar la Seguridad Social también tiene mucho que decir aquí, y de hecho es el organismo público que más implicación tiene con las personas con discapacidades físicas y mentales. Contempla una serie de prestaciones y ayudas económicas para aquellas personas que sufran de algún tipo de minusvalía tipificada. He preferido dedicarle al asunto un capítulo entero del post, ya que tiene “su miga”. Echad un vistazo al siguiente apartado.

Ayudas para discapacitados de la Seguridad Social

Ayudas de la Seguridad Social

Ayudas de la Seguridad Social

Las principales ayudas para discapacitados que ofrece la Seguridad Social a nivel nacional son las siguientes:

  • Prestación por incapacidad permanente parcial

    Esta prestación se otorga cuando el afectado tiene una disminución igual o superior al 33% en su rendimiento normal para la profesión que habitualmente desarrolla. Eso sí, la incapacidad no debe impedir la la realización del trabajo en cuestión. Se trata de un pago único equivalente a 24 mensualidades de la base reguladora tomada para el cálculo del subsidio de incapacidad temporal (de la que viene derivada la incapacidad permanente). Es compatible con el trabajo, independientemente de que sea por cuenta ajena o por cuenta propia.

  • Prestación por incapacidad permanente total

    Este tipo de prestación se da cuando el trabajador, a raíz de la incapacidad, no puede ejercer su trabajo con normalidad; pero en cambio sí otro diferente.

  • Prestación por incapacidad permanente absoluta

    Este caso se da cuando existe una incapacidad que impida al trabajador ejercer cualquier profesión u oficio. Se otorga una prestación equivalente al 100% de la base reguladora, además de un plus que va del 30% al 50% cuando la lesión sufrida haya sido provocada por la falta de medidas de seguridad. En ese caso el empresario está obligado a pagar el adicional.

  • Gran invalidez

    Se denomina gran invalidez cuando el trabajador, a raíz del accidente sufrido, es incapaz e realizar trabajo alguno y de valerse por si mismo, necesitando de una persona que le auxilie para todas las funciones del día a día (vestirse, desplazarse, comer, etc.). En estos casos el afectado recibirá el 100% de la base reguladora más un adicional del 45% sobre la base mínima y un plus del 30% al 50% en caso de que la lesión se haya producido por una falta de seguridad por parte de la empresa. En este tipo de casos el empresario paga esta cantidad extra.

  • Ayudas por hijos con discapacidad

    Aquellas personas que tengan hijos dependientes con minusvalía tendrán derecho a una ayuda específica de 1.000 euros anuales cuando el descendiente sea menor de 18 años y tenga una discapacidad de más del 33%, de 4.426 euros anuales cuando tenga más de 18 años y más de un 65% de discapacidad, y de 6.640 euros cuando sea mayor de edad y tenga una discapacidad igual o superior al 75%.

  • Incremento temporal de la baja de maternidad

    Las madres con un 65% o más de discapacidad tienen derecho a percibir 14 días más en la baja por maternidad cuando sea no contributiva. En caso de que el hijo tenga la discapacidad también aplica.

  • Ayudas adicionales por hijo nacido

    En caso de que la madre tenga un 65% de discapacidad podrá solicitar una ayuda adicional de 1.000 euros. Es acumulable a otro tipo de ayudas similares, como puede ser la prestación por hijo a cargo.

Tenéis más información en la página web de la Seguridad Social.

Ayudas autonómicas, provinciales y locales para discapacitados

Ayudas para discapacitados hay, por eso no os debéis preocupar. Ahora bien, a veces el problema puede venir del caos organizativo que tenemos en este país; ya que con tantas instituciones a veces la gente se pierde entre ente y ente. De ahí que sea importante que sepáis que no solo el Estado concede ayudas para discapacitados, sino que además las comunidades autónomas, las diputaciones provinciales e incluso los ayuntamientos tienen programas propios. A veces puede que no sea dinero como tal, pero si otro tipo de medidas o incluso servicios o efectos que os podrían hacer el día a día más sencillo. Por ello es importante que consultéis con vuestra administración local para informaros al detalle sobre lo que os ofrece.

Artículos relacionados

Sobre el autor Jon Sainz

Programador industrial, blogger profesional y Coordinador de Contenidos de Cursos.com.

sígueme en:

Deja un comentario: