fbpx

¿Qué es un banco comercial?

Tags: ,

El sistema financiero de un país viene dado por el conjunto de instituciones que regulan los capitales de las personas. Dichas entidades se encargan del manejo de los activos financieros que se comprar y venden, garantizando la canalización de los recursos, contribuyendo al desarrollo monetario y fomentando la inversión y el ahorro. Aquí es donde entra el banco comercial.

banco comercial

Frick

El sistema bancario español, por tanto, está constituido por los activos y pasivos financieros. Se trata de los instrumentos emitidos por los agentes económicos. Entre ellos encontramos el dinero en efectivo, depósitos bancarios, préstamos, acciones, bonos. Además de las instituciones financieras que median estos instrumentos y los mercados financieros.

En cuanto a las entidades que regulan y manejas estratégicamente estos activos se encuentran los bancos, cajas de ahorro, cooperativas de créditos y lo bancos. Estos últimos son instituciones de crédito que se fundamentan en la obtención de intereses sobre la base de los depósitos que reciben a cambio de su resguardo.

A efectos de las diversas actividades que se realizan dentro del movimiento económico de un país, existen diferentes tipos de banco. Se encuentra los bancos centrales, responsables de la producción de divisas, los bancos de inversión, bancos industriales y los bancos comerciales, tanto públicos como privados.

¿Qué es un banco comercial?

Un banco comercial es una entidad de crédito que se encarga de manejar activos financieros del público en general. Son las que más se acercan a la concepción de “banco” ya que están estrechamente ligadas al colectivo de ciudadanos naturales.

Estos bancos se encargan de la apertura de cuentas en sus bóvedas para aquellos que desean poner su capital a su cuidado. A su vez, hacen entrega al cliente de instrumentos con los cuales podrá disponer de sus activos cuando lo requiera.

Estos bancos no poseen la equivalencia en físico a sus depósitos en números digitales. Se basan en un continuo sistema circulatorio en donde los depósitos de unos clientes compensan el uso de activos que hacen otros. De esta forma el dinero y demás instrumentos financieros no son estáticos, están en constante movimiento.

Cuando un banco comercial recibe un depósito de un cliente, a este se le descuentan una serie de intereses, que es la forma de ganancia para el banco, reúne estos fondos y los destina a la concesión de créditos bancarios de otros clientes, los cuales obtienen un beneficio de interés por usar sus servicios, pero menos a los que pagan.

Así, el cliente puede manejar su capital sin la necesidad de dinero en efectivo, además de gestionar la compra y venta de productos, muebles o inmuebles, y servicios de otras entidades públicas y privadas. Las funciones de un banco comercial son:

Administrar los depósitos bancarios recibidos de sus clientes

Gestionar las operaciones y transferencias de fondos de dichos activos

Realizar labores de cobro de impuestos y tasas oficiales

Emitir instrumentos para la disposición de los depósitos bancarios, como cheques, tarjetas de débito y crédito, entre otros.

Concesión de créditos y préstamos a fin de obtener intereses.

Comercializar otros instrumentos financieros como bonos, acciones, seguros, planes de inversión básicos, entre otros

Gestionar el cambio de divisas

Resguardar otros activos, como bienes inmuebles, valores, documentación, entre otros

Garantizar la oferta y la demanda constante de productos financieros

El término comercial que acuña este tipo de institución fue añadido para diferenciarlo de los bancos de inversión. Después de la Gran Depresión, se exigió que estas dos entidades funcionaran de manera separada, dejando el manejo de capitales particulares a los bancos comerciales y el mercado de inversionistas al de inversión.

Actualmente ya se ha abierto la posibilidad de que ambas entidades funcionen bajo el mismo dueño. Sin embargo se conserva el término para delimitar a aquella división que sigue teniendo tinte comercial de la que se encarga del manejo de inversiones.

Características de un banco comercial

Los bancos comerciales poseen características que los diferencias de los demás tipos de entidades bancarias. Tienen la capacidad legal de producir divisas y activos bancarios: dinero legal, efectos contables, fondos públicos, valores industriales, préstamos y créditos. Maneja pasivos financieros, como el capital, las reservas y los depósitos, que pueden ser a la vista, a plazos o de ahorros.

Tienen fines de lucro, es decir, obtienen ganancias a partir de los depósitos que reciben de los clientes. Su política de cuotas y tasas de interés está diseñada con el fin de que los intereses devengados por el manejo de los depósitos del cliente sea mayor que los interese que el mismo recibe por ellos.

Ofrecen a sus clientes préstamos y créditos a fin de generar ganancias en cada plazo de pago. Los bancos comerciales tienen carácter privado, es decir, son diferentes a los bancos públicos, aunque estos últimos también ejerzan funciones de tipo comercial. De esta manera, los dueños del banco son los que determinan las acciones y decisiones que se toman bajo su nombre, sin intervención del Estado, aunque bajo sus leyes.

Trabajan con el público en general, aunque están principalmente interesados en trabajar con las empresas, en cuyas instancias se convierten en “bancos de negocios”, mientras que los servicios ofrecidos al colectivo se refieren al “banco minorista”.

Su interés principal radica en las cantidades de dinero que maneja cada grupo, ya que de las sumas de las empresas obtienen mayor ganancia. A instancias de sus funciones, los bancos comerciales presentan algunas ventajas en relación a otras formas de banca.

En primer lugar ofrecen una gran variedad de servicios que pueden utilizar a conveniencia los clientes. Cuentas corrientes, de ahorro, procedimientos de pagos y transacciones, préstamos, hipotecas, entre otros.

A esto se suma que la mayoría de los bancos comerciales son grandes empresas que disponen de múltiples instalaciones, ubicadas en sitios estratégicos, a fin de que los depositantes puedan ejecutar transacciones y operaciones relacionadas con sus respectivas cuentas. Mientras más grande es el banco, con más instalaciones cuenta.

En tercer lugar los bancos comerciales pueden ofrecer a sus clientes servicios a bajos costos, incluso ofrecer instrumentos sin cargo adicional. Por ejemplo, no se cobra a un cliente por abrir una cuenta, recibir talones, libretas de ahorro o tarjetas, y ofrecen bajas tasas de interés sobre préstamos de bienes raíces.

Además ofrecen más productos y servicios que otras entidades como las cooperativas de créditos y las cajas de ahorro. Ofrece servicios básicos de inversión, préstamos, préstamos de bienes raíces comerciales, planes hipotecarios, tarjetas de débito y crédito, entre otros.

También ofrecen a sus clientes el beneficio de la banca online, un sistema popularizado por el auge de los medios tecnológicos, mediante el cual los clientes pueden realizar operaciones de manera virtual, sin necesidad de acudir al banco. Pueden consultar saldos, transferir fondos a otras cuentas, pagar servicios y hacer solicitudes.

Además, cuenta con un sistema de banca electrónica que, al igual que las instalaciones físicas, se encuentran en mayor o menor cantidad dependiendo del tamaño del banco, distribuidas en todo el Estado. Los cajeros automáticos están disponibles las 24 horas, así como los puntos de venta en locales comerciales.

Por otra parte, entre las desventajas de los bancos comerciales está el sacrificio al servicio personalizado. Debido a su gran flujo de clientes, los directivos no pueden establecer comunicación directa con los clientes. En su lugar cuentan con asesores bancarios y servicios de atención telefónica para resolver las situaciones del cliente.

Otra desventaja radica en las dificultades para obtener un crédito o un préstamo del banco. Por lo general, hay que llenar ciertos requisitos estrictos para accedes a un beneficio del banco en cuestión de préstamos, y los intereses al momento de pagarlos suelen ser porcentualmente altos.

Principales bancos comerciales del mundo

banco comercial

Pexels

Los bancos comerciales más grandes y estables del mundo son actores globales, cuyos activos algunas veces son comparados con el Producto Interno Bruto (PIB) de muchas economías. Estas listas de posición cambian cada año, dependiendo de la suma de activos que el banco haya acumulado.

Sin embargo, suelen salir siempre en ellas las firmas más renombradas de los países con economías más desarrolladas, como China y Estados Unidos. Para el 2017, el capital bursátil de los 100 bancos más grandes del mundo sumó un total de 5,1 billones de euros, lo que equivale al PIB de España, México, Brasil y Rusia juntos.

El podio de los bancos más grandes del mundo, según la lista para el 2017, se encuentra ocupado por:
JP Morgan Chase & CO: Es el banco comercial más importante del mundo para la fecha, con una capitalización bursátil de 279,56 mil millones de euros, equivalente al PIB de Chile. Fue creado en el 2000 a partir de la fusión entre Chase Manhattan Corporation y la JP Morgan & CO.

Wells Fargo & CO: También estadounidense, se situó en el segundo lugar, con un capital bursátil de 242,77 mil millones de euros. Es el más grande de Estados Unidos en cuanto a activos financieros.

Banco Industrial y Comercial de China (ICBC): Ocupa actualmente el tercer lugar, aunque ha llegado a estar en el primero, en cuanto a capitalización bursátil, la cual fue de 223,95 mil millones de euros. Sin embargo, es el más grande del mundo en cuanto a activos financieros.

Cabe señalar que la lista de los 10 bancos más grandes del mundo por su capital bursátil para 2017 contó con cuatro de Estados Unidos: JP Morgan Chase & CO, Wells Fargo & CO, Banco de América y Citigroup. Cuatro entidades de China: ICBC China Constitution Bank Company, Banco Agrícola de China y Banco de China. Una de Reino Unido: HSBC Holdings (148,48 mil millones de euros de capital bursátil) y uno de Australia: Commonwealth Bank of Australia (102,60 mil millones de euros).

Principales bancos comerciales de España

Por su parte, en España el principal y más sólido banco, y el segundo más grande de Europa, es el Banco Santander, con una capitalización bursátil de 82,22 mil millones de euros en el 2017. Es el más apreciado por las empresas, lo que explica su crecimiento e importancia en España.

A este le sigue CaixaBank, que domina el mercado de particulares, limitándose a ser exclusivamente español. Lidiando con este se encuentra el BBVA, aunque en cuanto a activos, tanto regionales como a extranjeros, se refiere es el segundo bando más grande de España.

Por otro lado se encuentran en cuarto y quinto lugar Bankia y el Banco Sabadell. De manera que la mayor parte del mercado financiero en España está en manos de cinco entidades financieras, las cuales suman en conjunto entre el 80 y 90% de la actividad económica española.

El objetivo del sector económico tiene una clara orientación: menos bancos, pero más sólidos. El hecho de que la mayor concentración financiera esté en manos de unos pocos puede tener tanto beneficios como perjuicios. Aun así, la configuración actual del mapa financiero y económico español ha constituido un cambio favorable en la posición que ocupa en el mercado europeo.

Artículos relacionados

Sobre el autor Lorena Gonzalez

El periodismo, en todas sus formas, es mi pasión. Formarse continuamente y trabajar mi modo de vida.

sígueme en:

Deja un comentario: