Capitales de Asia

Tags:

Es curioso ver cómo Asia, siendo el continente más poblado del mundo, es una de las regiones que más desconocemos en España. De hecho hay varios países de esta zona de los que seguramente pocos de los que andáis leyendo estas líneas habréis escuchado hablar alguna vez. ¿Os suena Brunei o Bután? Pues eso. Está claro que tenemos más conocimiento de los Estados que se encuentran en nuestras órbitas económica (países de Europa) y cultural (América). Normal, ¿verdad? Pues para matar el gusanillo vamos a hacer un repaso de estos países con la idea de analizar cada una de la capitales de Asia.

Ahora bien, antes de comenzar os comento que Chipre, si bien geográficamente está en Asia, lo incluí en su momento entre los países europeos; y que aquellos estados que no dispongan de soberanía reconocida por la ONU no los encontraréis en el listado (Taiwan, Palestina, Hong Kong o Macao).

Las capitales de Asia

Las capitales de Asia

Índice de Contenidos del artículo

Listado: capitales de Asia

  • Kabul: capital de Afganistán

    Afganistán es uno de los países subdesarrollados más pobres del mundo, y como ya sabréis tampoco es que sea un paraíso para los turistas, ya que aún a día de hoy es una región muy inestable política y militarmente donde la vida no tiene gran valor. Se que suena cruel, pero los años de radicalismo político-religioso de los talibanes han dejado su huella. Ahora bien, hay que reconocer que desde 2002 la cosa ha ido mejorando bastante. ¿Será Kabul un futuro destino internacional? El tiempo lo dirá.

  • Riad: capital de Arabia Saudí

    Riad es una gran urbe de más de cinco millones de habitantes que con el paso de los años se ha convertido en uno de los núcleos económicos de Oriente Medio (el hecho de que ahí esté la sede real de Arabia Saudí y bastantes compañías del sector petrolífero hacen mucho, está claro). Si os llama la atención el mundo árabe y queréis conocer una ciudad de su órbita Riad podría ser una buena opción. Ahora bien, hay que tener cuidado con la legislación saudí, que puede ser muy rigurosa con cosas que a nosotros nos parecerían banales.

  • Ereván: capital de Armenia

    Por el nombre no os sonará esta ciudad, estoy seguro; pero si os digo que se trata de la capital de Armenia quizá si comencéis a intuir por donde anda, ¿verdad? Tiene algo más de un millón de habitantes, se encuentra hermanada con Madrid (me ha sorprendido ver este dato) y concentra en sus calles casi la mitad de la población del país. Aún conserva en sus calles los viejos autobuses de la época soviética; una era que aún puede vivirse andando por sus avenidas.

  • Bakú: capital de Azerbaiyán

    Esta ciudad de más de dos millones de habitantes es la principal urbe de Azerbaiyán y de toda la región caucásica. Limita con el mar Caspio, lo que la hace de por si atractiva para el turismo internacional. De hecho en sus centros comerciales podréis encontraros con grandes firmas, en sus calles con hoteles de renombre y en sus noches con viajeros de todo el mundo. ¿Sabíais que se trata de una de las ciudades más caras de Asia? Su industria petrolera y gasera seguramente tendrá mucho que ver aquí. Bakú ofrece al turista importantes vestigios del medievo islámico. Muy interesante, sin duda.

  • Daca: capital de Bangladés

    ¿Os gustan las ciudades alocadas? Pues entonces Daca es una muy buena opción para ir de viaje. Tiene una población de 14,54 millones de habitantes que llega a los 28,3 millones si nos ponemos en contexto metropolitano. Una de las urbes más pobladas del mundo, pero de igual manera un destino con tasas de pobreza y delincuencia bastante elevadas. Se trata de uno de los centros comerciales del sur de Asia.

    Una curiosidad: Bangladés tiene una superficie aproximada a lo que sería la unión de Castilla y León y Aragón; pero eso sí, con una población de 168 millones de habitantes. Y si encima tenéis en cuenta que la mayor parte del país es zona agraria y selvática podéis imaginaros qué saturación tienen las ciudades.

  • Manama: capital de Baréin

    Esta ciudad de nombre desconocido para la mayoría es la capital de Baréin, uno de los países del Golfo Pérsico que viven del petróleo y del gas (la mayoría por la zona). La capital se ha convertido en un polo turístico para millones de viajeros gracias a lo exótico del país (se trata de un pequeño archipiélago), a su conexión terrestre con Arabia Saudí a través de un puente y, sobre todo, a su circuito de Formula 1, que le ha dado imagen internacional. Es una de las ciudades de Asia más seguras y modernas (socialmente moderna para lo que es el mundo árabe).

  • Naipyidó: capital de Birmania (Myanmar)

    ¿Os suena la ciudad de Rangún? Era la capital de Birmania hasta que en 2005 la junta militar que gobernaba el país decidió trasladar las oficinas administrativas a la ciudad de Naipyidó. Una urbe fantasma que tiene una superficie de más de 4.500 km cuadrados y una población de unos 100.000 habitantes (para que os hagáis una idea Nueva York supera los 8 millones de habitantes en una superficie de apenas 800 km cuadrados).

    La ciudad se construyó por el régimen para tener un centro de operaciones efectivo en las cercanías de las regiones con mayor conflictividad social; además de que la zona se encuentra en un área clave en lo que respecta al sistema ferroviario. ¿Autopistas de 20 carriles y calles desiertas? Solo en Naipyidó.

  • Bandar Seri Begawan: capital de Brunei

    Esta ciudad de poco más de 140.000 habitantes es la capital del Sultanato de Brunei, uno de los países más ricos del mundo en cuanto a renta per cápita se refiere. Su economía se basa mayormente en el petróleo, aunque poco a poco está diversificando la economía implantando en la zona industrias de pesquería, madera, petroquímica, biotecnología, etc. El turismo también está viviendo un fuerte auge a raíz de los atractivos de este pequeño estado.

    El sultán de Brunei es bien conocido por ser el monarca más rico del mundo y por su lujoso estilo de vida. De hecho, a poco que andéis por las calles de Bandar Seri Begawan veréis la opulencia plasmada en muchos edificios. Sin lugar a dudas uno de los mejores destinos turísticos de Asia.

  • Timbu: capital de Bután

    Entre las capitales de Asia pocas encontraréis que sean tan enigmáticas como Timbu, principal ciudad del Reino de Bután. ¿Por qué? Pues porque se trata de una urbe anclada en medio del Himalaya donde los viajeros no son frecuentes, ya que existe una política que limita su afluencia para preservar la cultura y el patrimonio nacional. De hecho hace falta visado para entrar en el país.

    Timbú tiene una población de entorno a los 80.000 habitantes y su economía se basa mayormente en la agricultura, donde se desempeña la mitad de la fuerza laboral. Y por cierto, es la única capital del mundo donde no hay semáforos (consideran que son muy impersonales [sic]).

  • Nom Pen: capital de Camboya

    Nom Pen es una urbe de poco más de 1,4 millones de habitantes que se encuentra en un lugar estratégico desde el punto de vista comercial, ya que se halla en la confluencia de los ríos Mekong, Sap y Bassac. Tiene una gran oferta turística basada en el patrimonio histórico de la ciudad, donde destacan los grandes palacios; y en el ambiente nocturno (además de en los precios bajos, claro está).

  • Doha: capital de Catar

    Doha es la capital de Catar, uno de los estados del Golfo Pérsico que más se han aprovechado de las industrias petrolera y gasera (de hecho su economía se basa en estas dos materias primas). Tiene una población estimada de 1 millón de habitantes y se ha convertido en un gran reclamo turístico a raíz del lujo en el que se respira en sus calles. Grandes hoteles, tiendas de lujo, cuidadas avenidas, yates y mucho dinero es lo que veréis en esta urbe del desierto. De hecho es una de las ciudades de Asia que más caras resultan.

  • Pekín: capital de China

    Pekín (17 millones de habitantes) no solo es una de las capitales de Asia de más renombre, sino que además es una de las ciudades más importantes del mundo. Además de ser la sede administrativa de la RPC es también un centro económico de primer orden gracias a sus industrias del automóvil, de la electrónica, de las finanzas y del sector farmaceútico. También es un magnífico destino para conocer, ya que su “Ciudad Prohibida” enamora a propios y extraños. ¡No os perdáis la Plaza de Tian’anmen! Os dejará con la boca abierta.

  • Pionyang: capital de Corea del Norte

    Corea del Norte es de lejos el país más inhóspito del mundo; y no precisamente porque esté lleno de desiertos (que no), sino simplemente porque la dictadura que rige el país tiene totalmente controlada la llegada de turistas. De hecho su capital, Pionyang, es de los pocos lugares del Estado que los viajeros pueden conocer. Aunque eso sí, escoltados por agentes del gobierno que dice qué es lo que se puede ver y qué no, qué se puede fotografiar y qué no, etc. No hay libertad de movimientos. Un destino muy misterioso y completamente anclado en la era soviética más profunda. ¿Os animáis?

  • Seúl: capital de Corea del Sur

    La capital de la “otra corea” en cambio dista mucho de lo que ofrece su vecina del norte. Se trata de una ciudad de más de 10 millones de habitantes que tiene un área metropolitana de más de 25 millones (y todos situados a escasos 50 km de la frontera), llena de tecnología por todos lados, limpia, moderna y segura. Como os podréis imaginar es también la urbe más poblada de la península coreana; además de una de las ciudades más ricas del mundo. Los turistas son bien recibidos.

  • Abu Dabi: capital de Emiratos Árabes Unidos

    Abu Dabi es la capital de un de los “reinos del petróleo”; un pequeño país que a base de “oro negro” ha logrado situarse en el mapa global. La capital es una de las ciudades de Asia con mayor concentración de lujo por metro cuadrado; de hecho hasta incluye un parque de atracciones dedicado a Ferrari. ¿Os gusta viajar y conocer cosas diferentes? Pues esta urbe de poco más de un millón de habitantes es una buena opción.

  • Manila: capital de Filipinas

    Manila es una de las capitales de Asia más densamente pobladas, ya que en sus poco más de 38 km cuadrados conviven más de 1,6 millones de personas. ¿Mucho? Pues sabed que su área metropolitana tiene más de 13 millones de habitantes. Se trata de la única capital asiática que tiene topónimos españoles por todos lados, ya que hasta hace un siglo era una región española. Se trata de una urbe moderna e industrializada, pero que presenta altos índices de delincuencia.

  • Tiflis: capital de Georgia

    Tiflis es una ciudad de poco más de 1,3 millones de habitantes situada en la región caucásica; en medio de lo que entonces era la “Ruta de la seda”. Vamos, que se encuentra en medio de la encrucijada de caminos que antiguamente se empleaban para conectar Europa y las capitales de Asia.

    Se trata de una urbe con pasado soviético, por lo que su arquitectura está fuertemente influenciada. De hecho aquí nació Stalin.

  • Nueva Delhi: capital de la India

    Nueva Delhi, de 13,8 millones de habitantes, es la capital y sede de los poderes judicial, ejecutivo y legislativo de la India. Aunque no siempre fue así, ya que esta urbe, creada en 1911 por los británicos, fue la sucesora capitalina de Calcula. Lo que si es antiguo es la zona vieja, un área que se ha convertido en un importante polo turístico. Sin lugar a dudas es uno de esos destinos que hay que visitar al menos una vez en la vida.

  • Yakarta: capital de Indonesia

    Yakarta es el centro político,económico e industrial de Indonesia. Se trata de una ciudad de más de 10 millones de habitantes con un área metropolitana de 30 millones. Vamos, que el 75% de la población española cabría en esa zona. ¿No es increíble? Ahora bien, a raíz de su rápido crecimiento la urbe tiene serios problemas de superpoblación, sanidad e incluso inundaciones (se destruyó la capa arbórea que había en la zona para edificar). Es una ciudad cosmopólita, alocada y donde hay una gran oferta cultural.

  • Bagdag: capital de Irak

    Bagdag es una de las capitales de Asia con más historia a sus espaldas, ya que la región donde se ubica fue zona de paso para multitud de culturas a lo largo de la historia. Ahora bien, esta urbe de 6,4 millones de habitantes se ha convertido en un polvorín desde que Sadam Hussein fuera derrocado por fuerzas extranjeras. No es un destino seguro para los turistas, aunque poco a poco cierto es que se está recuperando. En unos años podría convertirse en una joya turística.

  • Teherán: capital de Irán

    Teherán, con sus 8,5 millones de habitantes, es una de las capitales de Asia más importantes; y especialmente si nos ceñimos al ámbito de países islámicos. Es la sede gubernamental de Irán y un importante polo industrial para la región. Por otra parte es un destino en auge para viajeros de todo el mundo.

  • Jerusalén: capital de Israel

    Jerusalén es una ciudad de 850.000 habitantes que no tendría mayor repercusión si no fuera porque se trata de una ciudad sagrada para el cristianismo, el judaísmo y el islam. Se trata de una de las ciudades más antiguas del mundo (siglo XIII a.c.) y, como os podréis imaginar, una de las que mayor patrimonio histórico tiene disponible. Caminar por sus calles es una auténtica gozada, sin duda. Eso sí, cada dos por tres es escenario de problemáticas relacionadas con las tensiones religiosas y políticas de la región.

  • Tokio: capital de Japón

    Tokio es una de las capitales de Asia más interesantes, prósperas y conocidas; además de extravagantes para un occidental. Tiene 13,2 millones de habitantes y un área metropolitana de más de 35; además de una industria muy desarrollada donde priman las compañías financieras, tecnológicas, automovilísticas, de biotecnología y de otros ámbitos (para que os hagáis una idea se trata de la ciudad con mayor economía del mundo -siendo además el primer núcleo financiero de Asia-). Es un gran referente cultural para Asia Oriental y uno de los polos turísticos más importantes del continente. Si os decía anteriormente que Nueva Delhi es un destino que debéis conocer alguna vez con Tokio pasa lo mismo. Es imprescindible. Eso sí, id con la mente muy abierta, que se ven “cosas muy raras”. Es una ciudad segura.

  • Amán: capital de Jordania

    A pesar de la región y de los vecinos que tiene Jordania, el país se ha convertido en uno de los referentes del turismo de calidad en Oriente Medio. Cada año cientos de miles de turistas de todo el mundo (principalmente Europa) llegan a puntos como Petra (antigua capital nabatea y un rincón único en medio del desierto), los castillos del desierto o Amán, la capital. Una urbe de 2 millones de habitantes que fue fundada hace 9.000 años y que con el tiempo ha recibido la influencia de multitud de civilizaciones (de hecho su patrimonio histórico es uno de sus atractivos más destacados). Amán se conoce también por su cocina.

  • Astaná: capital de Kazajistán

    Astaná es la capital de uno de los países más grandes y despoblados del mundo: Kazajistán. Tiene 750.000 habitantes y no es que sea un referente para el turismo que digamos. Más que nada porque la ciudad, si bien tiene ya cerca de 200 años, es en estos años cuando se está desarrollando. Eso sí, llama la atención los proyectos arquitectónicos que se están ejecutando en la urbe; con rascacielos, monumentos gigantes, etc. Quieren construir un Nueva York en medio de Asia Central. ¿Tendrán éxito?

  • Biskek: capital de Kirguistán

    Biskek, de 1 millón de habitantes, es la capital de Kirguistán; uno de los países más desconocidos para el español medio. Se trata de una exrepública soviética que tras la desintegración del bloque comunista obtuvo la independencia en 1991. De hecho este pasado se nota en sus calles; con grandes plazas, monumentos por doquier y construcciones administrativas de gran tamaño. Su economía se basa mayormente en la industria pesada; un resquicio de la época soviética.

  • Ciudad de Kuwait: capital de Kuwait

    Kuwait es un diminuto estado situado entre Irak y Arabia Saudita, conocido por su boyante economía basada en el petróleo y por ser uno de los países con el índice de renta per capita más elevado del mundo. Su capital, Ciudad de Kuwait, es una pequeña urbe de apenas 100.000 habitantes; pero eso sí, con un área metropolitana de más de 2,3 millones. Sus principales atractivos para el turismo radican en el lujo, en la playa y en el desierto. Más que nada porque tras la invasión iraquí la capital quedó arrasada.

  • Vientián: capital de Laos

    Laos es un país que con los años ha sabido subirse al carro del mercado internacional y progresar (a pesar de que su economía esté fuertemente intervenida); y de hecho no tenéis que hacer más que pasaros por una agencia de viajes para ver que está de moda. Su capital, Vientián (una de las capitales de Asia más desconocidas en España), es su principal motor económico.

  • Beirut: capital de Líbano

    Líbano es uno de los países más pequeños del continente, pero en cambio Beirut, su capital, es una de las capitales de Asia que más renombre tienen. ¿Por qué? Sencillamente porque en las calles de esta urbe histórica reposan los restos de multitud de civilizaciones. De hecho a día de hoy, además de ser una de las ciudades más ricas de la región, tiene el atractivo de que combina la arquitectura islámica con los templos cristianos y las modernas construcciones acristaladas. Un crisol de culturas que hacen de esta ciudad de poco más de 350.000 habitantes uno de los destinos más interesantes de Oriente Medio.

  • Joyas de la arquitectura asiática

    Joyas de la arquitectura asiática

  • Kuala Lumpur: capital de Malasia

    Probablemente por este nombre no os suene la ciudad, pero, ¿y si os dijera que aquí están las famosas Torres Petronas? La cosa cambia, ¿verdad? Tiene una población de casi 1,9 millones de habitantes y un área metropolitana de más de 7,2; además de una economía desarrollada donde más del 80% de los trabajadores se desempeñan en el sector servicios (donde destacan la logística y las finanzas). El turismo también es una fuente importante de ingresos (el país y la ciudad tienen un basto patrimonio histórico).

  • Malé: capital de Maldivas

    Maldivas es un archipiélago situado al suroeste de India, en medio del océano índico y en medio de un entorno idílico. Su capital, Malé, tiene algo más de 100.000 habitantes y llama la atención por su completo desarrollo urbanístico. ¡Un islote del Índico relleno de edificios altos! A pesar de ello su economía se basa mayormente en el sector agrario. Una de las capitales de Asia más recomendadas para visitar; sin duda.

  • Ulán Bator: capital de Mongolia

    Ulán Bator es otra de esas ciudades de Asia que muy poca gente conocerá en España. Y a decir verdad no es como para extrañarse, pues Mongolia, a pesar de ser uno de los países más grandes del mundo, tiene una población que no llega a los 3 millones. Y si a eso le sumamos que tiene una economía subdesarrollada su influencia global es nula. Aún así es un buen destino para los amantes de las grandes llanuras y de la naturaleza en general.

    Su capital, Ulán Bator, tiene 1,3 millones de habitantes y se encuentra enclaustrada en medio de grandes montañas. Tiene bastantes problemas de contaminación, pobreza y movilidad.

  • Katmandú: capital de Nepal

    Katmandú es la ciudad de referencia para quienes quieren adentrarse en el Himalaya. Se trata de una urbe de poco más de 1 millón de habitantes donde los turistas pueden disfrutar de la rica cultura local y de su gastronomía montañesa. A pesar de su posición geográfica está bastante bien comunicada la ciudad a través de avión y carretera.

  • Mascate: capital de Omán

    Omán fue en su tiempo uno de los imperios más importantes del mundo, y si bien con las décadas acabó desintegrándose a día de hoy todavía se pueden apreciar en su capital, Mascate, los vestigios. La economía de la urbe, que pasa de los 750.000 habitantes, está anclada mayormente en las industriales petrolera y gasista; recursos que han hecho que el pequeño país arábigo tenga una de las rentas per capita más altas del continente. De 1580 a 1640 la ciudad estuvo bajo posesión española.

  • Islamabad: capital de Pakistán

    Con algo más de 800.000 habitantes Islamabad es una de las ciudades más importantes de Pakistán. Se trata de un centro de desarrollo tecnológico para la zona. No obstante no es una de las ciudades más recomendadas para visitar con la familia; aunque sí por motivos de negocios, ya que el país está en plena expansión.

  • Ciudad de Singapur: capital de Singapur

    Singapur es una de las pocas ciudades-estado que perviven en la actualidad. No obstante eso no ha sido impedimento alguno para frenar el desarrollo de su economía, ya que se ha convertido con los años en uno de los grandes referentes financieros y tecnológicos de Asia. Se trata de una de las capitales de Asia más interesantes para conocer, pues sistema de rascacielos y el civismo de la población han hecho de sus calles un gran atractivo.

  • Damasco: capital de Siria

    Damasco es una de las capitales de Asia con mayor patrimonio cultural e histórico; pero claro, la actual situación de Siria no hace que las visitas sean una buena idea. Su población asciende a los 1,7 millones de habitantes.

  • Sri Jayawardenepura Kotte: capital de Sri Lanka

    Todo el mundo piensa que la capital de Sri Lanka es Colombo; pero no, a decir verdad es Sri Jayawardenepura Kotte. Una pequeña ciudad de poco más de 100.000 habitantes situada en medio de varios arrozales que no tiene mayor repercusión internacional y/o económica. Se decidió crear esta capital a finales de los 80 para descongestionar el centro de Colombo. De hecho se encuentra en su área metropolitana. ¿Os imagináis a Leganés como capital de España? Pues algo parecido pasó aquí.

    Sin lugar a dudas una de las capitales de Asia más desconocidas y peculiares.

  • Dusambé: capital de Tayikistán

    Dusambé no solo es una de las ciudades asiáticas más desconocidas para los occidentales, sino que además es una de las urbes más empobrecidas del continente (a pesar de las buenas tasas de crecimiento del país). Su economía se basa en la minería y en el algodón, aunque últimamente el tráfico de drogas procedente de Afganistán está teniendo más importancia a nivel local.

  • Bangkok: capital de Tailandia

    Bangkok es una ciudad de poco más de 8 millones de habitantes conocida en todo el mundo por su turismo. Atrae millones de turistas cada año y ofrece espectáculos, precios baratos y playas sin igual. También es cierto que se trata de uno de los mayores centros de turismo sexual a nivel mundial. Ofrece un basto patrimonio cultural a los viajeros, una ciudad alocada donde uno puede encontrarse de todo y parajes idílicos a muy poca distancia.

  • Dili: capital de Timor Oriental

    Timor Oriental es un pequeño país situado en la mitad oriental de la isla de Timor, a escasos kilómetros de la costa norte de Australia. Se trata de una urbe de poco más de 160.000 habitantes y aspecto tropical (está situada en medio de un paraíso natural) cuya mayor fuente económica radica en el puerto y en la actividad comercial derivada. Sin lugar a dudas un buen país para conocer.

  • Asjabad: capital de Turkmenistán

    Turkmenistán es uno de los países más desconocidos para los españoles, ya que son pocas las noticias que nos llegan desde allí y menos aún las relaciones económicas y diplomáticas que mantenemos. No obstante eso no quita que sea un actor de cierta relevancia en Asia central; sobre todo por su gas. La capital, Asjabad, tiene entorno a 1 millón de habitantes y se encuentra en las cercanías de la frontera con Irán. La economía local se basa mayormente en el gas, en el algodón y en la industria metalúrgica.

  • Ankara: capital de Turquía

    Ankara, capital de Turquía, es una de las ciudades más importantes de Oriente Medio. Se trata de una gran metrópoli de más de 5 millones de habitantes que atesora en su patrimonio restos prerromános, romanos, bizantinos, otomanos y de otras culturas y civilizaciones que a lo largo de la Historia han pasado por allí.

  • Taskent: capital de Uzbekistán

    Esta es otra de las capitales de Asia que menos se conocen en España. Tiene una población de algo más de 2 millones de habitantes y constituye el motor económico de Uzbekistán. A pesar de eso no tiene un gran patrimonio histórico que mostrar a los visitantes más allá de los restos de algunas mezquitas históricas.

  • Hanói: capital de Vietnam

    Hanói es una urbe de 6,7 millones de habitantes con una historia muy rica, lo que hace que su patrimonio cultural sea realmente apasionante. A día de hoy se ha convertido en uno de los destinos turísticos más preciados del sudeste asiático; además de que también es conocida la ciudad por su gastronomía.

  • Saná: capital de Yemen

    Saná es una ciudad de poco más de 1,7 millones de habitantes situada en el sur de la península arábiga. Es el motor económico y cultural de la República de Yemen y posee un rico patrimonio cultural que os recomendaría conocer si no fuera por la cruenta guerra civil que en estos momentos asola el país.

  • Kabul: capital de Afganistán

    Afganistán es uno de los países subdesarrollados más pobres del mundo, y como ya sabréis tampoco es que sea un paraíso para los turistas, ya que aún a día de hoy es una región muy inestable política y militarmente donde la vida no tiene gran valor. Se que suena cruel, pero los años de radicalismo político-religioso de los talibanes han dejado su huella. Ahora bien, hay que reconocer que desde 2002 la cosa ha ido mejorando bastante. ¿Será Kabul un futuro destino internacional? El tiempo lo dirá.

  • Riad: capital de Arabia Saudí

    Riad es una gran urbe de más de cinco millones de habitantes que con el paso de los años se ha convertido en uno de los núcleos económicos de Oriente Medio (el hecho de que ahí esté la sede real de Arabia Saudí y bastantes compañías del sector petrolífero hacen mucho, está claro). Si os llama la atención el mundo árabe y queréis conocer una ciudad de su órbita Riad podría ser una buena opción. Ahora bien, hay que tener cuidado con la legislación saudí, que puede ser muy rigurosa con cosas que a nosotros nos parecerían banales.

  • Ereván: capital de Armenia

    Por el nombre no os sonará esta ciudad, estoy seguro; pero si os digo que se trata de la capital de Armenia quizá si comencéis a intuir por donde anda, ¿verdad? Tiene algo más de un millón de habitantes, se encuentra hermanada con Madrid (me ha sorprendido ver este dato) y concentra en sus calles casi la mitad de la población del país. Aún conserva los viejos autobuses de la época soviética; una era que aún puede vivirse andando por sus avenidas.

  • Bakú: capital de Azerbaiyán

    Esta ciudad de más de dos millones de habitantes es la principal urbe de Azerbaiyán y de toda la región caucásica. Limita con el mar Caspio, lo que la hace de por si atractiva para el turismo internacional. De hecho en sus centros comerciales podréis encontraros con grandes firmas, en sus calles con hoteles de renombre y en sus noches con viajeros de todo el mundo. ¿Sabíais que se trata de una de las ciudades más caras de Asia? Su industria petrolera y gasera seguramente tendrá mucho que ver aquí. Bakú ofrece al turista importantes vestigios del medievo islámico. Muy interesante, sin duda.

  • Daca: capital de Bangladés

    ¿Os gustan las ciudades alocadas? Pues entonces Daca es una muy buena opción para ir de viaje. Tiene una población de 14,54 millones de habitantes que llega a los 28,3 millones si nos ponemos en contexto metropolitano. Una de las urbes más pobladas del mundo, pero de igual manera un destino con tasas de pobreza y delincuencia bastante elevadas. Se trata de uno de los centros comerciales del sur de Asia.

    Una curiosidad: Bangladés tiene una superficie aproximada a lo que sería la unión de Castilla y León y Aragón; pero eso sí, con una población de 168 millones de habitantes. Y si encima tenéis en cuenta que la mayor parte del país es zona agraria y selvática podéis imaginaros qué saturación tienen las ciudades.

  • Manama: capital de Baréin

    Esta ciudad de nombre desconocido para la mayoría es la capital de Baréin, uno de los países del Golfo Pérsico que viven del petróleo y del gas (la mayoría por la zona). La capital se ha convertido en un polo turístico para millones de viajeros gracias a lo exótico del país (se trata de un pequeño archipiélago), a su conexión terrestre con Arabia Saudí a través de un puente y, sobre todo, a su circuito de Formula 1, que le ha dado imagen internacional. Es una de las ciudades de Asia más seguras y modernas (socialmente moderna para lo que es el mundo árabe).

  • Naipyidó: capital de Birmania (Myanmar)

    ¿Os suena la ciudad de Rangún? Era la capital de Birmania hasta que en 2005 la junta militar que gobernaba el país decidió trasladar las oficinas administrativas a la ciudad de Naipyidó. Una urbe fantasma que tiene una superficie de más de 4.500 km cuadrados y una población de unos 100.000 habitantes (para que os hagáis una idea Nueva York supera los 8 millones de habitantes en una superficie de apenas 800 km cuadrados).

    La ciudad se construyó por el régimen para tener un centro de operaciones efectivo en las cercanías de las regiones con mayor conflictividad social; además de que la zona se encuentra en un área clave en lo que respecta al sistema ferroviario. ¿Autopistas de 20 carriles y calles desiertas? Solo en Naipyidó.

  • Bandar Seri Begawan: capital de Brunei

    Esta ciudad de poco más de 140.000 habitantes es la capital del Sultanato de Brunei, uno de los países más ricos del mundo en cuanto a renta per cápita se refiere. Su economía se basa mayormente en el petróleo, aunque poco a poco está diversificando la economía implantando en la zona industrias de pesquería, madera, petroquímica, biotecnología, etc. El turismo también está viviendo un fuerte auge a raíz de los atractivos de este pequeño estado.

    El sultán de Brunei es bien conocido por ser el monarca más rico del mundo y por su lujoso estilo de vida. De hecho, a poco que andéis por las calles de Bandar Seri Begawan veréis la opulencia plasmada en muchos edificios. Sin lugar a dudas uno de los mejores destinos turísticos de Asia.

  • Timbu: capital de Bután

    Entre las capitales de Asia pocas encontraréis que sean tan enigmáticas como Timbu, principal ciudad del Reino de Bután. ¿Por qué? Pues porque se trata de una urbe anclada en medio del Himalaya donde los viajeros no son frecuentes, ya que existe una política que limita su afluencia para preservar la cultura y el patrimonio nacional. De hecho hace falta visado para entrar en el país.

    Timbú tiene una población de entorno a los 80.000 habitantes y su economía se basa mayormente en la agricultura, donde se desempeña la mitad de la fuerza laboral. Y por cierto, es la única capital del mundo donde no hay semáforos (consideran que son muy impersonales [sic]).

  • Nom Pen: capital de Camboya

    Nom Pen es una urbe de poco más de 1,4 millones de habitantes que se encuentra en un lugar estratégico desde el punto de vista comercial, ya que se halla en la confluencia de los ríos Mekong, Sap y Bassac. Tiene una gran oferta turística basada en el patrimonio histórico de la ciudad, donde destacan los grandes palacios; y en el ambiente nocturno (además de en los precios bajos, claro está).

  • Doha: capital de Catar

    Doha es la capital de Catar, uno de los estados del Golfo Pérsico que más se han aprovechado de las industrias petrolera y gasera (de hecho su economía se basa en estas dos materias primas). Tiene una población estimada de 1 millón de habitantes y se ha convertido en un gran reclamo turístico a raíz del lujo en el que se respira en sus calles. Grandes hoteles, tiendas de lujo, cuidadas avenidas, yates y mucho dinero es lo que veréis en esta urbe del desierto. De hecho es una de las ciudades de Asia que más caras resultan.

  • Pekín: capital de China

    Pekín (17 millones de habitantes) no solo es una de las capitales de Asia de más renombre, sino que además es una de las ciudades más importantes del mundo. Además de ser la sede administrativa de la RPC es también un centro económico de primer orden gracias a sus industrias del automóvil, de la electrónica, de las finanzas y del sector farmaceútico. También es un magnífico destino para conocer, ya que su “Ciudad Prohibida” enamora a propios y extraños. ¡No os perdáis la Plaza de Tian’anmen! Os dejará con la boca abierta.

  • Pionyang: capital de Corea del Norte

    https://www.youtube.com/watch?v=SC7rf3CNZ28Corea del Norte es de lejos el país más inhóspito del mundo; y no precisamente porque esté lleno de desiertos (que no), sino simplemente porque la dictadura que rige el país tiene totalmente controlada la llegada de turistas. De hecho su capital, Pionyang, es de los pocos lugares del Estado que los viajeros pueden conocer. Aunque eso sí, escoltados por agentes del gobierno que dice qué es lo que se puede ver y qué no, qué se puede fotografiar y qué no, etc. No hay libertad de movimientos. Un destino muy misterioso y completamente anclado en la era soviética más profunda. ¿Os animáis?

  • Seúl: capital de Corea del Sur

    La capital de la “otra corea” en cambio dista mucho de lo que ofrece su vecina del norte. Se trata de una ciudad de más de 10 millones de habitantes que tiene un área metropolitana de más de 25 millones (y todos situados a escasos 50 km de la frontera), llena de tecnología por todos lados, limpia, moderna y segura. Como os podréis imaginar es también la urbe más poblada de la península coreana; además de una de las ciudades más ricas del mundo. Los turistas son bien recibidos.

  • Abu Dabi: capital de Emiratos Árabes Unidos

    Abu Dabi es la capital de un de los “reinos del petróleo”; un pequeño país que a base de “oro negro” ha logrado situarse en el mapa global. La capital es una de las ciudades de Asia con mayor concentración de lujo por metro cuadrado; de hecho hasta incluye un parque de atracciones dedicado a Ferrari. ¿Os gusta viajar y conocer cosas diferentes? Pues esta urbe de poco más de un millón de habitantes es una buena opción.

  • Manila: capital de Filipinas

    Manila es una de las capitales de Asia más densamente pobladas, ya que en sus poco más de 38 km cuadrados conviven más de 1,6 millones de personas. ¿Mucho? Pues sabed que su área metropolitana tiene más de 13 millones de habitantes. Se trata de la única capital asiática que tiene topónimos españoles por todos lados, ya que hasta hace un siglo era una región española. Se trata de una urbe moderna e industrializada, pero que presenta altos índices de delincuencia.

  • Tiflis: capital de Georgia

    Tiflis es una ciudad de poco más de 1,3 millones de habitantes situada en la región caucásica; en medio de lo que entonces era la “Ruta de la seda”. Vamos, que se encuentra en medio de la encrucijada de caminos que antiguamente se empleaban para conectar Europa y las capitales de Asia.

    Se trata de una urbe con pasado soviético, por lo que su arquitectura está fuertemente influenciada. De hecho aquí nació Stalin.

  • Nueva Delhi: capital de la India

    Nueva Delhi, de 13,8 millones de habitantes, es la capital y sede de los poderes judicial, ejecutivo y legislativo de la India. Aunque no siempre fue así, ya que esta urbe, creada en 1911 por los británicos, fue la sucesora capitalina de Calcula. Lo que si es antiguo es la zona vieja, un área que se ha convertido en un importante polo turístico. Sin lugar a dudas es uno de esos destinos que hay que visitar al menos una vez en la vida.

  • Yakarta: capital de Indonesia

    Yakarta es el centro político,económico e industrial de Indonesia. Se trata de una ciudad de más de 10 millones de habitantes con un área metropolitana de 30 millones. Vamos, que el 75% de la población española cabría en esa zona. ¿No es increíble? Ahora bien, a raíz de su rápido crecimiento la urbe tiene serios problemas de superpoblación, sanidad e incluso inundaciones (se destruyó la capa arbórea que había en la zona para edificar). Es una ciudad cosmopólita, alocada y donde hay una gran oferta cultural.

  • Bagdag: capital de Irak

    Bagdag es una de las capitales de Asia con más historia a sus espaldas, ya que la región donde se ubica fue zona de paso para multitud de culturas a lo largo de la historia. Ahora bien, esta urbe de 6,4 millones de habitantes se ha convertido en un polvorín desde que Sadam Hussein fuera derrocado por fuerzas extranjeras. No es un destino seguro para los turistas, aunque poco a poco cierto es que se está recuperando. En unos años podría convertirse en una joya turística.

  • Teherán: capital de Irán

    Teherán, con sus 8,5 millones de habitantes, es una de las capitales de Asia más importantes; y especialmente si nos ceñimos al ámbito de países islámicos. Es la sede gubernamental de Irán y un importante polo industrial para la región. Por otra parte es un destino en auge para viajeros de todo el mundo.

  • Jerusalén: capital de Israel

    Jerusalén es una ciudad de 850.000 habitantes que no tendría mayor repercusión si no fuera porque se trata de una ciudad sagrada para el cristianismo, el judaísmo y el islam. Se trata de una de las ciudades más antiguas del mundo (siglo XIII a.c.) y, como os podréis imaginar, una de las que mayor patrimonio histórico tiene disponible. Caminar por sus calles es una auténtica gozada, sin duda. Eso sí, cada dos por tres es escenario de problemáticas relacionadas con las tensiones religiosas y políticas de la región.

  • Tokio: capital de Japón

    Tokio es una de las capitales de Asia más interesantes, prósperas y conocidas; además de extravagantes para un occidental. Tiene 13,2 millones de habitantes y un área metropolitana de más de 35; además de una industria muy desarrollada donde priman las compañías financieras, tecnológicas, automovilísticas, de biotecnología y de otros ámbitos (para que os hagáis una idea se trata de la ciudad con mayor economía del mundo -siendo además el primer núcleo financiero de Asia-). Es un gran referente cultural para Asia Oriental y uno de los polos turísticos más importantes del continente. Si os decía anteriormente que Nueva Delhi es un destino que debéis conocer alguna vez con Tokio pasa lo mismo. Es imprescindible. Eso sí, id con la mente muy abierta, que se ven “cosas muy raras”. Es una ciudad segura.

  • Amán: capital de Jordania

    A pesar de la región y de los vecinos que tiene Jordania, el país se ha convertido en uno de los referentes del turismo de calidad en Oriente Medio. Cada año cientos de miles de turistas de todo el mundo (principalmente Europa) llegan a puntos como Petra (antigua capital nabatea y un rincón único en medio del desierto), los castillos del desierto o Amán, la capital. Una urbe de 2 millones de habitantes que fue fundada hace 9.000 años y que con el tiempo ha recibido la influencia de multitud de civilizaciones (de hecho su patrimonio histórico es uno de sus atractivos más destacados). Amán se conoce también por su cocina.

  • Astaná: capital de Kazajistán

    Astaná es la capital de uno de los países más grandes y despoblados del mundo: Kazajistán. Tiene 750.000 habitantes y no es que sea un referente para el turismo que digamos. Más que nada porque la ciudad, si bien tiene ya cerca de 200 años, es en estos años cuando se está desarrollando. Eso sí, llama la atención los proyectos arquitectónicos que se están ejecutando en la urbe; con rascacielos, monumentos gigantes, etc. Quieren construir un Nueva York en medio de Asia Central. ¿Tendrán éxito?

  • Biskek: capital de Kirguistán

    Biskek, de 1 millón de habitantes, es la capital de Kirguistán; uno de los países más desconocidos para el español medio. Se trata de una exrepública soviética que tras la desintegración del bloque comunista obtuvo la independencia en 1991. De hecho este pasado se nota en sus calles; con grandes plazas, monumentos por doquier y construcciones administrativas de gran tamaño. Su economía se basa mayormente en la industria pesada; un resquicio de la época soviética.

  • Ciudad de Kuwait: capital de Kuwait

    Kuwait es un diminuto estado situado entre Irak y Arabia Saudita, conocido por su boyante economía basada en el petróleo y por ser uno de los países con el índice de renta per capita más elevado del mundo. Su capital, Ciudad de Kuwait, es una pequeña urbe de apenas 100.000 habitantes; pero eso sí, con un área metropolitana de más de 2,3 millones. Sus principales atractivos para el turismo radican en el lujo, en la playa y en el desierto. Más que nada porque tras la invasión iraquí la capital quedó arrasada.

  • Vientián: capital de Laos

    Laos es un país que con los años ha sabido subirse al carro del mercado internacional y progresar (a pesar de que su economía esté fuertemente intervenida); y de hecho no tenéis que hacer más que pasaros por una agencia de viajes para ver que está de moda. Su capital, Vientián (una de las capitales de Asia más desconocidas en España), es su principal motor económico.

  • Beirut: capital de Líbano

    Líbano es uno de los países más pequeños del continente, pero en cambio Beirut, su capital, es una de las capitales de Asia que más renombre tienen. ¿Por qué? Sencillamente porque en las calles de esta urbe histórica reposan los restos de multitud de civilizaciones. De hecho a día de hoy, además de ser una de las ciudades más ricas de la región, tiene el atractivo de que combina la arquitectura islámica con los templos cristianos y las modernas construcciones acristaladas. Un crisol de culturas que hacen de esta ciudad de poco más de 350.000 habitantes uno de los destinos más interesantes de Oriente Medio.

  • Kuala Lumpur: capital de Malasia

    Probablemente por este nombre no os suene la ciudad, pero, ¿y si os dijera que aquí están las famosas Torres Petronas? La cosa cambia, ¿verdad? Tiene una población de casi 1,9 millones de habitantes y un área metropolitana de más de 7,2; además de una economía desarrollada donde más del 80% de los trabajadores se desempeñan en el sector servicios (donde destacan la logística y las finanzas). El turismo también es una fuente importante de ingresos (el país y la ciudad tienen un basto patrimonio histórico).

  • Malé: capital de Maldivas

    Maldivas es un archipiélago situado al suroeste de India, en medio del océano índico y en medio de un entorno idílico. Su capital, Malé, tiene algo más de 100.000 habitantes y llama la atención por su completo desarrollo urbanístico. ¡Un islote del Índico relleno de edificios altos! A pesar de ello su economía se basa mayormente en el sector agrario. Una de las capitales de Asia más recomendadas para visitar; sin duda.

  • Ulán Bator: capital de Mongolia

    Ulán Bator es otra de esas ciudades de Asia que muy poca gente conocerá en España. Y a decir verdad no es como para extrañarse, pues Mongolia, a pesar de ser uno de los países más grandes del mundo, tiene una población que no llega a los 3 millones. Y si a eso le sumamos que tiene una economía subdesarrollada su influencia global es nula. Aún así es un buen destino para los amantes de las grandes llanuras y de la naturaleza en general.

    Su capital, Ulán Bator, tiene 1,3 millones de habitantes y se encuentra enclaustrada en medio de grandes montañas. Tiene bastantes problemas de contaminación, pobreza y movilidad.

  • Katmandú: capital de Nepal

    Katmandú es la ciudad de referencia para quienes quieren adentrarse en el Himalaya. Se trata de una urbe de poco más de 1 millón de habitantes donde los turistas pueden disfrutar de la rica cultura local y de su gastronomía montañesa. A pesar de su posición geográfica está bastante bien comunicada la ciudad a través de avión y carretera.

  • Mascate: capital de Omán

    Omán fue en su tiempo uno de los imperios más importantes del mundo, y si bien con las décadas acabó desintegrándose a día de hoy todavía se pueden apreciar en su capital, Mascate, los vestigios. La economía de la urbe, que pasa de los 750.000 habitantes, está anclada mayormente en las industriales petrolera y gasista; recursos que han hecho que el pequeño país arábigo tenga una de las rentas per capita más altas del continente. De 1580 a 1640 la ciudad estuvo bajo posesión española.

  • Islamabad: capital de Pakistán

    Con algo más de 800.000 habitantes Islamabad es una de las ciudades más importantes de Pakistán. Se trata de un centro de desarrollo tecnológico para la zona. No obstante no es una de las ciudades más recomendadas para visitar con la familia; aunque sí por motivos de negocios, ya que el país está en plena expansión.

  • Ciudad de Singapur: capital de Singapur

    Singapur es una de las pocas ciudades-estado que perviven en la actualidad. No obstante eso no ha sido impedimento alguno para frenar el desarrollo de su economía, ya que se ha convertido con los años en uno de los grandes referentes financieros y tecnológicos de Asia. Se trata de una de las capitales de Asia más interesantes para conocer, pues sistema de rascacielos y el civismo de la población han hecho de sus calles un gran atractivo.

  • Damasco: capital de Siria

    Damasco es una de las capitales de Asia con mayor patrimonio cultural e histórico; pero claro, la actual situación de Siria no hace que las visitas sean una buena idea. Su población asciende a los 1,7 millones de habitantes.

  • Sri Jayawardenepura Kotte: capital de Sri Lanka

    Todo el mundo piensa que la capital de Sri Lanka es Colombo; pero no, a decir verdad es Sri Jayawardenepura Kotte. Una pequeña ciudad de poco más de 100.000 habitantes situada en medio de varios arrozales que no tiene mayor repercusión internacional y/o económica. Se decidió crear esta capital a finales de los 80 para descongestionar el centro de Colombo. De hecho se encuentra en su área metropolitana. ¿Os imagináis a Leganés como capital de España? Pues algo parecido pasó aquí.

    Sin lugar a dudas una de las capitales de Asia más desconocidas y peculiares.

  • Dusambé: capital de Tayikistán

    Dusambé no solo es una de las ciudades asiáticas más desconocidas para los occidentales, sino que además es una de las urbes más empobrecidas del continente (a pesar de las buenas tasas de crecimiento del país). Su economía se basa en la minería y en el algodón, aunque últimamente el tráfico de drogas procedente de Afganistán está teniendo más importancia a nivel local.

  • Bangkok: capital de Tailandia

    Bangkok es una ciudad de poco más de 8 millones de habitantes conocida en todo el mundo por su turismo. Atrae millones de turistas cada año y ofrece espectáculos, precios baratos y playas sin igual. También es cierto que se trata de uno de los mayores centros de turismo sexual a nivel mundial. Ofrece un basto patrimonio cultural a los viajeros, una ciudad alocada donde uno puede encontrarse de todo y parajes idílicos a muy poca distancia.

  • Dili: capital de Timor Oriental

    Timor Oriental es un pequeño país situado en la mitad oriental de la isla de Timor, a escasos kilómetros de la costa norte de Australia. Se trata de una urbe de poco más de 160.000 habitantes y aspecto tropical (está situada en medio de un paraíso natural) cuya mayor fuente económica radica en el puerto y en la actividad comercial derivada. Sin lugar a dudas un buen país para conocer.

  • Asjabad: capital de Turkmenistán

    Turkmenistán es uno de los países más desconocidos para los españoles, ya que son pocas las noticias que nos llegan desde allí y menos aún las relaciones económicas y diplomáticas que mantenemos. No obstante eso no quita que sea un actor de cierta relevancia en Asia central; sobre todo por su gas. La capital, Asjabad, tiene entorno a 1 millón de habitantes y se encuentra en las cercanías de la frontera con Irán. La economía local se basa mayormente en el gas, en el algodón y en la industria metalúrgica.

  • Ankara: capital de Turquía

    Ankara, capital de Turquía, es una de las ciudades más importantes de Oriente Medio. Se trata de una gran metrópoli de más de 5 millones de habitantes que atesora en su patrimonio restos prerromános, romanos, bizantinos, otomanos y de otras culturas y civilizaciones que a lo largo de la Historia han pasado por allí.

  • Taskent: capital de Uzbekistán

    Esta es otra de las capitales de Asia que menos se conocen en España. Tiene una población de algo más de 2 millones de habitantes y constituye el motor económico de Uzbekistán. A pesar de eso no tiene un gran patrimonio histórico que mostrar a los visitantes más allá de los restos de algunas mezquitas históricas.

  • Hanói: capital de Vietnam

    Hanói es una urbe de 6,7 millones de habitantes con una historia muy rica, lo que hace que su patrimonio cultural sea realmente apasionante. A día de hoy se ha convertido en uno de los destinos turísticos más preciados del sudeste asiático; además de que también es conocida la ciudad por su gastronomía.

  • Saná: capital de Yemen

    Saná es una ciudad de poco más de 1,7 millones de habitantes situada en el sur de la península arábiga. Es el motor económico y cultural de la República de Yemen y posee un rico patrimonio cultural que os recomendaría conocer si no fuera por la cruenta guerra civil que en estos momentos asola el país.

Asia posee algunos de los sitios más hermosos del mundo

Asia posee algunos de los sitios más hermosos del mundo

Artículos relacionados

Sobre el autor Jon Sainz

Programador industrial, blogger profesional y Coordinador de Contenidos de Cursos.com.

sígueme en:

Deja un comentario: