Carta de presentación. ¿Qué es y cómo se hace?

Tags:

Si el otro día os comentaba que saber hacer un curriculum es esencial, hoy os diré tres cuartos de lo mismo; pero eso sí, con otro documento: la carta de presentación. ¿Qué es?¿Para qué sirve?¿Cómo se hace?¿Qué hay que tener en cuenta?¿Cómo se entrega? Esas dudas, que bien resueltas podrían dejaros el empleo al alcance de la mano, son las que solucionaré hoy.

carta de presentación

¿Qué es una carta de presentación y para qué sirve?

En resumidas cuentas es un documento en el que tendréis que decir en pocas líneas quiénes sois, qué habéis hecho en vuestra vida laboral, qué habéis estudiado y por qué consideráis que sois adecuados para entrar en la empresa en cuestión. Una simple redacción que, bien hecha, ayuda a que el técnico en recursos humanos que la lea comprenda de golpe cuál es vuestro perfil. Algo que como comprenderéis os ayudará. De hecho es una manera de focalizar la mente del entrevistador, haciendo que antes de leer el curriculum se condicione con la imagen que habéis querido darle sobre vosotros.

La carta de presentación hay que entregarla junto con el currículm vitae, ya que complementa a este y son inseparables.

Cómo se hace una carta de presentación

Pues bien, al lío. Vamos a ver cómo hacer una carta de presentación en una serie de pasos. Leedlos con atención, porque cada uno de ellos es clave. Tened en cuenta que el mínimo detalle podría hacer que un entrevistador se fijara en vosotros.

  • ¿Escrito a mano o a máquina?

    Esta es una duda que pocos la suelen tener, ya que generalmente las cartas de presentación se escriben a ordenador. No obstante no es descabellado hacerlo a mano si tenéis una buena caligrafía. Aunque eso sí, tal y como más abajo os comentaré, podría darse el caso de que evaluaran vuestra caligrafía para tratar de ver cómo es vuestra personalidad. ¡Sí, se puede!

    El hecho de hacerlo a mano da una sensación de seguridad muy valorada en puestos de mando y, en general, en aquellos donde haya que mantener la mente y la sangre frías.

  • Tipo de papel recomendable

    Esto no tiene mucho misterio, pero aún así afecta. Generalmente se emplea el típico DIN A4 de gramaje medio y tono blanquecino, pues es el más convencional. Pero si os estáis dirigiendo a una empresa que de manera manifiesta promueve la ecología y el reciclaje convendría que os planteárais utilizar una hoja de papel reciclado. Se nota a leguas cuando se fabrican de esta manera y podríais causar una sensación agradable a quien coja vuestra carta. Ahora bien, tampoco os paséis y hagáis cosas como las que os muestro en el siguiente punto.

    Nota: muy seguros tenéis que estar del perfil ecologista de la empresa, ya que por lo general se considera a estos papeles como “de menor calidad”. Principalmente por su aspecto, que no permite plasmar a la perfección el contraste de la tinta.

  • Colorines y diseño libre

    Este punto se que será controvertido para según quién, pero aún así toca tratarlo. ¿Qué opináis sobre los currículums en los que los autores se estrujan las neuronas para maquetar la información de la manera más original? Bonito, ¿verdad? Pues os comento que a los técnicos de recursos humanos no les suele gustar salvo ciertas excepciones donde sí sea necesario mostrar un exceso de creatividad. Y os hablo de currículums porque, de verlo, ahí lo será; no es normal cruzarse con diseños de este tipo en cartas de presentación. Quizá también porque pocos las hacen.

    El asunto es que quiero daros a entender que este tipo de diseños que rompen la estética formal a la que están acostumbrados las empresas y no suelen ser bienvenidos más allá del área que os menciono arriba. Así que no os pongáis a mezclar colores, a meter imágenes y similares. No merece la pena, distraerá a quien esté leyendo el documento y, lo que es peor, hará que no se acuerde de vosotros por el contenido; sino por ser “el de los colorines”. Más abajo os pondré información al respecto.

  • Lenguaje correcto

    Con “lenguaje correcto” me refiero a dos cosas. La primera es que debéis escoger las palabras y expresiones con mucho cuidado, ya que a la mínima que empleéis un lenguaje coloquial os descartarán. No estaréis tratando con vuestros amigos, así que andad con cuidado y repasad cada línea que hagáis.

    La segunda cosa a la que hacía referencia con “lenguaje correcto” es a que debéis emplear de manera correcta el idioma. Habréis de escapar de los vulgarismos propios de nuestros tiempos (dequeismo, laismo, etc.) y emplear un lenguaje lo más académico posible. ¡Ey! Académico no quiere decir cervantino, sino bien empleado. ¿Complicado? Pues no os perdáis el post donde os hablo acerca de los mejores cursos de redacción.

  • Firma

    Firmar una carta de presentación es importante, porque así transferís al documento una cierta garantía y validez. Ahora bien, mucho ojo con firmar una carta y hacer 40 fotocopias, ya que se notará y no jugará para nada a vuestro favor. Tenéis más información al respecto en el siguiente punto.

    Por otra parte, según donde enviéis el currículum, podría darse la situación de que analizaran vuestra rúbrica. Esto, aunque parezca mentira, puede destapar mucha información sobre vosotros: si sois decididos o no, si os fijáis en los detalles pequeños o no, etc. Que conste que no es para nada lo habitual, pero existe. De hecho hay una profesión que abarca estas prácticas: la grafología.

  • Fotocopias

    En el post de los currículum os comentaba que nunca debéis fotocopiar un currículum, ya que eso demostraría que a quien se lo entregáis no es para vosotros más que una empresa más del montón. Con las cartas de presentación pasa lo mismo; a nadie de gusta recibir una carta genérica que tiene fotocopiada hasta la firma. ¿Se puede ser más vulgar? Pues hay quienes hacen eso.

    De hecho una carta de presentación genérica perderá parte de su razón de ser, ya que no estaréis demostrando que podéis encajar bien con la empresa a la que os dirigís. Y que conste que digo que las fotocopias son cartas genéricas porque no creo que vayáis a mandar a una empresa de Madrid una carta diciendo que os gustaría trabajar en esta otra compañía de Santander o Tarragona. A alguno por error y despiste ya le habrá pasado, no creáis.

  • Hay que investigar la empresa

    Uno de los puntos más interesantes de una carta de presentación pasa por el momento en el que decís el porqué de que os hayáis decidido a optar a trabajar en una empresa en específico. Y bueno, obviamente no podréis poner “porque aparecéis en el listado telefónico”o “porque me han dicho que aquí pagáis mejor que en Empresa Pepito”. ¡No! A los entrevistadores les gusta ver que ponéis algo profundo que demuestre que os habéis informado.

    Por ejemplo, si sois abogados y queréis optar a un despacho determinado, averiguad antes qué porcentaje de “victorias” tienen en los tribunales y en qué ramas del derecho están especializados. Así podréis decir que “buscáis superaros y enfrentaros a nuevos retos como los que os ofrece Abogados Pepe; que con su tasa de éxitos en juicios de divorcios, gracias a su equipo de profesionales liderado por la Sra. Señorez, se ha convertido en un referente del sector al que todo abogado aspira”.

    Si os parece un caso muy rebuscado siempre podéis decir que os interesa trabajar en esa empresa porque con los años os habéis convertido en expertos en su sector y podéis ofrecer mucho. Que quede claro que podéis darle algo a la compañía si os ficha.

  • Cómo se deben mostrar los éxitos

    Los éxitos laborales y/o académicos (en determinadas ocasiones también los personales) deben ser colocados con cuidado, ya que si bien debéis buscar la manera de impresionar al técnico en rrhh que hay “a la otra parte” debéis tener también en cuenta que la línea de separación con la arrogancia y la prepotencia puede ser muy muy delgada. Andad aquí con pies de plomo y mencionad que tuvisteis la oportunidad de rodearos de un excelente personal. Como dirían por ahí, “que quede casual”.

    Ahora bien, ¿qué se entiende por éxitos? Obviamente no el haber llegado todos los días puntuales al trabajo o no haber sido despedido, sino cosas como haber sido el responsable del incremento de ventas, del diseño de tal o cual producto, o de la salvación en los tribunales de un caso imposible si sois abogados. Cosas que realmente demuestren qué tan buena oportunidad estáis ofreciendo al entrevistador. Que vean que ahí tienen un diamante.

  • Cómo sintetizar informacion

    Si tenéis un currículum de estos que no caben en tres hojas os diré dos cosas. La primera es que tenéis el currículum mal hecho, ya que tendríais que ser capaces de resumir todo en una página o dos a lo sumo. Los técnicos de rrhh no tienen por que saber que publicasteis un poema en la revista del colegio. La segunda es que debéis ser capaces de seleccionar lo más importante y llamativo. Recordad que se trata de impresionar al entrevistador, más no de aburrirlo.

    No pongáis en la carta de presentación donde hicisteis la secundaria o el bachillerato si contáis con una carrera. Indicad qué carrera tenéis, sin más; y el centro solo si es uno de primera categoría -Lectura recomendada: las mejores universidades de España-. Si tenéis un ciclo formativo seguid las mismas indicaciones, pero si contáis únicamente con el bachillerato, la ESO o menos, no hagáis mención a este asunto. No sumará puntos.

    La experiencia laboral sí es importante, así que ponedla en la carta laboral. Ahora bien, si habéis pasado por muchas empresas seleccionad la última y las más importantes de las demás. Vendría bien que aprovecharais para comentar, como quien no quiere la cosa, cuáles fueron vuestros éxitos allí.Cómo sintetizar información

  • La desesperación no tiene cabida

    Podéis tener el mejor curriculum del mundo y una carta de presentación que haría temblar a un catedrático, que nada haréis si entre líneas dais a entender que tenéis una necesidad imperiosa de haceros con el puesto de trabajo. Y bueno, si lo decís abiertamente, como es relativamente frecuente de ver, la cosa se complicará más aún.

    La razón es sencilla: estaréis dando una mala impresión al especialista en recursos humanos que trate vuestra candidatura. Da mala imagen y sensación el que alguien vaya donde vosotros a suplicaros algo, ¿verdad? Se podría considerar un chantaje emocional. De hecho de vez en cuando hay quien en la carta de presentación pone que está sin empleo y tiene hijos, que tiene tal problema familiar o el otro, etc. Eso, al empresario, no le importa. Recordadlo.

    También podría darse el caso de que quisieran aprovechar esta circunstancia para negociar a la baja. Es decir, para ofreceros menos de lo que inicialmente tenían pensado. ¿Injusto? Quizá, pero es que habréis puesto vuestras cartas boca arriba; y así es difícil hacer Poker.

Cómo debe entregarse una carta de presentación

Una carta de presentación, al igual que un curriculum vitae, no puede entregarse de cualquier manera. Podría crear una imagen precipitada que no os ayudaría en nada.

¿Se trata de una empresa que está en otra parte del país y que debe recibir la carta de presentación vía postal? Entonces preparad un sobre A4 reforzado con una plancha de carton rígido del mismo tamaño que los folios. De esta manera estaréis demostrando que sois cuidadosos y precavidos. También podríais mandar la carta de presentación y el curriculum en un sobre convencional, en cuyo caso tendríais que tener mucho cuidado en cómo hacéis el doblado; que parece fácil pero no lo es.

¿La empresa se encuentra cerca vuestro y podéis ir personalmente? Entonces entregad la carta de presentación junto con el currículum vitae en un forro de plástico o, si es posible, en una carpeta fina de cartón (de color plano). En la portada poned vuestro nombre y la razón de la entrega del documento. Es decir, que pongáis “Solicitud de empleo”, los documentos que van dentro y vuestro nombre y apellidos. Esto dará una imagen inmejorable al responsable de recursos humanos.

También tenéis la posibilidad de mandar la carta online, y aquí hay dos vías: empleando las páginas específicas de las empresas, donde ponen formularios concretos para esta tarea; y enviando un email. Si es el segundo caso aseguraros de que la cuenta de correo electrónico sea seria y de que no tiene un aspecto tipo “BrujItA_69@gmail.com” o “PrinCesHa_666_loLiTA@hotmail.com”.

Por cierto, mucho ojo si tenéis una cuenta de email de gmail, porque el entrevistador podría rastrearos y ver si tenéis información publicada en alguno de los servicios de Google: Google+, bogger, Youtube, etc. Configurad esto bien. Y por supuesto estad muy atentos con vuestras redes sociales convencionales, pues hay muchas probabilidades de que las escudriñen.

Artículos relacionados

Sobre el autor Jon Sainz

Programador industrial, blogger profesional y Coordinador de Contenidos de Cursos.com.

sígueme en:

Deja un comentario: