Cómo ser catedrático. Requisitos y sueldo.

Tags:

La docencia es una actividad que llama la atención de muchas personas, no en vano las facultades de magisterio están llenas de jóvenes que quieren encargarse de formar a las generaciones futuras. Pero cuando se trata de enseñanza hay diferentes puestos desde los que se puede ejercer esta función, uno de los más prestigiosos y de los más difíciles de alcanzar es el de catedrático.

catedrático

Catedrático, un término que trasciende al de maestro

Antes de entrar de lleno a ver lo que hay que hacer para tener un puesto de esto tipo conviene aclarar el término de catedrático, que en ocasiones se confunde con el de profesor o maestro, cuando en realidad no son lo mismo.

El profesor es aquella persona que se encarga de enseñar una determinada ciencia o arte, no siendo necesario que tenga una habilidad extraordinaria dentro de ese arte o ciencia que enseña. Esto lo diferencia del maestro, figura en la que sí es posible detectar una habilidad destacada en el campo de la materia que enseña.

El catedrático es en realidad un profesor, pero que ha conseguido llegar a la escala más alta en el sistema de enseñanza. En España alguien que ocupa un puesto de este tipo trabaja en una universidad o un instituto y suele combinar la labor docente con la de investigación.

Qué hace un catedrático

La labor del catedrático va más allá de dar clase. Estos profesionales combinan la impartición de clases a los estudiantes universitarios con la dirección de proyectos de investigación en su rama de estudio, pero también suelen desarrollar labores meramente administrativas o de gestión, por ejemplo encargarse de elaborar el presupuesto de su departamento.

El catedrático trabaja siempre en equipo, puesto que necesita del apoyo del resto de profesores de su departamento tanto para la labor docente como para la labor de investigación.

Entre las diversas actividades que estos profesionales llevan a cabo se pueden destacar las siguientes:

  • Preparar los cursos universitarios.
  • Realizar conferencias y supervisar las que dan los profesores que tiene a su cargo.
  • Llevar a cabo labores de investigación e incluso de recaudación de fondos para sufragar sus investigaciones.
  • Dirigir las investigaciones de otros profesores.
  • Divulgar el resultado de las investigaciones de su departamento a través de publicaciones, redacción de libros, etc.
  • Responder a las consultas de otras instituciones u organizaciones.
  • Gestionar el departamento desde un punto de vista más administrativo.

catedrático

Requisitos para ser catedrático

La enseñanza universitaria está en constante cambio y por eso también cambian los requisitos exigidos al personal docente. En 2017 la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), que depende del Ministerio de Educación, cambió los requisitos que son  exigibles para poder trabajar como profesor titular y catedrático universitario, endureciendo los mismos.

El camino para llegar a ser catedrático es largo e implica años y años de estudio y de trabajo. El primer requisito imprescindible es tener una titulación universitaria y el máster complementario de la misma. Además, el interesado/a en ser catedrático tendrá que tener un doctorado, lo que implica una nueva inversión de tiempo y dinero para la preparación y presentación de la tesis.

Con estos requisitos cumplidos se puede empezar a trabajar como profesor en una universidad pública y privada, pero el aspirante está todavía lejos de llegar a ser un catedrático.

Lo normal es empezar a trabajar en la universidad mientras se hace el doctorado, primero como ayudante y luego como ayudante doctor. Después se puede pasar a ser contratado doctor, ya con un contrato indefinido. A partir de ahí se puede optar a la oposición para convertirse en profesor titular y más tarde para llegar a ser catedrático. Pero en las oposiciones para profesor y catedrático no sólo se tienen en cuenta los conocimientos del aspirante, sino los méritos que ha ido acumulando en su carrera profesional.

Con el nuevo sistema ahora se valora más la actividad de investigación que la propia actividad docente. Esto implica que durante años los aspirantes deberán combinar su trabajo como profesores con dedicar parte de su tiempo a investigar en su campo de especialización.

Lo que se ha hecho con la reforma es subir el número de publicaciones que son necesarias para que el aspirante pueda llegar a ser catedrático. Además, el número varía en función del campo de que se trate. Por ejemplo, un aspirante a ser catedrático de física o química debe tener al menos 50 publicaciones en revistas conocidas a nivel internacional. Pero la cosa no se queda aquí, también se ha incrementado el número de publicaciones para poder llegar a ser profesor titular.

En la práctica esto implica que con el nuevo sistema se tardará más tiempo en poder llegar a obtener el puesto de catedrático. Algo que desde luego no ha gustado nada a aquellos profesionales que estaban a las puertas de conseguirlo y ahora se encuentran con que tienen que esperar unos cuantos años más para poder alcanzar su objetivo.

Eso sí, existe una pequeña vía de escape y si el aspirante tiene el 75% de las publicaciones exigidas podrá cubrir el resto con méritos complementarios como la asistencia a congresos o la participación en proyectos.

Pero no hay que olvidar que tanto el profesor titular como el catedrático son funcionarios. Esto implica que además de cumplir todos los requisitos de formación, publicaciones, etc. hay que superar con éxito el examen convocado por la universidad y tener nota suficiente como para obtener la plaza.

catedrático

Características deseables en un catedrático

Además de los méritos que se pueden acreditar de forma objetiva, quien desea ser catedrático debe tener unas ciertas características personales que le ayudarán a conseguir su objetivo:

  • Ser una persona con interés en aprender y en formarse de forma continua.
  • Capacidad para organizar el tiempo para poder atender tanto a la labor docente como a la labor de investigación.
  • Ser un buen docente. No basta con ser experto en una determinada materia, hay que saber transmitir esos conocimientos.
  • Buena capacidad de expresión oral y escrita para dar conferencias y desarrollar artículos interesantes que recojan los resultados de sus investigaciones.
  • Saber liderar equipos de trabajo y saber trabajar en equipo.
  • Debe ser una persona orientada a la gestión para sacarle el máximo partido posible a los recursos que tenga a su disposición.
  • Hay que tener capacidad de sacrificio y mucha paciencia. Llegar a ser catedrático es una carrera de fondo que exige décadas de trabajo.
  • Es necesario tener don de gentes para relacionarse con alumnos, profesores, investigadores, etc.
  • Dominar el inglés para poder hacer publicaciones para revistas de carácter internacional.

Sueldo de un catedrático

El sueldo que cobra un catedrático depende de la universidad en la que desarrolle su trabajo, también de si es una entidad pública o privada. En la universidad pública el salario medio de estos profesionales está en torno a los 72.000 € al año.

Otras alternativas profesionales

Hay muchas formas para llegar a ser profesor y dedicarse a la enseñanza sin necesidad de tener que llegar a ser catedrático. Si te gusta la docencia te recomendamos que sigas leyendo nuestros artículos sobre “Cursos de profesor de Educación Primaria. Requisitos, empleo y sueldos” y “Cursos de profesor de FP. Requisitos, empleo y sueldos”. Pero si estás seguro o segura de que lo tuyo es el trabajo en la universidad, no te pierdas nuestro artículo sobre «Cómo ser decano»

Artículos relacionados

Sobre el autor Mayka Jimenez

Experta en Derecho, marketing digital y Redes Sociales. Me encanta escribir ¡y leer!

sígueme en:

Deja un comentario: