fbpx

Oposiciones para celador del Servicio Cántabro de Salud

Tags: ,

Las oposiciones son una opción para encauzar el futuro laboral que con el paso de los años ha ido adquiriendo y ganando cada vez más adeptos en España. Ejemplo de ello, son las oposiciones a celador del Servicio Cántabro de Salud, proceso selectivo que va a ser el protagonista del presente artículo. Ciertamente las ofertas de empleo público han pasado en el territorio nacional de casi pasar inadvertidas hasta el punto de, en ocasiones, quedar plazas sin adjudicar por la falta de demanda, a, en la actualidad, presentar unos ratios muy elevados por cada vacante, lo que se ha traducido en unos procesos con mucha competencia que requieren una preparación previa muy exhaustiva por parte de los aspirantes.

Celador del Servicio Cátabro de Salud

Por lo que se refiere a las oposiciones del Servicio Cántabro de Salud, como sucede con todos los procesos del ámbito sanitario, sus convocatorias acostumbran a presentar mucha afluencia de candidatos. Esto es algo que se da por igual en todos los territorios porque la rama sanitaria es una de la que más gente arrastra de forma histórica. Aún así, dentro de los diferentes servicios de salud existen unos cuerpos que, debido a determinadas cuestiones, concentran un mayor número de candidatos. Es el caso de disciplinas como enfermería, fisioterapia, administrativo, auxiliar de enfermería, auxiliar administrativo o celador. Ciertamente los puestos de celador tienen mucha demanda.

Posiblemente el puesto de celador aglutine muchos aspirantes porque los requisitos académicos que se exigen para aspirar a una plaza son mínimos, ya que basta con tener el certificado escolar. Sin embargo, este aspecto se puede entender como un arma de doble filo porque la afluencia masiva de aspirantes en busca de una plaza provoca también que en no pocas ocasiones los responsables de los tribunales calificadores se decanten por  disponer exámenes muy exigentes movidos por el planteamiento de que las pruebas del proceso selectivo puedan actuar como una especie de filtro para dejar fuera a candidatos. Esto provoca que los interesados en alguna de las plazas de celador del Servicio Cántabro de Salud deben tener muy dominado el temario para evitar sobresaltos inesperados.

De igual manera, y como sucede en otras regiones españolas, en el caso de Cantabria los puestos de celador están muy demandados porque representan una opción real de lograr un trabajo estable, algo que no está al alcance de cualquiera en la actualidad y más desde el estallido de la crisis económica en España, un hito que muchos economistas sitúan que se produjo durante el ejercicio de 2004. El aumento de la precariedad laboral en muchos ámbitos del trabajo privado también ha contribuido a que las oposiciones se vean como auténticas oportunidades que no deben dejarse escapar. Por ello, convocatorias como la de celador del Servicio Cántabro de Salud tienen una gran aceptación de gente que anhela conseguir algún puesto de trabajo de larga duración.

Cómo ser celador del Servicio Cántabro de Salud

El trabajo de celador, como la gran mayoría de los que pertenecen al área sanitaria, requiere de una gran dosis de vocación para poder llevarlo a cabo. De entrada y sin analizar la situación con el debido detenimiento, la labor del celador puede parecer sencilla de primeras, pero lo cierto es que su trabajo se encuentra en la base de la organización que presenta un hospital, centro de salud, ambulatorio o clínica. Por ejemplo, algunas de sus tareas pasan por trasladar a aquellos enfermos que a causa de una enfermedad, intervención, lesión o cualquier otra vicisitud no se pueden mover por sí mismos.

De igual manera, es competencia de los celadores el traslado y posterior reparto de los medicamentos previa indicación expresa de un facultativo. Además, los celadores realizan otra multitud de tareas, algunas de ellas, de apoyo de índole administrativa. Resulta conveniente que los interesados en aspirar a alguna de las plazas de celador que pone en liza el Servicio Cántabro de Salud repasen las funciones de este cuerpo sanitario porque les permitirá conocer de antemano las situaciones a las que puede terminar haciendo frente si termina logrando alguna de las vacantes de la convocatoria.

En cualquier caso, el paso ineludible para acabar convirtiéndose en un celador del Servicio Cántabro de Salud pasa por aprobar y afrontar con garantías de éxito alguno de los procesos selectivos o convocatorias que se organicen. En la actualidad, se encuentra en marcha una oferta pública de empleo que trae como protagonista al presente cuerpo. En concreto, en diciembre del ejercicio 2017 el Boletín Oficial de Cantabria recogía la convocatoria de las pruebas selectivas que, en caso de superarse de forma satisfactoria, darían acceso al reparto de una de las 24 plazas de la categoría profesional de celador en las instituciones sanitarias de la región cántabra que se corresponden con la oferta de empleo público del año 2016. El sistema por el que se decidirá la adjudicación de estas 24 plazas de celador en Cantabria será el de concurso oposición. Esto significa que los aspirantes deberán hacer frente a las pruebas selectivas en cuestión y después aportar los méritos que tengan a su alcance. La media de los dos factores será lo que determine la nota final que tendrá cada aspirante. Desde enero del ejercicio 2018 se encuentra abierto el periodo para que los interesados cursen sus solicitudes para participar en la oposición de celador del Servicio Cántabro de Salud.

Celador del Servicio Cátabro de Salud

Como hemos dicho, son 24 las plazas de celador que se van a repartir. De ellas, 20 se corresponden con el turno libre. A su vez, de estas, 5 están reservadas a personas que presenten algún tipo de discapacidad siempre que lo acrediten de forma fehaciente por medio de un documento válido y que la discapacidad en cuestión sea igual o superior al 33 por ciento. De las 5 plazas para discapacitados 4 serán para aquellos que presenten alguna discapacidad intelectual y 1 para los que presenten cualquier otro tipo de discapacidad. Además, la convocatoria recoge la existencia de 4 plazas para el turno de promoción interna.

Como recogemos párrafos arriba, la selección de los aspirantes que se quedarán con las plazas se determinará por medio del sistema de concurso oposición. Ello significa que los aspirantes deberán afrontar un ejercicio a modo de examen por escrito que tendrá carácter eliminatorio y será obligatorio. Consistirá en un cuestionario tipo test de 150 preguntas que los aspirantes deberán contestar en un tiempo máximo de 85 minutos. Del total de cuestiones, 10 serán de reserva y todas presentarán 4 posibles respuestas alternativas de las que solo una será la correcta. Las preguntas que conformarán esta prueba escrita estarán relacionadas con el contenido de los temas que la convocatoria recoge como temario oficial. No obstante, hay que tener en cuenta que estos temas se estructuran por medio de bloques y las cuestiones relacionadas con el bloque A no podrán superar la quinta parte total de las preguntas que conformen el examen.

Por lo que se refiere a la fase de concurso, ésta consistirá en la valoración por parte del tribunal de los méritos aportados por los aspirantes que guarden relación con el contenido del cuerpo de celadores. El baremo por el que se medirán los distintos méritos aparece debidamente expuestos y recogidos en la convocatoria hecha pública de manera oficial por el Gobierno de Cantabria (Post relacionado «Oposiciones para celador del SERGAS»).

Requisitos para opositar al Servicio Cántabro de Salud

Celador del Servicio Cátabro de Salud

Todos los interesados en participar en el proceso selectivo para pugnar por alguna de las plazas del Servicio Cántabro de Salud deben tener presente que resulta de obligado cumplimiento una serie de requisitos sin los cuales los aspirantes no podrán formar parte de la convocatoria. Estos requisitos los candidatos deben cumplirlos escrupulosamente, como tarde, el último día que se recoja como límite para la presentación de solicitudes para participar en el proceso.

El primero de estos requisitos es ser español. Si bien es cierto que también se podrán presentar los ciudadanos que tengan la nacionalidad de alguno de los estados miembros que conforman la Unión Europea, el marido o la mujer de un ciudadano español y los hijos de estos siempre que sean menores de 21 años o que superen esta edad, pero dependen de sus progenitores económicamente. De igual manera, podrán formar parte de la convocatoria aquellos que estén bajo el ámbito de aplicación de los tratados internacionales que se encuentren consentidos por España en defensa de la libre circulación de trabajadores y que hayan sido celebrados también en el entorno de la Unión Europea.

Otro requisito a tener en cuenta es que los aspirantes deben tener el certificado escolar. Esto significa que, de acuerdo con el sistema educativo que está vigente en la actualidad en España, los candidatos deben tener aprobada la ESO, mientras que aquellos que cursaran el sistema antiguo deberán aportar el título de EGB. Además, se exige tener la capacidad funcional que resulte indispensable para afrontar de manera eficiente las funciones del puesto de trabajo. En este caso del cuerpo de celador. Asimismo, los candidatos deben tener a partir de 16 años, pero no exceder la edad de jubilación forzosa que en la actualidad se sitúa en España en los 65 años y medio.

Por otra parte, los candidatos no pueden bajo ningún concepto encontrarse separados del derecho de la prestación de servicio en el ámbito de los servicios de salud o las administraciones públicas porque así lo recoja expresamente un expediente disciplinario en los seis años anteriores a la convocatoria. En la misma línea, los aspirantes no pueden estar, para participar en la convocatoria, inhabilitados con carácter firme para llevar a cabo una responsabilidad pública. Por otra parte, tampoco podrán los aspirantes tener aprobada con anterioridad una plaza de otro cuerpo que sea de la misma categoría, lo que le otorgaría la misma condición de personal estatutario, algo que la convocatoria recoge expresamente que sería motivo de exclusión (Post relacionado «Oposiciones pra celador del SESPA»).

Ventajas de ser funcionario

Celador del Servicio Cátabro de Salud

Uno de los principales motivos que motiva a las personas a prepararse una oposición es que, si logran la plaza, obtienen un trabajo como funcionario y podrán gozar las ventajas que ello supone. Uno de los aspectos que más se tienen en cuenta es que los funcionarios se aseguran prácticamente, salvo que una sanción administrativa así lo recoja, un puesto laboral de por vida. Además, los funcionarios acostumbran a presentar unos periodos vacacionales reglados, lo que favorece sobremanera la conciliación de la vida familiar con la laboral (Post relacionado «Oposiciones para celador del SERMAS»).

Cursos de oposiciones para celador del Servicio Cántabro de Salud

Campus Training

Una de las mejores opciones que ofrece el mercado para preparar con garantías las oposiciones para celador del Servicio Cántabro de Salud es la que ofrece Campus Training. Esta academia ofrece clases en modalidad semipresencial desde la ciudad de Santander y se compromete a diseñar un plan de estudios exhaustivo y exclusivo para cada estudiante con la intención de ofrecerle una enseñanza personalizada con la que el candidato pueda lograr el máximo rendimiento de cara a las futuras pruebas selectivas (Post relacionado «Oposiciones para celador de CatSalut»).

Artículos relacionados

Sobre el autor Alberto Gomez Aviles

sígueme en:

Deja un comentario: