fbpx

¿Qué hacer para ser un chapista? Requisitos, sueldo y cursos

Si sientes una gran afición por los coches y quieres dedicarte a algo relacionado con ellos, no dudes que formarte para trabajar como chapista será una de las mejores decisiones que podrás tomar en tu vida.

chapista
¿Quieres ser chapista y dedicarte a reparar coches?

Además, no solo te permitirá acceder a un trabajo en el que estarás poniendo a punto automóviles con algún tipo de avería en la carrocería, sino que también te vendrá bien si quieres hacer cualquier modificación en tu propio coche, o en el de un amigo.

Seguro que si has llegado hasta aquí es porque te pica el gusanillo de esto de ser chapista pero quizás no tengas muy claro que has de hacer para conseguirlo. Pues no te preocupes porque has llegado al lugar apropiado.

Y antes de empezar, nos gustaría dejarte con este vídeo con el que podrás conocer el trabajo de chapa y pintura realizado en una sustitución parcial de la carrocería de un Opel Corsa:

Funciones de un chapista

Si nos preguntan por lo que hace un chapista, normalmente respondemos que se encarga de arreglar los golpes sufridos en la carrocería por un coche, ¿verdad? Pero en realidad, un chapista principalmente se encarga de evaluar, diagnosticar, reparar y/o sustituir las partes dañadas de la carrocería utilizando para ello las herramientas adecuadas.

Para ello deberá desmontar las piezas del coche necesarias para repararlas o sustituirlas por otras siempre teniendo en cuenta la calidad de la reparación y, por supuesto, el acabado final de la carrocería.

Si entramos más en detalle, un chapista se encarga de un buen número de funciones que te explicamos aquí a continuación:

  • Preparación de los materiales y los productos para la reparación.
  • Preparación, protección y embellecimiento de las superficies del vehículo.
  • Localización y diagnóstico de deformaciones en las estructuras de los vehículos.
  • Elección del método de reparación más adecuado interpretando la información técnica incluida en manuales y catálogos.
  • Reparación de elementos metálicos y sintéticos de la carrocería.
  • Realización del mantenimiento de primer nivel en máquinas y equipos.
  • Sustitución y ajuste de elementos que forman parte de la carrocería del vehículo, mediante uniones fijas o desmontables.
  • Reparación de deformaciones de elementos fijos estructurales de la carrocería.
  • Realización de presupuestos para peritaciones.
  • Elaboración de presupuestos para las compañías y clientes particulares.
  • Habitualmente también pinta las carrocerías reparadas.
chapista
¿Te gustaría reparar la carrocería de tu propio coche? Hazte chapista.

Perfil de un chapista

Después de leer todo lo que hace un chapista en su día a día, ya te estarás haciendo a la idea de que cualquiera no vale para este oficio, ¿no? Pues bien, para que sepas qué aptitudes debe presentar este profesional, te dejamos a continuación con las características de su perfil:

  • Capacidad de planificación y gestión de tiempos.
  • Disponer de grandes habilidades manuales y buena coordinación ocular.
  • Tener conocimientos de informática a nivel usuario.
  • Ser preciso en el trabajo, y prestar atención especial a los detalles.
  • Tener pasión por trabajos físicos y estar físicamente en forma.
  • Ser ordenado y limpio.
  • Saber manejar y conservar maquinaria e instrumentos.
  • Tener conocimientos sobre prevención de riesgos, seguridad e higiene.
  • Disponer de capacidad de atención y concentración.
  • Tener capacidad para interpretar instrucciones escritas e información técnica.
  • Disponer de habilidades de comunicación a la hora de hablar con los clientes y/o las compañías.
  • Saber trabajar en equipo tanto con los compañeros como con los superiores.

Para que conozcas un poco mejor qué es lo que hace un chapista en su puesto de trabajo, te dejamos este vídeo en el que puedes a un profesional en un taller de chapa y pintura:

Requisitos para ser un chapista

Quizás conozcas a alguien que actualmente es chapista y entró a trabajar en su día sin tener ningún tipo de formación. Aunque esto era habitual hace años, hoy en día ya no es así, puesto que se te va a requerir una formación mínima, aunque ya sabes, cuanta más tengas, más opciones a encontrar un buen trabajo con un mejor sueldo, ¿no crees?

El requisito básico e ideal para que puedas trabajar de chapista es cursar y superar el Ciclo Formativo de Grado Medio en Carrocería, lo que te reportaría tener una titulación oficial y poder así acceder más fácilmente al mundo laboral.

Este Ciclo tiene una duración de 2.000 horas y tendrás que estudiar diversos módulos con los que aprenderás el mecanizado básico, el embellecimiento de superficies, los elementos estructurales del automóvil o cuáles son los elementos metálicos y sintéticos.

Eso sí, tendrás que cumplir con alguno de estos requisitos para que puedas cursar este Grado:

  • Tener el título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria (ESO)
  • Tener un Título Profesional Básico (Formación Profesional Básica).
  • Tener un título de Técnico o de Técnico Auxiliar o equivalente.
  • Haber superado el segundo curso del Bachillerato Unificado y Polivalente (BUP).
  • Haber superado la prueba de acceso a la Universidad para mayores de 25 años.
  • Acceder mediante prueba.

En el caso de no estar en posesión de ninguna de estas titulaciones y no quieres ponerte a ello ahora, siempre podrás realizar el Grado de Formación Profesional Básica de “Título Profesional Básico en Mantenimiento de Vehículos” que te preparará para ser chapista.

Por otro lado, en el caso de superar el Grado Medio, no solo podrás trabajar de chapista, sino que también te permitirá acceder a una formación superior como es el Grado de Formación Profesional Superior de “Técnico Superior en Automoción”, que te abrirá las puertas incluso para llegar a la universidad.

chapista
¿Quieres trabajar en un taller y disfrutar reparando vehículos?

Salidas profesional de un chapista

Ser chapista te va a permitir elegir por dos caminos: hacerte autónomo y ser tu propio jefe, para lo cual tendrás que montar un taller, o trabajar como empleado en alguno que ya esté establecido.

Normalmente, un chapista suele trabajar en el sector de la carrocería de las industrias de construcción y mantenimiento de vehículos, o lo que es lo mismo, en el típico taller de toda la vida.

Pero también puede acabar trabajando en otras áreas donde se realicen transformaciones de carrocerías, trabajos de chapa y reparación de elementos de fibra y compuestos y pintura, tato de vehículos ligeros como pesados.

En el vídeo que te dejamos a continuación podrás conocer algunos trucos para ser buen chapista de parte de un oficial de chapa y pintura:

Sueldo de un chapista

Como ya te imaginarás, el sueldo de un chapista variará en función de muchísimos factores, como la antigüedad y la experiencia, el prestigio del taller donde se trabaje o el tipo de contrato que se firme.

En líneas generales, un chapista suele cobrar entre unos 16.000€ brutos anuales y los 19.000€, lo que le supone un sueldo de unos 1.000€ netos al mes. Con el tiempo, la experiencia y la formación complementaria podrá llegar a cobrar 21.000€ brutos al año. Los mejores chapistas llegan incluso a cobrar hasta 34.000€.

Cursos para ser un chapista

Ya te hemos hablado de la importancia de la formación a la hora de, no solo conseguir trabajo, sino también de mejorar tanto profesional como personalmente, ¿no? Pues para que no nos digas que no te hemos echado una mano en tu carrera formativa, te dejamos a continuación los mejores cursos para ser un chapista.

Artículos relacionados

Sobre el autor Carlos Póstigo

Psicólogo especializado en desarrollo personal. Formador y escritor de temática psicológica y de crecimiento personal.

sígueme en:

Deja un comentario: