Cirujanos: ¿cuánto cobran?¿qué tienen que estudiar?

Tags:

[Total:0    Promedio:0/5]

La medicina es una de las ciencias que abriga una mayor cantidad de profesiones. Esto es así porque el ámbito sanitario es muy rico en disciplinas laborales y por eso los trabajadores de la medicina son muy variados. Si alguna vez te has preguntado cómo ser cirujano en este artículo vamos a repasar todas las claves de este puesto laboral. Ciertamente el trabajo como cirujano es uno de los más importantes de la medicina porque estos profesionales actúan en situaciones de riesgo en las que su participación es realmente importante para el devenir del paciente que se pone en sus manos. Por eso, muchos expertos señalan de los cirujanos que, más que tener un trabajo, acaban asumiendo una forma de vivir concreta. Esto es así porque la función del cirujano, como veremos en el presente artículo, es vital en muchas ocasiones (Post relacionado “Cómo ser anestesista. Requisitos, sueldo y cursos”).

Cirujano

Luvqs/Pixabay

¿Qué hace un cirujano en el día a día?

Los cirujanos son aquellos trabajadores del ámbito sanitario que tienen como principal cometido la intervención quirúrgica de pacientes, pero sus funciones trascienden estos cometidos puesto que también es habitual que los cirujanos se encarguen, por ejemplo, al margen de operar, de otras cuestiones como conversar con sus pacientes con el objetivo de tranquilizarlo detallándole el por qué es necesaria la operación a la que se va a tener que someter sin olvidar el detalle de los riesgos que puede suponer la intervención y los resultados y expectativas de mejora que existen si la operación de salda de manera positiva.

Por otra parte, los cirujanos también tienen entre sus cometidos la dirección y organización de los cuidados que el paciente, después de ser intervenido, requiere para seguir avanzando. Lo más normal es que los cirujanos se especialicen a lo largo de su formación académica siendo una de las especialidades posibles la cirugía general.

El lugar de trabajo de los cirujanos es el hospital. En su día a día estos profesionales emplean un gran número de equipos e instrumentos y ponen en práctica grandes dosis de habilidad manual. Asimismo, deben aplicar el conocimiento que han atesorado durante su etapa de formación en disciplinas como la fisiología, la anatomía y la patología. Por lo respecta a su relación con el paciente, lo normal es que el primer contacto entre ambos sea una vez que el médico de medicina general haya derivado al paciente al especialista. Será entonces cuando el cirujano tendrá como misión elaborar el diagnóstico al problema en cuestión que presente el paciente y proponga el método más aconsejable que brinda la cirugía para solucionarlo.

Más allá de la intervención en el quirófano, los cirujanos también invierten sus horas de trabajo en otros lugares como salas de visita y consultorios, sitios en los que tendrá contacto con los pacientes y sus familiares para explicar los pormenores de la intervención realizada o que se va a llevar a cabo. En este punto, conviene aclarar que lo más habitual es que el cirujano se encargue de detallar lo que está previsto que suceda durante la operación y los riesgos que puede suponer, así como las posibilidades de éxito y el periodo de recuperación previsto. Todas estas cuestiones contribuyen a generar un clima de confianza en el entorno del paciente que puede resultar muy beneficioso para su correcto tratamiento.

La intervención específica que realice un cirujano vendrá claramente determinada por la especialidad en concreto que presente el profesional. Como hemos señalado con anterioridad, existe la cirugía general, pero también hay otras concretas. Son los casos de la neurocirugía, que se encarga de intervenciones en el cerebro; la urología, que tiene como objeto las vías urinarias, la cirugía cardiotorácica, que se encarga del corazón y los pulmones; la cirugía traumatológica y ortopédica, que pone el foco en los huesos y las articulaciones; la cirugía oral y maxilofacial, para cabeza, cuello y cara; la cirugía pediátrica, en el caso de intervenciones en niños; la cirugía otorrinolaringología, para operaciones de oído, garganta y nariz; y la cirugía plástica, que tiene como objeto hacer operaciones en la piel y en casos en los que se requiere la reconstrucción de huesos.

Los cirujanos también desempeñan una labor de docencia mientras realizan operaciones en el quirófano. De esta manera pueden enseñar a otros médicos algunos procedimientos o técnicas quirúrgicas que están llevando a cabo. Durante una operación los cirujanos se encuentran acompañados de un equipo de profesionales integrado por otros compañeros como pueden ser perfusionistas, que tienen como objetivo el control del equipo de soporte vital; anestesistas y otros profesionales que proporcionan al cirujano el equipo y los instrumentos necesarios para realizar con éxito la operación.

Al margen de en el quirófano, los cirujanos también trabajan en la consulta. Será en este lugar en el que determinan la urgencia de los casos derivados por los médicos de cabecera y donde realicen tareas de organización administrativa. Otro aspecto importante de la profesión del cirujano es el que tiene que ver con la investigación porque le permite estar al día de las nuevas innovaciones que van surgiendo. Por otra parte, puede dar conferencias sobre temas concretos e , incluso, redactar artículos para revistas médicas especializadas. En el trabajo del cirujano tampoco conviene olvidar las guardias. En estos casos se puede ver en la vicisitud de tener que acometer intervenciones de emergencia (Post relacionado “Como ser biólogo. Requisitos, sueldo y cursos”).

Requisitos para ser cirujano

Cirujano

Rawpixel /Pixabay

El requisito principal que se debe cumplir para ser cirujano pasa por la formación. El primer paso es aprobar el grado de medicina, que consta de 360 créditos y presenta una duración de 6 años. Después, los estudiantes deben hacer frente a la especialidad. En el caso de cirugía, tiene una duración de 5 años. Es lo que se conoce comúnmente como el MIR (Médico Interno Residente). Abre la puerta a la firma de un contrato de prácticas. Se trata de una convocatoria anual en la que el expediente académico del alumno influye un 10 por ciento en la nota final y los conocimientos demostrados en el examen influyen en un 90 por ciento.

Una vez completado el periodo de residencia, lo más habitual en España es que los cirujanos puedan permanecer en el puesto en el que han llevado a cabo la residencia. Esto sucede en un 95 por ciento de los casos, según los datos que obran en poder del Ministerio de Sanidad. En caso contrario, los cirujanos tienen la posibilidad de formar parte de una bolsa de trabajo sobre su especialidad de la que pueden ser requeridos para trabajar en un futuro.

¿Cuánto cobra un cirujano en España?

Cirujano

Stevepv/Pixabay

El sueldo medio bruto de un cirujano en España se desenvuelve en una horquilla que oscila entre los 56.000 y los 65.000 euros brutos anuales, lo que significa que, repartidas estas cantidades en 14 pagas, que es lo habitual, arroja un sueldo bruto mensual de entre 4.000 y 4.652 euros para los cirujanos españoles.

Cursos de cirugía

Cirujano

Geralt /Pixabay

Euroinnova

Uno de los cursos de cirugía más interesantes que existen en España es el que pone en el mercado Euroinnova Business School bajo el título “Máster de Actualización Profesional para Médicos en Cirugía”. Tiene un precio de 1.970 euros y se imparte en modalidad online. Ofrece a sus alumnos 1.250 horas que se reparten a lo largo de 12 meses de clases.

ESNECA

Otro curso de interés es el que organiza ESNECA Business School. Recibe el nombre de “Máster en Cirugía Pediátrica” y tiene un precio de 2.380 euros. Se trata de una enseñanza netamente online con una duración de 600 horas. Las fechas para la realización del curso las puede pactar el estudiante con la organización previamente al inicio de las clases.

Sobre el autor Alberto Gomez Aviles

sígueme en:

Deja un comentario: