Si buscas Coach que sea bueno. Diferencias entre Coach profesional y otros.

Tags:

Si estás pensando en hacer un proceso de Coaching y estás buscando un Coach me gustaría darte algunos consejos o, por lo menos, que tengas información sobre cómo debe ser un buen Coach, así podrás elegir el que mejor te pueda ayudar.

Un buen Coach te ayudará a que tú mejores

Un buen Coach te ayudará a que tú mejores

Lo primero que debes saber es que el Coaching no es una profesión regulada, como son otras como los abogados, médicos, etc. Estás últimas tienen unos colegios a los que hay que adscribirse y que exigen ciertas competencias, estudios o títulos para hacerlo. De esa manera si vas a ver a un abogado, estará colegiado, lo que te garantiza que ha estudiado la licenciatura de derecho y ha cumplido con los requisitos de colegiación. Es más, al estar colegiado esta obligado a cumplir ciertas normas como puede ser la ética. Pero como decía más arriba, el Coaching no está regulado, por lo que “cualquiera” puede decir que es Coach y ofrecer sus servicios, lo que puede ser peligroso o contraproducente si estás buscando uno que te ayude a lograr tus metas.

¿Cómo identificar a un Coach de verdad?

Lo primero que te aconsejo es que le preguntes por su trayectoria: dónde ha estudiado, su experiencia, si tiene alguna certificación o cualquier cosa más que pueda contarte. Por ejemplo, yo como Coach, he estudiado un programa acreditado por la ICF (International Coaching Federation), con más de 400 horas de estudio, además me he acreditado en esta organización en el nivel PCC (lo que implica más de 500 horas de práctica de Coaching). Si me preguntan puedo poner ejemplos de casos reales (siempre guardando la confidencialidad por supuesto). Los Coaches que nos tomamos esto en serio entramos a formar parte en asociaciones o federaciones como la ICF que vienen a “sustituir” lo que los colegios profesionales aportan en otros casos: una exigencias de formación y práctica, seguir una ética concreta y unas normas.

Además de lo anterior, ¿cómo puedo saber si es un buen Coach?

Aunque ser podría hacer una lista muy larga, voy a destacar lo que a mi entender son las características más importantes.

La importancia de un buen Coach

La importancia de un buen Coach

  1. Un Coach no te dice lo que tienes o debes hacer. Pongo esta la primera porque quizás la palabra Coach esté muy de moda y se usa incorrectamente. Vemos en la TV por ejemplo, los Coaches de algunos programas que enseñan a sus concursantes algo. Pues NO, un Coach no es un entrenador, no es un asesor, no es un asesor…un Coach de verdad no te va a decir nunca lo que tienes que hacer, te va ayudar a descubrirlo por ti mismo. Esto es hace que lo que hagas sea lo que quieres y lo mejor para ti, es una de las grandes ventajas del Coaching de verdad.

 

  1. Un Coach no juzga. Al escuchar, algo que raramente se consigue. Hay pocas personas capaces de mantener una conversación y observar la realidad sin emitir juicios de valor y respetando al máximo la individualidad del interlocutor. Cuando se consigue, es sorprendente cómo la otra persona se abre. En muchos casos, el Coach sabrá en poco tiempo más que muchos amigos y familiares a los que se conoce desde hace años.

 

  1. Un Coach no impone. La soberbia de algunos asesores personales que se sienten protagonistas del proceso merma las posibilidades de mejora del pupilo. El buen Coach no va a dirigir la conversación o el proceso, va a dejar que sea el Coachee (el que recibe el Coaching) el que defina este.

 

  1. Un Coach no genera dependencias. Durante el proceso el buen coach trabaja para ser prescindible. A medida que avanza la relación intenta dar pasos al costado para que el Coachee camine por sí solo sin necesidad de ningún bastón. Incluso, el buen Coach de verdad, intenta que asimiles la metodología que se sigue para que puedas aplicarla a otras situaciones de tu vida.

 

  1. Un Coach sabe de personas. Es importante poseer una sólida formación teórica y práctica sobre el ser humano. El coach debe saber de emociones, sentimientos –propios y colectivos–, miedos, necesidades y motivaciones humanas, entre otros aspectos, sabiendo, en todo caso, que de personas nunca se sabe lo suficiente y uno nunca deja de aprender.

 

  1. Un Coach sabe de la vida. El Coaching tiene una parte técnica que tiene que ver con el método, las herramientas, los procesos y los principios que lo inspiran. Eso se puede aprender en un curso o máster, pero hay algo imposible de adquirir en un aula: la experiencia vital; algo que facilita enormemente la empatía para situarse en el lugar del otro. Los Coaches se pueden especializar en algunos ámbitos o sectores de la vida, se puede pensar que es fundamental ir a un Coach de nutrición por ejemplo para adelgazar, pero un Coach no necesita saber de un aspecto concreto. El buen Coach sabe a través del Coachee y puede hacer Coaching sobre cualquier tema.
Cualidades de un buen Coach

Cualidades de un buen Coach

  1. Un Coach es íntegro. El Coach debe ser una persona que inspire confianza, creíble por su trayectoria e íntegro en sus filosofía y comportamientos. Es imposible calar en los demás cuando uno es incapaz de vivir por sí mismo lo que transmite. El coach debe actuar en todo momento con coherencia, con un comportamiento que responda a unos principios objetivos y valiosos.

 

  1. Un Coach es benevolente. Del latín bene-volere, querer el bien. Algunos han hecho del Coaching un mero negocio. El verdadero Coach cree en el “ser humano”, en sus posibilidades, en su potencial… más allá de la facturación. Si a uno le resulta indiferente el otro, poco hará por él. Le dará igual que escoja un camino u otro, que sea bueno o malo, que conduzca a lo justo o lo injusto… La relación Coach-Coachee va más allá de un mero acuerdo mercantil entre dos partes.

 

  1. Un Coach es sincero. Negar o disfrazar la realidad es el mayor enemigo en cualquier proceso de crecimiento y desarrollo personal. Las excusas, culpas, quejas… son propias de aquellos que no están dispuestos a afrontar la realidad. Tanto el Coach como el Coachee deben ser muy sinceros; el primero para dibujar el punto de partida (dónde se está y las posibilidades de mejora); el segundo para aceptar esa realidad y asumir el reto del cambio. Ser sincero implica ser exigente, que no tiene nada que ver con formas bruscas de decir las cosas alejadas de toda asertividad.

 

  1. Un Coach es optimista y paciente. Todo proceso de mejora exige adoptar una actitud positiva para no venirse abajo cuando las recaídas, que son inevitables, ocurran. Al mismo tiempo es importante celebrar cada pequeño logro que sirve de estímulo para seguir avanzando y luchando por nuevas metas. No se siembra hoy y se recoge mañana, sino que entre uno y otro periodo hay fases de sequía. Insuflar ánimo, ilusión y entusiasmo, son rasgos que definen al buen coach.

Y una vez sabido todo esto, ¿cómo me aseguro que es un buen Coach para mi?

Mi recomendación es que llames/busques a más de un Coach y tengáis una primera conversación o entrevista donde, además de enterarte de todo lo anterior, puedas ver si te encuentras a gusto, si se genera un espacio de confianza donde podrás abrirte y aprovechar el Coaching al máximo. Si es así, ¡ese es tu Coach!

Busca y elige el mejor Coach para ti

Busca y elige el mejor Coach para ti

Artículos relacionados

Sobre el autor Pablo Gilsanz Martin

Soy un Coach profesional certificado por la ICF, de nivel PCC. Mi trayectoria ha seguido un perfil orientado a las nuevas tendencias de gestión de negocio y comunicación que aúna competencias de negocio, creativas, conocimientos técnicos y de Coaching. Soy autodidacta, abierto, con gran capacidad de aprendizaje, empático, creativo, resolutivo, facilitador, analítico y Coach. Mi trayectoria profesional empezó en empresas multinacionales de telecomunicaciones y publicidad, donde el marketing es el epicentro de la empresa, me han hecho adquirir conocimientos de todos los ámbitos de negocio (comunicación, nuevos productos, ventas, captación, fidelización, producción, legal, compras, trade, alianzas, desarrollo de negocio…) con especial énfasis en todo lo relacionado con el mundo On line y de nuevas tecnologías. Esta experiencia, completada con mi formación en Coaching, hace que tenga una visión y un conocimiento completo en el ciclo de vida de cualquier proyecto y gestión del mismo y de sus integrantes. Todo esto, además de mi experiencia vital, hace que mi nivel de empatía, capacidad de abstracción, comprensión y demás cualidades de un Coach estén optimizadas para acompañar a las personas a sacar todo su potencial y conseguir sus objetivos y mejoras.

sígueme en:

Deja un comentario: