fbpx

Requisitos para ser conductor de ambulancias. Cursos, trabajo y sueldos

Tags:

Cuando hay una emergencia todo el mundo tiende a pensar en los bomberos, en la policía o en los médicos, si es que la emergencia es de carácter sanitario; pero, ¿qué pasaría si estos últimos no pudieran llegar a tiempo? Que de poco serviría su asistencia, ¿verdad? De ahí que la profesión de conductor de ambulancias sea crucial en aquellos momentos en los que no hay tiempo para andar dudando sobre las mejores vías para llegar al hospital. Por esa razón en esta ocasión vamos a ver cuáles son los requisitos para trabajar como conductor de ambulancias, una profesión que está en auge y que no presenta prácticamente tasas de desempleo.

conductor de ambulancias

Permisos y formación requeridos

Hasta hace bien poco había muchas dudas acerca de qué es lo que tenían que hacer dentro del ámbito sanitario para designar al conductor de ambulancias, pues no había una reglamentación clara y cada uno venía a hacer lo que considerara según le daba el viento. Razón por la cual recientemente la administración ha atado los cabos y ha establecido, de manera clara, los requisitos esenciales:

  1. Carnet tipo B

    Anteriormente para conducir vehículos de uso público (como las ambulancias) hacía falta estar en posesión del carnet “BTP”, un certificado que podía conseguirse con apenas un examen teórico si se estaba en posesión del carnet de coches, el “B”.

    Pues bien, el asunto es que desde el 1 de enero de 2016 ya no hay necesidad de pasar por el mencionado control, pues el “BTP” ha desaparecido. Ahora bastará con estar en posesión del carnet “B” para llevar ambulancias de emergencias AEB o AEA, de transporte de pacientes (ATS) y unidades móviles de psiquiatría o respuesta rápida (siempre y cuando el vehículo en cuestión no supere los 3.500 kg y las 9 plazas).

  2. Técnico en Transporte y Emergencias sanitarias

    No obstante la parte más importante entre los requisitos para ser conductor de ambulancias pasa por la formación reglada necesaria, pues desde 2006 todos los profesionales que vayan a ponerse al volante de un vehículo de emergencia sanitario deben estar en posesión del título de “Técnico en Transporte y Emergencias sanitarias”. Un Ciclo Formativo de Grado Medio que a lo largo de las 2.000 horas que componen la formación ofrece al alumno la posibilidad de adquirir conocimientos básicos de mecánica, de logística sanitaria, de patologías habituales, de apoyo psicológico y mucho más.

    Este ciclo formativo se imparte en determinados centros de Formación Profesional repartidos por la geografía española y en puntos sanitarios especializados como los de Cruz Roja o SAMU. Y en cuanto a los requisitos para acceder, los comunes a este nivel formativo: mínimo graduado en ESO y 16 años de edad.

Estos son los requisitos básicos para convertirse en conductor de ambulancias, sí, pero no los únicos. Resulta que más allá de la formación y de los permisos hay que tener varias habilidades natas que son complejas de aprender.

Habilidades necesarias para conducir ambulancias

  1. Habilidades al volante

    Un conductor de ambulancias debe ser hábil al volante, pues tendrá que ser capaz de pilotar a velocidades elevadas esquivando el tráfico y tomando en ocasiones caminos y vías con dificultades añadidas (por ejemplo pueden saltarse la normativa de tráfico si están en servicio de emergencia, lo que supone una complicación añadida).

  2. Agilidad mental

    No es fácil conducir una ambulancia a toda velocidad entre las calles de una ciudad con una persona en estado crítico en la parte de atrás. De ahí que un conductor de ambulancias deba ser capaz de encontrar la ruta más veloz y de solventar de manera rápida los problemas que pueda encontrarse en la carretera o con el propio vehículo (atascos en la vía, averías, mala climatología, etc.). En definitiva tiene que pensar rápido teniendo siempre un “plan B” por el que optar.

  3. Tacto

    Si bien el conductor de ambulancias irá acompañado por enfermeros y/o médicos, en no pocas ocasiones tendrá que entrar en contacto directo con los pacientes y sus familiares. Tendrá que tranquilizarles y hacer frente a una situación que puede ser muy desagradable. Tendrá que tener educación, empatía y capacidad de calmar a quienes tenga a su alrededor; y obviamente sin ponerse nervioso, llorar o perder los estribos.

  4. Nervios de hierro, la clave del conductor de ambulancias

    Las situaciones que se viven dentro de una ambulancia pueden ser críticas, y por ello hay que tener los nervios muy controlados para no desesperarse. En el caso de los conductores, que viven todo esto día tras día, es especialmente importante no perder la calma, pues son quienes tienen en sus manos la seguridad de todos los tripulantes de la ambulancia. Un ataque de nervios o una perdida de concentración podría desencadenar un accidente que complique todo enormemente.

  5. Estómago

    A veces los heridos que se llevan en una ambulancia han sufrido una rotura, un esguince, un infarto o un desmayo; pero en otras ocasiones han podido sufrir mutilaciones, desgarros, quemaduras y cosas mucho peores. Su tratamiento es responsabilidad del médico de la unidad, pero el conductor habrá de ver todo y colaborar cuando se le requiera. Eso por no hablar de que es el encargado de mantener la limpieza del vehículo. Así pues hay que tener mucho estómago para no desmayarse.

  6. Organización

    Los instrumentos e insumos médicos deben estar siempre perfectamente organizados, pues son clave en momentos críticos. Esto es responsabilidad del conductor de ambulancias, quien tendrá que reponer, limpiar y organizar la mecánica preventiva cuando no esté la unidad en servicio.

Trabajo y salario

El horario en este oficio dependerá mucho de la empresa para la que se trabaje, pero en general, al estar enmarcado en el ámbito sanitario, tened en cuenta que tendréis que hacer guardias de 24 horas de manera frecuente con jornadas efectivas de 8 o 10 horas.

En cuanto al salario, lo mismo, dependerá de la empresa. No obstante ronda de media los 1.500 euros netos mensuales.

Conductor de ambulancias de criogenización

Estamos acostumbrados a ver el ir y venir de las ambulancias por la calle, en los hospitales y demás, pero, ¿qué hay de las ambulancias de criogenización? Y que conste que no os estoy hablando de ciencia ficción, pues resulta que existen clínicas y profesionales sanitarios especializados en la criogenización de cadáveres (ej. ALCOR). Para quienes andéis perdidos con este asunto os explico un poco.

Probablemente habréis escuchando el mito de que Walt Disney, fundador de la compañía que lleva su nombre, fue congelado justo antes de morir, ¿verdad? Pues de esto mismo trata la criogenización. Eso sí, el señor Disney jamás fue criogenizado, pues su cuerpo descansa en Glendale, California (EEUU).

La técnica de la criogenización consiste en congelar en nitrógeno líquido los cuerpos recién fallecidos para que la medicina del futuro pueda tratar la enfermedad que causó la muerte; un proceso que debe comenzarse justo después de la firma del certificado de defunción. Y como os podréis imaginar en estos casos la logística es vital, pues cada minuto cuenta; punto donde entra en acción el conductor de ambulancias. Encargado de trasladar el cuerpo al centro de criogenización.

Por el momento es algo que en España no está implantado, pero que en cambio sí se espera que lo esté en un futuro no muy lejano. De hecho en otros países ya hay infraestructuras incipientes

Artículos relacionados

Sobre el autor Jon Sainz

Programador industrial, blogger profesional y Coordinador de Contenidos de Cursos.com.

sígueme en:

Deja un comentario: