¿Cuáles son las consecuencias del Brexit para la economía española?

Tags:

El 23 de junio del pasado año (2.016) los ciudadanos del Reino Unido resolvieron en las urnas dejar de formar parte de la Unión Europea (UE). Del desconcierto general internacional que provocó tal decisión se pasó a la incertidumbre y, de ahí, a la elaboración de distintos estudios analíticos. El objetivo de estos análisis ha sido el de extraer conclusiones con las que poder minimizar los previsibles efectos de la salida del Reino Unido de la confederación europea. En el caso de España las preguntas recurrentes son: ¿cuáles pueden ser las consecuencias del Brexit para la economía del país?, ¿qué repercusiones directas tendrá sobre las diferentes Comunidades Autónomas? y ¿a qué sectores afectará o beneficiará el Brexit?

permanencia deEjemplo de la papeleta usada en Reino Unido para la consulta sobre la permanencia en la Unión Europea.

Papeleta usada en el referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea.

Informe del Gobierno de España sobre las consecuencias del Brexit

Según un informe interno del Gobierno de España dirigido a la Comisión Interministerial creada para el seguimiento del proceso de separación del Reino Unido de la UE, hecho público por distintos medios de comunicación, las consecuencias del Brexit para España son negativas.

El informe, firmado por la Representación Permanente de España ante la UE, alerta a la Comisión presidida por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, de que el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) caerá entre dos y cuatro décimas, es decir, entre 2.000 millones y 4.000 millones de euros.

Según este mismo informe el Gobierno de España deberá incrementar su aportación al presupuesto general de la UE en aproximadamente 888 millones de euros. El aumento de inversión por parte de los países socios no parece, a priori, que sirva para compensar la pérdida del capital británico en las arcas europeas (en los presupuestos del año 2.015 la aportación de Reino Unido fue de 12,57%). En este sentido, los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER) destinados a la Ciudad Autónoma de Melilla y la región de Murcia podrían verse afectados.

El informe tampoco deja fuera de los malos presagios de las consecuencias del Brexit a grandes compañías españolas, como Telefónica, Iberdrola y el Banco Santander. Todas ellas mantienen con Reino Unido una relación económica importante a nivel de ingresos. Así, el 30% de los ingresos totales de Telefónica procede del mercado británico. En el caso de Iberdrola la cifra es del 14%. Y, por último, el Banco Santander obtiene del mercado británico un 12% de ingresos.

El informe dirigido a la Comisión Interministerial identifica, además, los sectores de la economía española más vulnerables a la hora de sufrir de un modo más significativo las consecuencias del Brexit. Son el sector turístico, el sector alimenticio, la industria farmacéutica y el sector del automóvil. La estimación aproximada de la caída de las exportaciones en estos sectores oscila entre los 500 millones de euros y los 1000 millones de euros.

Banderas de Reino Unido y Unión europea que aún permanecen juntas

Reino Unido y Unión Europea. Fuente: Daniel Leal-Olivas (AFP)

Cuando el informe se hizo público y reveló todos estos datos de marcado carácter negativo para la economía española, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quiso quitar hierro al asunto afirmando que “no hay que dramatizar” y que lo más consecuente es iniciar un período de negociación con Reino Unido que permita llegar a acuerdos que beneficien a ambas partes.

Llegados a este punto cabe preguntarse qué estimaciones o valoraciones son las que más se ajustan a la realidad de las consecuencias del Brexit para España. Para poder responder a esto es necesario realizar un análisis más profundo, diferenciando entre intercambios comerciales bilaterales, Comunidades Autónomas, sectores de la economía y cuestiones ciudadanas.

Consecuencias del Brexit respecto a sectores de la economía e intercambios bilaterales

El Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) califica las relaciones bilaterales entre España y Reino Unido como “fluidas, intensas y positivas para nuestro país”, y reconoce que “a la espera de que se inicie el proceso formal de salida de Reino Unido de la UE, las relaciones están determinadas por el hecho de la pertenencia de ambos países a la UE”. España mantiene con Reino Unido acuerdos en cuestiones de Seguridad Social, Sanidad, Justicia y Fiscalidad.

Si las relaciones institucionales se pueden definir como «fluidas y positivas», las relaciones comerciales se pueden considerar como beneficiosas para España, en un sentido literal. Reino Unido se situó en el año 2.016 en el cuarto puesto de los países receptores de productos españoles, con un superávit de 7.968 millones de euros a favor de España, según los datos del ICEX. En materia de inversión económica, Reino Unido fue el segundo país que más inversión española recibió en el año 2.014, último año en el que existen registros de este flujo de inversión. En ese mismo año, Reino Unido fue el tercer inversor más fuerte en España, según el ICEX.

Como ya se ha citado en este artículo, en referencia al informe de la Comisión Interministerial, los sectores de la economía española que más acusarían las consecuencias del Brexit son el sector turístico, el del automóvil, la industria farmacéutica y el sector alimenticio.

Dejando de lado los supuestos planteados por este informe, otras fuentes recalcan que estos no son los únicos sectores que sufrirán negativamente las consecuencias del Brexit. En este sentido, y de acuerdo con los datos referidos por el Colegio de Registradores de España, el sector inmobiliario también se resentiría de la decisión británica de abandonar la UE.

Un británico celebra la victoria del "Brexit" en el referéndum de junio. Las dos banderas, la británica la de la Unión Europea, como símbolo de la separación.

Un británico celebra la victoria del «Brexit» en el referéndum de junio. Fuente: Hannah Mckay (EFE).

Turismo: La pronosticada devaluación de la libra esterlina implicará una disminución del poder adquisitivo de los británicos, hecho que repercutirá, entre otros, en el turismo. Se hará notable en el descenso del gasto medio y la duración de los periodos vacacionales de los británicos en España. En el año 2.015 llegaron a España 15,5 millones de turistas británicos. Sus gastos generaron en la economía española unos beneficios de 14.507 millones de euros.

Sector inmobiliario: Por la misma razón que en el sector turístico, la devaluación de la libra esterlina, con la consecuente disminución de la capacidad económica de los británicos, hará que caigan las compras de viviendas en territorio español. Los compradores de Reino Unido encabezan la lista de extranjeros que adquieren una vivienda en España, con un 21% del total, según los datos  del Colegio de Registradores.

Industria farmacéutica: Según los datos avanzados por el ICEX del año 2.016, España exportó a Reino Unido un total de 520,9 millones de euros en productos farmacéuticos. Las importaciones, o productos farmacéuticos, que llegaron a España desde el Reino Unido ascendieron a 830,8 millones de euros. Las consecuencias del Brexit en este ámbito se derivarán de los tipos de acuerdos comerciales que alcancen ambos países cuando esta separación se haga efectiva.

Sector automovilístico: Las consecuencias del Brexit para este sector serán el resultado de los acuerdos contraidos por ambos países en materia de comercio exterior, al igual que con la industria farmacéutica. Según los datos avanzados por el ICEX de la balanza de pagos correspondiente al año 2.016, las exportaciones españolas de automóviles a Reino Unido fueron de 5.735,3 millones de euros. Y de Reino Unido a España fueron de 2.098,6 millones de euros. Gracias a estas cifras el sector automovilístico lidera el ranking de importaciones y exportaciones entre los dos países.

Sector alimenticio: Constituye otro de los pilares de las exportaciones españolas a Reino Unido. La suma de las frutas, frutos, legumbres y hortalizas sin conservar que el mercado británico recibió de España durante el año 2.016 asciende a un total de 1.921,6 millones de euros, solo por debajo del sector del automóvil. La cifra es muy significativa si se compara con la del gasto que España hizo en cuestiones alimenticias en el mercado británico: 310,8 millones de euros, según datos del ICEX, en bebidas de todo tipo, excepto zumos. Las consecuencias del Brexit en este sector dependerán, una vez más, de los acuerdos que ratifiquen los representantes de ambos países.

LA caída del turismo será un ade las principales consecuencias del Brexit para España

Imagen representativa del turismo, Brexit, España y UE.

Consecuencias del Brexit respecto a las Comunidades Autónomas

Las relaciones comerciales entre España y Reino Unido y la importancia de unos sectores productivos de la economía frente a otros determinan qué Comunidades Autónomas españolas son más vulnerables a sufrir las consecuencias del Brexit.

Según el informe interno del Gobierno de España remitido a la Comisión Interministerial encargada del seguimiento del proceso de separación de Reino Unido de la UE, las Islas Canarias, las Islas Baleares, Murcia y Valencia serán las comunidades más afectadas por el Brexit. La significación de estas autonomías frente a otras se debe a que son un referente turístico y de producción alimentaria, dos puntos clave en la relación económica entre ambos países.

De los acuerdos bilaterales de comercio que ratifiquen España y Reino Unido también dependen otras Comunidades Autónomas. Madrid, Valencia y Barcelona son las ciudades españolas que encabezan la lista de las exportaciones a Reino Unido, con 2.996 millones de euros, 2.256 millones de euros y 2.967 millones de euros respectivamente, según datos del ICEX.

Consecuencias del Brexit respecto a cuestiones ciudadanas

Más allá de las consecuencias del Brexit a nivel económico, comercial y de inversión, es posible identificar otro tipo de consecuencias de carácter social o ciudadano.

La separación efectiva de Reino Unido de la UE supondría que el “derecho de las personas a circular y residir libremente dentro de la UE” perdería su valor en la relación de Reino Unido con el resto de los países miembros de la UE, según se estableció en el Tratado de Maastricht de la UE de 1992. Será una de las consecuencias legales del Brexit.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) en España residen un total de 253.928 británicos, una de las colonias extranjeras más numerosas del país. La cifra de españoles residentes en Reino Unido varía según las fuentes consultadas. La estimación oficial del gobierno británico sitúa en 132.000 el número de españoles en suelo británico. En cambio, el Padrón de Españoles Residente en el Extranjero (PERE), elaborado por el INE, afirma que Reino Unido es la residencia de 115.779 españoles, a fecha del 1 de enero del año 2017.

Con independencia de la variabilidad de los datos respecto al número de españoles residentes en Reino Unido, todos ellos, junto con los británicos residentes en España, deberán hacer frente a nuevos requisitos de visado y asistencia sanitaria como consecuencias del Brexit y del fin de la aplicación en Reino Unido de la legislación europea comunitaria.

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, firma el documento que da vía libre al brexit

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, autoriza el Brexit.

Consecuencias del Brexit: oportunidades

Desde que el 23 de junio del año 2016 los británicos decidieran en referéndum que lo mejor para su país era desligarse de la UE, el Brexit ha tomado la forma un proceso irreversible y complejo lleno de desventajas para los socios europeos. Pero también abre nuevos escenarios de oportunidades económicas favorables.

Las consecuencias del Brexit más positivas tienen que ver con la deslocalización de grandes empresas. Según los expertos muchas de estas empresas abandonarán la City londinense en busca de nuevas sedes que sí estén dentro del marco regulador de la UE.

No solo las empresas se someterán a cambios de ubicación geográficos, también lo harán organismos dependientes de la UE, como la sede de la Agencia Europea del Medicamento. Ciudades españolas como Madrid y Barcelona ya se han postulado como candidatas a ser el nuevo destino de esta agencia europea.

Artículos relacionados

Sobre el autor Maria Diaz

Licenciada en Periodismo y especializada en el Análisis Político. Mi objetivo es comprender la realidad para poder narrarla, porque historias hay muchas y todas merecen ser contadas.

Deja un comentario: