fbpx

22 consejos y recomendaciones para aprender otro idioma

Tags: ,

Aprender otro idioma no resulta sencillo cuando se trata de personas que hace años dejaron de estudiar, por ese motivo en este artículo vamos a ver 22 consejos y recomendaciones útiles que nos pueden ayudar a la hora de enfrentarse al reto de aprender un idioma nuevo. Aunque no existe una forma fácil de aprender, el tiempo que se dedica al estudio junto con la práctica en diferentes tipos de conversaciones, es lo que mejor funciona.

Etapas en el aprendizaje de un idioma

Etapas en el aprendizaje de un idioma

Recomendaciones básicas para el aprendizaje de un idioma nuevo

Tal y como hemos podido comprobar en muchas ocasiones aprender otro idioma a cierta edad nos supone un gran esfuerzo, tanto por tener que retomar la formación como por el hecho de estar menos abiertos a nuevos aprendizajes. Por esta razón, creemos conveniente comentar algunas recomendaciones básicas para el aprendizaje de un idioma nuevo:

  • Practicar en el extranjero

No cabe duda de que la mejor forma y la más rápida y eficaz de aprender un idioma nuevo es practicarlo directamente en el extranjero. Al estar en un entorno cultural desconocido, las circunstancias hacen necesario la comunicación en el idioma nativo aunque no se tenga un buen nivel. Pero por contra, se adquieren nuevas habilidades como la fluidez, la creatividad y la adaptabilidad.

  • Mantener conversaciones de forma habitual con nativos

Según varios estudios, está comprobado que hablar de forma habitual con personas nativas resulta mucho más útil que acudir a clases de grupo para aprender otro idioma durante años. Se mejora el nivel básico que se puede tener y ayuda tanto en la forma de comprensión como en la correcta pronunciación.

  • Aprovechar el tiempo libre para aprender el nuevo idioma

Durante el tiempo libre se puede aprovechar para practicar el nuevo idioma, simplemente cambiando los hábitos. Es decir, leer libros, artículos o noticias en la lengua no materna; ver películas subtituladas o series de televisión; cambiar el idioma del ordenador, los juegos y las aplicaciones del smartphone.

  • Quedar con personas para hablar o chatear online

Una buena idea es practicar fuera de la zona de confort, con personas nativas que se ofrezcan para mantener conversaciones en otro idioma bien de forma presencial quedando para hablar o buscando personas en algunos chats creados para este fin a través de Internet. Actualmente, es bastante sencillo encontrar gente que quiere aprender nuevas lenguas para desenvolverse en otro país y no le importa enseñar intercambiando sus propios conocimientos.

  • Adaptar la práctica del idioma al tiempo y ritmo de cada uno

Adaptar el aprendizaje del nuevo idioma al tiempo disponible y al ritmo personal, si se es autodidacta es mucho más sencillo marcar unas pautas para estudiar y practicar. Da igual que el nivel inicial sea muy básico porque está demostrado que con esfuerzo y algunos consejos se puede ir aumentando las habilidades y el nivel de exigencia.

En el siguiente vídeo podemos ver resumidos los consejos y recomendaciones básicas para aprender otro idioma:

Consejos para aprender otro idioma

A continuación, presentamos 22 consejos y recomendaciones para aprender otro idioma:

1.- Repetición: la conversación

Si existe un secreto o truco para aprender un nuevo idioma, es dedicar horas y horas de conversación ardua e incansable con la gente que habla mejor que tú en ese idioma. Una hora de conversación (con correcciones y un diccionario de referencia) es tan enriquecedor como pasarte cinco horas en una clase de idiomas.

Hay algunas razones que explican este argumento:

  • La motivación

No importa cómo estimules la guía de estudio para el aprendizaje de un idioma, pero estarás más predispuesto y motivado para comunicarte con una persona delante de ti, que si lo haces con un libro o un programa del ordenador.

  • Procesar los conceptos

Aprender otro idioma es algo que necesita ser procesado, y no memorizado. Según los expertos leer y memorizar una palabra en un libro o con tarjetas cien veces no ayuda a fijar el concepto de la misma manera que si estás obligado a usar una palabra en una conversación dos o tres veces.

La explicación a esto, es que la mente da más prioridad a los recuerdos que implican experiencias sociales y humanas recientes, es decir, recuerdos que tienen emociones ligadas a ellos. Así, por ejemplo, si busco el verbo “quejarse” y lo utilizo en una frase con un amigo nuevo, lo más probable es que siempre vaya a asociar aquella palabra con esa interacción específica y conversación que tenía con él.

2.- La intensidad del estudio supera la duración del estudio

Es decir, el estudio de un idioma cuatro horas al día durante dos semanas será más beneficioso que el estudiar sólo una hora al día durante dos meses. Ésta es una de las razones por las que muchas personas que acuden a las clases de idiomas nunca recuerdan nada.

Un idioma requiere mucha repetición, una gran cantidad de experiencias de referencia y un compromiso constante. Es mejor destinar un período determinado de tu vida, incluso si es sólo 1-2 semanas, y realmente ir al 100%, que ir a medio gas en el transcurso de meses o incluso de años.

aprender otro idioma

3.- Ir a clases de grupo es una pérdida de tiempo y dinero

A fin de cuentas, obtienes un rendimiento muy pobre por tu tiempo y esfuerzo en las clases de grupo. Hay dos problemas: la clase se mueve al ritmo del estudiante más lento; y el aprendizaje de idiomas es un proceso bastante personal -todo el mundo aprende de una forma natural algunas palabras o temas más fácil que otros, por lo tanto, una clase no va a ser capaz de abordar las necesidades personales de cada estudiante de una forma correcta.

Cuanto mayor número de alumnos tenga la clase, menos eficiente será. Cualquiera que haya tenido que dar una lengua extranjera en clases de grupo, y lo recuerde, lo sabe.

4.- Comenzar con las 100 palabras más comunes

No todo el vocabulario está hecho igual. Algunos idiomas utilizan sinónimos para nombrar los mismo objetos y otros tiene un vocabulario muy básico. Una buena idea es comenzar por aprender las 100 palabras más comunes y luego hacer frases con ellas una y otra vez. Estudiar la suficiente gramática para ser capaz de hacer esto y mantener una conversación normal.

5.- Llevar un diccionario de bolsillo

Las aplicaciones para móviles que traducen palabras de otros idiomas pueden ser útiles de forma puntual, sin embargo, llevar un diccionario de bolsillo en el smartphone garantiza la agilidad durante la conversación con otras personas.

6.- Mantener la práctica en la cabeza

El otro uso para el diccionario es que se puede practicar mientras estás desarrollando las actividades del día a día. Pensar en el nuevo idioma es una ventaja. De hecho, este tipo de visualización conduce a conversaciones mucho más fáciles de lo que pensamos.

Por ejemplo, imaginar y practicar una conversación sobre un tema que es probable que se vaya a tratar antes de que se mantenga esa conversación en realidad.

7.- Equivocarse también es aprender

Cualquier alumno sabe perfectamente que la mejor forma de aprender otro idioma es equivocarse muchas veces. Tanto en la forma de utilizar el vocabulario, como en la sintaxis o en la pronunciación.

8.- Comprender la pronunciación de los patrones

Todos los idiomas basados en el Latín tendrán patrones de pronunciación similares basados en las palabras latinas. Sirva como ejemplo, cualquier palabra que termina en “-tion” en Inglés casi siempre terminará en “-cion” en Español y “-çao” en Portugués. Los angloparlantes son reconocidos por la simple terminación “-o”, “-e” o “-a” al final de las palabras en Inglés para decir las palabras en Español que no conocen. Ante la complejidad de los conceptos y si queremos saber más sobre las lenguas y la semiótica, podemos leer el siguiente artículo sobre este tema.

9.- Utilizar cursos de audio y on line para las 100 primeras palabras y la gramática básica

Hay una gran cantidad de materiales de estudio y cursos de idiomas que son geniales para conseguir habilidad a la hora de ser capaz de pronunciar frases y oraciones sencillas en unos días. También son buenos para aprender el vocabulario más elemental (palabras tales como: él, yo, tú, comer, querer, gracias, etc.)

El problema de los materiales de estudio es que no permiten practicar de forma útil. El mayor beneficio de la inversión en el aprendizaje de idiomas es que estás obligado a hablar y comunicarte con otros. Los cursos de audio consisten simplemente en repetir y copiar conceptos básicos. Sirven para adquirir vocabulario y, después, únicamente se deben utilizar como referencia y nada más.

10.- Una vez aprendidas las 100 primeras palabras, se deben usar en una conversación

Diferentes estudios han demostrado que las 100 palabras más comunes en un idioma equivalen al 50% de toda la comunicación hablada, las 1.000 palabras más comunes representan el 80% de toda la comunicación hablada, y las 3.000 palabras, el 99% de la comunicación.

Al aprender otro idioma, hay algunos rendimientos seriamente decrecientes al aprender más vocabulario. La gramática básica debe permitir hacer oraciones fundamentales en cuestión de días: ¿Dónde está el restaurante?, ¿Qué edad tiene tu hermana?, ¿Te gustó la película?, etc.

Muchas personas tratan de aumentar su vocabulario muy rápidamente y demasiado pronto. Es una pérdida de tiempo y esfuerzo, ya que aún no se sienten cómodos con las conversaciones elementales acerca de dónde son, pero están estudiando vocabulario sobre economía o medicina. Esto en el aprendizaje no tiene sentido.

11.- Objetivo fundir el cerebro

¿Sabes que cuando realizas un trabajo intelectualmente intensivo durante horas y horas, al final llega un momento en el que tu cerebro se siente fundido? En el aprendizaje de idiomas ocurre algo parecido y hasta que se alcanza la etapa en que el cerebro se funde, es probable que no se maximice ni el tiempo ni el esfuerzo.

Al principio de conversar, la mente se funde en una o dos horas. Más tarde, puedes hablar toda una noche en otro idioma antes de que ocurra pero cuando sucede, es que se ha conseguido el objetivo.

12.- ¿Cómo dices X?

Sin duda, es la oración más importante que posiblemente se puede aprender en otro idioma. Cuanto antes se aprenda a decir lo que queremos expresar, antes lo pondremos en práctica.

13.- La importancia de las tutorías o clases individuales

Por lo general, el uso de tutorías o clases individuales puede resultar caro aunque varía en función del idioma y el país en el que nos encontramos. El apoyo de un profesor o tutor competente durante unas horas cada día es la forma más rápida de aprender un nuevo idioma, un par de horas al día durante un mes nos puede ahorrar tiempo y dinero.

14.- Quedar con alguna persona que hable el nuevo idioma

Hablar con alguna persona que domina el idioma que queremos aprender con fluidez durante un mes es una forma fácil y sencilla de conseguir más habilidades en la conversación.

15.- Buscar un compañero de idioma on line

Hay una serie de sitios web de personas extranjeras que quieren aprender otro idioma y que estarían dispuestos a cambiar el tiempo de práctica en su lengua materna por la práctica en el suyo.

16.- Chatear en Facebook + Google Translate = Ganar

La ecuación es simple, puede que conversar sea complicado cuando estamos en pleno aprendizaje de un nuevo idioma pero escribir mientras se chatea en Facebook con otras personas facilita saber lo que estamos diciendo. Además, si utilizamos Google Translate para conocer palabras que no conocemos, podemos chatear con fluidez.

17.- Al aprender una nueva palabra, tratar de utilizarla un par de veces de inmediato

Cuando usamos una palabra nueva en la conversación que mantenemos en otra lengua, el objetivo es utilizarla en las siguientes dos o tres oraciones siguientes. Los estudios sobre el aprendizaje de los idiomas muestran que se necesitan alcanzar una cierta cantidad de repeticiones para decir una palabra en un minuto de aprendizaje, una hora de aprendizaje, un día, etc. Tratar de utilizarla inmediatamente un par de veces y luego de nuevo más tarde a lo largo del día.

18.- Programas de televisión, películas y revistas son un buen complemento

Pero no deben ser confundidos o reemplazados por la práctica real del nuevo idioma. Cuando se está consiguiendo un buen nivel se debe marcar el objetivo de ver un par de películas por semana y leer un artículos o revistas diariamente.

19.- Hablar con las personas en el nuevo idioma

Para que una persona se pueda desenvolver en otro país hablando el idioma nativo, es necesario preguntar y pedir ayuda para ir aprendiendo como se pronuncia correctamente.

20.- Aprender de la ambigüedad en la comunicación

El hecho es que para muchas palabras, las traducciones no son directas. Estas pequeñas diferencias pueden llevar a equívoco, sobre todo en conversaciones serias y emocionales. La ambigüedad puede ser malinterpretada fácilmente, por eso, en las conversaciones sobre asuntos importantes se debe hacer un esfuerzo para aprender otro idioma.

21.- Fases que se atraviesan al aprender otro idioma

En primer lugar, se es capaz de hablar un poco y de no entender nada. Luego, se entiende mucho más de lo que se habla. Después, todo se vuelve más fluido pero se un poco de esfuerzo mental para hablar y comprender de forma consciente (por ejemplo, no  es necesario traducir todas las palabras en la lengua materna).

Una vez que se es capaz de hablar y escuchar sin pensar en ello, se empieza a pensar realmente en el propio idioma extranjero sin esfuerzo. Cuando esto sucede, se alcanza realmente un nivel elevado del aprendizaje. Por último, cuando se consigue seguir una conversación en grupo y entender lo que están diciendo, así como participar en ella, es que hemos interiorizado el nuevo idioma.

22.- Divertirse aprendiendo

Como con cualquier cosa, si alguien quiere aprender otro idioma, tiene que encontrar una forma de hacerlo divertido. Se puede quedar con gente para poder practicar o ir a eventos donde se conversa mientras se hace algo divertido.

Hablar o escribir en la nueva lengua sobre temas personales que nos interesan, proponer actividades divertidas o juegos para practicar el idioma y conocer detalles sobre la persona con la que estamos hablando, son otros buenos ejemplos de divertirse aprendiendo.

Artículos relacionados

Sobre el autor Javier Lorente

Navarro, cosecha del 84, me gusta la tecnología, la ciencia y viajar.

sígueme en:

Deja un comentario: