Cuidado de personas mayores, un trabajo con futuro

Tags:

Existe una marcada diferencia entre los países con relación a su distribución poblacional en lo que respecta a la edad y el índice de envejecimiento. Los países con un alto índice demográfico de personas mayores suelen ser aquellos con buenos sistemas de atención médica. Y España es uno de estos países.

Cursos de cuidado de personas mayores

Según informes de estimación del Banco Mundial, basadas en la distribución por edad/sexo de World Population Prospects de la División de Población de las Naciones Unidas, España se encuentra en el 15º lugar en cuanto a población mayor de 65 años, lo que representa un 18,79% de personas que entran en esta categoría.

En el 2016 esta cifra era de 18,4%, un aproximado de 8.657.705 personas, lo que revela un alza en la cifra para el siguiente año. Además, alrededor de un 13% está en el rango entre los 55 y los 65 años, y muchos de ellos ya requieren cuidados en los centros asistenciales.

A su vez, una gran proporción de personas de tercera edad se concentra en los grandes municipios urbanos, como Madrid, Barcelona, Cataluña y Andalucía. Sin embargo, hablando cuantitativamente, la mayor parte se encuentra en los municipios rurales.

Es por esto que cada vez más jóvenes, en especial mujeres, se integran a las filas de las cuidadoras de ancianos en los distintos centros asistenciales, residencias para personas mayores y residencias particulares en toda España. En vista del amplio campo de ejercicio, este es un trabajo con futuro.

Profesión con futuro

La tasa de envejecimiento de la población europea, en especial de España, hace cada vez más necesario contar con profesionales de la salud orientados al cuidado de las personas mayores.

Por todo el territorio nacional se encuentran decenas de centros asistenciales y residencias de ancianos en las que las cuidadoras de ancianos pueden ejercer sus funciones, además de las residencias en las que se requieren los servicios de las cuidadoras de régimen interno.

Es importante destacar que para quienes comienzan como cuidadoras a temprana edad tiene posibilidad de ejercer esta profesión a largo plazo.

De manera que una buena preparación en esta profesión será muy útil para ejercer este trabajo tanto a corto como a largo plazo. Además, son cada vez más familias las que precisan de una cuidadora para atender a su familiar anciano de manera que, como se indicó al principio, es un trabajo con mucho campo.

Cursos de cuidado de ancianos

Los cursos para el cuidado de los ancianos están vinculados a las especialidades de geriatría. En el caso del curso de Auxiliar de Geriatría, el estudiante adquiere las habilidades y conocimientos básicos en relación al trato de los pacientes ancianos.

Se le instruye en las problemáticas que presentan las personas mayores, así como el funcionamiento de los centros de salud especializados en ancianos. Para este tipo de preparación no se requieren estudios previos.

1. Grado medio para auxiliar de geriatría

En la Formación Profesional de grado medio para Auxiliar de geriatría, el aspirante debe tener aprobada la prueba de acceso a grados medios de Formación Profesional.

En estos cursos además de los conocimientos básicos, el aspirante es instruido en aspectos administrativos así como en el bienestar físico y psicológico de los ancianos.

2. Curso para cuidados básicos de personas mayores, con discapacidad o dependencia

Este curso para cuidados básicos de personas mayores, con discapacidad o dependencia de Unir está destinado a aquellas personas que quieran ser cuidadoras de ancianos.

Se trata de un curso perfecto para dar los recursos para afrontar de forma teórica las situaciones que puedan presentarse en el momento de ejercer sus funciones. Sin embargo, deben estar conscientes de que cada caso será diferente.

Cada paciente tiene sus propias características, sus propios problemas de salud, una personalidad distinta en cada caso. De manera que en los cursos no solo abordan los aspectos clínicos del cuidado de las personas mayores. También se incluyen los aspectos sociales que implica el cuidado de estas personas.

A través de este curso, se busca dar la mejor preparación para trabajar en esta área, tanto en conocimientos teóricos como prácticos, a fin de brindar un excelente cuidado a estas personas que tanto han aportado a la sociedad en su juventud.

Sueldo de la cuidadora de ancianos

El salario de las cuidadoras de ancianos está determinado en base al salario mínimo interprofesional (SMI), que asciende a 707,60 en 14 pagas o 826 en 12 pagas en 2017. Esto en lo que se refiere a las cuidadoras a jornada completa de 40 horas semanales o cuidadoras en régimen de interna.

En cualquier otra modalidad, el pago de las cuidadoras de ancianos es de 5,54 por hora. De manera que una trabajadora contratada por 39 horas semanales cobra más del salario mínimo, o proporcionalmente más alto, dependiendo de la cantidad de horas.

En cuanto a las cuidadoras internas de fines de semana el salario oscila entre los 340 y 640 euros netos. Esta cantidad dependerá de cuántas horas se trabaje si 48 o 36 horas y de si hace horas nocturnas.

Cuidadora de ancianos interna

Las cuidadoras de ancianos en régimen de internas es un fenómeno que ha crecido considerablemente en España. Muchas de ellas han dejado sus casas y han viajado a otros municipios con mayor necesidad para cubrir con esta gran demanda.

La cuidadora de ancianos interna es una profesional de asistencia domiciliar, con una previa preparación y experiencia en esta área. Este tipo de cuidadoras vive en el hogar del usuario ya que debe ayudarlo y asistirlo todos los días en las tareas básicas que realiza, incluso duerme en la casa para cuando el anciano necesite su ayuda.

Es muy importante tener en cuenta que así como estas cuidadoras tienen deberes, también tienen derechos. Antes de comenzar la relación laboral, es de vital importancia especificar y delimitar lo que serán las tareas diarias así como las semanales.

Por ejemplo, el contratante no puede esperar que la cuidadora de su adulto mayor trabaje 15 horas sin descanso. Debe tener intervalos en los que pueda descansar. De manera que enmarcar las tareas y los horarios en los que estas se realizarán es necesario para evitar malos entendidos.

Por supuesto que el hecho de que la cuidadora esté todo el día en el hogar tiende a ser motivo de requerir de ella en cualquier momento. Pero el contratante debe respetar sus horas de descanso, comida, aseo personal, gestiones personales, entre otras actividades.

Una de las características de estas cuidadoras es que, además de trabajar por vocación, son muy disciplinadas, maduras, responsables, respetuosas y centradas en su trabajo.

Además, estas cuidadoras tienen otras responsabilidades dentro del hogar, establecidas previamente en el contrato. La violación de las condiciones de trabajo de las cuidadoras de ancianos internas es bastante común, y es un tema que no siempre revelan las estadísticas. Muchas se ven prácticamente obligadas a vivir estas situaciones porque es su única fuente de empleo.

La relación laboral entre las familias y las cuidadoras debe estar claramente enmarcada bajo la ley. Esto permite que el servicio sea de mayor calidad aun. Por ejemplo, dentro de la jornada la cuidadora dispondrá de dos horas diarias libres en las que puede salir de la casa o permanecer, como sea su gusto y necesidad.

Tras el cumplimiento de la jornada, la cuidadora dispone de 36 horas libres consecutivas, las cuales pueden alargarse, bajo previo convenio. Debe tener en la casa una habitación privada que reúna las condiciones básicas.

De la misma forma, en el caso de la manutención, la familia debe correr con los gastos de los alimentos que consumirá, siendo estos los mismos que se preparan para la familia. No debe existir discriminación de ninguna índole en este aspecto.

Las horas nocturnas de las cuidadoras internas son sin vigilia, es decir para dormir, ya que durante el día ha realizado las tareas correspondientes al hogar y al cuidado del anciano. Si la familia requiere de vigilia durante las horas nocturnas deberá tener dos cuidadoras que trabajen por turnos.

En el caso de los días festivos, 14 en total durante el año, la cuidadora está libre bajo los términos de la ley. Sin embargo en este caso puede llegar a un acuerdo con la familia. Puede optar por librarlo.

La labor que desempeñan las cuidadoras de ancianos, tanto internas como en otros regímenes requiere de esfuerzo, paciencia y dedicación.

Artículos relacionados

Sobre el autor Lorena Gonzalez

El periodismo, en todas sus formas, es mi pasión. Formarse continuamente y trabajar mi modo de vida.

sígueme en:

Deja un comentario: