Cursos de arte románico: ¿qué es y qué salidas laborales existen?

Tags:

El arte románico es pura magia, misterio y equilibrio. Supuso un florecimiento de una estética tan sencilla como fascinante en medio del oscurantismo de la Edad Media, y experimentó una potencia inusitada en nuestro país. Para conocer cuál fue el desarrollo de esta corriente artística y su importancia en la actualidad, te proponemos dar un repaso a los mejores cursos de arte románico que tienes a tu disposición. Propuestas para todos los gustos en las que obtendrás una formación de calidad, perfecta para completar tu currículum. ¡Sigue leyendo!

Cursos de arte románico: ¿qué es?

Se considera arte románico al que floreció en Europa durante los siglos X y XI, y también durante parte del siglo XII. Los inicios del arte románico surgieron en Francia, para después extenderse por todo el continente. Las obras románicas abarcan la arquitectura, la pintura y la escultura, siendo sobre todo los edificios de carácter religioso sus máximos exponentes. Al parecer, durante esa época de la Edad Media la nobleza y la Iglesia habían acumulado riquezas suficientes como para poder destinar parte de ellas al arte. Dicha opulencia cristalizó en las iglesias, monasterios, colegiatas, abadías, etc. de estilo románico que hoy día aún podemos admirar.

El nombre de “arte románico” fue utilizado por primera vez en 1818 por Charles de Guerville, quien lo eligió para referirse al arte posterior o “derivado” del arte romano. La propuesta del historiador francés parte del hecho de que las lenguas posteriores al latín recibieron el nombre de “lenguas romances”; en buena lógica, el arte posterior al del Imperio Romano debía seguir la misma nomenclatura.

A grandes rasgos, el arte románico se caracteriza por una sencillez máxima. A diferencia de lo que sucede con el arte gótico, los edificios son pequeños y huyen del ornato, guardando su belleza en el interior. La pintura refleja figuras planas y frontales, con rasgos marcados y esquematizados y colores planos, y las mismas características se aplican a la escultura. Con estos medios, los artistas pretendían generar un código sencillo de entender e identificar para cualquier persona, aunque no supiera leer (lo que era habitual en la época).

Cursos de arte románico: opciones

El arte románico es una corriente que despierta un interés inagotable. Su eterno misterio, la espiritualidad que desprenden sus obras y construcciones, la oscura época en la que se desarrolló y su vigencia formal hacen que universidades, fundaciones y escuelas programen constantemente cursos de arte románico. Si quieres ampliar tu formación puedes inscribirte también en la carrera de Bellas Artes, donde estudiarás esta época como parte de la asignatura de Historia del Arte. ¿Quieres saber cuál es la mejor facultad de bellas artes de España? Te lo contamos en este artículo.

Aparte de la formación universitaria, hay muchos otros cursos de arte románico a tu disposición. Hemos  seleccionado los siguientes para ti:

  • Caminos del Románico. Esta asociación de expertos, licenciados y doctores apasionados por el arte románico pone en marcha año tras año numerosos monográficos sobre esta corriente artística. Tienen su sede en Madrid. El precio de cada monográfico es de 355 €.
  • Fundación Santa María la Real. Esta fundación de Castilla y León propone cada año una serie de cursos e itinerarios culturales que combinan formación, descubrimiento y turismo cultural. ¡No se nos ocurre una forma mejor de aprender!
  • Cursos de arte medieval Vive Iberia. El arte románico no se puede comprender bien sin conocer el entorno sociocultural donde se desarrolló. En Vive Iberia nos proponen un completo curso de arte medieval que abarca las épocas prerrománica, románica y gótica. Precio: 92 euros.

Cursos de arte románico: salidas laborales

Además de servirte como formación imprescindible si quieres trabajar como profesor en universidades, colegios o institutos o como monitor de centros culturales, los cursos de arte románico también aportarán un plus en tu currículo como restaurador de obras de arte (para particulares, empresas o en instituciones públicas como Patrimonio Nacional), archivero, documentalista o guía turístico. Si apuestas por la formación, en tu trayectoria laboral se abrirán vías insospechadas. ¡Pruébalo!

Artículos relacionados

Sobre el autor Marta Sanchez

Soy redactora, editora y estilista freelance especializada en decoración y DIY. Me encantan el arte contemporáneo, el interiorismo y el montaje de espacios.

sígueme en:

Deja un comentario: