Portada / Cursos / Deportes y Ocio / Curso de Instructor de Pilates

¡Quiero ser Instructor de Pilates!

Con cada vez más personas trabajando en oficina, las clases de pilates se han llenado de nuevos alumnos. Este método centrado en la respiración y la flexibilidad rivaliza con el yoga a la hora de reparar espaldas con contracturas, pero también triunfa en programas de rehabilitación y centros de fisioterapia. 

La demanda de profesores de esta disciplina no cesa. Sin embargo, para impartir las clases de forma adecuada, es necesario conocer con lupa tanto las posturas como el cuerpo humano. Un curso de Instructor de Pilates será esencial para que tus lecciones sean correctas y aumenten el bienestar de quienes participan. ¡Únete al sector fitness y saca la mejor versión de las personas!

Con un curso de Instructor de Pilates podrás enseñar una de las disciplinas con más abonados e incluso abrir tu propio centro

0
gimnasios activos en España
0
españoles abonados a un centro deportivo en 2020

La alternativa al yoga: ¿Qué es el pilates?

Todo ejercicio contribuirá a ponerte en forma y a mejorar tu salud. Pero cada disciplina se enfoca en unos objetivos distintos, incluso aquellas que parecen tan cercanas como el yoga y el pilates

Ambos deportes corrigen la postura corporal y ayudan a la movilidad de los músculos. Las diferencias surgen en los ejercicios, la filosofía y los objetivos que se alcanzan: mientras que el yoga incorpora la meditación y busca la calma y la flexibilidad, el pilates se basa en ejercicios más intensos para conseguir fuerza.

Como monitor de esta última práctica, tendrás que guiar las sesiones manteniendo el ritmo que las caracteriza. Deberás conocer sus métodos (hay cientos de ellos) y enseñar al alumnado a usar instrumentos como bandas elásticas, aros o pelotas. 

Si quieres asegurarte unos conocimientos fiables y seguros, lo mejor es que realices un curso de Instructor de Pilates. Tus jornadas estarán llenas de actividad y energía, ¡y serás inmune a los desajustes de columna!

Salidas profesionales: dónde trabajar tras un curso de Instructor de Pilates

Un paseo por cualquier ciudad de España te demostrará lo popular que es el pilates. La expansión de esta disciplina es enorme, y es posible recibir clases tanto en centros dedicados en exclusiva a ella como en gimnasios con más deportes. 

A través de un curso de Instructor de Pilates, te convertirás en el candidato perfecto para liderar estas sesiones. Entrenamientos por ocio, por salud o para recuperarse de alguna dolencia estarán entre tus posibilidades laborales tras el programa. ¡Crece profesionalmente en la dirección que prefieras!

Es raro un gimnasio que no ofrezca servicio de pilates. Son unas de las clases que más se solicitan, por lo que la demanda de profesionales capaces de guiarlas es constante. En estos centros deportivos podrás disfrutar de unas instalaciones de calidad y encontrar un empleo estable. Existen cadenas muy consolidadas a nivel nacional que te ofrecerán seguridad y grandes condiciones. ¡Y te ahorrarás los abonos de tu plan fitness!

La artrosis, los problemas vertebrales y otras afecciones pueden encontrar su alivio en el Método Pilates. Muchos centros de fisioterapia y rehabilitación lo incorporan como parte de sus programas para recuperar el tono, el control del sistema nervioso y la flexibilidad de las articulaciones. 

Un curso de Instructor de Pilates te formará para poder prestar servicio en estos espacios. Aprenderás de otros profesionales de la salud y tendrás la gratificación de ayudar a tus pacientes a mejorar su calidad de vida.

Un curso de Instructor de Pilates te dará los conocimientos para trabajar en cualquiera de los puntos dedicados a este deporte. Hay cientos repartidos por toda España, así que te sobrarán lugares en los que echar el currículum.

Trabajar para otros está bien, pero existen otras opciones igual de jugosas. Un curso de Instructor de Pilates te capacitará para abrir tu propio centro y diseñar un sistema de clases con el instrumental y los ejercicios que decidas. Escoge el ambiente, las dinámicas, el espacio y hasta el número de alumnos. ¡A la hora de emprender, tú eres tu jefe!

Temario del curso de Instructor de Pilates

Como profesor de esta disciplina, se esperará de ti que conozcas a la perfección el cuerpo humano y los ejercicios ideados por Joseph Hurbertus Pilates, el gimnasta alemán responsable del método. Una formación adecuada incluirá además los instrumentos que se emplean en las sesiones de entrenamiento, así como la manera correcta de adaptar los pasos a las personas con problemas o capacidades diferentes. 

Otro de los puntos que incorporará un curso de Instructor de Pilates es la respiración, ya que (aunque no tanto como en el yoga) las inspiraciones y expiraciones juegan un papel importante. A continuación, te indicamos los principales bloques que encontrarás en el temario. ¡Empieza a estirar!

La disposición de los huesos que conforman el cuerpo, el funcionamiento del aparato locomotor y los músculos son un epígrafe fundamental en cualquier curso de Instructor de Pilates. Muchas de las personas que acuden a estas clases presentan problemas, por lo que conocer la anatomía en detalle te hará ganar mucho valor como profesional.

Igual que en el yoga se utiliza una esterilla, la práctica de este deporte precisa de una serie de materiales. Un curso de Instructor de Pilates te enseñará a darle el mejor uso a colchonetas, fitballs, aros y cilindros, y prestará atención al modo de adaptar los espacios para desarrollar las sesiones de forma segura.

El pilates es un método terriblemente amplio, con más de 300 ejercicios. Los temarios de los programas suelen incluir los principales, además de los pasos a seguir antes de practicarlos.

Una clase de pilates suele ser un desfile de personas con lumbalgias, ciáticas u otras afecciones. También pueden acudir mujeres que quieren mantenerse tonificadas durante el embarazo, o personas con diversidad funcional. Estos perfiles necesitan un tratamiento específico para que las sesiones no les perjudiquen. Un curso de Instructor de Pilates te habilitará para adaptar los ejercicios a cada usuario, de modo que puedan sacarle el máximo provecho. 

El perfil ideal: comunicación y paciencia

Formarse con un curso de Instructor de Pilates te dará la base necesaria para impartir clases que dejen satisfechos a los usuarios. Sin embargo, existen una serie de capacidades personales que también deberás cultivar. La paciencia, la comunicación y el entusiasmo serán cruciales. Dicen que no hay malos alumnos, solo malos profesores. ¡Esto es lo que necesitas para no ser uno!:

  • Habilidades comunicativas.
  • Templanza.
  • Capacidad motivadora.
  • Meticulosidad en los ejercicios.
  • Flexibilidad para adaptar las clases.

¡Encuentra tu academia y empieza a calentar!

Antes de realizar cualquier ejercicio, es necesario completar el calentamiento. Lo mismo sucede a la hora de emprender una carrera profesional. La formación es imprescindible para desarrollar las clases de manera correcta, y aumentará enormemente tus posibilidades de encontrar un empleo. Un curso de Instructor de Pilates te permitirá conseguir un certificado con el que respaldar tus destrezas, y te capacitará para entrar en el sector por la puerta grande.

Tan vital como aprender es escoger el mejor centro para llevarlo a cabo. Hoy en día existe una gran cantidad de ofertas a este respecto, así que es normal que te surjan dudas. En Cursos.com arrimamos el hombro y te allanamos el camino para que des con la academia que más te convenga. Inspira, expira y rellena nuestro formulario. Te asesoraremos de forma gratuita para que te conviertas lo más pronto posible en un maestro de la técnica.