¿Eres una academia? Anúnciate en cursos.com
Portada / Cursos / Informática / Curso de Probador de Videojuegos

¡Quiero ser probador de videojuegos!

Para los apasionados de los videojuegos no hay un sueño mayor. ¿Poder jugar a Lend of Legends o Tom Raider durante tu jornada de trabajo? Es posible, y se trata de una profesión que, con el crecimiento de la industria, cada vez necesita más personal para asegurarse de que los productos reúnen las condiciones adecuadas.

Sin embargo, es también un empleo muy exigente a nivel profesional. ¿Quieres subirte a la ola del gaming? Un curso de Probador de Videojuegos puede ser tu vía de entrada al mundo de los teclados y las consolas, y prepararte para poder dedicarte a tu verdadera pasión.

Un curso de Probador de Videojuegos puede ser tu vía de entrada a la industria, que experimenta un intenso crecimiento

 

En Cursos.com barajamos multitud de modernas academias en las que se imparten este tipo de programas formativos. Te invitamos a contactarnos para que te aconsejemos sobre la más ajustada a tu situación y tus preferencias. ¡Dale al play y atrévete a poner a prueba a los desarrolladores!

0
de incremento en la demanda en el sector del videojuego
0
de aumento del número de gamers este año

¿Qué hace un Probador de Videojuegos?

Como sabrás, antes de lanzar cualquier juego al mercado hay video games beta testers que se encargan de probar cualquier título en busca de errores o bugs que puedan lastrar la experiencia para el usuario. Una de las primeras cosas que tienes que saber es que no se trata de jugar sin más y hacer después una pequeña reseña, sino que tendrás que desarrollar un trabajo especialmente metódico y, a veces, algo repetitivo.

Un Probador de Videojuegos no se dedica solo a testear juegos finalizados para ver que todo marcha bien. Sí que se llega a esta función, pero antes hay que pasar por muchas otras fases para que el proyecto atraque en buen puerto.

Entonces, ¿cómo será tu día a día?

Detección de errores

Es la labor básica del Probador de Videojuegos. A través de multitud de partidas, analizarás los productos de las empresas para detectar los fallos que podrían estropear la experiencia del jugador final. La tarea requerirá elevados niveles de atención por tu parte para percibirlos y dejar constancia escrita de los mismos para su traslado al departamento de desarrollo.

Pero el trabajo con los conocidos como bugs no termina ahí. Una vez que los desarrolladores han hecho su parte, el probador de videojuegos tiene que revisar que los fallos se han subsanado de forma efectiva. O sea, volver a jugar, y supervisar que todo está correcto. ¡Paciencia!

Análisis de prototipos

No todos los productos con los que se encuentra un video game beta tester están terminados y listos para salir a la venta. En muchas ocasiones, tu labor como probador de videojuegos te enfrentará a las primeras fases de su desarrollo, en las que lidiarás principalmente con prototipos.

En estos casos, tu misión será comprobar que los comportamientos del motor gráfico del juego son los correctos, que la mecánica es funcional y que, en líneas generales, el título tiene la viabilidad suficiente.

Como Probador de Videojuegos, comprobarás el funcionamiento, las traducciones y los gráficos de los títulos

 

Comprobaciones técnicas

Junto a los bugs de jugabilidad más puros, existen otros fallos que pueden malograr el recibimiento de los jugadores. Un ejemplo es el menú de idiomas, uno de los puntos a los que el probador de videojuegos debe estar atento para comprobar que ninguno de los idiomas disponible genera fallos.

Además, una vez que el videojuego se encuentra en fase beta, el tester realizará un análisis completo del producto prestando especial atención a todas sus interacciones. Aquí es donde se hace más real la fantasía de los gamers más apasionados, que podrán disfrutar en primicia de títulos que todavía no han salido a la venta.

Si te decides a formarte como video game beta tester, otros de los aspectos técnicos a los que tendrás que prestar atención es a la resolución de las imágenes, poniendo a prueba el trabajo de los grafistas de videojuegos. ¿Los gráficos se pixelan? ¿se quedan congelados en alguno de los niveles? ¿hay errores en las texturas? Son detalles que pueden acabar siendo muy graves para la empresa, y está en tu mano ponerla sobre aviso antes de que lance el producto al mercado.

Testeo de certificación

Es uno de los procesos más técnicos y meticulosos de los que se encarga un probador de videojuegos profesional. Para completarlo tendrás que pasarte el juego múltiples veces, atendiendo a aspectos como posibles problemas de compatibilidad con diferentes procesadores o la capacidad de respuesta de los mandos.

Una vez localices un bug, tendrás que recapitular para indicar en detalle todos los pasos que acabaron conduciéndote al fallo. La cosa no se quedará ahí, pues tendrás que poner todos los medios a tu alcance para tratar de repetirlo y darle a la compañía las indicaciones precisas.

Tras localizar un ‘bug’, el video game beta tester debe recapitular para indicar al departamento de desarrollo todos los pasos que le condujeron al fallo

 

Atención a la ortografía

Imagínalo. Compras el último lanzamiento de Electronic Arts, enciendes el ordenador y te encuentras con unos diálogos con faltas de ortografía, frases mal construidas o signos de puntuación donde no casan. ¿Qué opinarías del producto?

Exacto. Una mala traducción en los diálogos de un videojuego es un modo bastante rápido y efectivo de rebajar su reputación. Por eso el video game beta tester debe estar atento a la gramática. Además de a las partes más técnicas del juego, tendrás que tener un ojo puesto en el lenguaje y reportar las incorreciones que encuentres.

Una de las recomendaciones más frecuentes a este respecto es que te formes en idiomas. Es crucial que puedas desenvolverte de forma cómoda con el inglés, pero también puedes lanzarte a aprender lenguas más desconocidas. Hablarlas y entenderlas te darán una ventaja adicional respecto a la competencia a la hora de enfrentarte a los procesos selectivos de las compañías.

Del mismo modo, también es muy importante para acceder a un puesto de trabajo de este tipo tener conocimientos del sector. Otra forma de aumentar tus posibilidades de cara a vivir de una afición como esta es realizar un programa formativo, de manera que adquieras la base necesaria para analizar los juegos de la forma que demandan las empresas.

Si lo solicitas a través del formulario, en Cursos.com nos pondremos en contacto contigo para ayudarte a encontrar el curso de Probador de Videojuegos perfecto para ti. Piensa que, cuanto más completo sea el currículum que presentes, ¡más posibilidades tendrás de conseguir una plaza en una gran compañía!

Proponer mejoras

Hoy en día, la mayor parte de los puestos de trabajo piden proactividad por parte del empleado. Y el de video game beta tester no es una excepción. La empresa que te contrate querrá que realices una reseña exhaustiva de su producto, y que aproveches tu experiencia como usuario y profesional para proponer actuaciones que redunden en la mejora global del juego.

Tipos de Probador de Videojuegos

Aunque cada compañía impone sus exigencias, en general podemos encontrar dos tipos de Probadores de Videojuegos:

  • LT Testers: Se trata del puesto más centrado en el ámbito de los idiomas. Un LT Tester pone el ojo especialmente en los distintos lenguajes a los que ha llevado la trama y localiza los errores que se puedan haber cometido en las traducciones.

Un LT Tester se asegura de la calidad de las traducciones, mientras que un Certification Tester se responsabiliza de los errores técnicos

 

  • Certification Testers: Sobre este puesto recae la responsabilidad de que los productos alcancen el nivel de calidad que esperan las compañías. Los detalles técnicos están en su mano, así como asegurar una experiencia de usuario de 10.

¿Qué se aprende en un curso de Probador de Videojuegos?

La formación para convertirte en video game beta tester te enseñará todo lo que necesitas para ser un buen Probador de Videojuegos. Desde el ciclo de desarrollo del producto hasta cómo hacer un informe de errores o los trucos para localizar bugs, cuando termine estarás preparado para exprimir al máximo las posibilidades de los juegos más novedosos.

La mayoría de los cursos contienen un temario común, en el que destaca la detección de errores y el proceso de producción como pilares fundamentales. ¿Quieres saber lo que aprenderás? Te lo contamos:

  • Ciclo de producción: la creación de un videojuego es un proceso largo y complejo, en el que participan una gran cantidad de profesionales de diferentes ramas. Como game tester, analizarás productos que se encuentran en distintas fases, desde el prototipo hasta el paso final.
    Entremedias, harás frente a la fase pre-alpha, en la que el proyecto comienza a perfilarse de un modo más claro. Sobre esta etapa, en la que el título se hace más jugable, aprenderás a comprobar bugs, problemas de rendimiento y el resto de errores habituales de este escalón del desarrollo.

Más adelante, te toparás con la fase Code Freeze, en la que se presenta el proyecto definitivo. Ya con el arte y las mecánicas finales, surge la etapa beta, una versión muy avanzada de la historia.

En la versión de comercialización, conocida como Gold Master, adquirirás los mecanismos para realizar una reseña completa del juego, que ayude a mejorarlo y a eliminar cualquier tipo de fallo en su jugabilidad.

  • Roles en el departamento de testeo: el equipo de probadores de videojuegos es amplio. Este tipo de departamentos cuentan con puestos como directores, beta testers y otro tipo de profesionales que hay que conocer para poder desempeñar con calidad las labores de probador de videojuegos.
  • Bugs: El eje central de los programas formativos en esta materia son los bugs o errores de software. Un buen curso de Probador de Videojuegos te aleccionará sobre los tipos de bugs que podrás encontrarte y te enseñará a clasificarlos según su nivel de gravedad.
  • Proceso analítico: Uno de los conocimientos básicos para dedicarte al game testing es la metodología. En com, disponemos de varias academias con las que aprenderás las mejores técnicas de testeo, cómo debes desarrollar el proceso y la forma indicada para reportar los fallos.

El sueldo de un game tester

El sueldo de un Probador de Videojuegos varía mucho en función del puesto que desempeñe en la compañía. El salario base anual oscila en torno a los 15.000 euros pero, como verás, las diferencias pueden ser muy grandes en función del nivel que se elija.

Los probadores iniciales, muchas veces jóvenes y con poca experiencia, pueden recibir aproximadamente 15 euros por hora trabajada. Por el contrario, un game tester que goce de una larga trayectoria puede superar los 30.000 euros anuales o alcanzar, en el caso de un administrador de pruebas, cerca de 60.000.

El suelo base anual de un Probador de Videojuegos con experiencia profesional puede llegar a superar los 30.000 euros

 

El factor más importante para obtener un buen sueldo es la perseverancia. A modo orientativo, puede decirse que será entre los tres y los seis años de trabajo cuando tu recorrido en el mundo gamer empezará a incrementar el salario que cobras.

De todos modos, el de Probador de Videojuegos es un sector con periodos de una intensa carga de trabajo. El pago de las horas extra, por lo tanto, es un factor con el que debes contar a la hora de manejar las cifras.

¿Qué se necesita para ser Probador de Videojuegos?

Para dedicarte profesionalmente a ser Probador de Videojuegos, debes tener antes de nada una fuerte pasión por el sector. Pero, junto a cualidades tan evidentes como esa, tendrás que hacer gala de otras imprescindibles para acometer de forma adecuada tus tareas:

Resistencia a jornadas maratonianas

En el mundo de los videojuegos, son habituales los crunch, periodos con una elevada carga de trabajo en la que se pide al tester que trabaje hasta 100 horas en una semana. Normalmente estos lapsos se dan en la recta final del desarrollo del producto, cuando hay que darle el último empujón para que salga a la luz.

Por ello, como Probador de Videojuegos deberás tener una buena tolerancia a la presión, y también perseverancia para buscar oportunidades laborales en los momentos del año en las que estas más escasean. El de probador de videojuegos es un empleo con cierta estacionalidad, con inviernos de poco movimiento y veranos de mucho trajín.

Paciencia

Sin duda, una de las habilidades más importantes. Tendrás que entrenarla y esgrimirla más de una vez en tu puesto de trabajo, sobre todo cuando tengas que repetir varias veces el mismo nivel de un juego en busca de errores ocultos.

También harás uso de ella cuando te enfrentes a videojuegos que no te entusiasman, pero que hay que jugar hasta el final para comunicar cualquier incidencia a la compañía que te ha empleado.

Capacidad de observación

Junto con el temple y la perseverancia, la atención a los detalles es otro de los ases que deberás tener en la baraja. Aunque pueda sonar paradójico, la distracción no es uno de los lujos que pueda tomarse un video game beta tester. A lo largo de todas las horas de jugabilidad, deberás mantener bien abiertos los ojos para detectar todo posible fallo. La concentración es clave. ¡Cuidado con que se te pase algún bug!

Habilidades comunicativas

¿Qué tiene que ver el sector gamer con la escritura? ¡Pues mucho! Como dijimos antes, parte de tu trabajo consistirá en reportar a los departamentos correspondientes los errores que hayas percibido en el producto. Una capacidad de redacción clara y meticulosa y la habilidad para ir al grano te ayudarán a sobresalir en el sector. Los desarrolladores también te agradecerán que sepas expresarte del modo más eficaz posible para solucionar los errores que les apuntas.

Diversificación

Ser un gran especialista en un género está bien, pero tendrás muchas más posibilidades de llamar la atención de las compañías si tus conocimientos van más allá de un nicho específico. Los Probadores de Videojuegos más valorados se mueven en diversos géneros, están enterados de las últimas tendencias, y controlan la terminología y el funcionamiento de consolas y mandos.

Idiomas y estadística

A la hora de valorar las traducciones de los videojuegos, cualquier idioma extra que conozca el video game beta tester será un valor añadido. Otra de las habilidades que debes considerar adquirir es la del manejo de las estadísticas. Los resultados de rendimiento de un videojuego suelen mostrarse en formato gráfico, y será importante que sepas entenderlas.

Como ves, la formación será importante para que asciendas en tu puesto de video game beta tester. Un curso de Probador de Videojuegos te dará las herramientas que necesitas para enfrentarte a cualquiera de estas tareas y salir airoso del más complejo de los títulos.

Dónde trabaja un video game beta tester

El puesto de Probador de Videojuegos responde a un perfil joven, con conocimientos de inglés y un gran bagaje como usuario en el mundo gamer. La profesión se encuentra en auge, especialmente gracias a la diversificación que ha permitido pasar de los juegos más tradicionales a los productos para smartphones, redes sociales y tabletas.

Según publicaba la plataforma de empleo LinkedIn, el sector del videojuego será además uno de los que experimentará un mayor crecimiento a raíz de la crisis sanitaria. La demanda en este ámbito ha aumentado en un 38%, y los principales focos de contratación se dan (a nivel de España) en Barcelona, Valencia y Madrid.

En la capital, por ejemplo, Electronic Arts (EA) cuenta con un centro de probadores de videojuegos con alrededor de 200 empleados, que pueden alcanzar los 300 en épocas de picos de trabajo. También demandan profesionales compañías como Microsoft, Nintendo y Sony, los clásicos gigantes del sector.

La demanda en el sector de los videojuegos se ha incrementado en un 38% en el contexto del coronavirus y se aguarda que la industria continúe en alza

 

Al contrario de lo que podría pensarse, la oferta no se reduce a estas empresas multimillonarias. Existen decenas de negocios más pequeños que precisan testear sus productos, como Gameloft, Ubisoft, Monkey Toons, Drakhar Studio… ¡La lista es inmensa!

Esta clase de compañías se encuentran en puntos esparcidos por toda España, como Badajoz, Cádiz, Girona, Las Palmas de Gran Canaria, Sevilla o Zaragoza. Por supuesto, también hay una fuerte presencia del sector gamer en el extranjero. Ahí solo tú te pones las fronteras.

Con todo, los datos te respaldarán si finalmente decides que no quieres hacer las maletas. Los estudios indican que el ámbito de los videojuegos en España generará con vistas a 2023 más de 8.400 empleos. Para el mismo año, las previsiones apuntan a una producción de 1.723 millones por parte de la industria.

Más próximo, para este mismo 2021, se aguarda que el número de gamers se incremente en un 9%. Los espectadores de esta clase de productos también crecerán alrededor de un 90%. Los juegos para smartphones y los E-Sports son la gran apuesta de las empresas que se dedican a este ámbito, y que ven las oportunidades que ofrece la llegada del 5G y la cada vez mayor potencia que poseen los móviles inteligentes.

La importancia de un curso de Probador de Videojuegos

Aunque es verdad que no todas las empresas piden perfiles certificados, disponer de una base formativa puede ser de gran ayuda. Además de lo enriquecedor que puede resultar para ti como profesional, un curso de Probador de Videojuegos apuntalará tu currículum y reforzará tus opciones de cara al resto de aspirantes.

La de game tester es una profesión moderna, que permite recibir una nómina por algo que muchos consideran el paraíso: jugar a videojuegos. La idea es atractiva y cada vez más personas buscan sumarse a ella.

Si tienes claro que lo tuyo es desentrañar el The Last of Us o el Super Mario, deberías pensar en todo lo que una formación cualificada puede aportarte. Si nos solicitas información, en Cursos.com te ayudaremos con el proceso, para que elijas una academia con la que te sientas cómodo y puedas desarrollar todo tu potencial en una profesión tan rica, dinámica y apasionante como esta.

¿Y si rellenas el formulario y nos ponemos en marcha? ¡Adelante!