¿Eres una academia? Anúnciate en cursos.com
Portada / Cursos / Salud / Curso de Arteterapia

¡Quiero ser arteterapeuta!

¿Te encantaría poder trabajar como arteterapeuta pero no sabes por dónde empezar? ¡Estás en el lugar correcto! Hemos preparado esta completa guía sobre el  Arteterapia para que puedas conocer en profundidad esta labor y qué hace falta para poder dedicarse a ello de manera profesional. Si lo tuyo es el arte y nada te gustaría más que poder ayudar a los demás a través de él, un curso de arteterapia puede ser para ti.

Se trata de una profesión que ha ido ganando mercado en los últimos años gracias al auge de las terapias alternativas y el aumento del interés por este tipo de prácticas. Las técnicas de arteterapia han logrado grandes resultados ayudando a personas con diferentes disfunciones y problemáticas y por ello cada vez más gente apuesta por ofrecer estos servicios.

Estudiar un curso de arteterapia es una muy buena opción tanto si ya tienes algo de experiencia como si tu objetivo es dar un giro a tu situación laboral y enfocarte en esta área de la salud que emplea el arte para mejorar la vida de las personas. ¿Tu pasión por ayudar a los demás y tu interés por el arte unidos? ¡Así es! Y te explicamos en esta guía cómo es posible y qué opciones ofrece esta profesión a las personas que quieren dedicarse a ello.

En Cursos.com somos especialistas en formación y por eso sabemos que podemos echarte una mano para encontrar un curso ideal para ti, que se adapte a tu ritmo de aprendizaje, que te permita adquirir los conocimientos necesarios para trabajar como arteterapeuta profesional y con el que puedas además acreditarlos, sumando en tu currículum.

¡Elige tu curso de Arteterapia y profesionaliza ya tu pasión!

0
de sueldo mínimo mensual
0
de sueldo máximo mensual

¿Qué es la Arteterapia?

Como su propio nombre indica, se trata de un tipo de terapia basada en el arte, la creatividad y la plástica. Está destinada a tratar trastornos y problemas de tipo psicológico y conductual, pero también se puede aplicar con personas sin trastorno alguno, simplemente como vía para mejorar el conocimiento interior y el desarrollo personal.

Esto significa que la arteterapia no solo está pensada para utilizarse en hospitales, centros de salud, instituciones o consultas médicas, sino que cualquier persona se puede beneficiar de ella. Pongamos un ejemplo: ¿alguna vez has sentido estrés? ¿Has tenido la sensación de que no puedes llegar a todo, y de que las circunstancias y las obligaciones se te echan encima? Pues bien: la arteterapia es una fantástica forma de combatir esas sensaciones tan abrumadoras. Porque a través de la creación artística, la mente puede encontrar vías para canalizar todo tipo de sensaciones negativas y expresarlas hacia el exterior. En el vídeo sobre estas líneas puedes ver un resumen breve sobre qué es la arteterapia, concreto y muy bien explicado.

En realidad y a pesar de su nombre, la arteterapia se puede aplicar a distintos tipos de creación, aunque no sean de tipo artístico. De hecho, las manualidades y los trabajos de artesanía son muy proclives a ser utilizados como parte del proceso terapéutico. ¡Porque el arte y la creatividad no solo se esconden en la pintura o la escultura! Si te interesa este apasionante mundo, no dejes de visitar el completo portal web Arteterapia.org.es, creado por la Asociación Española de Arteterapeutas. Encontrarás todo tipo información, imprescindible para conocer a fondo esta actividad.

¿Qué labores realiza una persona especializada en Arteterapia?

Si estás familiarizado con esta práctica, muchas de las tareas que vamos a explicar a continuación te sonarán o incluso las conocerás de primera mano si tienes cierta experiencia laboral dentro de esta profesión. Si nunca antes habías oído hablar de esta disciplina pero estás valorando hacer un curso de arteterapia para reencaminar tu futuro laboral porque te interesan ambos mundos, el arte y la terapia, este primer apartado te será de mucha ayuda para conocer a qué se dedican estos profesionales.

Funciones más importantes que lleva a cabo un arteterapeuta en sus sesiones

  • Crear un entorno terapéutico seguro y protegido para trabajar con personas o grupos: Tanto si trabajas por cuenta propia como si trabajas por cuenta ajena como arteterapeuta, es imprescindible que sepas crear con los recursos disponibles un espacio en el que desarrollar tu labor y donde sea posible llevar a cabo cualquier práctica que sea necesaria en tus sesiones. El entorno terapéutico es vital para que el paciente o pacientes que acudan a tus sesiones se sientan a gusto y puedan desarrollar todo su potencial en las sesiones, facilitando su mejoría.
  • Evaluar las necesidades de los pacientes: La fase de evaluación se lleva a cabo para poder determinar un diagnóstico del estado actual del paciente o pacientes y de esa forma establecer qué clase de técnicas son las más apropiadas para su implementación durante las sesiones. Todo irá enfocado a la mejoría de las personas que acudan a arteterapia y se trata de una tarea vital del arteterapeuta ya que de la exactitud y profundidad de la evaluación dependerá en gran medida el éxito de las sesiones y el resultado final.
  • Disponer de diferentes materiales artísticos: Poder contar con materiales y recursos artísticos dependerá del arteterapeuta siempre y cuando este desarrolle su actividad por cuenta propia. En caso de que no sea así, igualmente deberá hacer saber a sus superiores qué necesidades tiene el espacio terapéutico para poder desarrollar las sesiones con normalidad.
  • Examinar, comprender y recoger las reacciones de los pacientes: El arteterapeuta deberá estudiar y recabar toda la información relativa al estado de los pacientes durante las sesiones para conocer en profundidad sus problemáticas y sus reacciones ante determinadas situaciones. Esto hará que pueda poner en práctica las técnicas adecuadas para ayudarle en su camino hacia la curación y el bienestar que buscan en el arteterapia.
  • Desafiar el comportamiento de los pacientes a través de técnicas constructivas: El arteterapeuta debe conocer de primera mano todas las técnicas y prácticas con las que retar las capacidades de los pacientes y conseguir así a través de ellas una evolución o mejora. Las disfunciones por las que habitualmente puede necesitarse la asistencia de un arteterapeuta son múltiples y con muy variadas causas, de forma que es importante que el profesional que trata estos pacientes cuente con recursos para trasladarles estos desafíos de manera correcta.
  • Tareas de administración: Este tipo de tareas es más habitual entre aquellas personas dedicadas a la arteterapia por cuenta propia y son básicamente aquellas gestiones que implica el seguimiento y mantenimiento de la agenda de consultas, la actualización y archivo de historiales de los pacientes así como sus datos personales y de contacto, o también toda clase de documentos que tengan que ver con los trabajadores del centro, las instalaciones, etc.
  • Tareas de mantenimiento de instalaciones y materiales: Al igual que sucede con el epígrafe anterior, estas labores serán asimismo más propias de las personas que trabajan por cuenta propia pero pueden realizarse también en los puestos de trabajo como asalariado. Se trata de cualquier tarea que implique mantener en buen estado cualquiera que sea el material utilizado en las sesiones de arteterapia así como las propias instalaciones.
  • Asistencia a reuniones y ponencias sobre Arteterapia: Esta podría considerarse una labor complementaria, pero lo cierto es que es muy importante para una persona que quiera dedicarse a esta profesión. La asistencia a este tipo de conferencias permite a los profesionales del sector poner en común novedades, técnicas hasta el momento menos conocidas y sacar conclusiones que permitan mejorar su práctica diaria.

Como ves, todas estas labores pueden ser competencia del arteterapeuta y es necesario poseer los conocimientos adecuados para poder realizarlas con garantías, ya que en definitiva se trata de ayudar a otras personas cuya salud y bienestar está en juego.

Un buen curso de arteterapia debe reunir todos estos conocimientos de forma estructurada y debe poder transmitirlos claramente a los futuros profesionales especializados en esta materia que parte de la rama sanitaria y que bebe tanto del arte como de la psicología.

¿Te gustaría ser uno de esos profesionales? ¿Qué cualidades crees que te benefician para ello y cuáles te hacen falta? A continuación de contamos con todo detalle cuáles son las habilidades más interesantes que no deben  faltarle a un buen arteterapeuta.

El perfil profesional de un arteterapeuta

No sólo los conocimientos más técnicos y todo lo que puedes aprender en un curso de Arteterapia son necesarios para desarrollar la profesión con garantías y de manera adecuada. Es importante tener en cuenta que hay ciertos valores, habilidades y cualidades personales que entran en juego en este sentido, ya que, como decíamos, se trata de recuperar o mantener el bienestar de otras personas.

Para desarrollar todas las tareas que mencionamos en el apartado anterior hace falta conocimientos que pueden adquirirse con un curso de Arteterapia, es decir, con una formación especializada y de calidad. No obstante, hay otras cuestiones a tener en cuenta a la hora de desempeñarlas.

¿Qué habilidades debe tener un buen arteterapeuta? A continuación te contamos con detalle cuáles son las aptitudes y capacidades que jugarán a tu favor si estás pensando en dedicarte al Arteterapia.

Interés por las artes visuales, imaginación y creatividad

Sin duda, esta es una de las primeras cualidades que requiere un puesto como el del arteterapeuta. Ser habilidoso con las artes plásticas y visuales es importantísimo para poder potenciarlas en los pacientes que acuden a consulta y a través de las cuales se consigue mejorar su estado actual. Un alto interés y dominio de determinadas herramientas y recursos artísticos te facilitará mucho el camino para trabajar en el sector, pero de nada servirá todo esto si no eres una persona mínimamente imaginativa, ágil mentalmente y creativa.

Excelentes habilidades comunicativas

Si cuentas con buenas dotes comunicativas y habilidades interpersonales tendrás mucho ganado. Y es que trabajar como arteterapeuta exigirá estar en contacto con personas de todo tipo en las sesiones. Será vital poder captar y saber transmitir cualquier información relevante acerca del estado y evolución de los pacientes, que además podrás también compartir con otros colegas de profesión, dentro de lo establecido en las normas de confidencialidad. Ser una persona abierta y comunicativa es vital para poder sacar lo mejor de las personas con las que trabajes, ya que eso hará que puedas ganarte su confianza y ayudarles a evolucionar más fácilmente.

Habilidades de escucha y observación

Así como el punto anterior, es importante que sepas escuchar. El Arteterapia no deja de ser un método de escucha activa por parte del arteterapeuta pero que también requiere de la participación de los pacientes en la consecución de determinados objetivos a través de distintas ramas artísticas y visuales. Saber escuchar, analizar y observar a tus pacientes es el primer paso para poder brindarles tu ayuda y escoger las herramientas adecuadas para hacerlo.

Capacidad para facilitar el aprendizaje y la participación

Si eres una persona abierta y comunicativa, te resultará también muy sencillo fomentar la participación de tus pacientes en las actividades que realicéis, ya sean de forma individual o colaborativa, por grupos. Tendrás que ser capaz de trasmitir los conocimientos básicos para poder realizar determinadas actividades de forma que los propios pacientes de tus sesiones sean quienes las desarrollen de forma activa, logrando que quieran ser participativos y abiertos a experimentar cosas nuevas, que nunca o muy pocas veces habían hecho hasta ahora.

Saber trabajar tanto individualmente como en grupo

En Arteterapia se pueden realizar sesiones individuales o grupales dependiendo de las características y estado de los pacientes que requieran de la ayuda de los profesionales dedicados a este sector. Lo importante es saber hacerlo en ambas circunstancias, de modo que es vital contar con recursos para hacerlo adecuadamente tanto si se trata de asistir a una sola persona o si se trata de abordar a un grupo más o menos amplio, con todo lo que ello supone. Las técnicas y actividades deben adecuarse a estas circunstancias.

Empatía y sensibilidad emocional

Un nivel de sensibilidad especial para reconocer y leer las emociones de las personas que te rodean es un punto importante para poder trabajar como arteterapeuta. Ser empático, tener la capacidad de ponerte en la piel del otro y reconocer su forma de ser o actuar en función de lo que siente y piensa, es una de las cosas más difíciles. Si es algo que se te da bien de forma natural, tienes todas las de ganar para poder llevar tus sesiones por el buen camino y lograr que tus pacientes alcancen el bienestar que buscan a través de tus sesiones.

Habilidades empresariales y administrativas

Como decíamos, habrá ocasiones (sobre todo si se trabaja por cuenta propia) en las que tener habilidades para la gestión administrativa y empresarial serán puntos importantes dentro de las cualidades del perfil del arteterapeuta. Las habilidades numéricas y de gestión tanto de la agenda y las citas como de cualquier tipo de documento, son importantes para el buen desarrollo de la actividad de forma profesional.

¿Dónde suele trabajar un arteterapeuta?

Si estás valorando realizar un curso de Arteterapia, sin duda querrás saber cuáles son las oportunidades que este tipo de formación tan específica puede brindarte a nivel laboral. El perfil del arteterapeuta, cuyas especificidades ya hemos desgranado en los apartados anteriores, es un tipo de profesional muy concreto cuyas labores debe llevar a cabo en centros especializados o en lugares donde se ofrezcan estos servicios tan particulares.

Lo cierto es que el auge de las terapias psicológicas, en todas sus vertientes, ha hecho que en los últimos años aumente el número de clínicas especializadas en sesiones de Arteterapia, pero también ha hecho que la actividad sea cada vez más conocida y que muchos otros centros dedicados al bienestar y la salud de las personas se abran a incluir la práctica que pueden aportar los arteterapeutas para ampliar su oferta de servicios.

Todo ello nos pone en situación y nos da una idea de las posibilidades de un puesto de trabajo como este. ¿Quieres conocerlas en detalle? ¡Veámoslas!

Las salidas profesionales de un arteterapeuta

  • Centros especializados: Como decíamos, son cada vez más habituales los centros que ofrecen servicios de Arteterapia de forma exclusiva y que necesitan, por tanto, contar con un equipo de profesionales cualificados que puedan cubrir sus sesiones. Este podría ser una de las primeras opciones a barajar al terminar tu curso de Arteterapia, si lo que quieres es trabajar por cuenta ajena en un lugar específicamente pensado y diseñado para llevar a cabo las prácticas de esta disciplina en exclusiva.
  • Trabajo por cuenta ajena: En este sentido puedes ofrecer tus servicios a un sinfín de instituciones, empresas o centros médicos que requieran de los beneficios que supone el trabajo con arteterapeutas para los pacientes que así lo necesiten. Otra opción es que abras tu propio centro especializado y desarrolles tu actividad bajo tu propio criterio en solitario o junto a algún socio.
  • Centros de caridad, centros comunitarios o servicios sociales: Este tipo de instituciones suelen recurrir a las bondades de la arteterapia ya que en muchos casos conocen o empiezan a conocer los beneficios que aporta a quienes llevan a cabo las actividades pautadas por los arteterapeutas. Se trata de lugares en los que es muy habitual contar con personas que por su delicada situación vital pueden necesitar estas actividades para recuperar su bienestar.
  • Unidades de tratamiento de drogodependencia: Así como en el caso anterior, también el Arteterapia puede facilitar mucho las cosas a las personas que están en tratamiento contra la drogodependencia o el consumo de alcohol. Este tipo de centros o unidades especiales donde se tratan estas adicciones se pueden beneficiar también de las bondades del Arteterapia y son cada vez más numerosos los que recurren a él para mejorar la calidad de vida de las personas que acuden allí.
  • Servicios o centros educativos: Los arteterapeutas son también cada vez más demandados en centros educativos o centros de educación especial para tratar a los más peques. Las herramientas que se emplean en estos casos se adaptan a sus necesidades y las terapias suelen ser especialmente beneficiosas para mejorar su calidad de vida y aportarles recursos que puedan emplear por sí mismos a medida que van creciendo para desarrollar todo su potencial de forma adecuada.
  • Centros y/o proyectos de salud mental: Es otra opción muy a tener en cuenta a la hora de buscar empleo como arteterapeuta. Las ofertas pueden ser menos numerosas que en otras ramas, pero también es interesante abordar este tipo de centros de forma proactiva y ofrecer tus servicios como arteterapeuta.
  • Servicios penitenciarios: La situación de algunos presos hace que sea interesante abordar el Arteterapia para ayudarles en su situación de reinserción y para lograr cambios su conducta o mejorar su estado actual. Se trata de otra opción que puedes contemplar una vez finalices tu curso de Arteterapia.

Como ves las alternativas son interesantes y cada día que pasa el abanico de oportunidades laborales tiene más que ofrecer a las personas que quieren dedicarse a esta disciplina ofreciendo sus servicios como arteterapeuta.

Para lograrlo, es importante que encuentres la formación perfecta con la que acreditar tus conocimientos. ¿Te gustaría conseguirlo y desarrollar tu carrera profesional en el mundo del Arteterapia? ¡Fórmate ya!

¿Qué aprenderás en un curso de Arteterapia?

Una formación específica es la opción perfecta para ti tanto si ya tienes algo de experiencia en este campo y necesitas acreditar tus conocimientos como si nunca antes habías desempeñado las funciones de un arteterapeuta. Si además tienes formación en campos relacionados con las artes visuales, la psicología o la educación, sin duda es una especialización que puede abrirte las puertas de muchos puestos de trabajo, gracias al aumento de la demanda de este tipo de profesionales.

Encontrar una formación adecuada y de calidad puede no ser tarea sencilla si además no conoces cuáles son los temas más importantes que todo buen curso de Arteterapia debe tener. ¿Quieres saber cuáles son algunos de ellos? Echa un vistazo:

  • Definición, características y teoría del Arteterapia: Una aproximación a los orígenes de esta disciplina y a los conceptos básicos en los que se asientan los cimientos de su definición.
  • Metodologías arteterapéuticas: Explicación de las principales técnicas y métodos empleados en arteterapia en función de los objetivos que se persigan y en función del estado de los pacientes.
  • Arte y cultura en la terapia: Relación del ámbito cultural y artístico con las sesiones terapéuticas y beneficios de la aplicación de las artes a la terapia en diferentes casos.
  • Ámbitos de intervención y mediación artística: Estudio de las situaciones y lugares más habituales en las cuales suele requerirse la intervención del arteterapeuta.
  • Resiliencia y Educación Positiva: Cómo enseñar desde un punto de vista constructivo y resiliente al abordar situaciones traumáticas para lograr el bienestar de los pacientes.
  • Creatividad y acompañamiento a la creación: Como arteterapeuta deberás conocer las bases de la creatividad y saber acompañar a tus pacientes en su proceso creativo estableciendo los límites adecuados para que tu intervención no modifique el curso de las sesiones.
  • Psicología y psicosomática: Conocimiento de los conceptos psicológicos y psicosomáticos básicos para un buen desarrollo tanto de los diagnósticos como de las herramientas a utilizar en las sesiones en función de los estados de los pacientes.
  • Talleres experienciales y técnicos: Conocer cómo es la puesta en práctica del arteterapia a través de talleres tanto individuales como grupales y qué materiales y recursos son los más utilizados.

Arteterapia en niños

Teniendo en cuenta que la arteterapia trabaja con procesos emocionales, es una disciplina perfecta para trabajar con niños. Al igual que los adultos, los más pequeños experimentan numerosos conflictos emocionales que muchas veces no saben como gestionar. En el entorno familiar, mediante las relaciones con compañeros de clase y amigos, a través de las reflexiones personales… Para ellos es bastante más complicado tratar con todo ese entramado de emociones y sentimientos. Por eso, darles salida a través de la terapia artística es siempre una fantástica solución. Si te interesa este campo y te gusta trabajar con niños, lo mejor es que busques cursos de arteterapia especializados en la infancia donde aprenderás las técnicas y los métodos más eficaces para desarrollar las terapias con los más pequeños.

Si bien la arteterapia es beneficiosa para todos los niños (al igual que lo es para los adultos en general), lo cierto es que con niños y niñas con personalidades introspectivas y tímidas ofrece excelentes resultados. También se aconseja para casos de autismo y discapacidad, así como en situaciones de abusos, agresiones, familias desestructuradas, abandono, acoso escolar… La arteterapia puede ser una vía excelente para ayudar a los más pequeños a comunicar sus emociones y sentimientos, y a gestionarlos para evitar que se conviertan en un lastre para sus vidas. Para saber más, lo mejor es apuntarse a cursos de arteterapia en relación con el mundo infantil.

Ejercicios de arteterapia

Aunque para realizar una sesión de arteterapia es imprescindible hacerlo bajo la supervisión de un profesional experto, también existen algunos ejercicios que podemos realizar para mejorar nuestro bienestar a través de la práctica artística. Si tienes niños (o trabajas con ellos), te ayudarán a mejorar vuestra comunicación y harán que se relajen y se diviertan. Empieza con estos, y si realmente te interesa la arteterapia, el paso siguiente será formarte para convertir tu afición en una profesión de futuro. Aquí tienes dos ejemplos:

  • Haz arte con la naturaleza. Sal al campo (tú solo o con niños) y recoge materiales como ramas, hojas, piñas, pequeñas piedras… Lévalos a casa y crea una obra de arte con esos elementos.
  • Música sobre el papel. Poner música e intentar dibujar lo que nos sugiere es un excelente ejercicio, tanto para niños como para adultos. Puedes probar a cambiar la música de vez en cuando y hacer una serie de obras; después comprobarás la enorme diferencia que hay entre unas y otras. En estos casos, lo mejor es olvidarse de reflejar la realidad y apostar por imágenes abstractas.

Estas son solo dos propuestas que te servirán para hacerte una idea de cómo trabaja la arteterapia y cómo se puede intentar aplicar. Sin embargo, para aprender ejercicios y técnicas profesionales lo más indicado es inscribirse en cursos de arteterapia de calidad, homologados y con profesores experimentados.

Escoge el mejor curso de Arteterapia y trabaja en lo que te apasiona

Cada día surgen nuevas oportunidades laborales relacionadas con el arteterapia y la necesidad de contar con profesionales cualificados está en constante aumento, así que si te apasiona poder ayudar a los demás a través del arte y la creatividad, no dudes más y da el salto definitivo para poder dedicarte a ello.

Con un curso de Arteterapia podrás reorientar tu futuro laboral o afianzar aquellos conocimientos previos que tengas sobre la materia y acreditarlos con una titulación que te abrirá las puertas del mercado laboral.

¿Te echamos una mano para encontrar la academia y la formación que mejor se adapte a tus necesidades, capacidades y tiempo? Cubre el formulario adjunto y nuestro equipo se pondrá manos a la obra para enviarte toda la información que necesites para lograr tu objetivo.

¡Especialízate ya como arteterapeuta!