¿Eres una academia? Anúnciate en cursos.com
Portada / Cursos / Salud / Osteopatía

¡Quiero ser osteópata!

¿Estás decidido a formarte en Osteopatía? Si esta rama profesional te llama la atención y quieres aprender todo lo que hay que saber para trabajar en este sector, no te pierdas esta guía que hemos preparado especialmente para ti. En ella te contaremos con todo detalle en qué consiste la osteopatía, qué cualidades son interesantes en una persona que se dedique a esta profesión, las salidas laborales que ofrece el sector y cómo encontrar una formación específica y de calidad que te permita lograr tu objetivo.

Un curso de osteopatía es una muy buena opción tanto si lo que quieres es iniciarte en esta profesión, aprendiendo de la mano de profesores expertos todo lo que hay que saber para trabajar de osteópata, como si ya tienes cierta experiencia y lo que necesitas es acreditar tus conocimientos a través de una titulación.

¿Quieres conocer al detalle este perfil profesional para elegir un curso de Osteopatía adecuado para poder trabajar en ello? ¡Estás en el lugar adecuado! A continuación te daremos algunas de las claves más importantes sobre esta profesión cada vez más en auge debido al creciente interés por el cuidado y el bienestar de nuestro cuerpo y la búsqueda de alternativas para mantener en buen estado nuestra salud.

¡Elige el curso de Osteopatía perfecto y fórmate ya para trabajar en lo que te gusta!

0
de sueldo mínimo mensual
0
de sueldo máximo mensual

¿Qué es la osteopatía?

La osteopatía es la ciencia que se basa en la idea de que los músculos y el esqueleto del cuerpo guardan relación con los sistemas orgánicos y, por tanto, esta relación tiene una incidencia directa en el nivel de salud de los individuos. No se trata de una ciencia reciente, aunque haya sido en la actualidad cuando ha logrado más relevancia en nuestro país. Tanto es así, que la osteopatía se comienza a usar a finales del siglo XIX defendiendo la hipótesis de que los tejidos del cuerpo representan el elemento principal a la hora de entender la aparición de diferentes patologías relacionadas con las funciones que desempeñan la sangre y otros líquidos.

En definitiva, la osteopatía tiene como sentido primordial abordar, tratar y, en buena medida, solucionar las problemáticas que puedan surgir en los tejidos del cuerpo y que provoquen trastornos que afecten negativamente al organismo y, por tanto, provoquen un deterioro en el estado de salud de los pacientes.

¿Qué hace un osteópata?

Para entrar en materia es necesario, antes de nada, contextualizar la situación de la osteopatía en nuestro país y entender en qué consiste esta disciplina además de conocer qué labor realizan los profesionales que se dedican a ello.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) reconoce la osteopatía como medicina tradicional complementaria y a nivel europeo está considerada una profesión sanitaria independiente. Está reconocida como tal por varios países de la UE, cuyos criterios académicos y profesionales están descritos en la Norma Europea UNE-EN 16686:2015 sobre “Prestación de asistencia sanitaria en osteopatía”. En España se considera que tanto la quiropraxia como la osteopatía están enmarcadas dentro de los conocimientos de la Fisioterapia, si bien existen diferencias importantes entre ellas.

Si estás especialmente interesado en esta práctica, es conveniente que antes de nada conozcas en profundidad el perfil del osteópata y que te adentres en las tareas que suele realizar en su día a día. Sólo de esta forma podrás conocer de antemano la labor de una profesión al alza que cada vez está más extendida tanto en nuestro país como más allá de nuestras fronteras.

  • Evaluación del paciente: Este es el primer paso que lleva a cabo un osteópata y consiste en recibir al paciente y mantener una conversación con él para averiguar la razón de su consulta. Son muy diversas las razones que pueden llevar a una persona a acudir a una cita con un osteópata y no siempre tienen que estar relacionadas directamente con una dolencia de la que ya se conoce su existencia por presentar una determinada sintomatología, sino que también pueden realizarse consultas y tratamientos a nivel preventivo. En esta fase de análisis, el osteópata hará una serie de preguntas al paciente sobre su historial médico, su condición física y sobre su estilo de vida, algo que es común a lo que suele suceder en las consultas médicas de cualquier otra especialidad sanitaria.
  • Examinar al paciente: Esta tarea consiste en examinar físicamente al paciente una vez conoce la causa de su visita. En este examen el osteópata suele centrarse principalmente en la columna vertebral y el equilibrio del paciente, además de revisar las articulaciones, huesos, musculatura, tendones y/o ligamentos de aquellas zonas concretas en las que el paciente requiere que el osteópata incida de forma más pormenorizada.
  • Establecer plan de tratamiento: En esta fase, el osteópata determina qué tratamiento es el más adecuado para el paciente según su criterio y el diagnóstico realizado. El tratamiento osteopático consiste en tratar cualquier tipo de disfunción del paciente, que suele estar relacionada con la hipermovilidad o hipomovilidad presentes en la columna vertebral, las articulaciones, el sistema nervioso, el sistema muscular, las vísceras o el cráneo. En función de los daños que presente el paciente, el osteópata diseñará un calendario de sesiones para que acuda a consulta. Si bien lo habitual es calendarizar entre 3 y 6 sesiones, lo cierto es que el número final dependerá de la evolución del estado del paciente, de la antigüedad de sus trastornos, su capacidad para restablecer o no el equilibrio y sus condiciones vitales.
  • Control de la agenda y atención al paciente: Si el osteópata no cuenta con el apoyo de personal para la realización de estas labores, él mismo deberá encargarse de la gestión de todas consultas que tengan sus pacientes, de controlar la agenda para organizar las citas, de establecer un calendario y cuadrar horarios, así como de realizar o atender todas las llamadas telefónicas, emails u otras comunicaciones cualesquiera que sean las vías de contacto del centro o clínica donde desarrolle su actividad.

Como has visto, son varias las labores y tareas de un osteópata y todas ellas están encaminadas a lograr el bienestar del paciente a través de prácticas y técnicas manuales que tienen como objetivo restaurar y mantener el equilibrio del cuerpo, tanto para lograr que se recupere de alguna lesión como para conseguir reforzar su capacidad de autorregularse.

La profesionalización del perfil del osteópata, sobre todo durante los últimos años, hace necesario que las personas que quieran dedicarse ello cuenten con una formación especializada y muy concreta. Para la práctica osteopática en nuestro país es necesario haber cursado estudios específicos de Osteopatía o bien disponer de una carrera de la rama sanitaria que posteriormente completarían con formación de la especialidad.

¿Quieres formarte para ser osteópata pero no sabes dónde hacerlo? Antes de ponerte en marcha y buscar academias donde poder realizar un curso de osteopatía, vamos a explicarte qué cualidades son las más valoradas en el sector. Descubre a continuación si das el perfil para desarrollar tu carrera en una profesión en auge que cada día ve cómo aumenta la demanda de perfiles expertos.

Requisitos para estudiar osteopatía

Siempre es importante disponer de un nivel formativo adecuado y/o un título acreditativo con el que dar cuenta de tus conocimientos sobre la materia de la que quieres ser un profesional. Si estás interesado en aprender a través de un curso de osteopatía, no estará de más saber que además hay otras muchas cualidades que no precisamente requieren cualificación académica pero que son tan importantes como el temario de tus estudios.

Las habilidades personales y las cualidades que tenga cada individuo son igual de valiosas que sus conocimientos a la hora de desarrollar con eficiencia y garantías casi cualquier tipo de trabajo. En el caso del trabajo en osteopatía, existen también una serie de cuestiones muy a tener en cuenta y que es necesario potenciar si no se tienen especialmente desarrolladas, porque harán mucho más sencillo desempeñar las tareas del día a día con soltura y eficazmente.

¿Cómo es el perfil idóneo de un osteópata? ¿Qué cualidades suelen ser las más beneficiosas para trabajar en este sector? A continuación te detallaremos algunos de las más importantes:

Tener interés por la ciencia y la medicina

Sin duda, esta es la primera de las cualidades que debe destacar en una persona que quiera dedicarse a la osteopatía, debido a que es una disciplina de la rama sanitaria. Seguramente, cualquier persona que quiera dedicarse a esta rama de la medicina haya tenido desde siempre una inquietud y un especial interés por los temas médicos y puede además que venga de otras especialidades dentro del sector perteneciente a las ciencias de la salud. La medicina, la ciencia y en definitiva cualquier cuestión relacionada con la salud general del ser humano será un pilar importante que hará del osteópata un mejor profesional, ya que una persona con inquietudes relacionadas con los temas médicos tendrá una mayor capacidad analítica ante las problemáticas de sus pacientes y emitirá mejores diagnósticos y establecerá fórmulas más exactas para tratar sus dolencias.

Tener buenas capacidades comunicativas

Otra de las habilidades más interesantes con las que puede contar un osteópata es la de contar con capacidad comunicativa. Ser abierto, empático y saber tanto leer lo que le dicen (y no dicen verbalmente) los pacientes como responderles, es básico para elaborar buenos informes médicos, construir diagnósticos bien fundamentados y poder transmitirles confianza, además de tratamientos adecuados.

Que la figura del osteópata sea especialmente sensible a las dolencias de los pacientes será de ayuda para conectar con ellos y también con otras personas dedicadas a la rama sanitaria con las que este profesional tendrá que trabajar a veces codo con codo. Es vital poder comunicarse con exactitud y a la vez tener la capacidad de entender lo que necesita transmitir tanto el paciente como cualquier compañero de profesión, ya que esto hará no más sencillo realizar las tareas del día a día.

Habilidades de observación y atención al detalle

Además de las habilidades comunicativas, tener especial sensibilidad para observar, tener capacidad analítica y atención al detalle será una cuestión muy interesante que puede facilitar muchísimo el trabajo del osteópata sobre todo en la fase diagnóstica. Poder “leer entre líneas” a los pacientes ayudará mucho a la hora de establecer un esquema mucho más completo de la situación actual del paciente, su background y el punto de mejoría que quiere alcanzar con las sesiones.

Habilidades manuales y prácticas

Obviamente, no pueden faltar las habilidades en la práctica de la osteopatía y ser hábil con las manos es prácticamente una condición sine qua non para poder desempeñar las funciones de esta profesión con garantías. El conocimiento del cuerpo humano y de todas las partes que lo componen, así como qué conexiones existen entre todas ellas, es tan importante como saber aplicar las técnicas manuales necesarias para lograr una mejoría en el paciente. Saber trabajar con las manos de forma cuidadosa, higiénica y respetuosa será un plus que los pacientes sabrán valorar.

Ser organizado y metódico

Es muy habitual que el osteópata trabaje por cuenta ajena y en ocasiones sobre él recae la tarea de gestión de la agenda y otras cuestiones como pueden ser los presupuestos o el archivo de historiales médicos y otra documentación. Es por ello que es muy importante tener capacidades organizativas, tanto si se trata de gestionar personal a su cargo como si se trata de la categorización y archivo de documentos relativos a la actividad que se lleve a cabo en el centro osteopático.

¿Eres ordenado y metódico? ¡Perfecto! Evitar la falta de planificación y organización en un puesto de trabajo como osteópata, sobre todo si eres autónomo, será importantísimo para el buen desarrollo del trabajo.

Salidas profesionales después de un curso de Osteopatía

Si estás pensando en realizar un curso de Osteopatía pero no tienes claro cuáles son salidas laborales que ofrece este sector, aquí haremos un breve repaso a las más interesantes.

En primer lugar debes saber que se trata de una profesión cada vez más especializada y reconocida y que los centros con vacantes en los que se solicitan perfiles de personas con conocimientos específicos de osteopatía están en constante crecimiento.

La proliferación de centros y clínicas que ofrecen esta especialidad se ha extendido de un tiempo a esta parte, lo que unido al aumento de la demanda de estas prácticas médicas ha hecho que la figura del osteópata gane en popularidad y sean más buscadas aquellas personas que ofrecen experiencia en la práctica de esta disciplina o que puedan acreditar sus conocimientos a través de una titulación concreta.

Si estás interesado en trabajar como osteópata, lo primero que has de saber es que la creciente demanda exige un mayor nivel de especialización cada día que pasa y que las clínicas necesitan contar con personal cualificado. ¿Quieres ser uno de ellos? Fórmate a través de un curso de osteopatía especializado y opta a cualquiera de las salidas profesionales que ofrece el sector y de las que te hablaremos en detalle a continuación:

Las salidas laborales de un osteópata

Si cuentas con una formación de calidad y tienes verdaderas inquietudes por desarrollar tu profesión como osteópata, estas son algunas de las mejores opciones a tener en cuenta a la hora de buscar trabajo una vez finalices tu curso de osteopatía:

  • Centros especializados en Osteopatía: Son seguramente el primer lugar en el que te fijarías al buscar trabajo como osteópata. Se trata de centros especializados cuya actividad únicamente se centra en las técnicas y tratamientos de la osteopatía, sin abarcar ninguna otra cuestión médica a mayores. La proliferación de este tipo de centros y clínicas hace que aumenten las ofertas laborales en las que se buscan profesionales osteópatas cualificados.
  • Centros de Fisioterapia: Los centros especializados en fisioterapia también pueden contar entre su personal con osteópatas y, de hecho, muchos fisioterapeutas se interesan por esta disciplina una vez ejercen la profesión como tal en centros de este tipo. El cuidado del cuerpo y el interés por el bienestar y la salud son cuestiones que cada día importan más a los ciudadanos y por ello es cada vez más común contar con la ayuda de profesionales del sector de forma habitual.
  • Centros y hospitales con asistencia primaria y asistencia especializada: Así como los centros especializados sólo se dedican a la osteopatía en exclusiva, también pueden existir centros generalistas que incluyan esta especialidad, por tanto, serán una muy buena opción a considerar durante la fase de búsqueda de empleo.
  • Consultas privadas: Las clínicas privadas o centros hospitalarios de atención privada son también otra opción a tener muy en cuenta a la hora de ofrecer tus servicios como osteópata, ya que muchos de ellos si bien pueden no contar con esta especialidad, pueden valorarlo o necesitarlo en cualquier momento.
  • Atención domiciliaria: La atención en el domicilio del paciente es también otra posibilidad que se puede plantear cualquier persona formada en osteopatía. Para ello será necesario contar con el material preciso que permita realizar los diagnósticos y aplicar las técnicas adecuadas para tratar a los pacientes, pero es también una práctica cada vez más habitual entre aquellos profesionales que trabajan por cuenta propia.
  • Centros e instalaciones deportivas: La práctica deportiva suele acarrear muchas dolencias que pueden tratarse con osteopatía y por ello no es de extrañar que muchos centros donde se practican determinados deportes cuenten con un perfil osteópata y un lugar para el desarrollo de esta actividad.

Como puedes ver, el abanico de posibilidades que ofrece el sector no es para nada desdeñable y son cada vez más las oportunidades que surgen para poder desarrollar tu actividad como osteópata especializado.

Para poder hacerlo, debes contar con una formación de calidad que te permita conocer con todo detalle las cuestiones más importantes tanto en diagnóstico como prácticas y tratamientos, así que si te lo estás pensando, no dejes pasar la oportunidad: fórmate a través un curso de osteopatía. Esto te abrirá las puertas del mercado laboral y te servirá para acreditar tus conocimientos tanto si ya habías trabajado antes en esta rama sanitaria como si quieres aproximarte a ella y reenfocar tu futuro profesional.

Qué aprenderás en un curso de Osteopatía

La profesionalización de una disciplina como la osteopatía hace que sea necesaria una regulación y sobre todo, poder poner a disposición de las personas que se interesen por ella, de los conceptos, recursos y materiales básicos para desarrollar la actividad. Una formación de calidad a través de un buen curso de osteopatía te permitirá adquirir los conocimientos necesarios y lograr una acreditación académica que será muy relevante en tu currículum a la hora de presentar tu candidatura a una vacante para cubrir este puesto de trabajo.

¿Por qué realizar un curso de osteopatía? Pues porque se trata de una disciplina para la que actualmente en nuestro país no se cuenta con una especialidad como parte de una formación superior y a la que únicamente se accede a través de cursos específicos. El auge de esta profesión ha hecho que cada vez sean más las academias que se especializan esta disciplina y ofrecen formación particularmente centrada en ella.

A la hora de buscar un buen curso de osteopatía es importante tener en cuenta qué recursos académicos te pueden ofrecer, qué experiencia puede aportar el profesorado que va a tutorizar tu formación y cuán completo es el temario, ya que ahí radicará la base de los conocimientos que vayas a adquirir y de ello dependerá tu nivel al enfrentarte al día a día como osteópata titulado.

¿Qué debes esperar de una formación de este tipo? A continuación te explicamos algunos de los conceptos más importantes que debe incluir un buen curso de osteopatía:

  • Historia de la manipulación: Es importantísimo abordar la profesión desde un punto de partida que te ofrezca una perspectiva histórica de la evolución de esta disciplina. Para ello, será necesario conocer cuáles fueron los inicios de la osteopatía y descubrir cuáles son las primeras prácticas y tratamientos osteopáticos documentados, cómo la profesión ha ido adaptándose a lo largo de los años y cómo se aborda en diferentes países.
  • Conceptos y principios de osteopatía: Conocer los fundamentos y reglas más importantes sobre los que se asientan los cimientos de esta disciplina médica es vital para entender cómo es su funcionamiento y qué podemos esperar de la puesta en práctica de las técnicas osteopáticas más habituales.
  • Evaluación osteopática: Un buen diagnóstico es una fase vital para tratar cualquier dolencia y para descubrir las razones de por qué surge un determinado problema de salud. La evaluación osteopática permitirá adecuar las sesiones y el tratamiento para lograr los resultados deseados y deberá ir adaptándose a los cambios corporales del paciente.
  • Articulaciones, músculos y huesos: El conocimiento en profundidad de las partes del cuerpo y su funcionamiento, así como la relación que guardan entre sí, es primordial para poder extraer diagnósticos adecuados y tratamientos con los que lograr una mejoría de la salud integral del paciente. Es uno de los temas más importantes, ya que además del conocimiento del cuerpo en sí mismo, en este tema también se tratará de aprender a aplicar técnicas específicas para cada zona en particular.
  • Especialidades como osteopatía craneal, visceral y ginecológica: Dentro de la osteopatía podríamos diversificar algunas prácticas según estén relacionadas con una zona concreta del cuerpo. Así, un curso de osteopatía podría también tocar otras especialidades en mayor o menor profundidad dependiendo de la duración de la formación.
  • Interpretación radiográfica: Saber “leer” radiografías e interpretar cómo y por qué se han producido determinadas disfunciones o enfermedades es muy importante para la evaluación osteopática.

Estos son algunos ejemplos de los temas más importantes que no pueden faltar en un buen curso de osteopatía. ¿Estás decidido a formarte?

Elige tu curso de Osteopatía ideal y trabaja en lo que te gusta

Si quieres trabajar en el sector osteopático, ahora es el momento. ¡No dejes pasar la oportunidad! En Cursos.com somos especialistas en formación y podemos echarte una mano para encontrar el curso de osteopatía que mejor se adapte a tus necesidades, tus aptitudes y a tu disponibilidad. Adquirir los conocimientos necesarios para desarrollar esta actividad y contar con una titulación acreditativa puede abrirte las puertas del mercado laboral en aquello que gustaría trabajar.

¿Te echamos una mano? Rellena el formulario adjunto y nos pondremos manos a la obra para que logres tu objetivo. Apúntate ya al curso de osteopatía perfecto para ti y especialízate.