Renta 2019: ¿qué deducciones hay?

Poco a poco va acercándose el momento que tantos llevan tiempo mirando de reojo con no poco temor, ¡que viene la declaración de la renta! Pero, ¿hay razones para ello? No necesariamente si habéis planeado vuestro modelo 100 con todas las precauciones posibles. Es decir, habiendo hecho las cosas de tal manera que las deducciones de la renta os puedan beneficiar. ¿Os interesa el asunto? Pues en el post de hoy vamos a ver el tema más a fondo. ¿Cómo podéis hacer para pagar menos impuestos? Seguid leyendo, que la cosa promete.

Deducciones de la renta
Deducciones de la renta

¿Renta 2019? ¡Si estamos en 2020!

Esta es una de las mayores confusiones que los tributantes tienen, pues no son pocos los que piensan que el año que se coloca es en el que se hace la entrega de los papeles, ¡y no, señores! El año se refiere al ejercicio sobre el que se están incluyendo los datos. Tengamos en cuenta que el IRPF es un impuesto que se contabiliza a año vencido. Por tanto con “Renta 2020” se da a entender que han de presentarse las operaciones ejercidas el año anterior; en 2019.

Qué son las deducciones de la renta

Si habéis ganado mucho dinero a lo largo del año pasado os felicito, pero sabed que tendréis que arreglar las cuentas con el fisco. ¿Os han retenido el IRPF adecuado en las deducciones de la nómina? Entonces no habrá problema, pues no os saldrá a pagar. Eso sí, en caso de que vuestra empresa haya tributado por vuestra nómina algunos puntos menos de lo debido “la gracia” estará servida. Y bueno, qué decir de los autónomos. Si estáis en este grupo os tocará abrir la billetera -a no ser, claro está, que hayáis retenido por encima de los beneficios que hayáis podido obtener [que posible es]-.

El asunto es que hay maneras legales de pagar menos impuestos, y la principal es la que viene de las deducciones de la renta. Una vía por la que la Agencia Tributaria os permite reducir la cuota a pagar si os encontráis en determinadas circunstancias. ¿Cuáles son? Echad un vistazo al siguiente punto.

Principales deducciones de la renta en 2019

Deducciones IRPF
Deducciones IRPF

¿Estáis preparados para pagar menos impuestos? Pues siento deciros que si no habíais pensado en ello os habréis dejado por el camino varias oportunidades de lujo (podréis tenerlas en cuenta para la Renta de 2020). De todas maneras sí hay algunas que aún podréis aprovechar, así que ojo. Son las siguientes:

Vivienda principal

Las deducciones por comprar la vivienda habitual desaparecieron el 1 de enero de 2013, pero aún sigue habiendo casos en los que los compradores pueden beneficiarse impositivamente: quienes hayan adelantado dinero al constructor antes de esa fecha, formalizado la hipoteca en 2019 (es posible debido a la paralización de muchas obras); y quienes hayan pagado por adelantado en reformas o nueva construcción con finalización en el anterior ejercicio fiscal.

Donativos

Con el tema de las donaciones se puede sacar mucho jugo. Aquellas de menos de 150 euros permiten una deducción del 50%, y en cifras mayores la cosa baja al 27,5% (en caso de que se haya repetido la donación durante tres años el porcentaje deducible llega al 32,5%. ¿Habéis realizado una donación a un partido político? Pues os corresponderá una deducción del 20%.

Ahora bien, si os interesa pagar menos a través de esta vía sabed que a las cifras mencionadas podréis incrementarles un 5% si el dinero de las donaciones va destinado a programas prioritarios de mecenazgo (Instituto Cervantes, Agencia Española de Cooperación Interncional, etc.)

Planes de pensiones

Si estáis pagando un plan de pensiones sabed que Hacienda os devolverá gran parte de lo que hayáis aportado. Por ejemplo, para el límite de 8.000 euros por ejercicio que establece la última reforma tributaria el tipo se fija en un 46%. Es decir, que el fisco os devolverá 3.680 euros. Y ello sin afectar al importe que hayáis destinado a pensiones. No está mal, ¿verdad? Ahora bien, no conviene que la parte deducida sea superior al 30% de los ingresos, pues eso no os afectará tributariamente.

Maternidad

Quienes hayáis sido mamás a lo largo de 2019 estáis de enhorabuena por dos razones; la primera es obvia, y la segunda pasa por la deducción de 1.200 euros que os aplicará Hacienda en vuestra declaración. Y lo bueno del asunto es que esta vía os será útil durante los primeros tres años del pequeño. No está mal, ¿verdad? Pues sabed que también podréis cobrar, si queréis, de manera mensual -obviamente la parte proporcional a cada mes-

Discapacidad

¿Tenéis un hijo o un padre con discapacidad física o mental certificada que esté a vuestro cargo? Entonces tendréis la posibilidad de optar a la misma deducción fiscal del punto anterior. Os corresponderán 1.200 euros de golpe o pagaderos mes a mes. No es que sea la panacea, pero menos da una piedra, ¿no os parece?

Familia numerosa

Otra de las ventajas fiscales al tener hijos es el hecho de que se amplíen los mínimos personales; o dicho de otra manera más entendible: la base de los ingresos que no pagan impuestos se amplía.

Si tenéis un hijo esta será de 2.400 euros, de 2.700 euros si tenéis dos vástagos, y de 4.500 euros en adelante. Y si el niño más pequeño es menor de tres años la base quedará en 2.800 euros.

Compra de acciones de empresas nuevas

¿Habéis comprado acciones de una empresa de reciente creación? Entonces también podréis deducir, y concretamente un 20%. Eso sí, con un límite de 50.000 euros para la inversión; por lo que el tope que os devolverán se sitúa en 10.000 euros.

Incentivo inversor

Hacienda valora de manera positiva el hecho de que hayáis hecho inversiones de corte social, y por ello os devolverá si destináis dinero a investigación y desarrollo, si contratáis a personas discapacitadas, si reinvertís los beneficios obtenidos, si apoyáis con dinero propio espectáculos audiovisuales, etc.

De hecho incluso hay ventajas fiscales si realizáis inversiones en Ceuta, Melilla y las Islas Canarias.

Pensiones compensatorias

Un divorcio no es plato de buen gusto, y si encima os veis obligados a pagar una pensión compensatoria peor. De ahí que en Hacienda apliquen deducciones a estos pagos siempre y cuando haya habido una sentencia judicial que haya motivado este hecho. Si en cambio habéis llegado a un acuerdo amistoso no habrá beneficios tributarios por este concepto.

También habría que añadir cómo las pensiones destinadas a los hijos no tienen deducción posible. Solo es cuando el dinero es para el cónyuge -bueno, excónyuge-.

Deducciones autonómicas

Como os comentaba en la explicación del IRPF parte del dinero recaudado por este impuesto va destinado a financiar las Comunidades Autónomas. Y claro, eso permite que estas metan criterios propios para que sus conciudadanos puedan deducirse partidas extra.

Aquí uno puede encontrarse de todo: deducciones por viudedad o transmisiones patrimoniales, ayudas extra por hijos nacidos, tributaciones especiales por discapacidades, etc. Para que os hagáis una idea, una persona que tiene un patrimonio de 780.000 euros pagará unos 1.150 euros en Zaragoza, mientras que en Alcobendas básicamente pagaría 0 ceros -sí, nada-. Por eso, lo mejor que podéis hacer, es acudir a un gestor que os pueda asesorar de manera personalizada según donde tengáis la residencia habitual -también hay fraude con esto…-

Deja un comentario