Depósitos estructurados: qué son, cómo funcionan y cuáles son los mejores cursos

Si te han hablado de la opción de trabajar con depósitos estructurados pero no conoces bien este producto te acercamos todo lo que debes saber al respecto. Desde qué son a cómo funcionan y cuáles son los mejores cursos para aprender a trabajar con ellos.

depósitos estructurados
ProSmile

Qué son los depósitos estructurados

Los depósitos estructurados son una variedad de los tradicionales depósitos bancarios. La rentabilidad en este tipo de depósitos está ligada a los activos subyacentes. Por ello su rentabilidad se considera variable. Aunque la inversión inicial se encuentra garantizada, la rentabilidad final que ofrece se da en función de distintos índices. Así que se puede concluir que su rentabilidad no está garantizada.

El funcionamiento de los depósitos estructurados suele ser siempre muy similar. En este tipo de depósitos si al llegar la fecha de observación final los activos presentan un valor de referencia que ha subido o se ha mantenido con respecto al valor inicial que presentaban, entonces la rentabilidad que se obtiene es mayor. Pero si ha bajado, la rentabilidad es menor o incluso cero.

Se trata de un tipo de producto de ahorro que no es difícil de entender pero sí es más complejo que los plazos fijos tradicionales.

Uno de los inconvenientes más acuciados de este tipo de producto es no conocer la rentabilidad final que obtendremos. Es cierto que existen entidades que sí se comprometen a devolver al vencimiento la totalidad del importe invertido pero aún así hay que tener en cuenta la rentabilidad que se puede obtener del producto.

Tipos de depósitos estructurados

En función del nivel de riesgo que presentan los depósitos estructurados encontramos dos tipos de depósitos.

Por un lado están los productos estructurados en los que se realiza una garantía de capital a vencimiento. Estos depósitos estructurados son aquellos que sí devuelven el 100% del capital invertido en la fecha de vencimiento. Aquí se encuentran los depósitos rstructurados. Son seguros porque están regulados por el Banco De España y por el Fondo de Garantía de Depósitos.

Por otro lado encontramos los productos estructurados con riesgo. Estos son productos que no ofrecen una garantía de capital a vencimiento. Por tanto, recuperar el dinero estará condicionado por la evolución del activo subyacente. Aquí encontramos los contratos financieros. Se trata de unos productos que están regulados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, más conocida por sus siglas: CNMV.

Son muchos los inversores que ven en los productos estructurados algo muy completo que incluso puede suponer una
amenaza. Estos productos se caracterizan por ofrecer una limitada liquidez en el mercado secundario. Además se caracterizan por una mayor opacidad y por la necesidad de que exista un intermediario financiero que dé acceso a dichos productos.

Cómo funcionan los depósitos estructurados

Los depósitos estructurados son un tipo de producto que vincula su remuneración a la evolución de un índice de referencia o a una serie de valores en bolsa. Dependiendo del índice en concreto y los valores que marque se obtendrá una rentabilidad más alta.

Estos depósitos deben ser un complemento a la inversión que los ahorradores suelen hacer a un plazo tradicional. El inversor debe analizar en todo momento la evolución de los subyacentes elegidos. Estos subyancentes pueden ser de naturaleza diversa. Desde la Bolsa, las materias primas o la inflación.

El funcionamiento de los depósitos estructurados permite dividir nuestro capital en dos partes. Una de ellas se encontrará rentabilizada a un plazo determinado y tendrá una remuneración garantizada como ocurre con los depósitos tradicionales. La otra parte obtendrá remuneración en función de la cartera de valores que se haya seleccionado o del índice de referencia a la que esté supeditada.

Si se va a contratar un depósito estructurado hay que tener en cuenta que no se sabrá la rentabilidad que será capaz de ofrecernos hasta que tenga lugar el vencimiento del depósito. Es importante conocer bien antes de contratarla la naturaleza del depósito. Sólo así nos aseguraremos que sabemos lo que se está contratando.

Es fundamental que si se opera con estos productos se conozca el funcionamiento de los mismos. No se debe contratar nunca un producto que no se sabe cómo funciona. Es recomendable que el inversor pueda valorar las probabilidades de conseguir la rentabilidad máxima establecida. No es recomendable, por tanto, abrir un depósito de esta naturaleza sin saber valorar si la acción, índice, etc está barato, está caro, etc.

Ventajas e inconvenientes de los productos estructurados

Entre las ventajas que suponen los productos estructurados a los inversores está el hecho de reducir riesgos en la inversión. Muchos de estos productos son capaces de ofrecer al inversor una garantía que puede ser total o parcial y que está asociada a la recuperación de la inversión a vencimiento. Eso sí, hay que tener en cuenta que a mayor garantía de capital, sí se da una menor expectativa asociada a la rentabilidad.

Los productos estructurados con garantía parcial de capital ofrecen a los inversores más conservadores la opción de realizar una inversión en activos financieros que son más arriesgados que, por ejemplo, la renta variable.

Además, estos productos permiten diversificar los activos sobre los que se opera. Este tipo de productos ofrece la posibilidad de realizar una exposición a diversas clases de activos financieros. Una exposición que permite rentabilizar la cartera en cuanto al binomio existente entre la rentabilidad y el riesgo.

Además estos productos estructurados te permitirán hacer una inversión a medida. Mediante estos productos el inversor puede decidir el número de activos a los que invierte así como la cantidad de dinero. También puede seleccionar las fechas que mejor encajen en su horizonte temporal. En definitiva, se puede realizar una inversión a medida.

Los productos estructurados ofrecen un acceso a mercados mayoristas. Entre estos mercados están las bolsas emergentes, los mercados de materias primas, etc. Se trata de un acceso que se da a todo tipo de inversores, también a los minoristas. Un acceso que de manera directa no podrían tener pero sí a través de los depósitos estructurados.

Los depósitos estructurados permiten a los inversores combinar diferentes perspectivas de mercado en un producto.

En cuanto a las desventajas de este tipo de depósitos estructurados hay que tener en cuenta los siguientes factores.

Estos productos estructurados operan en mercados secundarios y no ofrecen la opción de operar en un mercado con líquido suficiente como para deshacer la inversión en el momento justo y a un precio razonable siempre. En este sentido estos productos estarían en desventaja con respecto a los activos tradicionales.

Los mercados no organizados en los que se dan estos productos se caracterizan por tener cierta flexibilidad a la estructuración, pero hay una ausencia de supervisión externa.

Estos productos conllevan un riesgo mayor. A la hora de operar con ellos hay que tener en cuenta que debemos incorporar factores como dicho riesgo sobre el crédito del banco. También se han de tener en cuenta las necesidades puntuales de captación de financiación del emisor, las comisiones que puede plantear y las posibles primas por liquidez que se dan a la hora de crear un depósito estructurado.

Cursos de depósitos estructurados

depósitos estructurados
QuinceMedia

Si quieres aprender más sobre los productos estructurados entre los que se encuentran los depósitos estructurados toma nota porque estos cursos harán que puedas conocer este tipo de opción más a fondo.

1. Curso de productos estructurados, Instituto BME

El curso de productos estructurados impartido por el Instituto BME es un curso de naturaleza práctica en el que se facilita al alumno tanto conocimientos teóricos como conocimientos prácticos. En definitiva, se da la formación necesaria para comprender el funcionamiento que tienen los productos estructurados.

Gracias a este curso se aprenden a analizar las variables que afectan a estos productos, además se explican los riesgos que se adquieren. Se aprende también a adecuar el producto al cliente.

Este curso pretende enseñar en qué consiste este producto a través de ejemplos sencillos en los que se muestran estructurados reales sobre tipo de interés, de cambio, sobre renta variable y sobre opciones como los commodities.El curso enseña a estructurar estos productos, muestra cómo se ven los perfiles de pago, qué utilidad pueden tener para el cliente, y ver si puede ser un producto tóxico.

Este curso está especialmente pensado para inversores que quieren entender este producto y operar de manera segura con ellos.

Se imparte en el Palacio de la Bolsa en Madrid tiene una duración de 8 horas y un coste de 250 euros.

2. Curso de Productos Complejos, CEF

Dentro del Curso de Productos Complejos impartido por CEF se da amplia formación sobre los productos estructurados. Se trata de un curso que está destinado a gestores de banca, a gestores de patrimonio, a empleados de gestoras de fondos de inversión, personas que puedan estar invirtiendo en productos de naturaleza compleja, etc.

Entre el temario que se imparte dentro de este curso está, como decimos, la profundización en los productos estructurados con derivados implícitos, por ejemplo.

Este curso se imparte bajo la modalidad presencial en el centro CEF de Madrid. Tiene un coste de 560 euros.

3. Curso de Productos Estructurados, Instituto de Estudios Fiscales

El curso de productos estructurados impartido por el Instituto de Estudios Fiscales es otra de las opciones que tendrás a tu alcance si quieres estudiar un curso sobre productos estructurados. Se trata de un curso que está dirigido a profesionales que trabajan en entidades financieras. También es un curso idóneo para gestores de banca personal y banca privada; personas que tienen sus ahorros en fondos de inversión y fondos de pensiones; asesores financieros y fiscales, etc.

Entre la formación que obtendrás si te decantas por realizar este curso está la formación relativa a los productos integrados que están sobre los productos estructurados.

Este curso se imparte bajo la modalidad presencial en las Aulas del IEF Barcelona y su precio es de 510 euros.

4. Productos Financieros Estructurados, ITAM

Este programa de Productos Financieros que imparte ITAM está dirigido a aquellas personas que se dedican a las finanzas, a los traders, brokers, además del personal que trabaje en tesorería que busquen especializarse en productos estructurados.

Una vez hayas hecho este programa tendrás amplia formación en depósitos estructurados. A través de un total de siete módulos se da al alumno la formación necesaria para ello. Esto se distribuye en un total de 144 horas lectivas

Deja un comentario