Principales síntomas de la depresión

Tags:

Los principales síntomas de la depresión van más allá de la mera tristeza. Son perturbaciones graves de las emociones que causan un profundo malestar subjetivo. Además, dificultan a las personas funcionar y, en muchos casos, llevar una vida autónoma e independiente. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión es una de las patologías más frecuentes e incapacitantes.

síntomas de la depresión

Los principales síntomas de la depresión se dividen en los siguientes:

  • Afectivos: Tristeza, decaimiento, apatía, ansiedad, melancolía, llanto
  • Cognitivos: Pesimismo, culpa, falta de concentración, pérdida de interés o motivación, ideas de suicidio
  • Conductuales: Retraimiento social, pérdida de energía, enlentecimiento motor o agitación, anhedonia, descuido de la apariencia personal
  • Fisiológicos: Cambios en el apetito y el peso, estreñimiento, cambios en el patrón de sueño, pérdida del deseo sexual. Además, en mujeres, alteraciones del ciclo menstrual.

Hay varios tipos de depresión: las que se presentan en forma de episodios o son más o menos permanentes, o ajustadas a un patrón temporal. Entre las causas de la depresión encontramos determinantes biológicos, genéticos y a nivel de neurotransmisores. Causas de la depresión psicológicas como traumas o formas distorsionadas y catastróficas de percibir la realidad. Y, por último, acontecimientos vitales traumáticos o estresantes. Por suerte, hoy en día, el tratamiento de la depresión ha avanzado al nivel que hay un amplio porcentaje de éxitos. El tratamiento de elección es la terapia cognitivo-conductual con o sin apoyo farmacológico.

Tipos de depresión

A continuación, mostraremos los principales tipos de depresión conforme al Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5). APA (2014). Sin embargo, no mostraremos criterios diagnósticos. Más bien características generales de los tipos de depresión.

Trastorno de depresión mayor

El trastorno de depresión mayor requiere que los síntomas de la depresión estén presentes durante, al menos, 2 semanas. Es uno de los tipos de depresión más frecuentes. Además, se han de cumplir algunas de estas características:

  • Estado de ánimo deprimido o pérdida de interés y capacidad para experimentar placer
  • Pérdida o aumento de peso
  • Insomnio o hipersomnia
  • Agitación o retraso psicomotor
  • Fatiga o pérdida de energía
  • Sentimiento de inutilidad, culpa, deseo o pensamientos de muerte
  • Disminución de la capacidad para pensar y tomar decisiones
  • En casos graves, podría llegar a haber síntomas psicóticos

Trastorno depresivo persistente (distimia)

En el trastorno depresivo persistente los síntomas de la depresión están presentes durante al menos dos años de forma prácticamente ininterrumpida. Es de los tipos de depresión más resistentes al tratamiento. Entre sus características están las siguientes:

  • Poco apetito o sobrealimentación
  • Insomnio o hipersomnia
  • Poca energía o fatiga
  • Desesperanza y baja autoestima
  • Incapacidad para concentrarse y tomar decisiones

Trastorno de desregulación destructiva del estado de ánimo

En el trastorno de desregulación destructiva del estado de ánimo los síntomas de la depresión se manifiestan de forma topográficamente diferente a los anteriormente expuestos. La permanencia de estos síntomas será superior al año:

  • Graves accesos de cólera cuya intensidad o duración son desproporcionados a la situación
  • Los accesos de cólera no concuerdan con el grado de desarrollo
  • El estado de ánimo entre los accesos de cólera es irritable o irascible

Trastorno disfórico premenstrual

El trastorno disfórico premenstrual se diagnostica cuando los síntomas de la depresión se presentan en la mayoría de los ciclos menstruales. No obstante, los síntomas han de estar presentes en la última semana antes del inicio de la menstruación, empezar a mejorar uno días después del inicio de la menstruación y hacerse mínimos una semana después de la menstruación. Es de los tipos de depresión más polémicos. Sus características son:

  • Labilidad afectiva intensa
  • Irritabilidad intensa, aumento de los conflictos interpersonales
  • Estado de ánimo deprimido, sentimiento de desesperanza o autodesprecio
  • Ansiedad, tensión
  • Letargo, fatigabilidad
  • Disminución de la concentración
  • Cambios en el apetito
  • Sensación de agobio o de no tener control
  • Dolores físicos

Causas de la depresión

Dentro de las causas de la depresión no podemos atender a cada uno de los factores biopsicosociales por separado. No existe una causa unitaria para los trastornos mentales, sino un cúmulo de circunstancias que atañen al ser humano en todos sus niveles.

Factores biológicos

Los factores biológicos se centran en la herencia genética, la disfunción fisiológica, o una combinación de ambas. Por lo tanto, desde esta perspectiva, tendríamos las siguientes causas para la depresión:

  • Genes y herencia: Actualmente existe evidencia científica de que los síntomas de la depresión tienen componentes genéticos localizados. No obstante, su expresión fenotípica está muy ligado al ambiente
  • Neurotransmisores: La noradrenalina, la serotonina y la dopamina ayudan a la transmisión del impulso nervioso. Por lo tanto, ayudan a excitar y activar las neuronas. Un déficit en estos neurotransmisores daría como resultado algo parecido a los síntomas de la depresión.
  • Una posible disminución de la materia gris cerebral
  • Niveles anormalmente altos de cortisol, conocida como la hormona del estrés.

Factores psicológicos

Se han propuesto diversas teorías para explicar los síntomas de la depresión. Algunas hacen más hincapié en los acontecimientos externos al individuo; otras en la forma de pensar e interpretar la realidad de las personas.

  • Las teorías conductuales señalen la importancia de estar en un ambiente que nos provea de los reforzadores necesarios para ejecutar nuestras conductas. No sólo debe haber un ambiente reforzante, sino que debe haber una conducta instrumental por parte del individuo. En resumen, que esté dispuesto a obtener dichos reforzadores. Así, el pobre acceso a reforzadores sumado a una conducta ineficaz del individuo, nos conduciría a una depresión.
  • Las teorías cognitivas centran su foco de interés en el pensamiento. De hecho, pensamientos catastróficos, dicotómicos (todo o nada, banco o negro) o la tendencia a la culpabilidad, estarían detrás de los síntomas depresivos. Por otro lado, Distorsiones de la realidad producidas por esquemas de pensamientos disfuncionales, la tendencia al catastrofismo o al pesimismo, también estarían detrás de la depresión.

Factores sociales

Algunos estresores ambientales, sumados a vulnerabilidades biopsicológicas, podrían estar detrás del inicio de la depresión. Por ejemplo, tenemos:

  • Ambientes altamente estresantes
  • Falta de apoyo o recursos
  • Nivel socioeconómico bajo
  • Diferencias culturales

Tratamiento contra la depresión

Dentro del las estrategias de tratamiento contra la depresión tenemos principalmente las siguientes:

  • Medicamentos: Actualmente existen 4 tipos de medicamentos antidepresivos: 1) Antidepresivos tricíclicos, 2) Antidepresivos heterocíclicos, 3) inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO), 4) inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS). Cada uno de estos fármacos está diseñado para aumentar el nivel de un neurotransmisor concreto. El aumento se lleva a cabo: 1) Favoreciendo la síntesis del neurotransmisor, 2) Bloqueando su degradación, 3) Previniendo su recaptación después de la sinapsis y 4) imitando su conexión a los receptores sinápticos
  • Psicoterapia cognitivo-conductual: Como su nombre indica, implica trabajar con patrones de pensamientos, emociones y conductas. Las estrategias cognitivas persiguen: 1) Identificar los pensamientos negativos y las creencias irracionales, 2) Ser consciente de la conexión pensamientos-conducta, 3) Cuestionar los pensamientos negativos y las creencias irracionales, 4) Promover la implantación de patrones de pensamientos más adaptativos. Por otro lado, las estrategias conductuales tienen como objeto: 1) Establecer una conducta instrumental que implique la obtención de los reforzadores perdidos, 2) Actuar en dirección hacia los valores personales, 3) Comprometerse con acciones valiosas y reforzantes para el individuo.

Artículos relacionados

Sobre el autor Bernardo Peña Herrera

sígueme en:

Deja un comentario: