Derechos de los trabajadores. ¿Cuáles son?

Tags:

Los derechos de los trabajadores en España han cambiado en los últimos tiempos. La crisis económica trajo consigo muchos cambios, incluidas dos reformas laborales que han recibido más críticas que elogios, y que han supuesto un cambio en la percepción de la relación laboral y la forma en la que se desarrolla la misma.

derechos de los trabajadores

El derecho al trabajo en la Constitución

La concepción del trabajo ha variado a lo largo del tiempo. Mientras que hace unos siglos trabajar era una obligación para ciertos colectivos, hoy en día esta acción está configurada como un derecho.

En la Constitución Española el derecho al trabajo se recoge en el artículo 35. Esta ubicación no es aleatoria, sino que supone que a tal derecho nuestro ordenamiento jurídico le va a dar una protección de nivel medio.

El derecho al trabajo se puede invocar por sí mismo ante juzgados y tribunales, no precisa de ningún desarrollo legal para poder ser tutelado. Aún así, dada la complejidad de las relaciones laborales, el Estatuto de los Trabajadores (en adelante ET) es el encargado de dar forma a todos los aspectos que integran la relación laboral.

Derechos de los trabajadores recogidos en el ET

El Estatuto enuncia en su artículo 4 los derechos labores que tiene toda aquella persona que esté sujeta a una relación laboral por cuenta ajena. Son los siguientes:

  • Derecho al trabajo y a la libertad de elección de profesión u oficio.
  • Libre sindicación
  • Negociación colectiva.
  • Adopción de medidas de conflicto colectivo.
  • Huelga.
  • Reunión.
  • Información, consulta y participación en la empresa.

Estos derechos se consideran básicos y su contenido se ha desarrollado posteriormente a través de la correspondiente legislación, como la Ley de Huelga o la Ley Orgánica de Libertad Sindical, que regulan en detalle el contenido de cada derecho y la forma de conseguir su tutela ante los tribunales en caso de vulneración de los mismos.

Además de estos derechos básicos, el ET también en su artículo 4 regula otros derechos que están estrechamente vinculados con la relación laboral y son:

  • Derecho a la ocupación efectiva.
  • Promoción y formación profesional en el trabajo.
  • A la no discriminación directa o indirecta en el acceso al empleo o una vez en el mismo.
  • A la integridad física y una correcta política de seguridad e higiene en el trabajo.
  • Al respeto a su intimidad y su dignidad.
  • Percepción del salario pactado.
  • Ejercicio individual de las acciones que se deriven del contrato de trabajo.
  • Otros derechos que se deriven del contrato de trabajo.

Hacer un análisis en profundidad de todos y cada unos de estos derechos resulta complejo en un único artículo, así que para no extendernos demasiado nos vamos a centrar en algunos de los más importantes.

Derecho a la libre sindicación

A la libertad sindical no sólo se refiere el ET, sino que es un derecho fundamental recogido en el artículo 28 de nuestra Constitución, junto al derecho de huelga.

De esta forma, la norma suprema de nuestro ordenamiento jurídico reconoce los dos derechos de autotutela más importantes que tienen los trabajadores para poder defender sus intereses frente a la parte económicamente más fuerte, los empleadores.

Es más, la libertad sindical está reconocida como un derecho humano esencial en el ámbito internacional

Este derecho implica que los trabajadores pueden (si quieren) agruparse en entidades creadas específicamente para la defensa de sus intereses: los sindicatos.

derechos de los trabajadores

Para que este derecho se pueda hacer efectivo es necesaria además una regulación previa que permita la existencia de sindicatos, establezca su forma de organización y las acciones que pueden llevar a cabo para cumplir con su objetivo.

Con respecto a este derecho podemos hablar de:

  • Libertad de constitución para crear sindicatos.
  • Libertad de afiliación en su vertiente positiva y negativa, es decir, libertad para poder decidir si se forma para o no de un sindicato.
  • Libertad colectiva de reglamentación, entendida como el derecho del sindicato a dotarse de sus propias normas internas.
  • Libertad colectiva de representación y actuación, en el sentido de que los sindicatos son libres a la hora de representar a sus miembros sin injerencias por parte de los poderes públicos, y de establecer su programa de actuación para conseguir sus objetivos.
  • Libertad colectiva de disolución, implica que el sindicato sólo puede ser disuelto por la voluntad de sus miembros o por decisión judicial, nunca por resolución administrativa.

El desarrollo legislativo de este derecho se encuentra en nuestro ordenamiento jurídico en la Ley Orgánica 11/1985, de 2 de agosto, de Libertad Sindical.

Derecho de huelga

La huelga es el segundo de los derechos de autotutela que tienen los trabajadores y, como hemos visto antes, lo regula nuestra Constitución en el artículo 28. Está regulado además en el Real Decreto-Ley 17/1977.

Sin embargo, nuestra regulación sobre huelga se considera por muchos expertos incompleta. Gran parte del Real Decreto-Legislativo que regula el ejercicio del derecho de huelga fue declarado inconstitucional por la sentencia de 8 de abril de 1981 del Tribunal Constitucional.

Desde entonces no ha vuelto a ver cambios legislativos en la materia, por lo que la normativa actual es bastante limitada.

La huelga implica el cese de la actividad productiva como medida de presión frente al empresario para conseguir el reconocimiento de derechos. Según la sentencia del Tribunal Constitucional a la que nos referíamos con anterioridad, la huelga es una perturbación en el normal desenvolvimiento del proceso de producción de bienes y servicios, mediante acuerdo entre los trabajadores y con el objetivo de reivindicar mejoras laborales. Se trata además de un fenómeno que debe discurrir de forma pacífica y sin violencia.

La huelga la puede realizar cualquier trabajador por cuenta ajena, con la única excepción de los miembros de las Fuerzas Armadas, institutos de carácter militar y los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

La legislación regula de forma taxativa los actos previos que deben llevarse a cabo para que la convocatoria sea legal, así como los parámetros para que la huelga se desarrolle de forma pacífica.

Hay que tener en cuenta que la huelga es un derecho, pero también existe el derecho al trabajo. Por lo que nadie podrá ser forzado o coaccionado para que abandone su puesto de trabajo.

derechos de los trabajadores

Derecho a la negociación colectiva

El artículo 37 de la Constitución se refiere a la negociación colectiva y a la fuerza vinculante de los convenios colectivos que deriven de la misma.

La negociación colectiva permite que los trabajadores (generalmente a través de sus representantes sindicales) tomen parte en la regulación de sus derechos y obligaciones laborales.  Convirtiéndose el convenio en una de las fuentes del Derecho Laboral.

Se pueden negociar colectivamente aquellas materias que sean de interés común de las partes implicadas en la negociación y que afecten a la relación entre trabajadores y empleadores. Lo que no se puede regular en ningún caso a través de un convenio son aquellas materias que de alguna manera restrinjan o limiten las facultades del empleador a la hora de organizar, administrar o dirigir la empresa.

Desafortunadamente las últimas reformas laborales se han centrado demasiado en dar el poder de la negociación colectiva a los sindicatos, de modo que en las empresas pequeñas en las que normalmente no hay sindicatos la capacidad de negociación de los trabajadores se ha visto reducida de una forma drástica.

Tutela de los derechos laborales

El reconocimiento de derechos de los trabajadores a nivel individual o colectivo implica que se debe establecer un mecanismo para la defensa de los mismos. En el caso del ordenamiento jurídico español el cauce adecuado es el Proceso Laboral, que está regulado en la Ley 36/2011, de 10 de octubre, reguladora de la Jurisdicción Social.

En el Derecho Laboral se da prevalencia al acuerdo entre las partes antes de acudir a la vía judicial, de ahí que con frecuencia antes de poder interponer una demanda sea requisito necesario haber intentado la conciliación ante el servicio administrativo correspondiente. (Para saber más sobre el tema de la mediación te recomendamos nuestro post “Mediación ¿qué es y cómo puede ayudarte?”)

Podrá actuar en defensa de sus derechos laborales cualquier trabajador que esté en pleno ejercicio de sus derechos civiles y sea mayor de 16 años. Siendo necesario en todo caso la defensa por parte de abogado laboralista y la representación a través de procurador.

derechos de los trabajadores

En caso de que una misma acción vulnere los derechos de varios trabajadores estos pueden optar por presentar la demanda de forma conjunta o bien cada uno por su parte. Pero si hay más de diez demandantes se deberá designar a un representante que debe ser un abogado, un procurador, un graduado social, un sindicato o cualquiera de los demandantes.

Lo que persiguen este tipo de procesos es que se reconozca que se ha producido una vulneración de un derecho laboral y se ordene restituir la situación a cómo estaba antes de producirse la vulneración (si fuera posible). En algunos casos también corresponde una indemnización por daños y perjuicios a los afectados.

Para poder hacer un buen trabajo es imprescindible que los abogados laboralistas apuesten por una formación continuada. (Para saber más sobre este tema te recomendamos el post “5 tendencias que están revolucionando la formación jurídica”).

Límites de los derechos de los trabajadores

Ningún derecho es absoluto y eso afecta también al ámbito laboral. Los trabajadores tienen derechos y pueden ejercerlos, pero deben tener en cuenta que el límite a los mismos está en el respeto al orden público y a los derechos de los demás.

De ahí por ejemplo que en el momento de hacer huelga no se pueda obligar a los trabajadores que no han seguido la convocatoria a dejar de trabajar, o que mediante negociación colectiva no se puedan establecer medidas discriminatorias que vayan en contra del principio de igualdad reconocido en la Constitución.

Derechos laborales por conquistar

La legislación laboral está en constante cambio para adaptarse a las circunstancias y tanto juristas como trabajadores coinciden al señalar que de cara al futuro será necesaria la regulación de nuevos derechos de ámbito laboral.

Los que ya se están comenzando a reclamar y en algunos países ya han sido reconocidos son los siguientes:

  • Equiparación de los permisos de maternidad y paternidad para que ambos progenitores se puedan involucrar en la crianza de los hijos, rompiendo a la vez los perjuicios de ciertos empleadores a la hora de contratar a mujeres.
  • Equiparar los derechos de trabajadores por cuenta ajena y autónomos, medida que ya se ha tomado en Francia.
  • Acabar con la brecha salarial, reconociendo el derecho a un salario igual por el mismo trabajo con independencia del sexo del trabajador.
  • Desconexión digital, permitiendo que los trabajadores puedan descansar realmente y desconectar del trabajo una vez que acaba la jornada laboral.

En realidad, todos estos derechos están estrechamente relacionados con la necesidad de reconocer la igualdad en el ámbito laboral a todos los niveles, para que hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades. Y también para conseguir la tan deseada conciliación entre la vida personal y la laboral, algo que a día de hoy sigue resultando muy complicado para la inmensa mayoría de los trabajadores.

Artículos relacionados

Sobre el autor Mayka Jimenez

Experta en Derecho, marketing digital y Redes Sociales. Me encanta escribir ¡y leer!

sígueme en:

Deja un comentario: