¿Qué es la Diabetes Tipo 1? Síntomas y tratamiento

Tags:

La diabetes tipo 1 es una enfermedad que hace referencia a los niveles de azúcar en la sangre, conocido como la glucosa. En la diabetes los niveles de esta sustancia están excesivamente altos, pero ¿de dónde viene glucosa que corre por la sangre humana?

Esta sustancia se obtiene de los alimentos que consumimos diariamente. La glucosa a su vez, trabaja de la mano con la hormona llamada insulina que es la encargada de que la glucosa penetre en las células y de esta forma suministrarle energía. Cuando se padece de diabetes, la insulina o no está presente en la sangre o no está trabajando de manera adecuada. A continuación, te acercamos todo lo que debes conocer de la diabetes tipo 1, sus síntomas y tratamiento.

Tipos de diabetes

La diabetes se divide en varios tipos, entre ellas se encuentra: la diabetes tipo 1, tipo 2, y la diabetes gestacional.

  • Diabetes tipo 1: se considera diabetes de tipo 1 cuando el cuerpo no tiene la capacidad de producir la insulina necesaria para los procesos del organismo, lo cual ocurre por una respuesta del sistema inmune al atacar a las células pancreáticas que la producen. Esta enfermedad, si bien puede afectar a las personas en cualquier edad, tiene mayor prevalencia en la población infantil y juvenil.
  • Diabetes tipo 2: La diabetes tipo 2 es considerada una de las más comunes, y afecta generalmente a los adultos y ancianos, esta es causada por una dificultad para producir la insulina.
  • Diabetes gestacional: esta última generalmente desaparece luego del nacimiento del bebé, sin embargo, la mujer es más propensa a padecer diabetes tipo dos.
    Una de las principales diferencias es que mientras la diabetes tipo 1 se presenta en las personas jóvenes, mientras que la tipo 2 se presenta en gente de mediana edad. Otra marcada diferencia es que en la tipo 1 el páncreas deja de funcionar por completo, mientras que en la tipo 2 el páncreas sí funciona, pero la insulina que produce es de mala calidad o es demasiado poca para abastecer la demanda de insulina en la sangre.

Que es la diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 es una enfermedad auto inmune, también se le conoce como diabetes insulino-dependiente o diabetes juvenil, este tipo de enfermedad es la forma menos común de diabetes, de hecho la diabetes en general es padecida por aproximadamente un 13.8% de la población española de ese porcentaje solo entre el 5 y el 1% de la población padece la diabetes tipo 1, así de inusual es esta enfermedad.

Generalmente, tiende a presentarse durante la infancia, adolescencia y los primeros años de la adultez, aunque el componente genético es algo sumamente importante para tomar en cuenta en este diagnóstico, no siempre es el origen de este padecimiento.

https://www.youtube.com/watch?v=fazeCkUgkwQ

Cuando un individuo tiene este padecimiento, el páncreas disminuye la producción de insulina que el organismo necesita para transformar la glucosa en energía, manteniendo la glucosa circulando en la sangre, y cuando los niveles de azúcar son tan elevados en la sangre se produce la hiperglucemia. La principal característica de esta diabetes es que ocurre una destrucción autoinmune de células beta.

Las células beta, son las células que produce el páncreas las cuales son encargadas de la producción y síntesis de la insulina, sin estas células el azúcar que se encuentra en muchos alimentos, al igual que los almidones no puede ser procesada correctamente, y de no ser procesada se concentra en la sangre causando muchas complicaciones a nuestra vida diaria.

Síntomas de la diabetes tipo 1

  • La diabetes tipo 1, puede ser identificada por la prevalencia de algunos síntomas presentes en las personas que la padecen. Algunos de los más notorios son:
  • Sed anormal y constante.
  • Sensación de sequedad en la boca.
  • Mucho cansancio rozando niveles extremos.
  • Apetito alterado.
  • Una pérdida de peso súbita.
  • La sanación de las heridas ocurre de manera lenta.
  • Padecer de manera recurrente de infecciones.
  • Visión borrosa.

Si por alguna razón, notas alguno de estos síntomas de manera recurrente en tu rutina diaria, es recomendable que vayas a el medico de manera urgente, recuerde que no debe auto medicarse ni comprar productos sin recetas, una vez vayas a un especialista, el mismo te realizara los exámenes de sangre donde se te diagnosticará o no con la enfermedad.

En algunos casos, las jóvenes que contraen dicha enfermedad tienden a padecer de infecciones vaginales u hongos antes de que sea diagnosticada y comience con su tratamiento. Se observa también en las personas afectadas que su piel comienza a resecarse y generarle comezón.

Si no es diagnosticada a tiempo, a causa de las sustancias químicas que se almacenan en la sangre, el paciente puede presentar el llamado cuadro de cetoacidosis diabética, que le genera al individuo vómitos, nauseas, perdida del conocimiento, dolor en el área abdominal (estomago) y problemas para respirar.

Este cuadro, se produce cuando el cuerpo comienza metabolizar la grasa que se encuentra almacenada para obtener la energía que necesita (misma que a causa de la diabetes tipo 1 no puede obtener de la metabolización de la glucosa).

Por otra parte, si la diabetes no es controlada a tiempo, llevando un ritmo de vida sano y buscando el sustituto de la insulina la hiperglicemia puede causar problemas serios con el tiempo, estas complicaciones pueden afectar los órganos principales como el corazón, los riñones y los ojos, también afectan a los vasos sanguíneos.

Con el tiempo, las complicaciones de la diabetes podrían provocar discapacidad o poner en riesgo la vida. Entre estas complicaciones se encuentra:

Enfermedades del corazón y circulatorias: Esta enfermedad aumenta en gran medida el riesgo de tener problemas cardiovasculares, como pueden ser enfermedades en las arterias coronarias, accidentes cerebrovascular, estrechamiento de las arterias y aumento de la presión sanguínea.

Lesiones a los nervios: El exceso de azúcar puede dañar las paredes de los capilares que alimentan los nervios, sobre todo en las piernas. Esto tiende a causar hormigueo, entumecimiento, ardor o dolor que suele empezar en la punta de los dedos y sube gradualmente. Si no es controlado, puede ser que se pierda la sensibilidad en dicha extremidades.

Daño renal: Los riñones son esenciales pues estos contienen millones de pequeños vasos sanguíneos por donde se filtran los desechos de la sangre, la diabetes puede afectar esta función de filtrar, produciendo una insuficiencia renal o alguna otra enfermedad renal en etapa terminal, cuya única solución puede ser el trasplante.

Daño en los ojos: La diabetes, también puede dañar los vasos sanguíneos que se encuentran dentro de la retina y podría llevar a una ceguera, también esta enfermedad aumenta el riesgo de padecer otros trastornos de la vista como cataratas y glaucoma.

Daños en los pies: Como ocurren lesiones a los nervios de los pies y el flujo sanguíneo es deficiente puede traer muchas complicaciones como la aparición de herida y ampollas que, si no se tratan pueden causar infecciones graves que radican en la amputación de un dedo, el pie o la pierna.

Trastornos de la piel y la boca: La diabetes hace propenso al paciente a infecciones de la piel o la boca como infecciones fúngicas y bacterianas, también a tener enfermedades en las encías y sequedad en la boca.

Complicaciones en el embarazo: Los niveles tan altos de azúcar en la sangre pueden representar un peligro para la madre y para el bebé, se puede presentar el caso de un aborto espontáneo, muerte fetal y defectos en el bebé cuando este nazca, siempre y cuando la diabetes no esté controlada. Por su parte la madre puede tener riesgo de tener problemas de ojo diabético y presión arterial alta por el embarazo.

Controlar la diabetes puede ser la diferencia entre la vida y la muerte, cuidarse e ir al médico para chequeos periódicos puede marcar una gran diferencia.

Causas de la diabetes tipo 1

Actualmente, no existen estudios reales que demuestren la causa exacta que da lugar a la aparición de esta enfermedad metabólica, pero se ha determinado que hay ciertos factores que influyen en su origen, por ejemplo:

El factor genético: Esto no quiere decir que se hereda la diabetes como tal, como ocurre con otras enfermedades hereditarias, sino que lo que se hereda es la predisposición a tener diabetes, se sabe que solo el 13% de los niños y adolescentes con diabetes tienen algún miembro de su familia que también tiene esta enfermedad.

El factor auto inmune: El sistema inmune es el encargado de proteger todo el organismo, sin embargo, hay ciertas enfermedades que por ser autoinmunes, vuelven al sistema inmunológico de una persona en su contra. Este es el caso de la diabetes, debido a que produce una reacción contra las células betas que son las células productoras de insulina.

Tratamiento de la diabetes tipo 1

Para los médicos es sencillo determinar con asertividad si una persona padece de diabetes juvenil a través de exámenes de glucosa en la sangre. De llegarse a confirmar o sospechar de dicho diagnóstico, el individuo deberá dirigirse a un endocrino que es el médico especialista en enfermedades relacionadas al metabolismo.

Este especialista es quien le realizará un examen exhaustivo al paciente, y de ahora en adelante, quien llevara el seguimiento y quien instruirá al paciente en los temas referentes a la y cuidados que deberá seguir y por supuesto indicarle un tratamiento.

Al ser identificada la enfermedad, el paciente debe comenzar a inyectarse insulina regularmente, lo más común, es que tenga que inyectarse varias veces al día, esto dependiendo de las necesidades energéticas que tenga el paciente, este tratamiento debe ser acompañado por una estricta dieta baja en azucares, almidones y grasas, aunque también existen otros tratamientos.

Hoy en día existen aún más tratamientos para la diabetes tipo 1, sin embargo, esta enfermedad al ser diagnosticada como crónica no posee cura, lo que significa que el paciente va a necesitar un tratamiento que sustituya de por vida a la ausencia de insulina en su cuerpo. Lo bueno, es que se pueden controlar los síntomas, y a su vez las consecuencias que derivan del mal control de dicha enfermedad.

La administración de la insulina en la mayoría de las veces se realiza mediante inyecciones con agujas subcutáneas, es decir que la hormona será inyectada en el espacio existente entre la piel y el músculo, de ahí la hormona es absorbida por el organismo.

Cualquier insulina existente, es una molécula similar a la insulina del ser humano, pero su tiempo de acción tiende a variar, lo que quiere decir que varía en cuanto a la permanencia de la misma en nuestro cuerpo y cuando realizan su efecto máximo.

Por otra parte, en la actualidad muchísimos científicos se encuentran investigando la cura para la diabetes, uno de los avances más notorios es el del trasplante de células productoras de insulina para ayudar a la generación de más células.

Los médicos, también recomiendan al paciente realizar ejercicio con regularidad, así como cuidar sus pies y evitar cualquier herida o llagas en el organismo, debido a que esto puede ocasionar que se contraiga algún tipo de infección que cause respuestas erradas del sistema inmune, como las que se han mencionado con anterioridad.

El hacer ejercicio genera que los niveles de glucosa en la sangre se mantengan dentro de los parámetros aceptados, así como también, ayudan a prevenir enfermedades cardíacas o incluso la aparición del cáncer, enfermedades que los pacientes están propensos a padecer.

Artículos relacionados

Sobre el autor Lorena Gonzalez

El periodismo, en todas sus formas, es mi pasión. Formarse continuamente y trabajar mi modo de vida.

sígueme en:

Deja un comentario: