fbpx

Diferencia entre nominal y real

Tags: ,

A la hora de exponer cifras económicas se puede hacer mostrando datos reales o nominales, dos conceptos que si bien parecen cercanos son muy diferentes; y que encima se tienden a utilizar por parte de las entidades económicas y públicas – así como por parte de los medios – para causar confusión generalizada. En esta ocasión vamos a ver cuál es la diferencia entre nominal y real para comprobar la importancia que puede llegar a tener algo aparentemente tan banal.

Diferencia entre nominal y real

Diferencia entre nominal y real

Cuáles son los datos nominales

A la hora de buscar resultados macro os encontraréis con que los organismos públicos manejan cifras en escala nominal, así que voy a empezar por aquí. ¿Qué son los datos nominales?

Básicamente son aquellos que para calcular una varianza toman como referencia un año o un parámetro determinado o base sin contar con variaciones externas como podrían ser la inflación o mismamente lo que se incluye en un resultado bruto de operaciones (donde el EBITDA protagonizaría un papel semejante).

Voy a poneros un ejemplo rápido de lo que podrían ser datos nominales. Así comprenderéis bien la diferencia entre nominal y real.

Imaginad que tenéis una empresa cuyo resultado de facturación ha sido de 1,2 millones de euros en 2016, mientras que en el ejercicio anterior fue de 1 millón. El incremento es de un 20%, ¿cierto? Eso sería el resultado nominal de la cuentas de la compañía.

Cuáles son los datos reales

Solo el nombre ya es sospechoso, ¿verdad? Se da a entender que las cifras nominales no son reales. ¡Y de hecho así es! Los conceptos nominales no sirven más que para hacerse una idea aproximada de lo que hay encima de la mesa, pero en cambio poca utilidad tienen a la hora de profundizar. De ahí que existan los datos reales. ¿Qué son?

Los datos reales son aquellos que para una comparación toman como referencia una cifra base o patrón y aplican en el cálculo las interferencias que han podido afectar de una u otra manera. En economía esta interferencia vendría a ser, entre otras cosas, la inflación. En el punto siguiente os daré un caso bastante evidente relacionado a la subida de precios, pero por el momento me gustaría acabar con el ejemplo de la empresa que tiene una facturación nominal de un 20% más de 2015 a 2016.

Aquí viene la pregunta: ¿qué pasaría si esa empresa hubiera tenido un incremento del 25% en los costes de operaciones y en la adquisición de materias primas? Es fácil encontrar contextos así en compañías que compran materias primas muy volátiles como el petróleo, el gas o ciertos productos agrarios.

Pues bien, al tener un incremento de los costos en un 25% y una facturación de un 20% nos encontraríamos con que el margen de beneficios es inferior en el segundo ejercicio, ¿verdad? En los datos nominales figuraría que la compañía ha tenido un crecimiento nominal del 20%, pero el dato real sería que ha perdido un 5%. Cosas de la diferencia entre nominal y real.

Ejemplo práctico para comprender la diferencia entre nominal y real

Diferencias entre el PIB real y el Nominal

Diferencias entre el PIB real y el Nominal

Hay un gran ejemplo a nivel macroeconómico para comprender la diferencia entre nominal y real: el PIB.

Como ya os expliqué hace varias semanas, el Producto Interior Bruto de un país no es otra cosa que el volumen de la economía de un Estado; medido en base a la venta de servicios y productos a clientes finales nacionales y extranjeros durante un periodo determinado (normalmente un año). De hecho es un parámetro tomado como referencia para calcular la fortaleza de una economía. Ahora bien, la manera de exponerlo es sustancialmente diferente si se hace con datos nominales o reales.

El PIB nominal toma como referencia el mismo parámetro del ejercicio anterior, por lo que si en 2015 el país tuvo una economía de 1 billón de euros, y en 2016 de 1,05 billones de euros, nos encontraríamos con un incremento del 5%. No está mal, ¿verdad? Pero, ¿qué pasaría si la inflación hubiera sido del 3% en ese mismo periodo? Pues que el PIB real sería de 1,02 billones. Es decir, que el país hubiera tenido un crecimiento en datos reales del 2%. 20.000 millones de euros.

En este contexto los precios han subido y la gente ha seguido comprando, pero apenas un 2% más. Vamos, que no es que haya habido un 5% más de compras o exportaciones. Un ligero detalle, ¿verdad? “Detallitos” de la diferencia entre nominal y real. De hecho el PIB nominal podría presentar un incremento del 5% y el PIB real un retroceso del 3% si la inflación en ese periodo hubiera sido de un 8%. En ese ambiente nos encontraríamos con que se habría facturado más, sí, pero no lo suficiente como para compensar la perdida de valor.

Desinformación

En el último ejemplo que os he puesto el país habría entrado en recesión técnica, y según qué datos se presentaran podría dar la sensación de que el incremento es dinámico y consistente, por lo que no sería la primera vez que unos y otros quieren hacer pasar cifras de ese estilo como definitivas dejando los datos reales en un segundo panorama. ¿Manipulación? Puede ser, pero como el objetivo de este portal no es meterse en conspiraciones ahí queda el asunto. No os diré más que tengáis mucho ojo cuando os muestren datos brutos, pues detrás pueden tener “su miga”.

Salario nominal y real

Diferencias entre el salario bruto y el neto

Diferencias entre el salario bruto y el neto

En línea con lo que os comentaba el otro día mi compañero Carlos sobre el salario bruto os diré que el concepto de datos reales y nominales también puede ser aplicado aquí. En este caso el salario nominal sería el bruto y el salario neto sería el real. Vamos a verlo a través de otro ejemplo.

Imaginad que en una oferta de trabajo os dicen que os van a pagar 30.000 euros al año. No suena mal, ¿verdad? Lo que puede que les cueste deciros si os necesitan en nómina es que son brutos. Es decir, que esa es la cifra que os quedaría antes de pagar impuestos varios. La cifra neta, o lo que vendría a ser el dato real, sería de unos 23.000 euros (dependerá de la retención aplicada, de vuestra circunstancias familiares y de otros asuntos). Hay diferencia, ¿verdad? Pues sería lo mismo que sucede con el asunto del PIB y con otras tantas cosas en el mundo de la economía.

Artículos relacionados

Sobre el autor Mónica Neva

sígueme en:

Deja un comentario: