Economía colaborativa: Evolución y Futuro

Tags:

Economía colaborativa: ejemplo de ecosistema digital

“Hay numerosos motivos para amar la economía colaborativa”: con esta frase comenzó Rafael Martínez- Cortiña, director general y cofundador de Yottotel, su intervención en el workshop “Nuevas Ciencias Sociales y Tecnologías del Conocimiento Transversal del siglo XXI” celebrado el pasado 21 de febrero en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Fue invitado al acto como “referente de la economía colaborativa”, tal y como lo presentó el organizador del evento, Felipe Debasa, profesor de Historia del Mundo Actual en la misma universidad.

Economía Colaborativa en un futuro

Rafael Martínez- Cortiña durante su elocución sobre la Economía Colaborativa.

¿Qué es la economía colaborativa?

La economía colaborativa, también conocida como economía social o de consumo colaborativo, propone un nuevo modelo económico y social inspirado en las relaciones interpersonales que surgen al amparo del creciente desarrollo tecnológico.

“Por primera vez en nuestra historia estamos todos conectados, hecho que nunca había pasado. La tecnología nos permite conocernos”, según Rafael Martínez- Cortiña.

Algunos de los ejemplos más populares de ecosistemas digitales basados en el modelo de economía colaborativa son Bluemove, Blablacar, Uber, Cabify y Airbnb. Según un informe de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC) en los últimos cinco años las empresas han invertido un total de 24.300 millones de euros a nivel mundial en el desarrollo de actividades vinculadas a este nuevo modelo económico.

Nos encontramos en un cambio de paradigma a nivel global con la introducción de modelos irruptores en las industrias tradicionales como las de los hoteles, los taxis y las eléctricas, que en menos de dos años generan conexiones que los dejan totalmente obsoletos”, afirmó Rafael Martínez- Cortiña.

La consolidación de estos modelos de consumo alternativos en redes de ecosistemas digitales ha provocado que los profesionales de los respectivos sectores afectados se hayan puesto en pie de guerra. Así, los taxistas se han manifestado en diferentes capitales de Europa y América Latina contra la legalización de los servicios ofrecidos por plataformas como Uber o Cabify. Según Rafael Martínez- Cortiña

“estamos aprendiendo a leer y a escribir de una manera completamente diferente, ya no leemos letras, ahora leemos a través de imágenes que crean un mensaje que se llama empatía” y “Blablacar, Uber o Airbnb son ejemplos de ecosistemas de empatía que han generado comunidades”.

Economía colaborativa

Rafael Martínez- Cortiña durante su presentación acerca de la Economía Colaborativa.

Fundamentos de la economía colaborativa

De entre todos los motivos posibles para “amar la economía colaborativa” Rafael Martínez- Cortiña quiso destacar cinco como fundamentos esenciales de este modelo económico y social alternativo.

  • Personas

“La economía colaborativa está basada en las personas y es fundamental porque es lo que ha generado que este esquema sea un esquema de demanda, la demanda de las personas, y no un esquema de oferta como el que se da en la sociedad industrial”, en palabras de Rafael Martínez- Cortiña. En esta propuesta de consumo colaborativo de ecosistema digital el individuo es considerado un “ciudadano productor que genera ingresos en un esquema de gestión de la abundancia” gracias a que “a través de la tecnología conecta con sus iguales y crea comunidades”, según Rafael Martínez- Cortiña.

  • Valores

    Para Rafael Martínez- Cortiña los valores son el “motivo por el que las personas se conectan” porque “estos ciudadanos no se mueven por el dinero porque el dinero y la cantidad son cuestiones de la oferta y los valores son cuestión de la demanda”.

  • Tecnología

    Según Rafael Martínez- Cortiña el lanzamiento en el año 2.009 del modelo de móvil Iphone, de Appel, lo cambió todo gracias a “sus herramientas de comunicación digital”. La conexión digital entre las personas, ciudadanos productores según este esquema, incentiva la creación de “comunidades que comienzan a hacer cosas, como compartir su casa, su energía y su talento. Lo comparten todo”, refirió Rafael Martínez- Cortiña.

  • Comunidad

    “Todas las personas que participan en estos ecosistemas digitales han generado poderosas comunidades que producen la disrupción de sectores tradicionales con doscientos años de antigüedad”, dijo Rafael Martínez- Cortiña.

    Este tipo de economía social determina nuevos patrones en las relaciones socio- económicas en el espacio y en el tiempo. Esta transformación, en palabras de Martínez-Cortiña, ha generado “esquemas virales” que ya no guardan relación con “los esquemas piramidales” tradicionales.

  • ConfianzaLa cuestión de la confianza se convierte en el modelo de ecosistema digital inspirado en la economía colaborativa en “la moneda de cambio”. Para Rafael Martínez- Cortiña esta relación de confianza se da cuando se puede acceder “a cinco elementos clave, como son: la seguridad, la libertad, la comunidad, la comprensión y la transparencia». Así, cuando alguien participa en alguno de estos ecosistemas lo que se encuentra es justo lo que ha contratado, pudiendo elegir entre distintas opciones, conectando con personas que parten de una situación de igualdad, que comprenden lo que están pagando y la estructura en la que están inmersos, de un modo transparente.En palabras de Rafael Martínez-Cortiña esto es todo lo contrario “de lo que ocurre con muchas de las facturas de las sociedades industriales”. “Una factura de las eléctricas no me permite comprender absolutamente nada”, refirió Martínez- Cortiña.
Economía colaborativa

Rafael Martínez- Cortiña explicando qué es la Economía Colaborativa.

Economía colaborativa y su futuro

Según los datos de la Consultora PwC, en un estudio realizado para la Agenda Europea de la Economía Colaborativa, en los próximos diez años la economía o consumo colaborativo crecerá en torno a un 2000% en Europa. Ante estos datos y las protestas de los sectores que se ven altamente amenazados se prevé la creación de un marco de regulación legal para este tipo de actividades económicas alternativas.

Este año la capital francesa acogerá el OuiShare Fest 2017, un festival que tratará en exclusiva sobre la integración del modelo colaborativo en las ciudades. En previsión al crecimiento exponencial que tendrán la tecnología y los ecosistemas digitales de gestión de recursos colaborativos el objetivo es estudiar cómo las ciudades conseguirán adaptarse a estos cambios.

Rafael Martínez- Cortiña, que sitúa en el año 2.007 el nacimiento de las múltiples posibilidades comunicativas en el entorno digital, afirmó durante su ponencia que “solo llevamos 10 años de sociabilización” y que se necesita más tiempo para comprender qué es la economía colaborativa. “Yo viviendo en primera persona en comunidades de este tipo tardé más de dos años en entenderlo”, concluyó.

Artículos relacionados

Sobre el autor Maria Diaz

Licenciada en Periodismo y especializada en el Análisis Político. Mi objetivo es comprender la realidad para poder narrarla, porque historias hay muchas y todas merecen ser contadas.

Deja un comentario: