Cómo elegir de forma inteligente una franquicia

SI estás pensando en invertir en la adquisición de una franquicia para comenzar tu negocio es importante que tengas en cuenta ciertos detalles o recomendaciones que te pueden ser de utilidad para tomar una buena decisión, una decisión exitosa que te ayude a cumplir tus metas.

Franquicia

Franquicia

Es importante conocer el terreno

Sabemos que es algo bastante obvio, pero aun así muchas personas lo pasan por alto. Si tienes pensado comenzar una franquicia, debes conocer la esencia de dicha fórmula comercial. Asimismo, la central se debe de encargar de trasmitir mensajes que reflejen la realidad del sistema, ya que este no garantiza que vayas a tener éxito por el simple hecho de abrir una de sus franquicias.

Dentro de la ecuación del éxito faltan muchos elementos. Debes de comprender este mensaje: la franquicia te da las herramientas que necesitas, un concepto que ya ha sido probado y los conocimientos que podrán hacer que tu proyecto sea rentable, además de que reduce los riesgos. Claro, siempre y cuando le des dedicación, tu compromiso y esfuerzo.

La central también debe conocer el terreno

En muchas ocasiones las personas dan por hecho que, por tratarse de una franquicia, su éxito está casi asegurado. Sin embargo, te llevarías una gran sorpresa al conocer la cantidad de empresas que se lanzan a franquiciar simplemente pensando “a ver qué sucede”, sin tener una estructura sólida detrás de ellas. Pero lo más grave es que sus conocimientos sobre el sistema son mínimos, e incluso sobre la propia actividad que se debe desarrollar.

Siempre debes preguntarle a la central sobre sus motivos para franquiciar su empresa. SI la respuesta que recibes es bastante imprecisa o vaga, entones lo mejor sería dar la vuelta y buscar otra franquicia que tenga claros sus objetivos e ideales.

¿Realmente es algo inalcanzable por ti mismo?

Tienes que preguntarte si esa central en realidad te aportara un valor añadido real, al cual no podrías tener acceso usando tus propios recursos en un proyecto propio e independiente. Este valor puede estar en acuerdos con proveedores que permitan comprar a precios bastante atractivos, que faciliten una cartera de clientes potenciales desde un inicio o que den un sistema de gestión que te permita manejar un volumen más grande de clientes sin la necesidad de aumentar los costos en personal.

El impuesto por el valor añadido

Es realmente importante que tengas mucho cuidado con el canon de publicad, que es un pago periódico a la central que va destinado a crear un fondo común para campañas de marketing. También debes cuidarte del royalty, que es un pago por el apoyo continuado que la central te presta.

Muchos no consideran estos impuestos y terminan llevándose una sorpresa. No dejes que te lo “vendan” como una ventaja competitiva muy grande. Toda la central debe obtener ingresos recurrentes para poder seguir creciendo como la red que es. En caso de que no los recaude por medio de los cánones antes mencionados, seguramente los obtendrá de un margen comercial en los productos que te suministrarán.

Atención a todo lo que la franquicia ha unido

Con respecto al contrato que se tiene que firmar, aquí lo mejor sería acudir a un abogado, especialmente si no entiendes algún punto o desconfías de él. Más allá de revisarlo y entenderlo por completo, puedes irte olvidando de negociar alguna cláusula con una franquicia que ya está bien consolidada, las cuales siempre se mostraran inflexibles en este punto.

Cuando la franquicia está dando sus primeros pasos es posible que puedas negociar alguna cláusula, pero debes de desconfiar si se muestra muy flexible a cambiar el contrato que ya tenían, ya que se terminará desvirtuando el concepto original. Una franquicia de calidad siempre debe tener un contrato rígido en el sentido de dar uniformidad y que la operativa funcione igual para todos los asociados.

Otros franquiciados de tu franquicia

La central debe de proporcionar el contacto de otros integrantes de la red, para que puedas hablar con cada uno de ellos sin la necesidad de ningún intermediario y así puedas conocer el estado real del proyecto al que estás pensando en entrar.

La gran importancia de los números

Mucho ojo con los números que dan desde la empresa franquiciadora, ya que muchas veces están demasiado “edulcorados”. Pocos negocios son capaces de amortizar la inversión inicial en seis meses y en cambio son muchas las franquiciadoras que así lo venden. Haz números por tu cuenta, y si no tienes bases para ello ve donde un especialista; un asesor financiero mayormente.

Cuidado con los aperturistas

Siempre debes tener cuidado con los que dan un discurso basándose solamente en las aperturas que han hecho, en las que prevén, el crecimiento explosivo. Debes de estar seguro que su expansión ha estado acompañada de un incremento en la estructura, el cual permita dirigir correctamente las aperturas.

En algunas ocasiones, la obsesión con las aperturas causa que la central descuide ciertos puntos que son críticos y vitales para el proyecto.

¿Todo en regla?

Haz unas comprobaciones que te evitarán sorpresas desagradables y que certificarán que todo está como debería. Para empezar, acude al Registro Mercantil y consulta quién se encuentra detrás de la franquicia para comprobar que no hay nada extraño. Asimismo debes comprobar que esa cadena tenga su marca registrada (aunque parezca raro en muchos casos no es así) y que se encuentre inscrita en el Registro de Franquiciadores.

¿No sabes qué propuesta tomar?

Cuando se estás buscando es probable que llegue el punto en el que te encuentres rodeado de propuestas sólidas sin muchas diferencias. En este caso puedes dejarte llevar por la opción con la que mejor te identifiques como cliente, además de que puedes seguir tu instinto para dar con la opción que crees que se ajustará mejor a tus planes y a lo que necesitas.

Sobre el autor Mónica Neva

Deja un comentario: