El empleo, clave para superar la violencia de género

Cada año, el 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. En España, en lo que va de año son 44 las mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas y cuatro los casos que están en investigación. A diario, muchas son las que sufren esta lacra, convirtiéndolas en uno de los colectivos sociales más vulnerables. En el esfuerzo por encontrar una salida, el empleo es una de las vías más eficaces para dejar atrás el maltrato y poder rehacer su vida, ya que en muchas ocasiones, no hay denuncia porque el agresor es la única fuente de ingresos.

Empleo: la clave para acabar con la violencia de género

Empleo: la clave para acabar con la violencia de género

Sin embargo, la incorporación de mujeres víctimas de violencia de género al mercado de trabajo es aún muy limitada. Una de las principales barreras es psicológica. Es la propia falta de autoestima de las víctimas lo que hace que se infravaloren y duden de sus capacidades. Otro obstáculo es la necesidad de movilidad geográfica, en muchos casos se ven obligadas a dejar su lugar de procedencia para alejarse del agresor. Tampoco tienen fácil conciliar una vida profesional con las responsabilidades familiares que suelen asumir en solitario, como el cuidado de los hijos.

A estas barreras se suman «los prejuicios existentes en el mundo empresarial, prejuicios totalmente injustificados, porque las empresas que estamos implicadas en la contratación de este colectivo, conocemos bien el compromiso de estas mujeres que aportan mucho más de lo que nosotros podemos darles», afirma José Andrés Elizaga, director de Comunicación y Relaciones Externas de Clece, una entidad que pertenece a la Red de empresas por una sociedad libre de violencia de género.

En la actualidad, de sus más de 75.000 empleados, un 10% proceden de colectivos socialmente vulnerables y, en concreto, 180 son víctimas de violencia de género. Esta cifra se incrementará de manera significativa, ya que la compañía se ha comprometido a realizar 139 nuevas contrataciones. «Es una cifra simbólica. En la celebración de la tercera edición de los Premios Compromiso de Clece, reconocimos los mejores proyectos de empresas sociales que trabajan contra la violencia de género. En total recibimos 139 candidaturas y, por eso, nos hemos propuesto incorporar a nuestra plantilla a 139 trabajadoras de este colectivo», explica José Andrés Elizaga.

«La relación con el tejido asociativo y el empresarial es clave para que tengan el apoyo y los recursos necesarios para acceder al empleo. Para nuestro proyecto de integración, colaboramos con 350 entidades sociales y organismos públicos», añade.

Por otro lado, es importante que la búsqueda de empleo se haga en el momento adecuado, cuando la mujer haya recibido la atención social y psicológica necesarias. El empleo es el paso último y decisivo que les aporta autoestima, autonomía personal e independencia económica. Una nueva oportunidad laboral, lejos de su entorno, donde desarrollar y formar una nueva vida y evitar que los episodios de violencia se repitan.

Sobre el autor cursoscom

sígueme en:

Deja un comentario:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros que nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close