Energularity: el futuro de la energía y de la civilización Humana

Tags:

Mucho ha avanzado la tecnología energética a lo largo del siglo XX, encontrándonos con que en apenas 100 años el desarrollo energético, tecnológico y científico en general ha sido mayor a lo que la Humanidad ha podido disponer a lo largo de su existencia. Cierto es que hemos tenido la oportunidad de beneficiarnos de las invenciones y descubrimientos que muchos han ido sacando a la palestra con anterioridad, pero también es cierto que el desarrollo de las necesidades de consumo y de la sociedad sedentaria ha hecho que tengamos que buscar soluciones a problemas que antes no existían.

Energularity

Desde el punto de vista de un sociólogo se podría destacar cómo el Sistema Mundial, creado por el comercio temprano con las américas por parte de los españoles, y potenciado sin lugar a dudas en el siglo XVIII con la industrialización de las urbes inglesas, ha sido el detonante originario del contexto tecnológico en el que nos encontramos en estos momentos. De hecho, ¿qué hubiera pasado si en vez de buscar el progreso y la industria nos hubiéramos agarrado al feudalismo y a la autarquía de antaño? Probablemente aún seguiríamos pensando en guerras atemporales.

Evolución de las energías renovables

Evolución de las energías renovables

Todos estos cambios, que originalmente se dieron en un contexto industrial y militar, derivaron en un compendio de tecnologías al servicio de la población civil. La masificación requirió de nuevas fuentes energéticas, provocando que el uso sistemático de la quema de madera diera paso al carbón y posteriormente al crudo; modelo que si bien aún prima en la actualidad está viéndose fuertemente afectado por la expansión del Gas, de la energía nuclear (de capa caída ahora mismo) y, sobre todo, de las energía renovables. De hecho no pasa año en el que no suban los índices de uso de la energía fotovoltáica, térmica o cinética. Sin lugar a dudas un futuro que se nos acerca cada día con mayor convicción. ¿Quién hubiera pensado hace apenas dos décadas que los coches eléctricos serían una opción realmente viable a día de hoy? Como ejemplo ahí tenéis a Tesla. ¡Hasta están empezando a salir al mercado tejas solares!

Índice de Contenidos del artículo

Energularity

Semejante evolución en el patrón energético está poco a poco permitiendo que el desarrollo económico y tecnológico vaya en relación con el cuidado del medio natural. Ya no hay necesidad de deforestar para obtener energía (otra cosa es la deforestación de las selvas asiáticas por mero aprovechamiento no adecuado del sector primario); cada vez el petróleo y las consecuencias socioeconómicas derivadas de su explotación irán teniendo un papel más pequeño en el contexto global; y lo que es más importante, las grandes compañías automovilísticas, aéreas y navales están avanzando cada vez más en firme en pro de la búsqueda de soluciones energéticas para el transporte mundial. Es decir, que el cambio climático irá apaciguándose cada vez más.

Esta búsqueda del respeto al entorno provocará de manera simultánea que tengamos un mayor control de las energías naturales que nuestro planeta pone a nuestra disposición. La tecnología está evolucionando para llegar al punto en el que tengamos conocimiento total de cómo aprovechar los recursos que nos da La Tierra sin cavar una tumba de por medio. De hecho ya estamos en la vía para llegar a lo que Nikolai Semenovich Kardashev, físico ruso, describió como “civilización Tipo I”. Es decir, el punto en el que los humanos seamos capaces de controlar todos los recursos energéticos del planeta que a día de hoy nos alberga. Llegados a ese punto podremos decir que hemos alcanzado la energularidad.

De hecho hay una idea muy cercana a la energularidad que da por hecho que habrá una red global energética de coste cero denominada Enernet. Un sistema de interconexión energética sostenible a nivel global que nos permitirá el acceso libre a la energía; clave para nuestro desarrollo y la llegada posterior a las civilizaciones Tipo II (control de la energía del Sistema Solar) y Tipo III (control de la energía de la Vía Lactea).

Sin lugar a dudas un futuro prometedor, ¿no os parece?

Artículos relacionados

Sobre el autor Jon Sainz

Programador industrial, blogger profesional y Coordinador de Contenidos de Cursos.com.

sígueme en:

Deja un comentario: