Cómo ser epidemiólogo. Requisitos, sueldo y cursos

Tags:

Existe una gran variedad de trabajos dentro del entorno sanitario. Todos ellos tienen una especial importancia porque tratan situaciones muy complejas y que resultan de vital importancia porque abordan curaciones y la aplicación de tratamientos muy importantes. Posiblemente una de las especialidades médicas más interesantes sea la epidemiología. Los profesionales que se dedican a esta materia tienen como objeto detectar y tratar de neutralizar patógenos para que no desarrollen enfermedades complejas que pueden poner en riesgo la salubridad del ser humano. Por tanto, el papel del epidemiólogo dentro del mundo de la sanidad se puede considerar de protagonista y sus funciones son vitales para el tratamiento de enfermedades y para combatir las bacterias que los causan. En este artículo vamos a repasar los detalles de este colectivo para profundizar en todos los detalles que sea posible (Post relacionado «Cómo ser biólogo. Requisitos, sueldo y cursos»).

El trabajo del epidemiólogo es muy importante y tiene una incidencia directa en la investigación. Se puede considerar a este perfil profesional como un científico que tiene como principal razón de ser el estudio, el control, la distribución, las predicciones, la  frecuencia, las relaciones y los determinantes de todos aquellos factores y consecuencias que guarden relación entre sí con la salud del ser humano, así como con las posibles enfermedades que puedan aparecer y desarrollarse en grupos de población concretos con los riesgos que esta situación puede acarrear. Por lo tanto, los principales objetivos del epidemiólogo pasan por preservar la salud del ser humano.

También se puede entender al epidemiólogo como un profesional que guarda relación con las ciencias sociales y con las biomédicas. No en vano, en su día a día laboral aúna principios, métodos y mecanismos de ambas esferas con la intención de llevar a cabo estudios e investigaciones orientados a preservar la salud del ser humano y controlar, como ya hemos señalado, enfermedades que puedan hacer actos de aparición en grupos humanos que se encuentren bien delimitados.

Aunque hemos apuntado que el ser humano se encuentra en el epicentro de la actuación del epidemiólogo, el ámbito de la veterinaria también puede ser objeto de sus esfuerzos. En este caso abordará, desde el mismo prisma que en el caso del ser humano, los problemas que puedan aparecer como riesgo de la salud para los animales. Dentro de este ámbito, se puede afirmar que los epidemiólogos también realizan incursiones profesionales en disciplinas como la zoología, la botánica o, incluso, la ecología.

Volviendo al origen de este apartado, podemos señalar como una de las principales funciones del epidemiólogo promover investigaciones orientadas a potenciar la salud pública y con ello delimitar aquellos riesgos, inconvenientes y problemas que pueden suponer un problema para una comunidad humana. Otra misión del epidemiólogo es la de establecer la historia de una enfermedad desde su aparición hasta las medidas que se puedan adoptar para su erradicación. También será función de este profesional advertir los detalles y factores que pueden actuar para elevar el riesgo para contraer una enfermedad concreta. De la misma manera, deberán adelantarse, en la medida de lo posible, a las tendencias que puede presentar una enfermedad. De esta manera, se le podrá atacar a esta de una manera más efectiva e impedir que se propague con rapidez.

Asimismo, el epidemiólogo trata de fijar si un problema para la salud del ser humano se puede considerar controlable o prevenible. Una vez logrado esto, su función pasará por repasar las principales medidas de prevención, control y ejecución que se pueden llevar a cabo para combatir la enfermedad con la puesta en marcha de las estrategias que se consideren más adecuadas para lograr el objetivo buscado. Por otra parte, estos profesionales tienen entre sus cometidos comprobar de forma fehaciente la eficacia de las estrategias que se deben llevar a cabo para evitar que se extienda alguna enfermedad.

Además, el epidemiólogo tiene como misión calibrar el beneficio que se puede lograr mediante la aplicación de estrategias de intervención concretas sobre la población con el objeto de que no se vea afectada por alguna enfermedad. De igual manera, estos profesionales tienen que evaluar los programas de intervención antes de llevarlos a cabo. La labor que realizan los epidemiólogos también tiene una incidencia directa en otras disciplinas. Es el caso de la corriente conocida como medicina moderna, que se basa en gran medida en métodos y formas de trabajo que son de aplicación en el ámbito de la epidemiología.

Dentro de su batalla contra las enfermedades, otra de las actuaciones importantes que lleva a cabo el epidemiólogo es la de describir el fenómeno que quiere combatir en todas sus vertientes. Es decir, fijando el tipo de persona que se puede ver más afectada, el lugar y el tiempo. De la misma manera, deberá establecer tanto la distribución como la frecuencia de este fenómeno. Estos pasos los podrá llevar a cabo formulando una hipótesis en la que estarán presentes aspectos como el índice de mortalidad, incidencia y prevalencia.

Asimismo, el trabajo del epidemiólogo también se puede encauzar a la experimentación, análisis y observación de un fenómeno con el propósito de asentar las relaciones de causa-efecto que pueden existir entre un grupo de personas o población concreta y las enfermedades que les pueden amenazar. Detalles como la probabilidad, los factores de riesgo y la proporción son cuestiones que están presentes en este trabajo del epidemiólogo. En función de los resultados obtenidos, estos estudios pueden arrojar un resultado relativo o absoluto, según cada caso digno de evaluación.

Epidemiólogo

Al margen del interés por cuestiones del ámbito sanitario y por herramientas de trabajo como puede ser la elaboración de investigaciones, la apuesta por una formación de calidad es la mejor manera para convertirse en un epidemiólogo. De esta manera, durante las primeras etapas escolares se recomienda prestar especial atención a asignaturas como Conocimiento del Medio, Biología o Geología para después cursar el bachillerato de ciencias de salud y posteriormente cursar o bien el grado de medicina o bien el grado de biología y después estudiar una especialidad en epidemiología.

Epidemiólogo

El sueldo medio neto de un epidemiólogo en España se sitúa en los 56.000 euros netos anuales, lo que se traduce en un reparto de 4.000 euros netos mensuales repartidos en 14 pagas. No obstante, el sueldo final de un epidemiólogo puede verse sujeto a variaciones en función de detalles tales como la antigüedad o el tipo de servicio en el que trabaje.

Cursos de epidemiología

INESEM Business School

Uno de los cursos más interesantes que existen en el mercado es el que pone en liza INESEM bajo el título «Máster en Epidemiología y Prevención de Enfermedades». Tiene un precio de 1.395 euros y presenta una duración de un año a través del cual los alumnos reciben 700 horas de formación. Se trata de una enseñanza netamente online en la que los alumnos tienen libertad a la hora de decidir el comienzo de las clases.

UNAV

La Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra organiza un curso online de postgrado sobre epidemiología que es de los más interesantes del mercado. Organiza la materia del curso en torno a 10 materias con las que los alumnos pueden conocer con detalle aspectos que después podrán poner en práctica en sus puestos de trabajo.

Cursos de Sanidad

La plataforma cursosdesanidad.es ofrece una gran variedad de cursos relacionados con el ámbito sanitario. Dentro de su amplia oferta, existe uno específico sobre epidemiología en el que se repasan las líneas maestras sobre esta ciencia para que los alumnos puedan conocer con detalle la base documental de esta disciplina.

Artículos relacionados

Sobre el autor Alberto Gomez Aviles

sígueme en:

Deja un comentario: