fbpx

¿Que es un ERE y cómo afecta a los trabajadores?

Tags:

Durante los últimos años desafortunadamente hemos oído hablar con bastante frecuencia del Expediente de Regulación de Empleo o ERE, un proceso por el que han tenido que pasar miles de trabajadores al surgir en las empresas la necesidad de reducir la plantilla.

ere

Es posible que pienses que todo Expediente de Regulación de Empleo implica que el trabajador acaba despedido, pero lo cierto es que no es así. Existen fórmulas alternativas que también se consideran ERE pero que intentan ajustar la plantilla sin recurrir al despido, por ejemplo suspendiendo los contratos de trabajo durante un determinado tiempo o bien reduciendo la jornada.

¿Qué es un ERE?

De forma más técnica podemos definir el ERE como aquel proceso a través del cual una empresa que atraviesa una mala situación a nivel económico busca hacer ajustes en su plantilla.

Antes de la crisis económica el procedimiento requería la aprobación de la Autoridad Laboral, pero con los últimos cambios legislativos ahora la empresa puede llevar a cabo el ERE sin dicha autorización. Con esta medida se pretendía agilizar los trámites administrativos, pero en la práctica ha dado lugar a que las empresas tengan una herramienta muy útil para reducir su plantilla cuando lo deseen, ya que sólo existirá control si se impugna el despido colectivo.

Los diferentes tipos de ERE

  • De extinción: es el único Expediente de Regulación de Empleo que podríamos declarar definitivo. Implica que la empresa despide a una parte de su plantilla y está claro que es la opción más perjudicial para los trabajadores.
  • De suspensión: con este procedimiento lo que se hace es realizar ajustes en el calendario laboral para toda la plantilla o una parte de ella. Esto implica que habrá días en los que los trabajadores no tendrán que acudir a su puesto de trabajo.
  • De reducción de jornada: como su propio nombre indica, en este procedimiento lo que se reduce es directamente la jornada laboral, de modo que el empleado tiene que trabajar menos horas al día o bien menos días a la semana.

¿Cuándo se puede hablar de despido colectivo?

Según el Estatuto de los Trabajadores se considerará que hay un despido colectivo si el mismo afecta a:

  • 10 trabajadores en empresas con una plantilla inferior a los 100 empleados.
  • El 10% de los trabajadores en empresas que tengan una plantilla de 100 a 300 personas.
  • 30 trabajadores en empresas que tengan más de 301 trabajadores.

No es necesario que todos los trabajadores vean rescindidos sus contratos de trabajo a la vez, se considerará que existe un ERE si los despidos afectan al número de trabajadores que se han indicado antes si la extinción de los contratos se produce en un período de 90 días.

ere

Causas para poder llevar a cabo un ERE

Ya hemos visto que ahora las empresas no necesitan autorización administrativa para poder hacer un despido colectivo, pero eso no implica que puedan hacerlo en cualquier momento y circunstancia. La ley exige que para que este procedimiento se pueda dar es necesario que haya causas económicas, técnicas, organizativas o de producción que lo justifiquen.

Causas económicas

En estos casos se exige que haya una bajada constante de los ingresos. Para ello durante tres trimestres consecutivos el nivel de ventas o ingresos debe ser inferior en comparación interanual.

Causas técnicas

Implica que debe haber cambios importantes relacionados con los medios o instrumentos de producción.

Causas organizativas

Se trata de cambios en los sistemas o métodos de trabajo o en la forma de organizar la producción.

Causas productivas

Se producen cuando hay una bajada sustancial de la demanda de ciertos productos o servicios por parte del mercado.

El procedimiento del ERE

Cuando una empresa decide llevar a cabo un Expediente de Regulación de Empleo lo primero que hace es abrir un período de consultas con los representantes legales de los trabajadores para intentar llegar a un acuerdo y decidir por ejemplo si se va a recurrir al despido colectivo o si se va a optar por otras formas de ERE.

La empresa debe presentar frente a la representación de los trabajadores una memoria en la que explique detalladamente las causas que dan lugar a la decisión, acompañada de documentación que acredite la situación fiscal, contable y técnica de la empresa.

Después de esta comunicación la empresa puede comenzar a notificar el despido a los trabajadores afectados.

¿Qué hacer frente a un ERE?

Si tu empresa está llevando a cabo un Expediente de Regulación de Empleo no estás desamparado, como trabajador tienes derecho a percibir una indemnización por despido, solicitar la prestación por desempleo, pedir tu inclusión en un plan de recolocación e incluso impugnar el despido. Lo vemos con más detalle.

Indemnización por despido en caso de despido colectivo

La cuantía de la indemnización suele ser fruto de la negociación entre la empresa y los representantes de los trabajadores. El mínimo legal es abonar 20 días por año trabajado hasta un máximo de 12 mensualidades. Los períodos de trabajo inferiores al año se prorratearán por mensualidades.

Los empresarios saben que una de las mejores formas de evitar que se impugne judicialmnte el ERE es mejorar la indemnización por despido, por lo que en muchos casos pueden llegar a ofrecer hasta 33 días por año trabajado.

Puede ocurrir que cuando la empresa opte por el despido colectivo ya no tenga ni tan siquiera solvencia para pagar las indemnizaciones. En este caso el pago lo realizará el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA). Aunque en este caso la indemnización que se pague nunca superará el doble del Salario Mínimo Interprofesional.

Prestación por desempleo

Si has pasado por un ERE tendrás derecho a percibir una prestación por desempleo. Su concesión y cuantía depende de la cotización que tengas acumulada.

Para poder cobrar la prestación contributiva (“el paro”) debes tener cotizados al menos 365 días en los últimos seis años. La cuantía se calcula en base a las bases de cotización de los 180 últimos días cotizados. La duración de la prestación también depende de los años que hayas trabajado.

Si no tienes derecho a la prestación por desempleo puedes solicitar el subsidio por desempleo, una ayuda para aquellas personas que no tienen cotizados días suficientes para acogerse al paro. La cuantía del subsidio de desempleo para 2017 está fijada en 426 € al mes.

En caso de que una vez agotada la prestación o el subsidio por desempleo sigas sin encontrar trabajo, puedes pedir ayudas extraordinarias como la Renta Activa de Inserción (RAI), acogerte al Plan Preparara o al Programa Extraordinario de Activación para el Empleo (PAE).

En relación con este tema puedes seguir leyendo nuestro artículo “Ayudas después del subsidio al desempleo”.

Inclusión en un plan de recolocación

Según el Estatuto de los Trabajadores, si el despido colectivo afecta a más de 50 trabajadores la empresa debe disponer de un plan de recolocación con una duración mínima de 6 meses, que se aplicará tanto al personal de alta dirección como al personal menos cualificado.

El plan estará sufragado por la empresa que aplica el ERE y dentro de él entidades especializadas con autorización del Servicio Público de Empleo Estatal llevarán a cabo acciones para intentar que los afectados por el despido puedan encontrar un nuevo empleo.

Aunque para la empresa es obligatorio hacer un plan de recolocación, para los trabajadores no es obligatorio adscribirse y participar en el mismo.

Entre las acciones que se pueden llevar a cabo se encuentran la intermediación laboral, la orientación profesional, la formación profesional y el asesoramiento personalizado en la búsqueda activa de empleo.

Participar en estos planes de recolocación puede ser una buena alternativa, según los últimos estudios llevados a cabo en 2015 el 78% de los participantes en un programa de este tipo consiguieron un nuevo empleo en el plazo de un año.

Impugnación ante los tribunales

Si los trabajadores creen que no se dan las circunstancias para que la empresa pueda llevar a cabo un ERE de forma legal, o si la indemnización ofrecida por la misma es inferior al mínimo legalmente exigible, lo que pueden hacer los trabajadores es denunciar el ERE.

La impugnación del despido colectivo la pueden hacer los trabajadores por su cuenta o a través de sus representantes sindicales, que suele ser lo más común. También la propia Autoridad Laboral puede interponer recurso si estima que existe fraude, dolo, coacción o incluso un abuso de derecho.

En cualquier caso, los juzgados y tribunales del orden Social examinarán a fondo la cuestión y determinarán si la decisión es legal o no. En caso de que se estime que el ERE no se ha llevado a cabo de forma legal, se considerará el despido como improcedente o nulo y la indemnización podría ir desde 33 hasta 45 días por año trabajado.

Al tratarse de un proceso de despido la impugnación de un ERE tendrá siempre una tramitación urgente y preferente con respecto a otros asuntos de materia laboral.

Consejos para afrontar un Expediente de Regulación de Empleo

Ya hemos visto que si tu empresa decide optar por hacer un despido colectivo tienes diversas alternativas para encontrar un nuevo empleo y prestaciones a las que puedes acceder, incluso puedes reclamar si consideras que te corresponde una indemnización mayor.

Pero lo peor en estos casos suele venir justo antes de que se anuncie el ERE, cuando los rumores comienzan a correr y se genera en la empresa un ambiente muy negativo. Esto puede afectar mucho a tu estado de ánimo, así que lo mejor es que huyas del negativismo. Las conversaciones tóxicas de pasillo no te ayudarán en nada, así que mejor evitarlas.

Pero eso tampoco implica quedarse sin hacer nada. Por el momento céntrate en tu trabajo como lo has hecho hasta ahora y empieza a dedicar tiempo a la búsqueda activa de empleo si tienes claro que es posible que tu nombre esté en la lista de los despedidos.

En lugar de sumirte en pensamientos negativos concéntrate en poner en marcha tus contactos, actualiza tu curriculum, revisa ofertas de trabajo que te puedan interesar. Incluso puedes solicitar a tus superiores directos una carta de recomendación.

Si estás interesado en buscar un nuevo empleo, te puede interesar leer nuestro artículo “Cómo trabajar en Carrefour. Requisitos, sueldos y cursos”.

Mantenerte activo/a y positivo te ayudará a que cuando llegue el temido momento de recibir la carta de despido lo puedas afrontar con mejor ánimo, sabiendo que ya estás poniendo remedio para hacer frente a la situación.

Si tienes dudas en cuanto a la carta de despido y la indemnización que te ofrecen no dudes en no firmarla e indicar “recibido no conforme” y la fecha en que te entregan la carta. Así lo tendrás más fácil si decides recurrir el despido.

En estos casos lo mejor es contar con un asesoramiento legal de confianza. Un buen abogado te podrá indicar si de verdad te compensa litigar y conseguir una indemnización mayor o si por el contrario es mejor que recibas la indemnización que te ofrecen y te olvides del asunto.

Artículos relacionados

Sobre el autor Mayka Jimenez

Experta en Derecho, marketing digital y Redes Sociales. Me encanta escribir ¡y leer!

sígueme en:

Deja un comentario: