Errores típicos al emprender

Tags:

[Total:0    Promedio:0/5]

Estamos en una generación que, ante las facilidades que nos ha dado la tecnología para crear nuestros proyectos, está llena de personas que dejan sus trabajos (o incluso evitar buscar uno) para comenzar sus propios proyectos y hacer algo que realmente disfruten y les apasione. Sin embargo, la falta de experiencia al momento de crear un proyecto termina pasando factura y la persona termina cayendo en muchos errores comunes al momento de emprender.

Errores al emprender

Errores al emprender

Así que, si has estado pensando en crear tu propio proyecto, te recomendamos que leas este artículo para que puedas prevenir caer en alguno o varios de estos errores, ya que son más comunes de lo que nos gustaría creer.

Errores comunes al momento de emprender un negocio

No realizar un estudio de mercado

Te sorprendería ver la cantidad de gente que cree que realizar un estudio de mercado es algo que sólo tienen que hacer las grandes empresas, corporaciones que operan a nivel internacional, etc.; creyendo que no hace falta hacer un estudio para abrir un negocio como un restaurante, para hacer una tienda online de productos naturales o para ofrecer actividades extremas en un parque. Pero están equivocados, es muy importante hacer un estudio de mercado. Y si es posible acompañarlo de un estudio semiótico mejor que mejor.

Si estás pensando en empezar un negocio no debes de perder la oportunidad de conocer y estudiar todo aquello que rodeará a tu negocio, conocer la demanda que tiene en el mercado para poder asumir tu oferta y, especialmente, considerar lo que la gente piensa al respecto sobre la idea de negocio que tienes en mente.

Definitivamente tienes que hacer un estudio de mercado, lo más detallado que te sea posible para obtener tanta información de calidad como te sea posible. Después de todo, tu objetivo es vender algo (ya sea un producto, servicio o una experiencia), y tendrás que buscar a los clientes.

Intentar abarcar de más

Cuando se está iniciando un proyecto las ideas no dejan de llegar y los ánimos se desbordan con escenarios de éxito. Pero no creas que eso es del todo bueno, debes de tener en cuenta que los estados de euforia y excitación se convierten en todo un problema y afectan la toma de decisiones inteligentes y racionales. En realidad, el efecto que producen es un tanto similar la que producen algunas drogas. Es por eso que debes de tener mucho cuidado cuando estés haciendo un plan de negocios, siempre intentando no abarcar más de la cuenta y limitándote a objetivos reales y realizables.

En caso de que ya hayas comenzado con la actividad de tu proyecto, entonces te recomendamos que te detengas un momento a pensar, ya que es posible que vayas directo hacia uno de los errores más comunes que cometen los emprendedores. No creas que dentro de 3 meses tendrás todo lo que has soñado y serás líder en el mercado. Está bien tener grandes inspiraciones y querer progresar aprovechando todas las oportunidades que tengas a tu alcance, pero no intentes comer más pastel de lo que puedes y mejor calcula bien cuáles son tus capacidades. Piensa en qué pasaría si sólo vendes el 30% de tus estimaciones, ¿podrías soportarlo y seguir adelante como si no hubiera pasado nada?

Tampoco es que debas desilusionarte, pero los riesgos en este tipo de operaciones son muy altos; y es precisamente por eso que muchos empresarios tienen que cerrar sus proyectos, aunque ellos pensaban que serían más que exitosos y prometedores.

También hay otros casos en los que las personas quieren más con la idea de poder salvar las cuentas de una empresa que va de mal a peor. ¿Por qué la situación debería mejorar de esa forma? Si te encuentras en esta situación es mejor que no es un mal paso que te pueda hundir en el abismo que representa el Departamento de Hacienda donde los responsables no sentirán lastima por ti. Es decir, no tienes por qué apresurarte hacia la quiebra. Es mejor que encuentres una solución factible pidiendo la ayuda de un auditor, quien te dará una mejor solución que te sacará de las puertas de ese abismo.

Egocentrismo y prepotencia

Un problema que se ve con bastante frecuencia es que las personas piensan que son mejor que los demás y pueden salir de problemas que, en la mayoría de los casos, realmente no tiene una solución. “Yo soy mejor que los demás”, “Los demás no tienen idea de lo que hacen”, “Tranquilo, tengo el mejor plan”, etc., son actitudes muy comunes en las personas que han metido sus proyectos en un problema.

Tener un proyecto es algo que les da mucha valentía a muchos, motivo por el que no terminan de aceptar críticas constructivas o consejos que la gente les da de corazón. Cuando se encuentren con una que les de consejos deténganse a pensar en lo que les ha dicho, especialmente si se trata de una crítica constructiva dada por un cliente. En muchas ocasiones los emprendedores quedan cegados por su orgullo y acaban metiéndose más en el fango. No dejes que tu orgullo pueda más que los consejos de los demás.

Sin conocimientos y experiencia

Experiencia en los negocios

Experiencia en los negocios

Este punto no es tan común como los demás de este artículo, pero aun así sigue siendo uno de los más comunes en general, y es un tanto seguro que lo hayas visto en acción en alguna ocasión. En pocas palabras, los emprendedores se lanzan a crear u proyecto sin antes tener un conocimiento sólido del sector, ya sea por falta de experiencia o de estudios.

En este caso, el mejor consejo que te podamos dar es que no hagas ningún movimiento si realmente no sabes qué es lo que estás haciendo. En algunas ocasiones un negocio puede parecer bastante sencillo de realizar, por lo que mucha gente se lanza sin antes haber tener un trabajo parecido o sin haber estudiado algo similar o que sea relativo.

Unos de los negocios en los que se ve este tipo de errores con más frecuencia son los restaurantes y los bares. Si, en teoría servir unos tragos y unos platillos suena muy sencillo, pero hacerlo es completamente distinto a lo que muchos tienen en mente. Desde afuera la gente sólo ve el lado divertido del negocio, pero una vez que están dentro se encuentran con algo que no esperaban. Así que es importante que tengas mucho cuidado con este tipo de errores.

Siempre aprende lo más que pueda antes de empezar algo. Sin importar sobre qué es tu proyecto.

Ser necio en extremo

Hay muchas personas que una vez que les entra una idea en la cabeza no se la pueden sacar de ninguna forma. Ser necio y obstinado se puede convertir en un gran problema. Ten en cuenta que una cosa es tener un objetivo y otra muy distinta es seguirla sin importar las consecuencias; independientemente de lo que digan los números o le mercado y saltándose lo que dicen los clientes y los seres queridos al respecto.

En este caso estarás cayendo en el egocentrismo antes mencionado: “todos están mal menos yo”, “no tienen idea de lo que dicen”, etc., que a alguna persona le resultará un negocio que parecía imposible no quiere decir que ese vaya a ser tu caso. Siempre escucha lo que la gente que te rodea tiene que decir al respecto. A veces la necedad puede llevarse por delante ideas o proyectos que en un inicio tenían muy buena pinta.

No importan los riesgos

Este es uno de los más comunes de la lista y es en donde bastantes empresarios suelen darse de topes. Sacar líneas de crédito, hipotecas, prestamos, vender cosas, etc. Son muchos aquellos que arriesgan en exceso al momento de empezar un proyecto, y son muchos los que terminan perdiéndolo todo por no haber hecho un buen cálculo de cuáles eran las posibilidades reales y los riesgos de su proyecto.

Si vas a emprender un negocio hazlo a tu medida. Es decir, no piensen en endeudarte con algo que no serás capaz de pagar en caso de que tu negocio no salga como lo imaginas. Una vez más, este error suele cometerse por ser necio y no hacer caso a los consejos de los demás. A toda costa debes de ignorar esa voz que te dice “vamos, pide un gran préstamo, tú puedes, endeudate y cuando el negocio sea todo un éxito pagas las deudas”. Jamás le hagas caso.

Emprender un negocio por haberse quedado sin trabajo

SI te has quedado con empleo y te encuentras con el dinero de la indemnización y la capitalización del paro y quieres sacarle el máximo provecho que puedas, es lógico que pienses en hacer que ese dinero se convierta en más dinero y que, de paso, arregle tu vida y te de la empresa que siempre has querido.

No siempre es malo tener ahí y el dinero para hacerlo e intentar salir adelante, si tienes una muy buena idea y eres realmente consiente de que puedes sacarla adelante, entonces tal vez tengas éxito. Pero si tienes ahí el dinero y te sientes desesperado, entonces detente y piensa las cosas, porque estás por cometer un gran error.

Cuando se está por emprender un negocio debes de tener la cabeza bien estable y tranquila, ya que la fatiga del desempleo te llevará a tomar muy malas decisiones. Puede que salga bien, pero si haces las cosas por desesperación lo más probable es que las cosas no salgan muy bien.

Una imagen corporativa bastante mala

Muchas personas se lanzan a la aventura de empezar un negocio luego de haber terminado exitosamente un plan de negocio, un estudio de mercado o una ronda de financiación, pero ¿qué hay de los demás detalles que se necesitan? No vas a querer que todo el esfuerzo que ya has hecho sea inútil por algo que a simple vista podría parecer insignificante. Este es otro de los errores más comunes.

Puede que hayas sido el mejor en el trabajo que desempeñas, pero si no cuidas la imagen de tu negocio los clientes podrían irse más rápido de lo que crees. Siempre debes de tener en cuenta la imagen de tu oficina o local, y en el caso de un proyecto web el diseño y su imagen. La imagen es lo primero que ve el cliente y determina si confiará en tu negocio o no.

Competir por precios más bajos

Esto es algo bastante normal, especialmente en los momentos de crisis. Si tienes en mente competir poniendo en énfasis los precios lo más seguro es que terminen por reventarte.

Si tienes la idea de vender productos a precios muy reducidos siempre tendrás de competencia los productos chinos, que siempre podrán ofrecer mejores precios. En el sector de la moda tendrás a rivales como Primark, entre otras. En el sector de la comida rápida hay cadenas de nivel internacional con precios muy reducidos que no podrás superar. No importa cuál sea tu mercado, siempre habrá alguien que da preciosmás bajos.

Mejor piensa en dar precios que sean competitivos, pero siempre enfocándote a la calidad, algo que los clientes siempre toman muy en cuenta al momento de tomar una decisión.

No tener suficiente dinero

Capital para emprender

Capital para emprender

En algunos casos los emprendedores hipotecan sus casos o piden créditos muy grandes. En estos casos, el emprendedor no cuenta con el dinero suficiente para realizar exitosamente su proyecto.

Siempre se debe de tener el capital para aguantar un año sin facturación, evitando quebrar rápidamente.

Este es uno de los errores más comunes al momento de emprender un negocio. Normalmente es cometido por las personas que están extasiados de su idea y creen que desde la segunda semana comenzaran a vender a toda su capacidad. Muchos piensan que en medio año ya habrán recuperado toda la inversión y se podrán dedicar a vivir como reyes teniendo uno de los negocios más exitosos del mudo.

Siempre es muy importante tener el capital necesario para poder aguantar un año o varios meses sin facturación, ya que no todos los negocios presentan un crecimiento tan rápido como a todos nos gustaría.

Sobre el autor Mónica Neva

sígueme en:

Deja un comentario: