Cómo ser espeleólogo. Requisitos, sueldo y cursos

Tags:

La labor que lleva a cabo el espeleólogo es comúnmente poco conocida por el público en general. Se trata de un perfil profesional que comparte muchas aristas laborales con otros colectivos como pueden ser los historiadores y los arqueólogos. Las cuevas e, incluso, las cavernas son lugares de trabajo en los que un espeleólogo puede realizar sus funciones. Su misión pasa por supervisar cada milímetro de estos lugares para así establecer pautas y lograr conocimientos sobre cómo era la vida años atrás en esos lugares. Es por ello por lo que muchos espeleólogos centran su actividad hacia el mundo de la investigación. Esto les permite llevar a cabo estudios sobre momentos de la historia que tienen mucha importancia para conocer y entender mejor de qué forma se produjo la evolución en muchas zonas del planeta. En el presente artículo vamos a centrar su contenido en la figura del espeleólogo para repasar este perfil profesional que es un gran desconocido para mucha gente (Post relacionado «Cómo ser climatólogo. Requisitos, sueldo y cursos»).

La labor que desempeña el espeleólogo requiere en muchas ocasiones de grandes dosis de cuidado y maña, así como de tener unas habilidades y capacidades especiales, que se adquieren con el paso del tiempo y cuando el profesional va ganando experiencia en su terreno profesional. Esto es así porque cualquier tipo de descuido como consecuencia de situaciones lógicas que pueden pasar como puede ser la acumulación de cansancio o un descuido pueden derivar en fatales consecuencias. Por ejemplo, puede conllevar que se ponga en un riesgo innecesario su propia vida o la de sus compañeros. Lógicamente, estos daños personales son los de mayor preocupación, pero también existen otros en forma de daños materiales que merecen la pena ser señalados. De esta manera, un descuido del espeleólogo puede dañar formaciones, depósitos o sedimentos que lleguen a acumular milenios de antigüedad, lo que a su vez puede dañar la fauna que se encuentra en la caverna o cueva donde el profesional esté trabajando.

Por todo lo expuesto hasta este punto una de las primeras máximas que se trasladan a los espeleólogos es la idoneidad de que siempre miren antes de tocar lo que sea, para así evitar riesgos innecesarios. Cuando los espeleólogos realizan expediciones es muy común que uno de ellos ejerza como líder o cabeza visible y sobre su persona recaiga la responsabilidad de hacer tareas de planificación de las etapas de la expedición teniendo en consideración las capacidades que presente cada uno de sus compañeros para no incurrir en riesgos que puedan poner en entredicho la seguridad de sus compañeros y la integridad de los recursos naturales e históricos que puedan tener a su alcance.

Por eso también es recomendable que cuando los espeleólogos realizan expediciones realicen un trabajo previo en el que establezcan de antemano las rutas que van a seguir y realizar en cada día de trabajo. De esta manera, se evitará que se produzcan impactos en su lugar de trabajo y se optimizarán de mejor manera las fuerzas del grupo.

Como hemos apuntado con anterioridad, el respeto a la fauna que los espeleólogos encuentran en las cavernas es otra de las máximas que este colectivo profesional acostumbra a respetar de forma escrupulosa. Ciertamente, existe una gran variedad de seres vivos que tienen en las cavernas su lugar para subsistir. Además, los ecosistemas que se forman a niveles subterráneos presentan como una de sus principales características su fragilidad y riesgo de verse alterado con relativa facilidad. Por este motivo, uno de los esfuerzos del espeleólogo será garantizar la protección natural de la zona para que se vea alterada lo menos posible. Por ejemplo, en caso de que una expedición de espeleólogos encuentre una población de murciélagos dentro de una cueva o una caverna, estos profesionales tratarán de guardar el mayor silencio posible porque estos animales se ven alterados con suma facilidad por el ruido, ya que el oído es el sentido que les sirve para orientarse.

Ya hemos apuntado que en muchas ocasiones el trabajo del espeleólogo se orienta hacia el mundo de la investigación para conocer con mayor detalle aspectos de la historia que pueden encontrar en las cuevas. De hecho, las cavernas han tenido usos muy variados a lo largo de la historia de la humanidad. Esto provoca que con relativa frecuencia las expediciones de espeleólogos que se encuentran trabajando en un lugar encuentren restos de índole arqueológica o paleontológica que pueden tener un gran interés desde el punto de vista histórico. En estos casos, el espeleólogo tiene la obligación de no alterar el hallazgo que haya encontrado e informar con celeridad a las autoridades competentes del lugar para que procedan a su estudio detallado y a determinar con el mayor grado de exactitud posible la valía auténtica de los restos encontrados por el espeleólogo.

El mayor requisito que debe cumplir una persona interesada en convertirse en espeleólogo es tener un claro afán e interés por la historia y la investigación porque estas serán las dos partes en la que se basará en buena parte su trabajo. Por lo que se refiere al recorrido académico que debe seguir el interesado, lo más normal es que se cursen asignaturas relacionadas con historia como «Cultura Clásica», por ejemplo, en las primeras etapas escolares para luego estudiar el bachillerato de humanidades. Además, existe un grado medio de formación profesional sobre espeleología que completaría la formación a expensas de que el interesado pudiera cursar alguna especialidad, máster o postgrado relacionada estrechamente con este perfil.

Espeleólogo

El sueldo medio neto de un espeleólogo en España se sitúa entre los 1.000 y los 1.200 euros, lo que significa que, de media, la retribución anual neta para estos profesionales se encuentre entre los 12.000 y los 17.000 euros. No obstante, el sueldo final que tenga un espeleólogo puede venir determinado por factores varios como la experiencia, la empresa o fundación para la que trabaje o que el profesional haya podido gozar de algún tipo de ayuda pública, subvención o beca.

Cursos de espeleología

Aprende Más

Uno de los cursos más llamativos que existen en la actualidad en el mercado sobre espeleología es el que imparte Aprende Más bajo el título «Curso de Iniciación Deportiva en Espeleología». Se trata de una enseñanza netamente online en la que los alumnos tienen libertad a la hora de iniciar y terminar los módulos del curso porque su periodo de matrícula no está sujeto a fechas concretas.

Vivak Nature

Otra enseñanza llamativa la imparte en la ciudad de Granada Vivak Nature. Se trata del curso «Monitor de Turismo Activo y Deportes de Aventura». Tiene un precio de 380 euros y las clases se imparten durante 8 días. La organización abre convocatorias en marzo, junio, julio, agosto y octubre. En total, los alumnos reciben 64 horas de formación. La espeleología es una de las materias que se aborda con más detalle dentro de este curso.

XTrem Travel

Otra opción interesante para los que desean tener una toma de contacto con el mundo de la espeleología es el curso que oferta XTrem Travel bajo el título «Curso de Iniciación a la Espeleología». Tiene un precio de 200 euros y una duración de 2 fines de semana. Los alumnos reciben formación de índole teórica y práctica. Las clases se desarrollan en las provincias de Madrid, Guadalajara y Burgos.

Artículos relacionados

Sobre el autor Alberto Gomez Aviles

sígueme en:

Deja un comentario: