¿Qué es la esquizofrenia? Causas y tratamiento

Tags:

La esquizofrenia es un trastorno mental. Se caracteriza por la grave alteración de los procesos cognitivos, desintegración de la personalidad, aislamiento y distanciamiento de la realidad. Centro médico con unidad de Oftalmología

Se trata de una psicopatología tenida como grave. Sin embargo, hoy día, conocidas sus causas y principales manifestaciones, el pronóstico y la calidad de vida de estas personas ha mejorado mucho. Con los últimos avances e investigaciones, se abre paso una nueva esperanza.

 ¿Qué es la esquizofrenia?

La esquizofrenia es una psicopatología grave. Se caracteriza por curso evolutivo que consta de 3 etapas: fase prodrómica, fase activa y fase residual.

  • La fase prodrómica se caracteriza por un distanciamiento de la realidad que se produce poco a poco. Además se observa una alteración en la forma de pensar y la conducta más o menos identificable por las personas que conviven con el paciente.
  • La fase activa o de síntomas positivos es aquella en la que surgen los síntomas más extravagantes de la patología: delirios, alucinaciones, comportamiento y lenguaje desorganizados. Hay pues, un evidente distancia con respecto a la realidad.
  • La fase residual o de síntomas negativos se caracteriza por el aislamiento, la desmotivación, la incapacidad de expresar emociones o sentir placer.

Síntomas Positivos

Los síntomas positivos son aquellos que implican pensamientos, percepciones muy raras como delirios (falsa creencia que se sostiene pese a la evidencia en contra), alucinaciones (percibir estímulos que no existen: escuchar voces, sentir que alguien les toca o ver cosas que no existen), trastornos del pensamiento (fuga de ideas y falta de lógica) que dan lugar a un lenguaje incoherente. Además de lo anterior, lo que más puede llegar a inquietar al observador, es un comportamiento muy extraño y perturbador.

Síntomas Negativos

Los síntomas negativos de la esquizofrenia son aquellos caracterizados por una falta total de motivación, aplanamiento afectivo, aislamientoincapacidad para expresar emociones y sentir placer.

Tipos de esquizofrenia

qué es la esquizofrenia

Esta patología guarda una característica general definitoria común. Sin embargo, en función de ciertos síntomas, pueden diferenciarse en categorías más o menos diferenciadas. Tenemos los siguientes tipos de esquizofrenia:

Esquizofrenia Paranoide

La esquizofrenia paranoide suele iniciar a partir de los 30 años. Es de los tipos de esquizofrenia más habituales, y el que tiene mejor pronóstico (dentro de la gravedad de la patología). Sus síntomas se caracterizan por:

  • Alucinaciones auditivas
  • Preocupaciones por uno o más delirios sistematizados
  • Lenguaje y pensamiento moderadamente afectados
  • Conducta moderadamente afectada

Esquizofrenia tipo desorganizado

La esquizofrenia de tipo desorganizado es la más grave de todas, y su pronóstico es muy desfavorable. Suele iniciarse al final de la adolescencia. Sus síntomas son:

  • Alucinaciones graves
  • Comportamiento muy desorganizado
  • Lenguaje y pensamiento muy desorganizados
  • Aplanamiento afectivo grave

Esquizofrenia tipo catatónico

La esquizofrenia de tipo catatónico comienza a finales de la adolescencia y su evolución tiende a fluctuar entre períodos mejores y peores. Curiosamente es de los tipos más comunes en países orientales. Se caracteriza por fuertes perturbaciones psicomotoras:

  • Inmovilidad o exceso anormal de actividad motora
  • Negación y resistencia a llevar a cabo órdenes y movimientos
  • Movimientos voluntarios peculiares (manierismos)
  • Repetición de frases o palabras
  • Repetición de hábitos motores sin utilidad práctica. Por ejemplo, si es carpintero, podría simular que está clavando clavos con un martillo (sin que estén presentes estos elementos)

Esquizofrenia de tipo indiferenciada

La esquizofrenia de tipo indiferenciada suele comenzar a los 20 años. Tiene una evolución con muchísimas fluctuaciones dependiendo de los síntomas presentes en cada momento. Afecta a hombres y mujeres por igual. En Occidente, es de los tipos más comunes, por detrás de la esquizofrenia paranoide. Se llama indiferenciada porque cuesta encajarla en alguna de las categorías diagnósticas anteriores. Es característica por:

  • Características psicóticas (delirios y alucinaciones)
  • No reúne criterios de otros tipos

Esquizofrenia de tipo residual

La esquizofrenia de tipo residual, se presenta entre los 20 y los 30 años.  Representa, generalmente, un estadio de transición entre los síntomas positivos y los fuertes episodios psicóticos. De este tipo,destacamos:

  • Ausencia de episodios psicóticos como delirios y/o alucinaciones
  • Presenta de forma continuada síntomas propios de los tipos de esquizofrenia anteriores
  • Aparecen síntomas negativos o residuales, como la falta de expresividad

Causas de la Esquizofrenia

No puede hablarse de una sola causa para la esquizofrenia. No sólo sería reduccionista, sino que dejaríamos fuera gran parte del análisis y la casuística existente.

Siguiendo el modelo diátesis-estrés, se necesitan unas condiciones previas para desarrollar la enfermedad (factores biológicos, psicológicos, sociales, culturales…) y detonantes específicos (un hecho vital estresante). La unión de estos factores podría hacer surgir la patología.

1.    Factores biológicos

Dentro de los factores biológicos de la esquizofrenia, tenemos los genes. No sería cuestión de un gen específico, sino de la acción de varios genes en conjunto. Los estudios señalan que la predisposición a la esquizofrenia es heredable.

Por otra parte, la desregulación de algunos neurotransmisores podría estar implicado en la génesis de la esquizofrenia. Tal es el caso de la hipótesis de la dopamina, que señala que la esquizofrenia puede resultar de la actividad anormal de este neurotransmisor en algunos circuitos sinápticos.

Para finalizar, algunas hipótesis biológicas minoritarias defenderían que la esquizofrenia podría deberse a anormalidades cerebrales, daños en el parto o infecciones víricas tempranas.

2.     Factores psicológicos

En esta dimensión podrían entrar la existencia de traumas infantiles no resueltos que, de alguna manera, quedan fijados en el subconsciente y surgen en forma de síntomas.

También, podríamos destacar la presencia de un patrón cognitivo-evaluativo aberrante, que daría lugar a un tipo de pensamiento mágico, supersticiones y distorsiones de la realidad y de los hechos.

No olvidemos que lo anterior, unido a un pobre control emocional, depresión y falta de autoestima, puede resultar en una psicopatología bastante compleja.

3.     Factores socioculturales

Aquí destacamos factores como el abuso y el maltrato sufrido desde la infancia, la falta de habilidad para expresar emociones y los patrones comunicativos disfuncionales familiares. Para más información, véase la teoría del doble vínculo.

Por otra parte, encontramos que cierta población vulnerable tiene mayor probabilidad de padecer esta psicopatología. Miembros de poblaciones minoritarias, personas apartadas de la sociedad, inmigrantes, etc.

4.    Uso de sustancias psicoactivas

Según el modelo diátesis-estrés necesitamos un detonante unido a una vulnerabilidad (biológica, psicológica…) para que surja la patología. Las sustancias adictivas que tienen un efecto sobre el Sistema Nervioso serían unos detonantes ideales para la aparición de esta patología.

Cannabis y esquizofrenia: Una relación peligrosa

El cannabis es un detonante para esta enfermedad que ha sido muy estudiado. En este caso, los estudios científicos han demostrado una relación directa entre el consumo de cannabis y la esquizofrenia. Los investigadores han demostrado que el principio activo del cannabis, el THC, provoca alteraciones en la corteza cerebral, alterando los receptores de serotonina y provocando psicosis.

Es por ello por lo que esta droga, en ocasiones presentada como inofensiva, supone un grave riesgo en personas que tengan una vulnerabilidad a padecer la enfermedad. Cannabis y esquizofrenia van de la mano.

Tratamientos

Pese a ser una psicopatología grave, el tratamiento es cada vez más efectivo. Por un lado, se busca reducir los efectos secundarios de la medicación y, por otro, que el paciente tome responsabilidad de su propia vida. Esto es, que establezca metas, que aprenda habilidades sociales y que tenga apoyo social y comunitario en entornos abiertos. Con buen criterio, hoy día se busca que el paciente tenga más contacto con su entorno. Se trata de evitar que quede recluido.

Así pues, el tratamiento médico consistiría en neurolépticos o antipsicóticos. Estos pueden ayudar a paliar o evitar la aparición de los síntomas positivos de la enfermedad.

El tratamiento psicológico consiste en la terapia cognitivo-conductual, terapias de grupo, el trabajo con las emociones y un programa de habilidades sociales.

Para finalizar, tendríamos un tratamiento de apoyo que incluye a las familias. Se les enseña habilidades de comunicación familiar, a mejorar y fortalecer los vínculos familiares, etc. https://www.youtube.com/watch?v=oPcZThT1BWE

En conclusión, mucho se ha avanzado desde que se consideraba la esquizofrenia como una condición excluyente y penosa. Hoy en día, se abren buenas perspectivas para las personas que las padecen. No obstante, se necesita más apoyo de los gobiernos e instituciones. Es necesario para normalizar e integrar a quienes sufren esquizofrenia, pues son personas con los mismos derechos que los demás y que pueden hacer aportes a la sociedad.

Artículos relacionados

Sobre el autor Bernardo Peña Herrera

sígueme en:

Deja un comentario: