Estilos de aprendizaje

Tags:

Existen diversos estilos de aprendizaje que condicionan de alguna manera a las personas en la forma de obtener información y nuevos conocimientos. La formación que recibimos durante la infancia influye en el modo de aprender que tenemos cuando somos adultos y nos enfrentamos a nuevos retos de aprendizaje. Es interesante saber y entender cómo aprendemos para acceder a cursos que nos pueden abrir las puertas del mercado laboral.

Estilos de aprendizaje

¿Qué son los estilos de aprendizaje?

La denominación estilo de aprendizaje tiene relación con el hecho de que a la hora de querer obtener conocimientos sobre alguna materia en concreto, cada persona tiene sus propios métodos, recursos o estrategias. No cabe duda, de que los métodos que se utilizan no son fijos si no que son variables y se van desarrollando unas tendencias o preferencias personales que acabarán conformando los estilos de aprendizaje de cada uno.

David Kolb es un profesor de Universidad que en el año 1984 constató que las personas adultas tenemos diferentes maneras de obtener aprendizaje, y descubrió que dependen de la forma como se percibe y se procesa la realidad. Es decir, se puede distinguir entre personas más empáticas que necesitan percibir las cosas mediante la experiencia y realizando diferentes tareas a la vez; y, por otra parte, hay personas que se limitan a crear teorías y tienden a centrarse en una única tarea que consiguen aprender perfectamente.

En el siguiente vídeo podemos ver de forma gráfica qué son los estilos de aprendizaje y los diferentes tipos que existen:

Entender los estilos de aprendizaje

Tanto para los profesores como para los alumnos entender los diferentes estilos de aprendizaje es fundamental para que la formación sea efectiva. Por ese motivo, se deben aclarar los conceptos y conocer los modelos y teorías que existen para que el aprendizaje empleado sea el más adecuado y eficaz para cada tipo de alumno.

El aprendizaje del futuro

La forma de aprendizaje cambia de una persona a otra: ni todos aprendemos al mismo nivel, ni al mismo ritmo o velocidad. Las diferencias en el aprendizaje dependen de varios factores como puede ser la edad, los conocimientos previos, la capacidad o la motivación. Sin embargo, en ocasiones encontramos personas con la misma edad y motivación similar que aprenden de forma distinta porque tienen un estilo de aprendizaje propio.

Nuestra manera de aprender evoluciona y en el futuro el aprendizaje estará en un cambio constante porque la ciencia avanza y los nuevos conocimientos están cada vez más presentes en nuestra sociedad. La formación tanto de los niños como de los adultos se adaptará hasta llegar a un nivel donde se pueda conseguir aprender casi de forma personalizada.

Dentro de unos años los niños aprenderán jugando, utilizando las nuevas tecnologías y de una forma muy práctica, si queremos saber más sobre como será el aprendizaje del futuro en este enlace se puede leer un artículo sobre el futuro de la educación y cómo será aprender de forma divertida utilizando los videojuegos (Game based learning).

Diferentes estilos de aprendizaje

Cada persona capta y procesa la información de diferente forma, hay adultos que necesitan la acción para obtener aprendizaje pero otros son más reflexivos y mediante los pensamientos aprenden mejor. Lo que está claro es que para acceder al mercado laboral es necesario seguir un aprendizaje permanente, es decir, mantenerse en constante formación para poder desarrollarse en el empleo del futuro, en el siguiente link os dejamos un artículo muy interesante sobre este tema.

Aunque hay personas que se decantan por un único estilo de aprendizaje lo más habitual es que los adultos podamos complementar varios de ellos. Eso sí, seguramente nos sentimos más definidos con un tipo de aprendizaje que con otro, la idea es elegir el estilo que nos resulte más fácil para trabajar y procesar la información que necesitamos aprender durante el proceso y la formación.

Estilos de aprendizaje

Según el modelo de John Grinder y Richard Bandler V-A-K existen tres sistemas de aprendizaje con unas características muy diferenciadas: el sistema de representación visual, el sistema de representación auditivo y el sistema de representación kinestésico.

Estilos de aprendizaje

Estilos de aprendizaje

  • Sistema visual

En el sistema de representación visual los alumnos obtienen la información al leerla o verla en alguno soporte físico, como un libro, fotocopias o notas. Es un método que consiste en pensar en imágenes, lo que permite visualizar ideas y aprender rápidamente conceptos relacionados.

La capacidad de visualizar es habitual entre los profesores y los estudiantes universitarios porque desarrollan fácilmente la capacidad de abstracción de ideas y la planificación de la información en la formación.

  • Sistema auditivo

En cuanto al sistema de representación auditivo, los alumnos suelen utilizarlo de forma ordenada y secuencial, es decir, aprenden más rápidamente cuando escuchan la información oralmente. Algunos ejemplos serían las personas que estudian idiomas o se dedican al mundo de la música.

Por otra parte, en este método ayuda el hecho de hablar con otras personas y explicar los conocimientos obtenidos porque es un estilo de aprendizaje que no permite relacionar ideas fácilmente ni elaborar conceptos del mismo modo que en el sistema visual.

  • Sistema kinestésico

Mediante el sistema de representación kinestésico procesamos la información al asociarla con nuestros movimientos o sensaciones, como en el caso de aprender un deporte, escribir a máquina o practicar determinadas actividades. Aunque es un aprendizaje mucho más lento que el visual o el auditivo, el kinestésico es un método que da unos resultados más intensos que se verán reflejados a largo plazo.

El estilo de aprendizaje de este sistema puede parecer muy lento pero eso no quiere decir que los alumnos tengan menos capacidades que los demás, sino que simplemente su forma de aprender se basa en los movimientos del cuerpo.

Formas de aprender

Cada persona es un mundo y nuestra forma de aprender también, vamos a resumir los 4 estilos de aprendizaje más conocidos:

  • Adaptadores

Los adaptadores o “hacedores” se caracterizan por trabajar con personas, no se centran en la teoría porque aprenden por medio de las acciones y la multiplicidad. Se adaptan a las circunstancias y asumen riesgos con el fin de conseguir los resultados planteados. Suelen trabajar con personas, en ventas o departamentos comerciales. La pregunta clave de este estilo de aprendizaje es ¿cuándo?

  • Asimiladores de conceptos

Este estilo de aprendizaje es opuesto a los adaptadores porque saben definir los problemas perfectamente y pueden crear modelos teóricos. En definitiva, se centran en las ideas abstractas, suelen destacar en materias como las ciencias y las matemáticas, y acaban trabajando en temas sobre investigación o planificación de estrategias. La pregunta clave de este estilo es ¿por qué?

  • Convergentes

A la hora de aprender necesitan aplicar de una forma práctica todas las ideas, y así, solucionar problemas o probar teorías. Al centrarse en una sola cosa, se dispersan en varias alternativas que pueden ser muy útiles en algunos campos o situaciones concretas. Algunas personas utilizan esta formación para estudiar ingeniería y la pregunta clave es ¿para qué?

  • Divergentes

Conforma un estilo de aprendizaje opuesto al de los convergentes porque son personas muy creativas, emocionales y con empatía. Analizan los problemas como un todo y suelen trabajar con otras personas afines para poder debatir y compartir distintas propuestas. En una empresa ocuparían los puestos de creativos, diseñadores o artistas. La pregunta clave es abierta y se resume en ¿y si? o ¿por qué no?

Artículos relacionados

Sobre el autor Rosa Sanz

Estudiante de psicología y especialista en arteterapia. Redactora, emprendedora y colaboradora de DREAM.

sígueme en:

Deja un comentario: