fbpx

Requisitos y proceso para ser fraile en España

Tags:

Para entender qué es ser fraile y cómo ser fraile en España, debemos hablar sobre lo que entendemos por vocación.

Cómo ser fraile: la Vocación

«¿Tengo una vocación a la vida religiosa?» Muchas personas se hacen esta pregunta, pero no tienen una idea clara de lo que es una vocación, o cómo determinar si tienen una. Si buscan consejo, se les puede decir que una vocación es algo muy personal; que Dios les aclarará, y no dejan lugar a dudas sobre cuál es su vocación; sólo sabrán cuando lo han encontrado. A ellos se les puede decir que oren, y que escuchen calladamente para escuchar cuál es la voluntad de Dios para ellos. Lo que es una vocación, y cómo saber si alguien la tiene, sigue siendo muy misterioso. Sin embargo, esta pregunta a menudo les causa una gran preocupación, e incluso miedo.

Luego, si la respuesta del candidato es positiva, entonces se pregunta y cómo se puede ser fraile.

Cómo ser fraile: la vida religiosa en sí misma y la búsqueda de la felicidad

Todo el mundo quiere ser feliz, y nadie quiere ser infeliz. Los hombres desean muchas cosas por el bien de la felicidad, pero la felicidad ellos mismos la desean por sí mismos. Muchos hombres desean ser ricos o poderosos porque piensan que eso los hará felices, pero nadie desea ser feliz para ser rico o poderoso. Así que la felicidad es la meta, y otras cosas son deseables en la medida en que conducen a esta meta. Una de esas metas es la respuesta a cómo ser fraile.

Puesto que la felicidad es nuestra meta final, es muy importante para nosotros saber lo que es la felicidad y los medios por los cuales podemos alcanzarla. El objetivo último de la vida era llegar al Polo Sur, hacer todo lo que estuviera a su alcance para poder llegar a él: obtener mapas de las montañas y otros obstáculos, encontrar el mejor medio de transporte, entrenarse para el viaje, etc. Del mismo modo, uno que llegue a la felicidad debe aprender dónde está y cómo llegar allí.

Esto no es fácil. Tenemos que mirar todas las diferentes teorías sobre la felicidad que los filósofos han propuesto, para ver que es difícil determinar la verdad respecto a ella. Si estuviéramos por nuestra cuenta, es probable que caigamos en el error. Pero por la gracia de Dios, no estamos solos; nuestra fe nos dice dónde está la felicidad y cómo alcanzarla. Por la fe sabemos que nuestra felicidad suprema está en el cielo, en la visión de Dios como él está en sí mismo. Aquí en la tierra no somos más que caminantes, caminando hacia esa visión final.

cómo ser fraile

Nuestra fe no sólo nos dice dónde está nuestra felicidad, sino que nos deja encontrar el camino, pero también nos dice el camino. Hay ciertas cosas que nuestra fe nos dice que son esenciales para alcanzar esta meta: los mandamientos, los sacramentos, la oración. «Si no coméis mi carne y bebéis mi sangre, no tenéis vida dentro de vosotros.» Con respecto a estas cosas, sólo hay una manera correcta, en la que cada persona debe caminar y es ahí donde reside el cómo ser fraile, en encontrar la felicidad en Dios y la comunidad.

Hay otras cosas que pueden ser útiles, pero no son necesarias para alcanzar este objetivo: la paternidad, el sacerdocio, la vida religiosa, las diversas profesiones. Con respecto a estos hay muchas otras maneras que conducen a la meta.

«Vida religiosa» significa toda vida según los consejos evangélicos de castidad, pobreza y obediencia. Consideraremos los tres aspectos de cómo ser fraile, cómo hay que vivir para dar respuesta a cómo ser fraile.

Cómo ser fraile: vivir la castidad

Cristo aconseja la castidad perpetua en contraste con el matrimonio. Pero el consejo es dado con respecto a un bien mejor; no daría este consejo si el matrimonio fuera mejor o tan bueno como la castidad perpetua. Por lo tanto, la castidad perpetua es mejor que el matrimonio. Esto lo decimos respecto a la pregunta de cómo ser fraile. Un fraile tiene que encontrar que es mejor la castidad perpetua al matrimonio, sin quitarle la importancia a lo segundo.

Los discípulos le dijeron: «Si tal es el caso de un hombre con su esposa, no es conveniente casarse». Pero él les dijo: «No todos los hombres aceptan esta palabra, sino sólo a aquellos a quienes se les da. Porque hay eunucos que han nacido así, y hay eunucos que han sido hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que se han hecho eunucos por causa del reino de los cielos. El que es capaz de aceptar esto, que lo acepte.»

San Pablo también enseña la superioridad de la virginidad o la continencia.

A los solteros y a las viudas les digo que es bueno que permanezcan solos como yo.

El que se casa con su prometido hace bien; y el que se abstiene del matrimonio hará mejor.

Los Padres de la Iglesia, siguiendo las huellas de Cristo y San Pablo, siempre consideran la castidad dedicada a Dios como un bien mayor que el matrimonio.

El Papa Pío XII escribió una encíclica entera sobre la virginidad y el celibato dedicado a Dios. Es un excelente trabajo para aquellos interesados en leer más sobre él.

Después del Concilio Vaticano II, la Iglesia puso un mayor énfasis en el matrimonio como medio de santidad. Por esta razón algunos han pensado que la virginidad y el celibato ya no deben considerarse mejores que el matrimonio, sino como igualmente buenos. Pero la Iglesia nunca dice esto, y de hecho continúa enseñando lo contrario, que, si bien el matrimonio es un gran bien, la virginidad consagrada o el celibato es aún mejor.

La referencia a la unión nupcial de Cristo y de la Iglesia da al matrimonio su máxima dignidad: en particular, el sacramento del matrimonio introduce a los cónyuges en el misterio de la unión de Cristo con la Iglesia. Sin embargo, la profesión de virginidad o celibato permite a las personas consagradas compartir más directamente el misterio de este matrimonio. Mientras que el amor conyugal va a Cristo Esposo a través de una unión humana, el amor virginal va directamente a la persona de Cristo a través de una inmediata unión con él, sin intermediarios: una verdadera y completa adhesión espiritual. Así, en la persona de los que profesan y viven la castidad consagrada, la Iglesia expresa su unión como Novia con Cristo Esposo en la mayor medida. Por eso hay que decir que la vida virginal se encuentra en el corazón de la Iglesia.

cómo ser fraile

Cómo ser fraile: Vivir la Pobreza

Del mismo modo, Cristo aconseja la pobreza como un camino hacia la perfección, y promete una gran recompensa a todos los que la abrazan por su causa. La pobreza también es la respuesta a cómo ser fraile.

Si quieres ser perfecto, ve, vende lo que posees y da a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme. …

Cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padres, o madre, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces y heredará la vida eterna.

Al enseñar la excelencia de la castidad, los Padres y el Magisterio de la Iglesia continuaron enseñando la excelencia de la pobreza dedicada a Dios y cómo ser fraile en el mundo.

Vigilantius, un Padre de la Iglesia, afirma que los que retienen el uso de sus bienes y de vez en cuando dividen sus ingresos entre los pobres, hacen mejor que los que venden sus posesiones y los prodigan en un acto de caridad. A él, no yo, sino que Dios responderá: Si quieres ser perfecto, «Ve y vende». Lo que tanto ensalzas, no es más que el segundo o tercer grado; que de hecho admitimos, sólo recordamos que lo primero es fijarse ante lo que es tercero o segundo.

Los religiosos deben practicar diligentemente… esa pobreza voluntaria que es reconocida y altamente estimada especialmente hoy como expresión del seguimiento de Cristo. Por ella comparten la pobreza de Cristo, que por nosotros se hizo pobre, aun siendo rico, para que por su pobreza pudiéramos llegar a ser ricos (2 Corintios 8, 9; Mateo 8, 20).

cómo ser fraile

Cómo ser fraile: la Obediencia

El consejo de obediencia no se encuentra explícitamente en las Escrituras. Sin embargo, puede extraerse de su declaración al hombre joven, «si deseas ser perfecto, ir …. Y ven, sígueme.» Evidentemente, los que lo siguieron tuvieron que obedecerle de una manera que no se requiere a todos. Tuvieron que obedecer no sólo las leyes generales que había establecido para todos, sino también sus mandatos a cada uno de ellos individualmente. Por ello la obediencia da respuesta a cómo ser fraile, ya que los seguidores de Jesús son obedientes como lo fue él.

Cuando Jesús llamó a los discípulos a seguirlo, les enseñó la necesidad de una obediencia dedicada a su persona. No se trataba sólo de la observancia común de la ley divina y de los dictados de una conciencia humana verdadera y recta, sino de un compromiso mucho mayor. Seguir a Cristo significó estar dispuesto a hacer todo lo que él personalmente ordenó y ponerse bajo su dirección al servir el Evangelio para la venida del Reino de Dios (Lc 9:60, 62).

Por lo tanto, además del compromiso con el celibato y la pobreza, con su «Sígueme», Jesús también pidió uno de obediencia, extendiendo a los discípulos su propia obediencia al Padre en la condición del Verbo Encarnado que se convirtió en el «Siervo de Yahweh «.

Y es España, ¿cómo se puede ser fraile?

Formación

Cada instituto de vida religiosa tiene su propia regla y constituciones. Primero de todo hay que discernir qué fraile quiero ser.

Después está la preparación. Por lo general, suele haber entre uno o dos años de postulantado, dónde se invita a la persona a entrar en la comunidad para ver cómo viven y si siendo fraile encontrará la verdadera felicidad.

Finalizado el tiempo de postulantado, llega el momento del noviciado que es un tiempo especial de unión más íntima entre el candidato con Cristo y la comunidad dónde lo que prima es la oración y el silencio. Durante este tiempo uno conoce más íntimamente a la comunidad y la comunidad lo conoce a él y será examinado en profundidad y discernirán conjuntamente realmente será feliz siendo fraile.

Seguidamente llegan la emisión de los votos o profesión simple o votos temporales, que irá renovando cada año, después que la comunidad reunida en capítulo, apruebe la decisión del joven fraile.

Después de la emisión de los votos temporales, finalizado el noviciado, el candidato deja de ser candidato para ser ya fraile. Pero será fraile no con todos los derechos, ya que no puede participar del capítulo conventual, dónde de deciden las cosas importantes para la comunidad, siempre por voto democrático.

Durante este tiempo el fraile irá formándose en filosofía y teología, por si además de ser fraile quiere ser sacerdote.

Pasado este tiempo que suele durar entre 3 y 9 años, depende de cada caso, se emiten los votos perpetuos o solemnes que ya son para toda la vida.

Rito de la toma de hábito y votos temporales

Aquí tenéis un ejemplo de la toma de hábito y los votos temporales en los dominicos.

Información adicional

De órdenes religiosas e institutos, hay muchos nosotros te redirigimos a la página de la CONFER, religiosos españoles, dónde encontrarás el listado completo.

Artículos relacionados

Sobre el autor Jesús Miguel Silvestre García

Historiador, filósofo, filólogo, politólogo, teólogo y sacerdote. Redactor y especialista en entornos digitales.

sígueme en:

Deja un comentario:

2 comentarios
Add Your Reply