El futuro de la música

  • 17/05/2017 /
  • Cultura /
  • By Andoni Villafranca

La música es una actividad artística necesaria para vivir. Es la expresión de una cultura, inquieta por remover el interior de las personas sin tocarlo. ¿Quién se puede imaginar una vida sin música?. Quien primero levante la mano caerá en el error de su propio engaño, no puede. ¿De verdad podrías? No lo creo. Si estuvieses seguro, entonces, respóndeme a una sencilla pregunta ¿Qué sería de una película sin su banda sonora? Ah, que no ves películas. ¿Acaso te mantienes al margen de la sociedad? Entonces, probablemente tampoco pongas la televisión, ni la radio, ni vayas a centros comerciales, o a bares. Tampoco habrás visto espectáculos deportivos, ni teatro, y mucho menos viajes.

Ni siquiera perdido en el desierto del Sahara, en la selva del Amazonas o en el glaciar Petermann de Groenlandia puedes escapar de la música. La naturaleza participa igualmente en ese festival donde se dan cita desde los ruidos de animales, plantas y humanos hasta los sonidos meteorológicos. Si te mantienes en silencio oirás el ruido de tu cuerpo y si hablases o pensases, deducirias que las palabras contienen una melodía y un ritmo inherente. Cuando por fin hayas calibrado el valor de la música comprenderás que la perspectiva de futuro es inmensa.

La música del futuro

La música y la tecnología

Cuando yo nací, si mis padres querían escuchar la canción del momento tenían ir a la tienda a comprar el CD de turno. Además, para reproducirlo hacia falta tener acceso a una cadena de música. La otra opción, a priori no tan sencilla, pasaba por ir a ver al grupo en directo. Ahora no hace falta, vivimos en la era de la comunicación. Esto nos permite tener acceso instantáneo a cualquier contenido en el ordenador, tablet, reloj digital o teléfono móvil, vía internet o tras haberlo comprado/descargado con anterioridad. La grabación y el almacenamiento digital han revolucionado el acceso a la información y la comunicación. Esta circunstancia ha modificado nuestra cultura y nuestro pensamiento con unos efectos aún desconocidos.

Del Software a las App’s

Si enfocamos el ángulo de visión hacia la música, la tecnología está creciendo masivamente. De igual forma, está ocupando cualquier hueco libre que haya en la industria musical. Decenas de programas tales como: Sibelius y Finale en la edición de partituras, Studio One, Cubase o Logic en el tratamiento de audio, o “Transcribe” en la transcripción de audio, se han hecho un hueco en los ordenadores de los músicos. Estos son solo una pequeña muestra de poder tecnológico.

La otra fuerza proviene de algunas de las aplicaciones que están sobrecargando ya las tablets. TouchAble, Blackbinder, piaScore, Notion, Garage Band, CaptureDuo, Audiobus. Seguro que alguna te resulta familiar pues se encuentran entre las aplicaciones que cualquier músico profesional debe conocer. Unas pocas sólo funcionan para iOS, no obstante la mayoría igualmente se pueden encontrar para Android.

Esto requiere de la formación de músicos con habilidades multidisciplinares entre las que destacar una cierta pericia tecnológica. Todos estos dispositivos electrónicos y programas informáticos para la reproducción, grabación y composición se han podido crear gracias a la colaboración de programadores y músicos especializados. Este vínculo vigente está marcando los pasos hacia el futuro con vistas a mejorar la vida del músico.

Las plataformas online

No me olvido de las soluciones en línea que están dando cobertura a un problema de la enseñanza. La necesidad de union entre un alumno y un profesor en una misma sala. En los últimos años han aparecido algunas plataformas que conectan, a través de la tecnología, a músicos de diferentes partes del globo, de diferentes culturas y diferentes tradiciones. Una de ellas, Play with a Pro, fundada por Adam Simonsen, un clarinetista que tuvo que viajar asiduamente para dar clase con los profesores que él quería, permite recibir clases privadas de profesores de todo el mundo.

Otra propuesta online para la enseñanza es Smart Music. Este entorno propone transformar la practica pasiva en aprendizaje activo mediante la asignación y el seguimiento de ejercicios propuestos. La página chequea online el proceso de estudio al reconocer los sonidos emitidos por el micrófono de los pregrabados e inmediatamente envía una respuesta al alumno sobre su interpretación.

Creatividad

La música juega en muchos terrenos al mismo tiempo. Estas se engloban principalmente en música “no comercial” y “música comercial”. En el campo artístico “no comercial” se distinguen entre otras el jazz, la musica del folclore, el rock y la música clásica. Durante siglos, la música clásica ha librado innumerables batallas entre los “grandes artistas”, o los que creen serlo. Todas ellas por reescribir los conceptos estéticos que marcarán el devenir artístico del futuro. Si algo tenían en común todas estas guerras era la antagonismo entre la creación nuevas ideas y la obstinación por mantener las que ya había. Esta dicotomía ha ido evolucionando durante el paso del tiempo. No obstante siempre se ha intentado frenar las nuevas ideas en perjuicio del cambio.

El músico del futuro, se encuentra de nuevo ante una división; conservar la tradición o involucrarse en las nuevas posibilidades que ofrece la tecnología. La industria musical, ha convertido la música popular en un producto comercial. Una de las diversas consecuencias que ha traído consigo es la aparente estandarización y homogeneización de los gustos. Cuando la sensibilidad es semejante, quien se muestra diferente, se distingue y sobresale sobre lo similar. Con todo esto, si algo hay que tener claro antes de seguir la experiencia musical, es que hay que ser creativo para involucrar la experiencia tecnológica en la tradición.

Musicoterapia

La tecnología avanza muy deprisa, y no sabemos qué rumbo lleva. Asimismo, tampoco conocemos los efectos que tendrá sobre nuestro cuerpo entre otras cosas el uso las pantallas de los aparatos electrónicos. O quizá, el excesivo ruido que escuchamos a diario. Lo que sí resulta probable es que nuestro aparato nervioso sufra una sobre estimulación. Un efecto sensorial producto de la sobrecarga de tareas diarias al cual debemos sumar el estrés y la ansiedad que este provoca.

Una lanzadera de propuestas que intentan atajar algunos problemas con los que convivimos diariamente pasan por la musicoterapiaLas recientes investigaciones están constatando un gran crecimiento en la aplicación terapéutica de la música. Algunos beneficios residen en el acercamiento a estímulos individuales como una forma de construir una identidad personal, lo que implica una sensibilización afectiva y emocional. Otros tratan de aumentar la confianza, la autoestima, la conducta o la atención. Este auge ha llamado la atención de muchos músicos que ya han empezado a formarse pensando en el mañana.

Profesionales de la salud y programadores unen fuerzas con músicos para intentar adelantarse a lo que está por llegar. Sobra decir que no son los únicos dirigiendo el futuro de la música pero sí son los más significativos. Inevitablemente el porvenir musical pasa por la convergencia entre las artes y las ciencias. La tecnología además jugará un papel fundamental en los acontecimientos que dentro de unos años estarán en boca de todos. El secreto radica en unir fuerzas para crecer.

Sobre el autor Andoni Villafranca

sígueme en:

Deja un comentario:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros que nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close