¿Qué es una gastritis aguda?

Tags:

Aquellas personas que alguna vez en su vida han sufrido una gastritis aguda saben lo molesto y complicado de tratar que puede llega a ser esta dolencia que tiene su principio en una alteración de la mucosa del estómago. Cuando esto sucede, el dolor estomacal se hace muy fuerte y las molestias se disparan. La gastritis se puede desencadenar por el consumo puntual de algún producto que altera la mucosa intestinal. Los efectos negativas, según los casos, se pueden notar a los pocos minutos de haber consumido la sustancia en cuestión o a las varias horas. Otra vertiente muy molesta que ofrece la gastritis es cuando se trata de una dolencia crónica y que, por tanto, no está sujeta al consumo de ningún producto en concreto sino que el dolor se desencadena con independencia de lo que haya consumido la persona. Este caso resulta el más incómodo y difícil de prevenir porque se trata de una molestia constante y latente que puede estar presente incluso cuando el paciente se encuentra en ayunas.

¿Qué es una gastritis aguda?

Una gastritis aguda es una variedad de gastritis que presenta como una de sus principales características que aparece de repente sin que, en la mayoría de las ocasiones, se puede prevenir de manera efectiva o anticipar de forma correcta para poder evitar su virulencia. Otro rasgo diferenciador de la gastritis aguda es que viene vinculada a un periodo de dolor muy intenso, pero no demasiado prolongado en el tiempo. Sin embargo, las molestias presentan una intensidad fuera de lo común y son más paralizantes que otras dolencias que duran mucho más en el tiempo, pero no presenta una intensidad tan evidente.

El desencadenante del que parten todas las gastritis agudas es la inflamación e irritación de la mucosa gástrica. Esto puede producirse por el consumo de algunas sustancias que alteran esta mucosa. Es relativamente normal que algunos medicamentos, el alcohol de alta graduación e, incluso, el tabaco irriten la mucosa del estómago y desencadenen los episodios de fuerte dolor en la barriga. La angustia y la pérdida del apetito son otras de las consecuencias más comunes que producen las gastritis agudas.

La variedad de gastritis aguda que está más presente en nuestro país es la hemorrágica. Se caracteriza por la aparición de pequeños sangrados internos y por la erosión de una parte de la pared estomacal. Esto afecta de manera negativa a la mucosa del estómago y desencadena la crisis en forma de gastritis aguda. No obstante, en función de las características existentes en cada caso y de sus causas desencadenantes se pueden distinguir diferentes casos de gastritis agudas.

Tipos de gastritis aguda

La gastritis aguda por estrés es una de la que más casos presenta en España. Aparece en pacientes que han sufrido alguna enfermedad de relevancia y, a causa de ello y para recuperarse, han estado por largo tiempo en la UCI. Estas personas pueden presentar úlceras que se manifiestan con sangrado en el estómago. La reducción de la defensa que ejerce la mucosa del estómago es una de las causas más comunes en este tipo de casos. En un grupo menos común, pero que reviste una mayor gravedad que el anterior, se encuentran los pacientes que pueden haber sido contagiados por alguna infección grave y como consecuencia de ello sufren una reducción en el riego sanguíneo del estómago. Cuando sucede esto la mucosa gástrica se oscurece mucho llegando a presentar un aspecto negro que recuerda a la necrosis.

Otro tipo de gastritis aguda muy extendido es el que se produce por el consumo de medicamentos, alcoholes o drogas como la cocaína. En estos casos se pueden ver afectadas las enzimas que son producidas por el páncreas y también el reflujo biliar. La presencia de estos productos en el organismo pueden desencadenar una serie de situaciones que terminan derivando en un exceso anómalo del ácido gástrico generado por el cuerpo. Como consecuencia de ello, la mucosa del estómago no puede tolerar tanta acidez y termina por irritarse. En ese momento aparece la gastritis y todos sus síntomas.

En la gastritis aguda Helycobacter Pylori una bacteria con este nombre científico es la culpable de la infección que sufre la mucosa del estómago. Como consecuencia de ello, pueden producirse úlceras que derivan en las crisis de gastritis. Sin embargo, también se han producido casos en los que los pacientes infectados por este tipo de bacteria no han llegado a desarrollar ningún tipo de síntoma y han podido convivir con ella sin tener ningún condicionante negativo.

Al margen de estos tipos más comunes, otras bacterias como el E-coli o virus que provocan graves trastornos como el VIH también pueden originar irritaciones en la mucosa gástrica que terminen derivando en gastritis. En otros casos, virus que afectan a las vías respiratorias también pueden provocar gastritis, pero en estas ocasiones la gastritis aguda acostumbra a formar parte de una dolencia mucho más general que trasciende de los problemas que surgen únicamente a nivel estomacal.

¿Qué duración tiene una gastritis aguda?

Lo que se prolongue en el tiempo la crisis desencadenada por una gastritis aguda no es un aspecto que se pueda determinar como una ciencia exacta porque en esta cuestión influyen una gran cantidad de factores como la propia fisionomía que presente el paciente y los síntomas secundarios que pueda producir la gastritis. La causa del problema también es vital a la hora de determinar la duración que presentará una gastritis aguda.

De todos modos, la ciencia sí consensua que un caso normal de gastritis aguda pueda llevar molestias al paciente durante un periodo medio de 3 ó 4 días aproximadamente. En los casos más extremos los episodios de dolor pueden estar presentes durante 3 semanas o, incluso, un mes. Cuando las molestias derivadas por una gastritis aguda exceden el mes se estará ante un caso de gastritis crónica. Estos casos revisten una mayor gravedad todavía porque, de no atajarse debidamente en la fase inicial, pueden causar unas molestias prolongadas en el tiempo que pueden llegar a estar presentes durante toda la vida del paciente.

Síntomas de una gastritis aguda

El síntoma principal que presenta un episodio de gastritis aguda es el ardor de estómago. Esto se debe principalmente a que el ácido ha logrado entrar en contacto con la mucosa del estómago y ha desencadenado una crisis en forma de irritación que se manifiesta con una intensa sensación de ardor de estómago. Sin embargo, el ardor estomacal no es la única señal que indicará que está teniendo lugar un episodio de gastritis aguda. El dolor en la parte baja del vientre y los ataques repentinos de ganas de comer también son síntomas muy comunes.

Lo habitual es que los síntomas de la gastritis aguda se recrudezcan al poco de comer porque como consecuencia de los ácidos generados durante  el proceso de digestión la mucosa del estómago se ha irritado y aparece el ardor, primero, y, el dolor, después. Otros síntomas comunes de la gastritis aguda son el exceso de gases y la sensación constante de angustia que en ocasiones puede derivar en pequeños vómitos. La zona del abdomen es otra en la que aparece el dolor de forma muy habitual.

Si a los síntomas anteriores se les unen otros como aparición de pequeñas hemorragias en los casos de vómitos y el comienzo de heces muy negras y pestilentes es normal que se esté ante un caso de gastritis severa o crónica. En estos casos lo recomendable es acudir a un médico a la mayor brevedad para que diagnostique exactamente qué es lo que sucede y prescriba el mejor tratamiento para hacer frente a las dolencias.

¿Cómo se puede prevenir la gastritis aguda?

Para evitar, en la medida de lo posible, la aparición de la gastritis se pueden seguir una serie de recomendaciones a modo de prevención tales como procurar comer sentado y sin prisas, no acostarse para el descanso inmediatamente después de haber terminado de comer, no beber demasiados líquidos ni muy variados durante las comidas, masticar los alimentos sin prisa y adecuadamente, llevar un control en los horarios de las comidas, evitar el consumo de alcohol y también, en la medida de lo posible, de algunos medicamentos como pueden ser antibióticos y antiinflamatorios.

También es recomendable no fumar, realizar ejercicio físico, como puede ser caminar,  con regularidad con periodos de ejercicio que ronden la media hora, evitar las situaciones de estrés innecesario, descansar un mínimo de 8 horas diarias y consumir a diario frutas y verduras para no alterar demasiado el correcto estado que debe presentar la mucosa del estómago.

Tratamiento de una gastritis aguda

Seguir un tratamiento adecuado puede convertirse en el primer paso para superar la gastritis aguda. En el tratamiento de la misma se puede lograr que el estómago recupere su estado inicial antes de sufrir las irritaciones provocadas por la gastritis. El principal objetivo que persigue el tratamiento es que se fomente la regeneración de la mucosidad en las zonas de la pared del estómago en las que ha desaparecido.

La alimentación tiene una importancia capital en el tratamiento contra la gastritis aguda. Por eso es recomendable evitar el consumo de alimentos que irriten el estómago. Lo aconsejable es reducir el consumo de alcohol, café, , picantes, especias y fármacos salvo en casos muy concretos. En los casos de picos de dolor el uso de antiácidos acostumbra a venir muy bien porque contribuye a normalizar en la medida de lo posible los niveles de los ácidos del estómago. Esto redunda en importantes beneficios para las paredes del estómago que reduce su inflamación y con ello se alivian también los síntomas derivados de la gastritis aguda.

Medicina alternativa para la gastritis aguda

La medicina alternativa ofrece una serie de recomendaciones que pueden resultar muy útiles para llevar mejor las crisis de gastritis aguda. Uno de los productos recomendados es la miel. Se aconseja tomarla en ayunas y diluida en un vaso de agua templada.

También es útil el aceite de oliva. En concreto, si se toma en ayunas una cucharada en un vaso de leche templada. Otro consejo apunta al consumo diario de cebolla, así como a tomar avena con miel. La sal negra es otro producto recomendado. En concreto, se aconseja tomar 2 ó 3 cucharadas después de cada comida.

El perejil también es recomendado para los casos de gastritis aguda. Se recomienda exprimir su jugo en 2 ó 3 cucharadas y mezclarlo con sal negra y pimienta negra en polvo y consumir la mezcla 3 veces todos los días. De igual manera, es aconsejable el consumo de jenjibre mezclándolo con jugo de cebolla y consumiéndolo 2 veces al día. Con ello se prevendrá la inflamación, irritación y sensaciones de angustia. Asimismo, es recomendable tomar en ayunas semillas secas de papaya sobre rebanadas de piña. Otro aconsejo de la medicina alternativa apunta a unir en una sartén semillas de hinojo, canela y cardomomo verde y freír durante medio minuto antes de consumir la mezcla (Post relacionado «¿Qué es la Medicina Alternativa?»)..

Artículos relacionados

Sobre el autor Alberto Gomez Aviles

sígueme en:

Deja un comentario: