¿Qué es el growth hacking?

Tags:

La palabra growth hacking se ha puesto muy de moda últimamente. Cada vez más recurrente en el mundo de las startups y el marketing digital, hoy ya muchos expertos venden sus servicios como growth hacker o especialista en growth hacking. Pero, ¿qué es exactamente el growth hacking y en qué consiste?, ¿cuáles son sus técnicas más utilizadas?

qué es el growth hacking

El growth hacking se ha convertido en una disciplina cada vez más de moda en el mundo del marketing digital

Hasta hace unos años, esta palabra no era tan conocida en el marketing de habla hispana. Poco a poco que el mercado va entrando en madurez, los términos relacionados con el posicionamiento estratégico van siendo más específicos.

Fue el emprendedor Sean Ellis uno de los primeros que acuñó el término en el año 2010, cuando definió al growth hacker como “una persona cuyo verdadero norte es el crecimiento”, autor del blog Startup marketing.

Definición de growth hacking

A primera vista, esta definición puede parecer sorprendente. ¿No buscan todos los expertos en posicionamiento y marketing digital un rápido crecimiento del tráfico y las ventas en el desarrollo de sus startups?

Lo cierto es que la diferencia entre conseguir resultados en 12 meses a conseguirla en 6 o 4 meses puede ser enormemente significativa. No es un asunto como para dejarlo al azar, cuando existen herramientas de growth hacking que pueden ayudar a acelerar el crecimiento, a no malgastar recursos inútilmente y hacer el camino más largo de lo que podría ser.

El growth hacker busca, por tanto, encontrar el camino más corto y que genere beneficios antes, lo cual encaja de lleno con la filosofía lean start up, donde los recursos son limitados y el tiempo juega en nuestra contra hasta que la empresa comienza a generar beneficios. Viene a ser también el tipo de profesional ideal para hacer un buen inbound marketing.

Este vídeo de Marketing4eCommerce pone de manifiesto cómo la figura del growth hacker va mucho más allá de la de un SEO o un community manager.

Características del growth hacker

El growth hacker no es simplemente un experto en marketing, o en posicionamiento web. No deja nada al azar, ni pone en práctica algunas técnicas comunes para ver qué pasa.

Su objetivo es hacer crecer el número de usuarios en torno a una aplicación o página web para conseguir que ésta empiece a generar beneficios lo más rápidamente posible. Por tanto, el growth hacker tiene un perfil que cumple con varias características. En Marketing de Guerrilla han mencionado algunas de ellas, pero se pueden añadir algunas más.

Es analítico

El growth hacker entiende de analítica web. Es uno de sus puntos fuertes, que lo distingue de otros expertos. Además puede analizar con todo detalle los datos estadísticos que tiene a su disposición para conseguir hacer crecer una comunidad de usuarios al ritmo deseable para que la startup genere beneficios cuanto antes.

Es creativo

Es una persona creativa. En este sentido, no va a poner simplemente en práctica técnicas de posicionamiento web generales, sino que tendrá un plan más específico y desarrollado. Planifica la forma en la que van a llegar los usuarios, cuántos planea que van a llegar, cómo va a tratar de mantenerlos. No simplemente observa; construye los datos con técnicas creativas y bien desarrolladas.

Sabe programar

Tiene conocimientos de programación. El growth hacker no se queda en la teoría, sino que dispone de las habilidades para extraer datos de su público potencial. Es capaz de crear páginas de aterrizaje, test A/B, marketing viral e implantación de diferentes técnicas para facilitar la conversión y la potenciación de un sitio web o aplicación. Preferiblemente, un growth hacker no sólo debe tener conocimientos de marketing y ventas, sino también de informática avanzada.

Es innovador

¿Por qué todos los expertos en marketing y posicionamiento aprenden las mismas técnicas y las ponen en práctica, pero sin probar cosas nuevas? El growth hacker tiene el tiempo y la capacidad para ser innovador. Cuando se consigue encontrar una tecla que nadie está apretando ahora mismo, pero que funciona, los resultados pueden ser espectaculares. El growth hacker sale a buscarla.

Conoce el producto

El growth hacker no sólo es un experto en generar un crecimiento acelerado de usuarios. También conoce el producto en profundidad, sabe sus ventajas, encuentra la mejor forma de presentarlo para que al usuario le resulte atractivo. Por tanto, no se trata sólo de un perfil técnico, sino que también tiene conocimientos de marketing de productos.

Sabe ahorrar y optimizar recursos

Un growth hacker es capaz de optimizar los recursos. Un buen profesional del growth hacking no se enfoca simplemente en cómo conseguir un resultado. Trata de conseguir ese resultado deseado, pero haciendo que a su cliente (la start up) le cueste la menor inversión posible, de modo que pueda maximizar beneficios.

Ser un growth hacker de éxito no es nada fácil. Sin embargo, en Estados Unidos empiezan a abundar las ofertas en las que se solicitan este tipo de perfiles multidisciplinares y dinámicos. Personas que le dan un nuevo enfoque al mundo del marketing y poseen unas habilidades variopintas y excepcionales.

Crecimiento de las startups

El growth hacking ocupa un papel destacado en el marketing de las startups

Técnicas de growth hacking

Queda claro a estas alturas que el growth hacking es más una actitud y una manera de pensar que un conjunto de técnicas que todo el mundo pueda aprenderse y aplicar.

De hecho, si se sigue un manual sobre cómo ser un growth hacker paso a paso, eso no necesariamente le convertiría a uno en un buen growth hacker porque las técnicas nacen y mueren o pueden hacerse mejor. Las bases importan, pero no hay que quedarse sólo en ellas.

Lo que es realmente importante no es aprender una serie de técnicas y repetirlas al dedillo en todos los proyectos, sino ser capaz de pensar, innovar, desarrollar y aplicar las técnicas más adecuadas en cada momento y de acuerdo a un plan específico.

Con todo, hay muchas tácticas de growth hacking que se pueden poner en práctica, dependiendo también de qué tipo de web o negocio se esté intentando trabajar. Vilma Núñez, experta en marketing estratégico, sugiere algunas tácticas que pueden encajar en la mentalidad de un growth hacker. Por ejemplo:

    • Reducir la tasa de abandonos del carro de la compra. Por ejemplo, mediante el envío de un e-mail automático al usuario registrado que no ha finalizado su compra. Optimizar el contenido del mensaje para tratar de que el cliente se sienta impulsado a volver y realizar su adquisición.
    • Reducir a menos de un segundo el tiempo que tarda la página en cargar. De esta forma, se logra que los usuarios que antes se desesperaban y se iban a otro sitio porque la página no cargaba, se queden en la web.
    • Aumentar las visitas trabajando más a fondo el marketing social. ¿Cuántos usuarios ven realmente los tuits que se envían? ¿A qué hora habría que publicarlos para que los vieran con más probabilidad? ¿Cómo deberían ser esos tuits para que se haga click en el enlace? En el growth hacking, los detalles son la clave del éxito.
    • Analizar las páginas de aterrizaje y sitios web mediante test A/B, de modo que se pueda comprobar con datos reales qué es lo que funciona mejor: un tipo de contenido u otro, el call-to-action colocado en un sitio o en otro, el diseño de una landing page o de otra, etc. Todo con el objetivo de optimizar y conseguir resultados.

Todas estas técnicas carecen de valor si se aplican de forma aislada. Tienen que obedecer a un plan para que realmente se pueda hablar de una estrategia de growth hacking. En ésta, se analizan los datos para ver qué técnicas son prioritarias y se emplean diversas herramientas para gestionar bien el tiempo y los recursos en vista de obtener los mejores resultados.

Qué es el growth hacking

El growth hacking permite a las startups crecer en menos tiempo y con menos inversión

¿Cómo aprender growth hacking?

No es una tarea fácil; es un punto al que se llega después de una dilatada experiencia en puestos intermedios. Aprender a ser un growth hacker es una cuestión, primeramente, de actitud. Cambiar el enfoque a la hora de trabajar en un proyecto de marketing digital. Conocer las herramientas de growth hacking para dedicar mucho más tiempo a la analítica, al desarrollo de estrategias y a la aplicación de técnicas orientadas a conseguir un objetivo marcado y ajustándose a un presupuesto.

Resultado en todo caso imprescindible tener unos conocimientos amplios de marketing digital. En el buscador de cursos.com puedes encontrar diferentes cursos de marketing digital según tus necesidades y la institución que las ofrece.

Casi con toda seguridad, cada vez serán más necesarios perfiles técnicos que combinen diferentes disciplinas de conocimiento, o sean capaces de aplicarlas todas. La madurez del mercado del marketing digital de habla española empieza a ser una realidad, si bien es cierto que aún está muy lejos del mercado de lengua inglesa.

Artículos relacionados

Sobre el autor Samuel Juliá

Periodista especializado en Marketing y tecnología. Busco siempre que mis palabras reflejen la realidad que me rodea.

Deja un comentario: