Hablar en público no es una habilidad útil, es una necesidad básica

Tags:

¿Hablar en público es una necesidad? Lo es en una era en la que los empleos vitalicios son cosas de ciencia ficción; donde las pensiones públicas son una especie en peligro de extinción; donde la educación es gratis y tu sobrino sabe tanto como tú (de lo que sea).

Hablar en público

Hablar en público

Saber hablar en público de manera eficaz es vital para tu desarrollo profesional y personal.

Porque te ayuda a mejorar tus habilidades sociales, tu capacidad de influencia e incluso tu manera de pensar. Y porque…

“A igualdad de condiciones, quien comunica mejor, gana.”

Es por eso que en este artículo compartiré contigo tres grandes errores de comunicación que, si los estás cometiendo, te están impidiendo hablar en público de manera eficaz; clave para vender y venderse en la nueva economía.

Tres razones por las cuales tus ideas no sirven para nada

¿Cuántas veces has escuchado a un amigo, a un familiar o a tu pareja decir algo como esto?

“Cuando salió Facebook, a mí ya se me había ocurrido algo parecido.”

(Quien dice “Facebook” dice cualquier empresa innovadora exitosa.)

Gary Vaynerchuk, emprendedor, inversor e “influencer” dice:

Ideas are shit, execution is everything.” (“Las ideas son basura, la ejecución lo es todo.”)

Porque ideas podemos tener todos. Pero el éxito lo consiguen quienes deciden llevar a cabo esas ideas; sean buenas, mediocres o malas. Estén elaboradas, a medio camino o sólo en fase de concepción.

Hablar en público es clave para que tus ideas no mueran

Hablar en público y preservar las ideas

Hablar en público y preservar las ideas

En ese proceso hay algo sin lo cual la ejecución es prácticamente imposible por el simple hecho de que somos animales sociales y necesitamos colaborar para progresar.

La comunicación eficaz.

Y en la eficacia es donde fallamos la mayoría de las personas, consiguiendo como consecuencia:

Menos apoyo del que necesitamos.

Menos dinero del que merecemos.

Menos satisfacción de la que aspiramos.

Y todo por tres grandes errores de los que reconozco también haber sido culpable.

3 errores de comunicación que te están impidiendo explotar tu potencial y hablar en público con éxito

El arte de comunicar

El arte de comunicar

    1. “La comunicación da igual”

      El primer gran error es no darte cuenta de que la comunicación es parte de tu “core business” (parte troncal de tu negocio).

      Chris Anderson, cabeza visible de TED.com, dice que “hablar es tan familiar que nos olvidamos de lo milagroso que es; de que es el súper poder de la humanidad”.

      Lo vemos como algo tan común y banal que menospreciamos de su importancia. Por eso la mayoría de las personas deja la preparación de sus presentaciones y argumentos para último minuto. Si los prepara…

      Se olvidan de que vender lo que hacen es parte troncal de la función de su empresa. Y vender es comunicar.

      Si te dedicas a los yogures, tu función troncal no es hacer el mejor yogurt del mercado y punto. Es hacer el mejor yogurt del mercado y comunicar a tu público que lo es, para poder venderlo.

      ¿Solución? Dedica tiempo a pensar muy bien en lo que vas a decir y a ensáyalo.

    2. “Aquí siempre se ha hecho así”

      Malas costumbres

      Malas costumbres

      El segundo gran error que te limita como profesional y también perjudica a tu empresa es pensar que porque los demás lo hacen, tiene que estar bien.

      En mi país muchas casas se conectan al cableado eléctrico de manera ilegal para no tener que pagar por la luz. Lo hace mucha gente. ¿Está esto bien? No. ¿Cuántas de estas personas se paran a pensar en las implicaciones que tiene esto? Legales, sociales, de seguridad… Si siempre se ha hecho así, “igual no es tan grave”.

      Un ejemplo muy elocuente relacionado con la comunicación empresarial es el siguiente:

      Por falta de criterio, se nos enseña que para mostrar credibilidad en nuestras presentaciones comerciales es importantísimo hablar de nuestro libro tan pronto como podamos.

      Ojo: No discuto con Aristóteles sobre la importancia de la credibilidad (“ethos”) dentro del discurso persuasivo. Es vital.

      Pero cuando la primera diapositiva de tu presentación es el logo de tu empresa y la segunda dice “Sobre nosotros” para hablar de la fecha en la que el fundador puso el primer ladrillo, la facturación de la última década (a pesar de la crisis) y la sala de juegos de la nueva sede, tienes un grave problema.

      Porque hay algo que tienes que saber y que puede que nadie te haya dicho.

      Si no te conocen, no les importas. Ni tu empresa, ni su historia, ni la mesa de ping pong.

      Al inicio de tu presentación, a tu público le da exactamente igual quién eres y lo que representas. Lo único que quiere saber es qué va a ganar escuchándote y si su tiempo será bien aprovechado.

      Somos egoístas por naturaleza. Y sólo cuando nos dejas claro lo que nos aportas, te ganas el derecho de decirnos lo “bueno, bonito y (no particularmente) barato” que eres.

      ¿Solución? Pon la diapositiva “Sobre nosotros” al final de tu presentación y comienza hablando de lo que le preocupa a tu público, dejando claro que vas a contarle cómo resolverlo.

    3. “Presentación = Power Point”

      Muerte por Power Point

      Muerte por Power Point

      Otro problema asociado al “aquí siempre se ha hecho así” es tan común que merece un plato aparte. Creer que “Presentación = Power Point”.

      Por eso, cuando dices “tengo que preparar una presentación”, normalmente quieres decir “tengo que preparar unas diapositivas en Power Point”. O cuando te preguntan “¿tienes la presentación lista?”, a lo que se refieren es a si “has terminado de preparar tus diapositivas”.

      Mucha gente, cuando se dispone a preparar una presentación, lo primero que hace es abrir Power Point y vomitar todo lo que sabe del asunto. Lo pone un poco bonito con uno que otro gráfico, el logo y “gracias” al final; creyendo que con eso van a triunfar.

      Te tengo una mala noticia. Si te juegas mucho con tu presentación, esto es lo peor que puedes hacer.

      Porque yo te pregunto: ¿Dónde surgen tus mejores ideas?

      ¿En el campo mientras haces deporte?¿En la ducha mientras te masajeas la cabeza con el champú?¿En la cama justo antes de dormirte?

      No existe una respuesta precisa a esta pregunta. Cada quien encuentra la inspiración en lugares distintos y en circunstancias distintas. Pero una cosa sí es cierta, el entorno laboral al que estamos acostumbrados no suele ayudar a ser creativo.

      Por eso, abrir Power Point como primer paso antes de preparar tu presentación es una mala decisión; restringe tu capacidad creativa y la limita al entorno profesional.

      ¿Solución? En tu próxima presentación saca un bloc de notas y haz al menos tres lluvias de ideas en lugares y en momentos distintos. Ya verás cómo las genialidades surgen donde/cuando menos te las esperas.

Hablar en público es un arte y una ciencia

Para hablar en público de manera eficaz es importante sacar lo mejor de ti. Lo que te hace auténtico. Porque esto es clave para conectar emocionalmente con las personas y es lo que hace de hablar en público todo un arte.

Pero para llegar a hacerlo esto, primero tienes que prepararte siguiendo un método probado que te te ayude a presentar tus ideas con seguridad y fluidez.

Comienza resolviendo estos tres grandes errores y verás no sólo cómo consigues mejores acuerdos, sino también, cómo de repente las personas comienzan a verte con nuevos ojos y se te abren nuevas puertas.

Sobre Sebastián Lora

Sebastián Lora es formador en habilidades de comunicación. Síguelo en su blog sebastianlora.com y en su canal de YouTube (con más de 125.000 seguidores) sebastianlora.tv para mejorar tus habilidades de comunicación y ganar influencia.

Artículos relacionados

Sobre el autor Sebastián Lora

sígueme en:

Deja un comentario: