¿Cómo funciona el Impuesto de Sociedades?

El Impuesto de Sociedades (IS) es una de las piezas claves del sistema tributario español. Comprender qué es, cómo funciona, cuándo se paga, qué modelo hay que presentar y cómo se calcula es de vital importancia para las empresas. Además, es conveniente estar al tanto de las últimas modificaciones en la legislación, que hay que tomar siempre en cuenta.

Calcular el impuesto de sociedades

El cálculo de impuestos debe hacerse con rigor y responsabilidad

No todas las compañías tributan al mismo porcentaje en España. El tipo de gravamen en el IS varía en función del sujeto pasivo. Tanto si ya has creado una sociedad, como si te estás planteando hacerla, es recomendable conocer en profundidad los impuestos que tendrás que pagar.

En este post analizaremos el Impuesto de Sociedades a la luz de la legislación para que tengas toda la información pertinente.

¿Qué es el Impuesto de Sociedades?

El Impuesto de Sociedades consiste en un tipo de impuesto indirecto que grava la renta generada por la actividad de las empresas. Es un impuesto parecido al IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas), pero el IS afecta en cambio a las personas jurídicas.

Dentro del IS entran, sin embargo, otros sujetos pasivos que están sujetos al pago de dicho impuesto, pero que no tienen realmente una personalidad jurídica. Es el caso, por ejemplo, de los fondos de inversión. Antes había entidades jurídicas, como las sociedades civiles, que no tributaban por el IS, pero eso cambió a partir del 1 de enero de 2016.

El IS también se aplica a los empresarios individuales que en lugar de tributar vía IRPF estiman la renta derivada de su actividad económica por estimación directa.

¿Cómo se calcula el Impuesto de Sociedades?

Para calcular el Impuesto de Sociedades, necesitamos conocer los resultados contables de la empresa. Debemos haber llevado correctamente la contabilidad y conocer nuestro “Beneficio contable” (Ingresos contable – Gastos contables).

De forma general, el Impuesto de Sociedades se calcula aplicando el tipo de gravamen sobre la base imponible, que se fundamenta en el beneficio contable (BC). Sin embargo, antes hay que aplicar algunos ajustes al BC para calcular la base imponible.

Fiscalidad y contabilidad no coinciden completamente; esto se debe a que hay determinados gastos contables que no podemos deducirlos del IS, aunque sí cuenten a efectos de contabilidad. Por ejemplo:

  • Pago de multas.
  • Donativos y liberalidades.
  • El propio pago del Impuesto de Sociedades.

En cualquier caso, para calcular el Impuesto de Sociedades, aplicaremos el tipo de gravamen correspondiente al resultado contable ajustado de ese ejercicio. Sin embargo, de esa forma obtendríamos sólo los impuestos brutos. Tendríamos que aplicar también las deducciones y bonificaciones que se puedan incluir en ese ejercicio.

La fórmula quedaría de la siguiente manera:

Cómo calcular el Impuesto de Sociedades

Fórmula para calcular el Impuesto de Sociedades en España

Pero también es cierto que incluye algunas ventajas que no se consideran en el Plan General de Contabilidad. Por ejemplo, a la hora de hacer el Impuesto de Sociedades, podemos deducir las pérdidas de ejercicios anteriores. También puede haber diferencias temporarias por permutas, o diferente criterio para imputar un gasto.

¿Quiénes pagan el Impuesto de Sociedades?

El tipo de gravamen dependería, como hemos apuntado, del sujeto pasivo que corresponda. La Agencia Tributaria nos enseña esta tabla donde podemos ver los sujetos pasivos de los ejercicios 2015 y 2016.

tabla sujetos pasivos is

Tipos de gravamen del Impuesto de Sociedades

Si te fijas, por lo general las empresas tributan al 25%, pero hay algunas excepciones que llegan a tributar hasta el 30% y otras que lo hacen al 1% (las famosas SICAV).

Por otro lado, también es cierto que cuando las empresas están muy internacionalizadas y obtienen la mayor parte de sus beneficios del exterior, la base imponible sobre la que se calcula el impuesto en realidad será mucho más baja que el beneficio contable. En ese sentido, puede parecer que muchas grandes empresas pagan muchos menos impuestos de los que deberían, como señaló hace poco José Ignacio Alemany, presidente de la AEDAF (Asociación Española de Asesores Fiscales), tal como recoge el diario Cinco Días.

No todos los sujetos pasivos por igual pagan el Impuesto de Sociedades. El régimen tributario de País Vasco y Navarra, por ejemplo, es distinto. Las empresas pagan un 28%, por encima de la media del estado, al menos durante el último ejercicio 2016.

Por otro lado, los territorios insulares (Canarias y Baleares) así como las ciudades autónomos de Ceuta y Melilla tributan al mismo tipo de gravamen que en el resto del territorio español.

Qué modelo hay que presentar para hacer el Impuesto de Sociedades

Hay varios modelos relacionados con el Impuesto de Sociedades y los puedes encontrar en la web de la Agencia Tributaria. Por lo general, tienen que ver con otras declaraciones informativas, retenciones y gravámenes especiales.Veamos algunos de ellos:

  • Modelo 200

    Es el que se utiliza para hacer la declaración anual del Impuesto de Sociedades. Se debe entregar en los 25 días siguientes a los 6 primeros meses una vez concluido el ejercicio al que se refieren. Es decir, entre el 1 y el 25 de julio.

  • Modelo 220

    Lo utilizaremos en caso de que seamos un grupo de sociedades y tributemos por el régimen de consolidación fiscal.

  • Modelo 202

    Es el que presentamos para realizar los pagos fraccionados del impuesto. Se realiza en los 20 primeros días de abril, octubre y diciembre.

  • Modelo 222

    Es el que emplean los grupos de sociedades para hacer los pagos fraccionados en los plazos correspondientes.

Si quieres conocer todos los detalles de este impuesto, lo conveniente es conocer y profundizar en la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto de Sociedades. Esta normativa viene desarrollada por el Real Decreto 634/2015, en el que se aprobó el Reglamento del Impuesto de Sociedades.

Para resumir cómo abordar la presentación de los modelos del IS, te queremos mostrar este vídeo de MSP Abogados.

Ventajas del Impuesto de Sociedades

¿Por qué es importante el Impuesto de Sociedades? ¿Cuándo es conveniente crear una sociedad que esté sujeta al pago de este tributo, en lugar del IRPF? Éstas son algunas de las preguntas que inquietan a muchos empresarios y emprendedores.

La tributación por IRPF no siempre es lo más conveniente cuando el volumen de beneficios es elevado. Si te fijas en las tablas del IRPF, es posible que te convenga empezar a tributar por el Impuesto de Sociedades, ya que pagarías menos impuestos.

Crear una sociedad jurídica implica una serie de gastos de entrada y gestión. Sin embargo, puede traer múltiples ventajas a medio plazo en lo que respecta a la fiscalidad. Lo ideal es analizar este punto con la ayuda de un asesor fiscal con experiencia, o bien disponer de unos conocimientos amplios en materia de impuestos.

De este aspecto puede depender, de hecho, el futuro de nuestra empresa. ¿Cómo pagar menos impuestos según nuestro tipo de actividad? ¿Qué deben saber los emprendedores sobre finanzas y fiscalidad?

Incluso si se va a delegar esta función en manos de asesores fiscales, es de gran importancia que los empresarios, especialmente los de las PYMEs, puedan conocer en profundidad los puntos esenciales sobre el impuesto a las empresas.

Sobre el autor Samuel Juliá

Periodista especializado en Marketing y tecnología. Busco siempre que mis palabras reflejen la realidad que me rodea.

Deja un comentario:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros que nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close