Impuesto de sucesiones

Tags:

Cuando se obtiene una herencia también se debe liquidar el Impuesto de sucesiones, que es un tributo económico que supone la aceptación de tal herencia. El impuesto está regulado por la Ley sobre Sucesiones y Donaciones, que conlleva pagar una cantidad al Estado para que los herederos tramiten los documentos necesarios y así poder acceder a la herencia. Sin embargo, el Impuesto de sucesiones en España varía según la Comunidad Autónoma en la que se tramite, motivo por el que existen diferencias económicas notables entre unas y otras.

Impuesto de Sucesiones

En qué consiste el Impuesto de Sucesiones

¿En qué consiste el Impuesto de sucesiones?

Según la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones a la hora de aceptar una herencia se genera un tributo económico que es imprescindible abonar.

Los herederos de la persona fallecida deben liquidar el Impuesto de sucesiones para poder cobrar la herencia que les pertenece. Esto es independiente de si existe o no testamento previo por parte del que deja la herencia.

En general, se deben realizar una serie de trámites burocráticos que consisten básicamente en presentar un modelo de impreso oficial junto con una serie de documentos dentro del plazo establecido por la Ley.

Documentación necesaria

  • Fotocopia del DNI del causante y de cada uno de los herederos.
  • Copia del testamento y también copia simple del mismo.
  • Certificado de defunción.
  • Certificación del Registro General de Actos de Última Voluntad.
  • Copia autorizada de la declaración de herederos o, en su caso, la declaración de presuntos herederos especificando el tipo de parentesco con el causante.
  • Documentos legales que justifiquen cargas, deudas, gastos y otros importes que se puedan deducir de hipotecas, préstamos personales, etc.
  • Certificación de la compañía aseguradora o copia de los contratos o seguros de vida.
  • Documentos acreditativos de los bienes del causante (escrituras, recibos, notas simples registrales, etc).
  • Certificado con los extractos de los saldos que se encuentren en las cuentas bancarias o de las participaciones y acciones que tuviera.

En el siguiente vídeo podemos ver una explicación sobre el Impuesto de sucesiones y donaciones:

Lectura recomendada: “¿Qué es el fondo de maniobra?“.

El Impuesto de sucesiones en cada Comunidad Autónoma

Tal y como hemos avanzado anteriormente, el Impuesto de sucesiones varía según la Comunidad Autónoma donde se tramite en España. Al ser un tributo cedido sobre el que tiene competencia cada Comunidad Autónoma, nos encontramos con diferentes tipos y bonificaciones en la cuota que se pueden aplicar al tramitar el Impuesto de sucesiones.

En realidad, dependiendo de la Comunidad Autónoma tanto del causante como del heredero se deberá abonar una cantidad u otra al liquidar el Impuesto de sucesiones. Además, se puede dar el caso de que todos los herederos no residan en el mismo lugar y algunos deban tramitar cuotas más altas que otros.

Diferencias del Impuesto de sucesiones por Comunidades Autónomas

Si nos referimos a las Comunidades Autónomas de Madrid, Asturias, La Rioja, Cantabria, Comunidad Valenciana, Canarias, Castilla y León, Galicia y Murcia es necesario saber que existen una serie de bonificaciones en la cuota del Impuesto de sucesiones. Se establecen por el tipo de bienes de la herencia o el diferente parentesco de los herederos con el causante, es decir, que los herederos de padres o hijos y entre cónyuges pagarán un impuesto económico bajo.

En cuanto a las Comunidades Autónomas de Andalucía, Aragón, Castilla La Mancha y Baleares encontramos bonificaciones y reducciones en la cuota del Impuesto de sucesiones. Están relacionadas con el tipo de bienes heredados y el parentesco con el fallecido pero la cantidad económica que se reduce es inferior.

Cataluña y Extremadura, en cambio, apenas se establecen bonificaciones ni reducciones en la cuota para liquidar el tributo, por lo que se mantiene una cantidad económica muy parecida a la que aparece en la legislación estatal.

Por último, las Comunidades Autónomas de Navarra y el País Vasco tienen una cuota muy reducida en el Impuesto de sucesiones. En estos lugares es en los que hay más ventajas para las personas que deben tramitar una herencia. Esto se puede ver reflejado en los herederos con parentesco de padres, abuelos o cónyuges, hijos y nietos que básicamente no deben abonar pagos económicos.

Cómo se tramita el Impuesto de sucesiones

Cuando debemos tramitar el Impuesto de sucesiones en España, primero tenemos que obtener el impreso oficial de autoliquidación para presentarlo junto con toda la documentación necesaria en la Delegación Provincial de la Consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad Autónoma del causante.

El impreso oficial del modelo 650 de autoliquidación del Impuesto de sucesiones y donaciones se puede descargar desde la web en este enlace de la Agencia Tributaria. Se permite imprimirlo y rellenarlo para presentarlo en papel, o bien, cumplimentarlo y presentarlo directamente de forma electrónica.

En el anterior vídeo podemos ver algunos ejemplos de las diferencias del Impuesto de sucesión según la Comunidad Autónoma. Es un hecho determinante, que dependiendo de la Comunidad Autónoma de la que estemos hablando la idea de residencia habitual del causante se entiende en función de diferentes variantes:

  • En todas las Comunidades consideradas de régimen común, excepto Navarra y el País Vasco, se establece que la residencia habitual del fallecido es el lugar donde ha vivido más tiempo dentro de los últimos 5 años.
  • Navarra y el País Vasco consideran que la residencia habitual del causante es el lugar en el más tiempo ha vivido durante el último año antes de fallecer.
  • Si el causante no reside en España pero si en un país miembro de la Unión Europea, se establece el mismo tratamiento que los residentes habituales en nuestro país con una serie de aclaraciones básicas: si tanto el fallecido como los herederos no son residentes en España se les aplican las normas de la Comunidad donde tuviera la mayor parte de los bienes; cuando el causante no era residente pero los herederos si, se aplican las leyes de la Comunidad Autónoma donde residan; si el fallecido era residente en España pero los herederos no, se establecen las normas de la Comunidad donde vivía el causante.

Cantidades económicas del Impuesto de sucesiones

Según la Comunidad Autónoma donde se realice la liquidación, las cantidades económicas que se deben abonar del Impuesto de sucesiones serán diferentes. Es decir, en algunas Comunidades se deberá calcular el importe del ingreso al presentar el impreso de autoliquidación correspondiente del modelo 650.

En cambio, en otras Comunidades Autónomas no es necesario presentar la autoliquidación, por lo que los herederos pueden tramitar el Impuesto de sucesiones en la Administración correspondiente que se encargará de calcular y establecer la cantidad económica que se debe abonar.

Plazo de presentación del Impuesto de sucesiones

El Impuesto de sucesiones tiene un plazo establecido por la Ley para poder ser presentado en la Administración. Si pedimos una prórroga y tramitamos este impuesto fuera del plazo marcado, se pagarán intereses de demora.

Desde el fallecimiento del causante los herederos disponen de 6 meses para tramitar y presentar el Impuesto de sucesiones. Sin embargo, se puede pedir una prórroga adicional de 6 meses más para llevar a cabo la presentación pero se debe solicitar antes que pasen 5 meses del fallecimiento.

Prescripción del Impuesto de sucesiones

Según la Ley de Sucesiones y Donaciones las Comunidades Autónomas tienen un plazo de 4 años para pedir el abono del Impuesto de sucesiones por una herencia, pasado este plazo ya no se puede exigir.

Artículos relacionados

Sobre el autor Rosa Sanz

Estudiante de psicología y especialista en arteterapia. Redactora, emprendedora y colaboradora de DREAM.

sígueme en:

Deja un comentario: