¿Qué es y cómo funciona el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos?

Tags:

Pagar impuestos es una obligación que todos tenemos. Sin embargo, hay tributos como el IVA o el IRPF que por ser muy comunes son también muy conocidos por los contribuyentes y todo el mundo sabe más o menos de qué se trata. Pero también hay otros como el impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP) que no se pagan habitualmente y que por tanto son más desconocidos. Por eso, vamos a intentar aclarar en qué consiste.

impuesto de transmisiones patrimoniales

Regulación

Este impuesto está regulado en el Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de septiembre, que aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y el Real Decreto 828/1995, de 29 de mayo, que aprueba el Reglamento de este impuesto.

Concepto de ITP

Aunque generalmente hablamos de impuesto de transmisiones patrimoniales, en realidad el nombre completo es impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. Se trata de un tributo complejo que tiene varias modalidades que luego veremos.

Es además un impuesto indirecto, ya que se paga directamente a la Comunidad Autónoma en la que se produzca el hecho que da lugar a la obligación de pago.

¿Qué grava el ITP?

La principal peculiaridad de este impuesto es que grava diferentes hechos imponibles. Es decir, que en realidad es como si fueran tres impuestos. Por eso en la doctrina de habla de diferentes modalidades:

Transmisiones patrimoniales onerosas: es el que comúnmente llamamos impuesto de transmisiones patrimoniales. Lo que grava es aquellas transmisiones onerosas (a cambio de un precio) de bienes o derechos que se llevan a cabo entre personas físicas o jurídicas. El ejemplo más claro es la transmisión de una vivienda. Si compramos una casa de segunda mano (las viviendas nuevas no pagan ITP sino IVA) tendremos que pagar este impuesto, mientras que si somos los vendedores tendremos que pagar otros impuestos por la venta de un piso como la plusvalía.

Operaciones societarias: como su propio nombre indica este impuesto se aplica sólo a sociedades mercantiles. Lo que grava es la constitución, aumento o disminución de capital, las fusiones, escisiones o disoluciones de sociedades que estén y operen en España.

Actos jurídicos documentados: en esta versión el impuesto grava la realización de ciertos documentos como una escritura pública. En este caso el impuesto lo paga la persona con mayor interés en ese documento. Por ejemplo, si se trata de la adquisición de una vivienda, el impuesto de actos jurídicos documentados lo paga el comprador.

Cómo calcular el impuesto de transmisiones patrimoniales

Para calcular el impuesto de transmisiones patrimoniales hay que prestar especial atención al lugar en el que surge la obligación de pago, ya que son las Comunidades Autónomas las que establecen el tipo de gravamen.

A nivel general se ha establecido un marco mínimo por parte del Estado, es el siguiente:

  • Se paga el 6 % en la transmisión de bienes inmuebles.
  • Se paga el 4 % en la transmisión de bienes muebles.
  • Se paga el 1 % en la constitución de derechos reales de garantía y también en las operaciones societarias.

En la práctica todas las Comunidades Autónomas han hecho uso de su potestad para aumentar los tipos de gravamen, por lo que habrá que atender en cada caso concreto al lugar de ubicación del bien transmitido.

Pero para calcular el impuesto de transmisiones patrimoniales lo que es esencial tener claro es que el porcentaje se aplica sobre el valor real del bien que se ha transmitido, que será por tanto la base imponible.

Lo vemos mejor con un ejemplo. En Asturias la transmisión de bienes inmuebles está gravada con un 8 % si el precio no supera los 300.000€. Esto implica que si compramos una vivienda de 150.000€ en esta Comunidad tendremos que pagar 12.000€ en concepto de impuestos, aunque también existen bonificaciones que se pueden aplicar.

¿Quién paga el ITP?

El sujeto pasivo u obligado al pago es siempre aquella persona física o jurídica que adquiere el bien o el derecho. Tratándose de operaciones societarias los obligados serán los propios socios o la sociedad dependiendo del caso.

Existen además sujetos que están exentos del pago de este impuesto:

  • Estado.
  • Iglesia Católica.
  • Reales Academias.
  • Partidos Políticos.
  • Cruz Roja.
  • ONCE.

Plazo de pago del ITP

La obligación de pagar el tributo nace el mismo día en que se produce el hecho imponible. Los sujetos pasivos tienen un plazo de 30 días hábiles a contar desde el otorgamiento del contrato para liquidar el impuesto ante la Delegación de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

La liquidación se puede hacer personándose en las oficinas de Hacienda y en muchos casos telemáticamente. Pero siempre es necesario presentar el DNI y una copia o el original de los documentos que hacen referencia a la transmisión patrimonial. También hay que presentar debidamente cumplimentado el Modelo 600, 620 o 630 según el caso.

Artículos relacionados

Sobre el autor Mayka Jimenez

Experta en Derecho, marketing digital y Redes Sociales. Me encanta escribir ¡y leer!

sígueme en:

Deja un comentario: