fbpx

Ingeniería humana: solución para frenar el cambio climático

Tags: ,

El pasado 6 de abril se presentó en Madrid “El próximo paso: la vida exponencial”, un libro editado por la Comunidad OpenMind. El acto reunió a tres de los autores de sendos artículos de los 18 que componen la obra, científicos de referencia en materia de medio ambiente, robótica y genética. S. Matthew Liao fue uno de ellos. Director del Centro de Bioética y titular de la cátedra de Bioética Arthur Zitrin en la Universidad de Nueva York, defiende la ingeniería humana como paliativo al cambio climático y a sus efectos.

S. Matthew Liao habla de ingeniería humana en el acto organizado por OpenMind en el Palacio del Marqués de Salamanca.

S. Matthew Liao habla de ingeniería humana en el acto organizado por OpenMind.

  • OpenMind es una iniciativa promovida por el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) con el “objetivo de generar y difundir el conocimiento para beneficio del conjunto de la sociedad”.
  • La ingeniería humana es una propuesta innovadora que plantea revertir los efectos nocivos del daño causado por el ser humano en la Tierra a partir de las posibilidades que ofrece el desarrollo de la biotecnología.

¿Qué es la ingeniería humana?

La ingeniería humana es una alternativa científica para combatir el cambio climático que plantea “la modificación biomédica de los humanos” para mitigar y adaptarnos  mejor como especie a los efectos de la alteración de los procesos naturales provocada por la actividad del ser humano. Esta es la definición que S. Matthew Liao utiliza en su artículo “Ingeniería humana para frenar el cambio climático” del libro “El próximo paso: la vida exponencial” para referirse a la propuesta que él mismo hace junto a algunos de sus “colegas” de profesión.

Este profesor y filósofo interesado en cuestiones como la ética, la psicología moral y la bioética, considera que “el cambio climático provocado por el hombre es uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos en la actualidad” y de cara a un futuro próximo. “Millones de personas podrían sufrir hambrunas, escasez de agua, enfermedades e inundaciones costeras por su causa”, afirma. Las previsiones científicas de las consecuencias del cambio climático han llevado a instituciones y organismos gubernamentales a promover diferentes acciones con el fin de limitarlas, aunque, en palabras de Liao, ninguna de ellas está “teniendo los efectos buscados”.

“Solo queremos que la ingeniería humana sea tenida en cuenta junto a otras soluciones. Es un intento de abordar con enfoques “originales” un problema aparentemente sin solución”. S. Matthew Liao.

Las soluciones de tipo conductual, las de mercado y la geoingeniería han sido, hasta ahora, las propuestas mejor valoradas en la lucha contra el cambio climático. El reciclaje, el uso de energías que respeten el equilibrio medioambiental, aumentar los impuestos al carbono, acuerdos internacionales sobre el comercio de derechos de emisión o la intervención directa en el medioambiente con la fertilización con hierro de los océanos, son algunos de los ejemplos más destacados de iniciativas ineficaces y de corto alcance aplicadas en los últimos años, según el catedrático de la Universidad de Nueva York. “En este contexto, propongo que exploremos otras soluciones que no han sido consideradas antes y que entrañan menos riesgos potenciales que la geoingeniería. Es lo que mis colegas y yo hemos denominado ingeniería humana”, afirma S. Matthew Liao en su artículo “Ingeniería humana para frenar el cambio climático”.

El científico aclaró durante la presentación organizada por OpenMind, que el carácter de la ingeniería humana es puramente voluntario y va dirigida a aquellos “que creen que el cambio climático es un problema real”. Puesto que promulga la modificación biomédica del ser humano con el objetivo de adecuar sus cualidades biológicas a los cambios del entorno natural, S. Mathew Liao manifestó que está “absolutamente en contra de toda forma de coacción como la que los nazis perpetraron en el pasado” mediante la segregación, la esterilización y el genocidio.

Imagen tomada en el Palacio del Marqués de Salamanca antes de empezar el acto organizado por OpenMind BBVA de presentación del libro "El próximo paso".

Palacio del Marqués de Salamanca antes de empezar el acto organizado por OpenMind BBVA.

Ingeniería humana explicada con ejemplos

Ejemplos que parecen realistas y resultan factibles en el medio plazo y que pueden ser atractivos incluso para quienes no sientan el menor atisbo de preocupación por el cambio climático, tal y como él mismo los define,  son los que propone el científico defensor de la ingeniería humana para explicar mejor el sentido de la teoría y la perspectiva del autor. La inducción farmacológica a la intolerancia a la carne roja es la primera de las propuestas  de la ingeniería humana para combatir los efectos de los trastornos del clima.

De acuerdo con los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de la agricultura y la ganadería no han dejado de aumentar en los últimos 50 años. Según la Organización el 88% de las emisiones de CO²  a nivel mundial entre el año 2.001 y el año 2.010 proceden de la ganadería, de ahí que la reducción de consumo de los productos vinculados a estas explotaciones ganaderas sea uno de los objetivos de la ingeniería humana. “Al igual que hay personas con intolerancia natural, por ejemplo a la leche o a la langosta, podríamos inducir artificialmente una ligera intolerancia a la carne roja” afirma S. Matthew Liao. La manera de inocularla sería a partir de “parches de carne similares a los de nicotina”, un procedimiento que, en palabras del catedrático, es “en principio seguro y práctico”.

La relación entre el tamaño de las personas y su consumo de energía ha inspirado el segundo ejemplo ilustrativo de ingeniería humana citado por el profesor Liao: hacer humanos más pequeños. Según los cálculos matemáticos del porcentaje metabólico basal, que determina qué cantidad de energía necesita un individuo en un día, los niveles de este porcentaje aumentan en proporción a la masa y a la longitud corporal. “Además de necesitar comer más, las personas más grandes también consumen más energía de maneras menos obvias”, dijo. La solución propuesta por la ingeniería humana es la de emplear el diagnóstico genético preimplantanción “para seleccionar niños de menor estatura” sin que por ello hubiese “ningún tipo de modificación o alteración del material genético de los embriones”.

Reducir los índices de natalidad mediante potenciadores de la inteligencia es la tercera idea propuesta por la ingeniería humana en pro de la mejora del deterioro medioambiental. Según un estudio del año 2.008 de expertos británicos en cuestiones de planificación  familiar y salud reproductiva, el incremento del índice de natalidad en países desarrollados está en relación con el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero. Otras investigaciones sobre natalidad apuntan al hecho de que “parece haber una relación inversamente proporcional entre nivel cognitivo y tasa de natalidad”. Esto lleva a S. Matthew Liao a afirmar que una “posible solución de ingeniería humana sea usar potenciadores de las funciones cognitivas para reducir los índices de natalidad” y “como medio para frenar el cambio climático”.

Los tres ponentes que participaron en el acto de OpenMind para hablar de futuro y tecnología.

Los tres ponentes durante un momento del acto organizado por OpenMind.

La cuarta y última de las propuestas prácticas de ingeniería humana del profesor Liao es la inducción farmacológica del altruismo y la empatía. Para el especialista en bioética “muchos problemas ambientales son el resultado de la ausencia de acción colectiva”. Las cualidades conductuales de la empatía y el altruismo no son inherentes a todos los seres humanos pero es posible alterarlas mediante un tratamiento farmacológico hormonal. “Esto sugiere que las intervenciones que afectan a la sensibilidad en estos sistemas neuronales también podrían incrementar la voluntad de cooperar con normas u objetivos sociales”, según S. Matthew Liao.

Ingeniería humana frente a la controversia

Consciente de las críticas y preocupaciones que pueden suscitar sus sugerencias de ingeniería humana inspiradas en la modificación biológica con fines de mejoras medioambientales que garanticen la habitabilidad de la Tierra, Liao afirma que “por muy controvertida que sea una tecnología, los padres tienen el derecho social y biológico a modificar a sus hijos en aras de su bienestar general y siempre que no exista una alternativa mejor”.

El catedrático de la Universidad de Nueva York planteó, para concluir, la disyuntiva entre cambiar el entorno o cambiar los agentes en la lucha contra el cambio climático. “Dados los enormes riesgos asociados con los cambios en el medio, deberíamos tomarnos en serio la idea de que tal vez tengamos que cambiar nosotros, dijo.

https://youtu.be/kKF4hDiz9tg

Artículos relacionados

Sobre el autor Maria Diaz

Licenciada en Periodismo y especializada en el Análisis Político. Mi objetivo es comprender la realidad para poder narrarla, porque historias hay muchas y todas merecen ser contadas.

Deja un comentario: