fbpx

¿Qué es la jubilación anticipada?

Tags:

A lo largo de la vida laboral de cualquier persona se producen por parte de la empresa – o del propio trabajador si es un autónomo – una serie de cotizaciones. En base a las mismas al llegar a una determinada edad el sujeto puede pasar a la situación de jubilación. Pero hay casos en los que se puede comenzar a cobrar la pensión antes de alcanzar la edad establecida legalmente, es lo que se conoce como jubilación anticipada.

jubilación anticipada

Qué es la jubilación anticipada

Decimos que hay una jubilación anticipada cuando alguien accede a ella antes de cumplir la edad legal de retiro. En nuestro ordenamiento están previstas las dos opciones, tanto que alguien se quiera retirar del mercado laboral antes de tiempo como que quiera prolongar su vida laboral (en estos casos estaremos ante una jubilación activa o demorada).

Consiste en que la persona deja definitivamente la vida activa y se convierte en un pensionista, cobrando una prestación acorde a lo que ha cotizado.

El caso más común es acceder a la jubilación anticipada voluntaria, pero también hay casos en los que dicho retiro se produce por causas ajenas a la voluntad del trabajador.

Tipos de jubilación anticipada

Por trabajo penoso

Pueden retirarse antes todas aquellas personas que desarrollan tareas que sean consideradas como penosas o tóxicas. Es el caso de mineros, personal de vuelo, artistas, bomberos, o trabajares ferroviarios.

Cada profesión tiene sus requisitos particulares y en algunos casos la edad de jubilación se puede llegar a reducir hasta los 52 años. Lo que si es necesario es haber cotizado un mínimo de 15 años en la profesión penosa y que al menos 2 de esos años de cotización estén dentro de los 15 años anteriores a la solicitud de jubilación.

Trabajadores con discapacidad

En caso de personas con una discapacidad igual o superior al 65% la jubilación anticipada se puede dar a los 52 años siempre que se hayan cotizado un mínimo de 15 años. Tratándose de discapacidad del 45% al 64% la jubilación anticipada es posible a los 56 años y con 15 años de cotización. Siempre y cuando la causa de la discapacidad sea alguna de las enfermedades determinadas a nivel legal. Por ejemplo, síndrome de Down, enfermedad de Wilson, autismo, secuelas de la polio o secuelas de temores del sistema nervioso central.

Mutualistas con coeficiente reductor

Los mutualistas que ya tuvieran esta condición a fecha 1 de enero de 1967 se pueden jubilar a los 60 años, aunque perderán un 8% de la pensión por cada año que les quede hasta cumplir los 65. Se exige además haber cotizado 15 años y que al menos dos de ellos sean en los 15 años anteriores a pedir la jubilación anticipada.

Requisitos para la jubilación anticipada

La jubilación ordinaria se produce en la actualidad a los 65 años y 6 meses. Este plazo se va a ir ampliando progresivamente hasta llegar a los 67 años. En la actualidad para poder acceder a la jubilación anticipada voluntaria es necesario tener al menos 63 años y seis meses y haber cotizado un mínimo de 35 años.

Por cada trimestre que se adelante la jubilación a la edad oficial se perderá derecho a una parte de la pensión. La cantidad que se descontará varia entre un 1,5% y un 2%. A partir de 2019 la pérdida adquisitiva será todavía mayor, puesto que se aplicará el “factor de sostenibilidad”. Este factor reducirá las prestaciones de forma proporcional al crecimiento de la esperanza de vida en los últimos cinco años.

España tiene un importante problema con el sistema de pensiones, de modo que el objetivo a medio plazo es hacer que el volumen de jubilaciones anticipadas descienda de forma importante. Para ello, se “sancionará” a aquellos que accedan al retiro antes de tiempo con la pérdida de poder adquisitivo.

Para el caso de la jubilación anticipada forzosa (la que se produce por despido) la edad mínima se fija ahora en 61 años y seis meses. Además es necesario que el trabajador tenga cotizados al menos 33 años. La penalización varía entre un 1,5% y un 1,9% en función del caso concreto.

Jubilación anticipada en empleados del hogar

En España se calcula que más de medio millón de personas trabajan en el sector doméstico, pero con frecuencia estos trabajadores no están dados de alta en la Seguridad Social, lo que afectará en el futuro a sus pensiones.

Para evitar este tipo de situaciones la ley exige que se haga siempre un contrato a estos trabajadores y se curse su alta para llevar a cabo las cotizaciones. Puedes seguir leyendo más sobre este tema en “Contrato de empleada de hogar: características, modelos y cláusulas comunes” y “¿Cómo funciona el sistema de Seguridad Social de una empleada de hogar?”

Los empleados de hogar están dentro del Régimen General de la Seguridad Social, por lo que este colectivo se rige por la mismas normas que el resto, aunque es cierto que en cuanto a la jubilación se establecen una serie de particularidades.

Las empleadas de hogar se pueden jubilar a los 65 años y 6 meses siempre que hayan cotizado al menos 36 años, esto es igual que para el resto de trabajadores. También tienen derecho a la jubilación flexible (pensionistas jubilados totalmente que vuelven a la vida activa), pero no pueden acogerse a la jubilación anticipada.

La jubilación anticipada en empleados del hogar sólo es posible si se computan las cotizaciones de diversos regímenes. En la mayoría de los casos, si la persona ha trabajado siempre o casi siempre como empleada doméstica, no tendrá opción de acogerse a la jubilación antes de tiempo.

Tampoco existe para estos trabajadores el derecho a al jubilación parcial o a la jubilación especial a los 64 años.

Jubilación anticipada en autónomos

Mientras que países como Francia ya han hecho una equiparación de derechos entre trabajadores por cuenta ajena y trabajadores por cuenta propia, en España no se da esta situación.

Según el último estudio que han llevado a cabo VidaCaixa y la Universidad de Barcelona la pensión de los autónomos es hasta un 40% más baja que la de los pensionista que en su día fueron trabajadores por cuenta ajena. Además, es previsible que esta brecha se vaya incrementando con el paso del tiempo.

La jubilación anticipada en autónomos es posible si se cumplen unos requisitos:

  • Haber cotizado a la Seguridad Social al menos 36 años.
  • Tener al menos dos años menos que la edad fijada para el retiro ordinario.
  • Haber cotizado al menos dos años en los 15 anteriores a la solicitud de jubilación anticipada.

La edad de retiro prematuro es la misma que para los trabajadores por cuenta ajena. Fijada ahora en 63 años y 6 meses, seguirá subiendo en los próximos años a medida que se vaya incrementando la edad de retiro ordinario.

¿Compensa la jubilación anticipada?

En líneas generales hay que señalar que la jubilación antes de tiempo no compensa al trabajador, puesto que pierde una gran cantidad de poder adquisitivo. Sin embargo, hay situaciones personales que en mayor o menor medida “obligan” al trabajador a tomar la decisión de poner fin a su vida activa antes de tiempo.

Si estás pensando en optar por esta alternativa, son varios los factores que debes tener en cuenta.

Lo que pierdes o ganas si te jubilas antes de tiempo

La cantidad de pensión que vas a perder depende de la edad que tengas y del tiempo cotizado. Antes de tomar la decisión es importante que te informes bien sobre los ingresos mensuales que vas a perder y tengas en cuenta que en los últimos años la revalorización de las pensiones está siendo realmente baja, por lo que a la larga esa pérdida adquisitiva será mayor.

Ahora bien, aunque pierdas dinero, también ganarás en calidad de vida y reducirás ciertos gastos al no tener que ir todos los días a trabajar. Esto es algo que debes valorar muy bien.

Calcula tus gastos fijos mensuales

Para saber si vas a poder llevar el nivel de vida que quieres una vez que te jubiles calcula bien tus nuevos gastos mensuales. Gastarás menos en desplazamientos, ropa o en comer fuera de casa, pero a cambio se incrementarán gastos como la luz o el gas si pasas más tiempo en tu domicilio.

Ten en cuenta también que la pensión de jubilación queda sujeta al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, así que cada mes se te descontará una parte de tu pensión.

Valora pedir una incapacidad

Si el motivo por el que estás pensando en retirarse es debido a una enfermedad o una lesión que te hace muy difícil o penoso ejercer tu profesión, podrías solicitar una invalidez. Con una incapacidad permanente cobrarías el 75% de la pensión de jubilación si tienes más de 55 años y el 100% si es una incapacidad permanente absoluta. Además, esta última pensión está exenta de tributar por el IRPF.

Pensión de jubilación y de incapacidad

Otra alternativa es que accedas a la jubilación anticipada y antes de llegar a la edad ordinaria de jubilación solicites la incapacidad absoluta o la gran invalidez.

¿Cómo pedir la jubilación anticipada?

Si ya te has decidido y vas a retirarte antes de tiempo debes empezar los trámites con la Seguridad Social. Lo recomendable es que lo hagas antes de finalizar tu relación laboral, así sí hay algún problema y no puedes acogerte a esta modalidad de jubilación seguirás conservando tu empleo.

Jubilación anticipada no es prejubilación

No podemos acabar este artículo sin hacer referencia a la prejubilación. Aunque mucha gente la confunde con una jubilación anticipada, lo cierto es que no son lo mismo.

Se habla con mucha frecuencia de prejubilación y sin embargo a día de hoy esta figura no está regulada en nuestro ordenamiento jurídico.

No existe dentro de la Seguridad Social una categoría específica que haga mención de los prejubilados. A efectos legales estas personas son desempleadas.

Es un prejubilado aquel trabajador que ha llegado a un acuerdo con la impresa para poner fin a su vínculo laboral, alargando la indemnización en el tiempo. Es decir, el trabajador cobra su prestación o subsidio por desempleo y además la empresa le paga una determinada cantidad mensual para completar sus ingresos. Sería algo así como una pensión privada que permite al trabajador no perder su derecho a la pensión. Al llegar a la edad legal de jubilación, el trabajador pasa sin problema a la situación de jubilado.

Al ser un tema que no está regulado legalmente son muchas las situaciones diferentes que pueden darse y pocas veces encontramos una prejubilación que sea igual a otra. Eso sí, a la hora de negociar con la empresa es conveniente analizar bien todas las cuestiones fiscales, puesto que según en concepto de qué se tribute Hacienda podría llevarse un buen pellizco.

Artículos relacionados

Sobre el autor Mayka Jimenez

Experta en Derecho, marketing digital y Redes Sociales. Me encanta escribir ¡y leer!

sígueme en:

Deja un comentario: