fbpx

¿Qué es la lista Robinson?

Tags:

Todos/as hemos pasado por la misma situación: estás tranquilamente en casa, a cualquier hora y te llaman desde cualquier compañía de luz, gas, telefonía, etc. para ofrecerte sus productos. Lo habitual es que este tipo de llamadas comerciales se repitan en múltiples ocasiones aunque hayas indicado que no te interesa contratar nada y que no quieres que te llamen más. La mejor solución para evitar estas molestias es estar dentro de la Lista Robinson.

¿Qué hacer frente al “spam” telefónico?

Las llamadas de publicidad pueden llegar a ser realmente molestas. Sobre este tema la Ley de Competencia Desleal señala que es ilegal hacer propuestas no deseadas y reiteradas, pero a la vez la legislación establece que las compañías pueden realizar llamadas comerciales entre las 09:00 de la mañana y las 21:00 horas, salvo festivos y fines de semana.

Pero esto no quiere decir que aunque no queramos estemos obligados a aguantar que nos llamen a cualquier hora para intentar vendernos sus servicios. Lo que podemos hacer es eliminar nuestro número de teléfono de los listados que usan este tipo de compañías para buscar posibles clientes.

Qué es la Lista Robinson

El protagonista de la novela “Robinson Crusoe” quedó aislado de la civilización después de acabar en una isla desierta y precisamente de él se ha tomado el nombre para esta lista.

En realidad no hay una única Lista Robinson, sino que son varios directorios cuya finalidad es siempre la misma: evitar que los particulares sean molestados con acoso telefónico, aunque en los últimos años su protección se ha extendido a la publicidad a través de SMS, por fax, por correo electrónico e incluso por correo postal.

El marco legal de este servicio está amparado por:

  • La Directiva 95/46/CE del Parlamento y el Consejo Europeo sobre protección de las personas físicas en referencia al tratamiento de datos personales y la libre circulación de esos datos.
  • Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal.
  • Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, que aprueba el Reglamento de desarrollo de la ley de protección de datos de carácter personal.

Cómo entrar en la Lista Robinson

Antes de analizar cómo entrar en la Lista Robinson hay que destacar que se trata de un servicio totalmente gratuito. Además, la gestión se hace online.

Basta con entrar en la web listarobinson.es gestionada por la Asociación Española de Economía Digital. Se puede apuntar cualquier persona, aunque en el caso de menores de 14 años la inscripción deberán hacerla sus padres o tutores. Si se trata de personas fallecidas, la inscripción la tiene que realizar cualquiera de sus representantes.

El registro se lleva a cabo rellenando un sencillo formulario en el que hay que indicar los datos personales. A continuación el interesado recibe un email de registro con un enlace que debe seguir para completar la inscripción. En el siguiente paso hay que rellenar el canal o canales a través de los que no se quiere recibir publicidad.

La inscripción es efectiva en un plazo de tres meses. Es decir, que pasados esos tres meses la persona debería dejar de recibir publicidad no deseada por parte de empresas de las que no sea cliente o a las que no haya cedido sus datos voluntariamente.

También hay que tener en cuenta que esta inscripción no es para siempre. Si el interesado quiere salir de la Lista Robinson puede hacerlo igualmente online o cambiar los canales a través de los que no quiere recibir publicidad.

Cómo denunciar el incumplimiento de la Lista Robinson

Se supone que las empresas que quieren enviar publicidad o hacer telemarketing deben revisar primero que la persona con la que quieren comunicar no está en la Lista Robinson. Si está inscrita, no deberían contactar con ella.

Pero todos sabemos que en la realidad no funciona así y las empresas respetan muy poco la voluntad de los consumidores que no quieren recibir su publicidad. Lo que hay que hacer en estos casos es dirigirse directamente a la Agencia de Protección de Datos y denunciar a la empresa que está realizando las llamadas.

La Agencia examinará el caso y si entiende que la empresa está incumpliendo la legalidad le impondrá una sanción.

¿Por qué no funciona bien la Lista Robinson?

Por una sencilla razón, muchas veces las empresas que llaman a los teléfonos fijos al móvil son empresas con las que ya tenemos contratado un servicio o lo hemos tenido en el pasado, por lo que han obtenido nuestros datos de forma perfectamente legal y por tanto nos pueden llamar.

En realidad la Lista Robinson sólo nos “protege” respecto a las llamadas de empresas con las que nunca hemos tenido ningún tipo de relación comercial.

Pero cuidado, que una empresa tenga nuestros datos legalmente no quiere decir que nos pueda molestar. Si nosotros le indicamos que no queremos que nos llamen más no deberían hacerlo y si lo hacen podemos denunciar la situación.

Lista Robinson

El caso especial de las llamadas automáticas sin respuesta

Si el marketing telefónico es molesto, lo es todavía más cuando se ejerce a través de llamadas en las que al descolgar nos damos cuenta de que no hay nadie al otro lado de la línea telefónica. En estos casos se trata de una llamada hecha por un marcador automático que en realidad lo que está haciendo es comprobar la disponibilidad del usuario.

La ley prohíbe de forma expresa este tipo de llamadas, pero seguro que recibes diariamente o cada pocos días una llamada (o varias) de este tipo, ya sea en el teléfono fijo o en el móvil. De hecho, las asociaciones de consumidores han denunciado esta situación en múltiples ocasiones.

Si recibes llamada de este tipo lo mejor es que apuntes el número desde el que están llamando y denuncies la situación ante la Agencia de Protección de Datos.

Otras medidas para luchar contra el Spam telefónico

Ya hemos visto que la finalidad principal de la Lista Robinson es evitar el spam telefónico, pero hay otras medidas que podemos tomar.

La ley dice que las llamadas comerciales deben ser emitidas desde números identificables. Es decir, que no nos pueden llamar con un número oculto. Así que lo mejor es contar con un teléfono fijo en el que podamos ver el número desde el que están llamando y poder decidir así si nos interesa o no coger el teléfono.

Si te llaman al móvil puedes activar el sistema de bloqueo de llamadas. Tienes que grabar en contactos el número desde el que te llaman y a continuación usar la opción de bloquear. En caso de que tu teléfono móvil no tenga una opción de este tipo puedes derivar esas llamadas directamente al buzón de voz o establecer un tono de silencio y quitar la vibración para que cuando ese contacto llame el teléfono no suene ni moleste.

Otra alternativa son las aplicaciones antispam. Se encargan de filtrar las llamadas y directamente filtran las que provienen de números que están en las listas de spam. Lo bueno es que con ellas no tienes que molestarte en identificar los números desde los que te llaman con publicidad, ellas lo hacen de forma automática.

En el caso de que las llamadas estén llegando a tu teléfono fijo si tu terminal es de última generación puedes hacer que filtre las llamadas e incluso que bloquee las que lleguen desde ciertos números.

Si quieres poder usar tu teléfono con libertad y no estar preocupándote de bloquear las llamadas de nadie, lo que puedes hacer es contactar directamente con el servicio de atención al público de la empresa que te está molestando y pedirle que dejen de llamarte, mandarte correos, etc. La Ley de Protección de Datos señala que las empresas tienen la obligación de ser transparentes en este sentido y dejar de enviar publicidad.

Otra forma de denunciar la situación es buscar la ayuda de las asociaciones de consumidores. Suelen disponer de formularios de denuncia que luego puedes remitir a la Agencia de Protección de Datos o bien a la autoridad de Consumo de tu Comunidad Autónoma.

Seguramente cada vez que te han llamado les has dicho que no te interesa su oferta y que por favor dejen de llamarte, pero no te habrán hecho ni caso. Por eso otra alternativa que te queda es acudir a las redes sociales y hacer un poco de “ruido”. Denuncia lo que te está pasando y no olvides mencionar a la empresa en tu comentario para asegurarte de que le llega. Si les haces quedar mal y les das publicidad negativa seguramente estarán más dispuestos a atender tus peticiones. Quizá no es la táctica más políticamente correcta, pero es la que mejor suele funcionar y por lo menos te quedas a gusto expresando lo que sientes.

¿Y si después de todo esto no consigues nada y te siguen llamando a casa o al móvil? En este caso no te queda más remedio que acudir directamente a los Tribunales y optar por la vía penal para denunciar la situación. Puedes incluso pedir como medida cautelar que el juez prohiba a la empresa llamarte mientras se resuelve el proceso judicial.

Cuando el Spam se convierte en acoso

Hay casos en los que el spam puede dejar de ser tal y convertirse en un verdadero acoso. Con frecuencia ciertas compañías realizan “barridas” para captar clientes y llaman indiscriminadamente, pudiendo contabilizarse fácilmente más de diez llamadas al día o incluso fuera del horario previsto legalmente.

En un caso de este tipo la situación es especialmente grave y perturba la tranquilidad de las personas, por lo que lo mejor es acudir directamente a la Agencia de Protección de Datos a denunciar lo que está pasando y denunciar también ante el organismo competente en materia de Consumo. Incluso se puede acudir directamente a los Tribunales.

Ya existen numerosas sentencias que condenan a empresas (especialmente de telefonía y telecomunicaciones) por acosar a personas.

Lista Robinson

Es el momento de un cambio en la publicidad

Las formas de comunicarnos han cambiado y también las formas de hacer publicidad. No se trata de que los consumidores no quieran estar informados sobre productos o servicios que puedan ser de su interés, sino que buscan una publicidad menos intrusiva y mas amigable.

Precisamente por ello, los profesionales del marketing siguen buscando nuevas fórmulas de comunicación que no sean percibidas como agresivas, spam o acoso por parte de los consumidores. Un buen ejemplo de ello es el email marketing, que ha evolucionado de forma notable en los últimos años hasta convertirse en una herramienta muy útil tanto para las empresas como para los clientes.

Si te interesa este tema te recomendamos que le eches un vistazo a nuestro artículo sobre “Cursos de email marketing” y al de “El cambio y la formación las claves del éxito del marketing digital”.

Artículos relacionados

Sobre el autor Mayka Jimenez

Experta en Derecho, marketing digital y Redes Sociales. Me encanta escribir ¡y leer!

sígueme en:

Deja un comentario: