10 Consejos para conseguir el maquillaje zombie perfecto

Tags:

En el último Halloween, al igual que en años anteriores, ha habido un disfraz que ha arrasado con todos los demás: el de zombi. Series como The Walking Dead y todo tipo de películas sobre muertos vivientes (desde las más terroríficas, hasta comedias y parodias de éxito) han despertado de sus tumbas a estos seres, que a día de hoy nos resultan ya casi entrañables. Si estás pensando en disfrazarte de “caminante” en las próximas fiestas, hoy vamos a darte una serie de consejos para que tu maquillaje zombie sea tan impresionante como el que más. Puede parecer fácil, pero hay una diferencia considerable entre un maquillaje bien realizado y otro chapucero… ¡Apúntate nuestros trucos!

Por supuesto, no es lo mismo hacer un maquillaje para disfrazarnos con nuestros amigos o para salir de fiesta que realizar un trabajo de maquillaje zombie profesional. Los maquilladores que trabajan en cine, teatro o eventos pueden tardar varias horas en lograr esos impresionantes efectos que vemos en las pantallas… Si te gusta el mundo del maquillaje y la estética y estás pensando en aprender más sobre este tema, infórmate en nuestro artículo sobre los mejores cursos de maquillaje en España. Cuando tengas una buena base, podrás especializarte en efectos especiales y maquillaje de terror. Otra opción es trabajar como maquillador de cadáveres, ¿te despierta curiosidad? Pues en este artículo te contamos cómo es el trabajo y en qué consiste.

Maquillaje zombie: lo más importante

Vamos a lo nuestro: cómo conseguir un maquillaje zombie que despierte tanta admiración como el de Michael Jackson en el vídeo de Thriller (sí, aquel que nos dejó pegados al sillón el 2 de diciembre de 1983). Lo primero que debes tener en cuenta es que para conseguir resultados perfectos, es imprescindible practicar. Es decir: antes de empezar con tu maquillaje zombie definitivo, ensaya durante varios días frente al espejo o con algún voluntario que se preste. Prueba colores, técnicas que veas en tutoriales de internet (los hay por decenas), mezclas para hacer quemaduras y heridas, productos… Acude a las tiendas de maquillaje profesional o para disfraces y pídeles muestras para probar.

La verdad es que el maquillaje de buena calidad no sale barato, pero es importante usar productos fiables para no estropear la piel de la cara, tan delicada. Invierte en una base de calidad, una paleta con los colores básicos, un bote de sangre artificial (es bastante económica) y alguna herida falsa. Para el resto, puedes usar maquillaje normal y un poco de imaginación. Dedica también un tiempo a recopilar prendas de ropa y accesorios, y echa un vistazo a las últimas series y películas para ver qué se lleva en la tendencia “muerto viviente”. Sí, ¡hasta ellos siguen las modas! Y es que no son iguales los zombis del clásico de Romero La noche de los muertos vivientes, que los terroríficos personajes de la magnífica 28 días después de Danny Boyle….

10 consejos para un maquillaje zombie perfecto

La base para crear el mejor maquillaje zombie, ya la tienes. Una vez te hayas surtido de buenos productos y te hayas informado sobre los looks más espeluznantes, es el momento de empezar a practicar. Estos diez consejos te ayudarán a conseguir el maquillaje zombie perfecto, ese que te convertirá en un cadáver recién salido de la tumba. ¡Síguelos paso a paso y te sorprenderá el resultado!

Piel cadavérica casi “real”

El primer “mandamiento” del maquillaje zombie es lograr una piel recién llegada del otro mundo. Nada de saludables tonos rosados o morenos de playa: los muertos vivientes lucen una impecable palidez. Pero el maquillaje blanco, por sí solo, no logra el efecto… Si no tienes cuidado, puedes terminar pareciendo un mimo o una geisha. Para lograr ese toque tétrico y realista, aplica una base verde bien extendida por toda la cara y extiende encima una capa de maquillaje blanco. Fija con polvos blancos y sombrea un poco con color verde, bien difuminado, en pómulos y barbilla.

Cómo lograr las ojeras perfectas

En realidad, el maquillaje zombie no marca las ojeras sino las cuencas. Lo que debes resaltar son las cuencas del cráneo donde se ubican los ojos, que van desde la ceja hasta el pómulo. Aplica maquillaje negro o azul oscuro en toda esta zona. Huye de la discreción: debe ser muy potente, para dar la sensación de que está hueco. Maquilla también los párpados; así, cuando cierres los ojos parecerá que las cuencas están vacías. No olvides difuminar muy bien los bordes para crear una sensación súper realista. Y si dibujas unas lágrimas de sangre seca, el efecto será terrorífico.

Lectura recomendada: «¿Qué tipos de pintura hay?«.

Heridas “de muerte”

Un zombi sin heridas, ni es zombi ni es nada. De hecho, todo zombi debe tener la mordedura del muerto viviente que le atacó y le convirtió en lo que es ahora… En tiendas de disfraces y maquillaje encontrarás heridas falsas de lo más realistas que se fijan a la cara, al cuello, a los brazos y a las piernas para crear el efecto deseado. Aplica maquillaje alrededor para fundirlas bien con tu piel, y añade sangre artificial si es necesario.

maquillaje zombie

Sangre artificial: que no falte

La encontrarás en cualquier tienda de disfraces e incluso en bazares. La sangre artificial aporta ese toque siniestro de las heridas frescas… Úsala sin miedo, aunque sin pasarte. ¡No querrás terminar como la protagonista de Carrie! Lo normal es que te la apliques por la boca y tal vez cayendo de los ojos, así como en algunas partes de la ropa. Recuerda que es la sangre de tus víctimas; tú, como buen muerto viviente, ya no tienes…

Apuesta por las lentillas

Hoy día, todos podemos lograr ese efecto aterrador que causan unas pupilas rojas o blancas. Las lentillas de colores están disponibles en muchas tiendas, a precios muy populares. Un maquillaje zombie gana muchísimo con unas lentillas adecuadas; no son molestas y dejarás a todo el mundo impresionado.

Detalles con delineador fino

En los detalles es donde realmente se revela el auténtico artista del maquillaje zombie. Cuando hayas terminado de dar color a la piel, las ojeras, las cicatrices, la boca y demás, es el momento de coger el delineador negro (mejor en formato rotulador) y trazar finos detalles que harán de tu maquillaje una auténtica obra de arte. Arrugas que salen del cuero cabelludo, sombras alrededor de la boca, marcas alrededor de las cuencas de los ojos que imitan grietas en la calavera…

Cicatrices y quemaduras

Además de las heridas falsas que comentábamos más arriba, para hacer cicatrices y quemaduras en tu maquillaje zombie también puedes utilizar gelatinas específicas. En este vídeo te enseñan a preparar tu propia pasta para heridas, con productos fáciles de conseguir y totalmente inocuos para la piel. ¡No te lo pierdas!

Maquilla manos y piel

Un buen zombi está pálido y cadavérico por todo el cuerpo, no solo por la cara. Cada centímetro de piel que se vea fuera de la ropa debe llevar su porción de maquillaje. También puedes añadir heridas o quemaduras en las manos, o ponerte guantes. Hay tiendas online que venden manos de zombi que llegan casi hasta el codo, ¡espectaculares!

No olvides el pelo

El pelo es también una parte fundamental del maquillaje zombie. Es mejor que esté enmarañado, con aspecto estropeado y (lógicamente) sin peinar. Puedes usar pelucas o mancharte el pelo con talco, aplicar gomina… Aunque también puedes elegir el estilo “zombi dandy” y peinarte de forma impecable, para contrastar aún más con el maquillaje terrorífico.

Ropa y accesorios ¡imprescindibles!

Recuerda: la ropa que llevarás como muerto viviente es la misma con la que te enterraron. Elegir ropas de gala convenientemente destrozadas es siempre una buena idea. Modelos de fiesta rasgados y manchados, trajes de chaqueta polvorientos… Y si encuentras un vestido de novia que puedas estropear, velo incluido, ¡perfecto! Cuanto más destrozada esté la ropa, mejor efecto se creará. Puedes usar arcilla o barro, o incluso pegar musgo en alguna zona (por ejemplo, sobre los hombros) para aumentar el efecto de putrefacción.

Artículos relacionados

Sobre el autor Marta Sanchez

Soy redactora, editora y estilista freelance especializada en decoración y DIY. Me encantan el arte contemporáneo, el interiorismo y el montaje de espacios.

sígueme en:

Deja un comentario: