¿Quién es «Mari Domingi»?

Tags: ,

Si el Olentzero es el gran protagonista de las tradiciones de Navidad en el País Vasco, hay otra figura que destaca a su lado: la de Mari Domingi. Si quieres saber más sobre ella, sigue leyendo:

Mari Domingi (Foto: hiruka.eus)

En la mitología vasca, Mari Domingi se enmarca dentro de las fiestas ancestrales del solsticio de invierno, exactamente como sucede con el Apalpador en Galicia o el Tió de Nadal en Cataluña. Antes del cristianismo, este era el momento del año que marcaba el punto de inflexión: el principio del fin del invierno. A partir del solsticio de invierno los días empezaban a ser más largos mientras que la naturaleza (y la vida, por extensión) empezaba a renovarse.

En este contexto, Mari Domingi representa la feminidad. Es una pastora que también cultiva la tierra, por lo que conoce bien los ritmos solares y las fases de la luna. Sabe tallar la madera y también es experta en plantas medicinales pero lo que realmente adora son las manzanas asadas, por eso suele ser representada siempre con esta fruta y con el tocado en forma de caracol, típico del siglo XVI.

La compañera del Olentzero

Mari Domingi es conocida comúnmente como la mujer o la compañera del Olentzero, pero esta definición es un tanto injusta y no explica por completo la verdadera esencia del personaje. De hecho, en los últimos años se ha puesto el acento en ella, aún a costa de vulnerar la tradición, a fin de que el protagonismo quedara repartido ente dos personajes, el masculino y el femenino.

La verdad es que la presencia de Mari Domingi en las tradiciones navideñas vascas es relativamente reciente. Originalmente, su nombre aparecía en una popular canción navideña que habla de una mujer que quiere ir a Belén a visitar al Niño Jesús, pero antes deberá cambiarse la falda y vestir un atuendo más adecuado:

Fue en el año 1994, en San Sebastián, cuando el personaje de Mari Domingi salió de la canción y pasó a convertirse en un personaje navideño «de carne y hueso». Desde entonces, su presencia en las celebraciones no ha dejado de crecer, acompañando al Olentzero en los desfiles (y compartiendo con él el trabajo de repartir los regalos).

 

Artículos relacionados

Sobre el autor Daniel Terrasa

Licenciado en Geografía e Historia. Redactor y blogger. Enamorado de los libros y de internet. Escritor en mis ratos libres.

sígueme en:

Deja un comentario: